Dom. 24 Octubre 2021 Actualizado 8:13 am

fracasocovid000.jpeg

"Situar a Estados Unidos como el primer país en el manejo de la pandemia es un desprecio a la historia e incluso a la ética humana", dicen científicos (Foto: Liu Rui / Global Times)

Verdades y preguntas sobre la pandemia derriten el liderazgo global de EEUU

Son múltiples los datos medibles que demuestran cómo el liderazgo de Estados Unidos se derrite. El indicador más sólido lo constituyen sus propias agendas mediáticas que ocultan determinadas realidades mientras distraen la atención sobre otras. Tal es el caso del manejo de la pandemia en el que tanto la administración Trump como la de Biden han dado pasos en falso en modalidad de ráfaga.

Quizás la radiografía más elocuente del cómo se encubre el mal manejo de la pandemia la constituye el anuncio de Biden en mayo pasado respecto a un informe entregado por la comunidad de inteligencia que mostraba divergencias sobre los orígenes de la pandemia. Según el mandatario habían dos "elementos" de la comunidad que se inclinaban hacia la hipótesis de que animales silvestres fueron la fuente, mientras que uno se inclinaba hacia un origen de laboratorio, "todos con baja o moderada confianza", agregó.

Aun cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un exhaustiva investigación en enero pasado, que concluyó que el origen más probable era que el virus se hubiera propagado desde los murciélagos hasta los humanos a través de un animal intermediario no especificado, Biden declaraba que "Estados Unidos también seguirá trabajando con socios de ideas afines en todo el mundo para presionar a China para que participe en una investigación internacional completa, transparente y basada en evidencias y proporcione acceso a todos los datos y pruebas pertinentes".

La Casa Blanca criticó el informe de la OMS por considerarlo incompleto y sin datos cruciales, mientras que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo: "No creo que esta evaluación haya sido lo suficientemente amplia", y que la teoría de la fuga de laboratorio necesitaba más investigación, todo esto luego de haber confirmado los resultados meses atrás.

fracasocovid001.jpeg

La mayoría de la comunidad de salud pública no cree que el origen del nuevo coronavirus haya sido el Instituto de Virología de Wuhan (China), sin embargo tanto Biden como Trump sostienen la hipótesis para encubrir el mal manejo de la pandemia (Foto: Héctor Retamal / AFP)

Estas posiciones coinciden, como muchas otras de Biden, con la de Trump, cuyo director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), Robert Redfield, dijo a principios de este año que creía que lo más probable era que el virus se hubiese escapado del laboratorio de Wuhan.

Sin embargo, Anthony Fauci, quien dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y se desempeña como asesor de Biden en lo que respecta al coronavirus, dijo que la mayoría de la comunidad de salud pública no está de acuerdo.

Afirmaciones y preguntas desde China

El pasado lunes 9 de agosto el Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China (RDCY), el think-tank Taihe y el Instituto Intellisia publicaron conjuntamente un informe llamado "La verdad sobre la lucha de Estados Unidos contra la covid-19" en el que analizan cinco aspectos principales relacionados con el fracaso de Estados Unidos en su respuesta a la pandemia, como su partidismo altamente politizado, sus medidas anticientíficas y anómalas en la prevención y el control de la epidemia, la creciente desigualdad social exacerbada por la pandemia y su destrucción intencionada de la resistencia mundial a la pandemia.

El informe dice que Estados Unidos tiene bien merecido ser llamado el número uno del mundo en ocho aspectos: fracaso en la respuesta antipandémica, culpabilización política, propagación de la pandemia, división política, abuso de la moneda, agitación del periodo de la pandemia, el país de la desinformación y el país del terrorismo sobre el origen.

Mientras el medio cartelizado Bloomberg publicaba un artículo titulado "Los mejores y peores lugares para estar mientras el mundo finalmente se reabre", en el que resaltaba la gestión sanitaria desarrollada por Estados Unidos en detrimento de las de otros países, Wang Wen, decano ejecutivo del RDCY, declaraba que situar a dicho país como el primer país en el manejo de la pandemia es un desprecio a la historia e incluso a la ética humana.

fracasocovid002.jpeg

El informe emitido por varios grupos de científicos chinos describe el fracaso de Estados Unidos contra la covid-19 y cuestiona que pretenda exigir transparencia teniendo instalaciones cuestionadas como Fort Detrick (Foto: Liu Rui / Global Times)

"Durante el último medio año, Estados Unidos ha estado eludiendo su responsabilidad, ni un solo funcionario estadounidense intentó replantearse la situación de la epidemia en Estados Unidos o dimitir por su fracaso en la lucha contra la epidemia, mientras que este informe sirve para extraer lecciones del fracaso de Estados Unidos y evitar que se produzcan en el futuro y hace un llamamiento a la solidaridad para luchar contra la epidemia", dijo Wang.

