Dom. 26 Mayo 2024 Actualizado Viernes, 24. Mayo 2024 - 16:32

delegacion-de-venezuela-llega-a-brasilia-para-tratar-temas-de-cooperacion-entre-ambos-paises-138013.jpg

Delegación de Venezuela llegando a Brasil (Foto: Cuenta X de Yván Gil)

Primer encuentro Venezuela-Guyana tras la Declaración de Argyle

La delegación venezolana encabezada por el canciller Yván Gil llegó a Brasilia, capital de Brasil, para reunirse con los representantes de la República Cooperativa de Guyana, a fin de darle continuidad a lo acordado entre ambos países el pasado 14 de diciembre en Argyle, San Vicente y las Granadinas: mantener un canal directo de comunicación bilateral sobre la controversia territorial.

Se espera que mañana viernes 26 de enero se instale, según lo contemplado en la Declaración de Aryle, la primera reunión de la comisión conjunta Guyana-Venezuela con el acompañamiento de la presidencia pro tempore de la Celac en manos de San Vicente y las Granadinas, de la presidencia pro tempore del Caricom en manos de Dominica, de representantes del Secretario General de Naciones Unidas y junto a representantes de Brasil y otros países.

La reunión de Argyle ocurre luego de que la disputa escalara a partir del otorgamiento, por parte del gobierno guyanés, de concesiones petroleras a la transnacional energética ExxonMobil en aguas aun no delimitadas, y tras los resultados del referéndum sobre el Esequibo, realizado en Venezuela el pasado 3 de diciembre de 2023. Entonces, el gobierno de Irfaan Alí accedió a iniciar conversaciones con Venezuela para abordar el diferendo territorial, luego de muchos meses negando esa posibilidad. 

Lo acordado según la Declaración de Argyle fue lo siguiente:

  • Directa o indirectamente ningún país amenazará ni utilizará la fuerza en ninguna circunstancia, incluidas las derivadas de cualquier controversia existente entre ambos Estados.
  • Se estableció que cualquier controversia entre los dos Estados se resolverá de conformidad con el Derecho Internacional, incluido el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.
  • Ambos líderes se comprometieron con la búsqueda de la buena vecindad, la convivencia pacífica y la unidad de América Latina y el Caribe.
  • Continuar el diálogo sobre cualquier otro asunto pendiente de importancia mutua para los dos países.
  • Ambos Estados se abstendrán de intensificar cualquier conflicto o desacuerdo derivado de cualquier controversia entre ellos. Los dos Estados cooperarán para evitar incidentes sobre el terreno que conduzcan a tensiones entre ellos.
  • Establecer inmediatamente una comisión conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores y técnicos de los dos Estados para tratar los asuntos mutuamente acordados.

La activación de la comisión conjunta Guyana-Venezuela demuestra la vigencia de lo pactado el pasado 14 de diciembre, así como la necesidad compartida por las partes de mantener canales de comunicación directa de cara a evitar una escalada que pueda desestabilizar política y diplomáticamente la región. Además, se privilegia América Latina y el Caribe como el espacio conveniente para facilitar estas conversaciones, evitando que factores fuera de la región intervengan en la diferencia. 

Para Venezuela sigue siendo un logro de su política exterior este encuentro, fundamentalmente porque, desde que se tensaron las relaciones por la disputa territorial, el gobierno del presidente Maduro apeló al diálogo bilateral para resolver la controversia. El que hoy exista esa posibilidad es consecuencia directa de la constancia mostrada por la parte venezolana. Y a pesar de que las posiciones sigan presentándose diametralmente distintas, el espacio servirá para ir construyendo puntos de encuentro que permitan la reactivación del único mecanismo vigente para resolver la situación: el Acuerdo de Ginebra de 1966. 

También será el lugar idóneo para denunciar el aumento de la presencia militar estadounidense y británica en Guyana y la implicación que la transnacional ExxonMobil tiene en el conflicto territorial. Y aunque parecieran esfuerzos inútiles llegar a Brasilia a dialogar y negociar con una contraparte que sigue sirviendo de títere a Estados Unidos y el Reino Unido, Venezuela no debe abandonar ningún espacio que privilegie el diálogo y que propicie la reincorporación de Guyana al Acuerdo de Ginebra, lo cual no significa ceder en el objetivo de defender el territorio de la Guayana Esequiba. Este encuentro es parte de esa hoja de ruta.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<