El informe afirma que el fracaso sistémico de Estados Unidos en la lucha contra la covid-19 tiene su origen en la naturaleza lucrativa del capitalismo: se habla de la boca para afuera de la "supremacía de los derechos humanos" mientras se actúa en interés del capital, y se adopta la "ley del más fuerte" socialmente darwiniana en su respuesta a las crisis de salud pública.

Agrega que, al tiempo que exporta el virus al mundo, Estados Unidos también ha convertido el desastre de la salud pública mundial en una lucha de modelos de poder mayor al politizar cuestiones científicas como el modelo antipandémico, el rastreo de los orígenes de la pandemia y la eficacia de las vacunas, trasladando la culpa al exterior y engañando a la comunidad internacional.

El mencionado informe recuerda que el ex presidente Donald Trump promovió la desinformación sobre la covid-19 mostrando cómo hasta el 26 de mayo de 2020 se le mencionaba en cerca del 38% de los informes falsos de los medios de comunicación en inglés sobre la enfermedad.

No obstante la administración Biden, que prometía remodelar la imagen estadounidense como potencia responsable bajo el lema "Estados Unidos ha vuelto", profundizó la carencia de respeto por la ciencia en aspectos como el rastreo de los orígenes del virus. No solo se niega a llevar a cabo un rastreo multipunto y multidimensional en todo el mundo, sino que también reavivó la "teoría de la fuga del laboratorio" poco después de asumir el cargo para obtener beneficios políticos, posiblemente con los sectores adeptos al magnate.

Se pregunta el documento:

  • ¿De qué se trata realmente el brote de la llamada "enfermedad respiratoria" o "enfermedad del pulmón blanco" de causa desconocida en Estados Unidos en la segunda mitad de 2019?
  • ¿Qué tipo de investigación se está llevando a cabo en Fort Detrick y otros laboratorios biológicos del país?
  • ¿Está relacionado con la covid-19?
  • ¿Cómo se aplicaron las medidas de seguridad?
  • ¿Está relacionado con los orígenes del brote global de covid-19?

Fracaso evidente: hablan los datos

Al pasado lunes 9 de agosto en Estados Unidos se reportaban 35 millones 775 mil 272 casos confirmados de contagios y 616 mil 864 muertes por covid-19. Cifras que no logran ser superadas por India, aun cuando este país subcontinental ha sido víctima de la variante Delta, altamente contagiosa y peligrosa que le ha dejado 31 millones 969 mil 954 contagios al cierre de esta nota.

El informe reseña que los partidos, tanto Demócrata como Republicano, están "haciendo todo para obtener beneficios políticos" y están llenos de desacuerdos a la hora de llevar a cabo la prevención y el control de la pandemia, por lo que constantemente se pierde el periodo de ventana para tomar medidas antipandémicas efectivas y la vida de las personas se sacrifica por sus intereses sectarios.

Como consecuencia el brote de covid-19 no se ha controlado eficazmente y han muerto más de 600 mil estadounidenses. "Es una carnicería", dijo William Foege, un epidemiólogo estadounidense.

La madeja de intereses descrita ha forzado a que la élite política tome decisiones anticientíficas y contra el sentido común, al punto que, como se mencionó, Trump llegó a ser "el mayor promotor de la información falsa de covid-19". Aunque reportan una creciente evidencia que muestra cómo antes del 21 de enero de 2020 ocurrió un brote en los Estados Unidos se sigue estableciendo la presunción de culpabilidad en el rastreo del origen del virus bajo la conclusión anticipada del "origen del laboratorio de Wuhan" y obstruyendo el trabajo de rastreo científico.

Además, con fines meramente políticos, Estados Unidos ha silenciado a los científicos y las opiniones profesionales de quienes negaron la "filtración del laboratorio", estos fueron objeto de violencia en línea o de amenazas físicas.

Más adelante el informe detalla cómo un patrón de resistencia del sistema federal estadounidense (o "Norteamérica desunida"), bajo la competencia entre los dos grandes partidos, no asumió responsabilidades y dio lugar a prevaricaciones a diferentes niveles. Además, la separación horizontal del poder no jugó un papel efectivo durante la pandemia y, en su lugar, se pasó de un control y equilibrio del poder a un juego de poder bajo la manipulación de las disputas partidistas.

En su empeño por salvar el capital, la Reserva Federal tomó medidas "extraordinarias" para crear más dinero y la bolsa estadounidense se disparó desde que tocó fondo el 23 de marzo de 2020. Entre esa fecha y enero de 2021 la riqueza combinada de más de 600 multimillonarios estadounidenses aumentó un 38,65%, pasando de 2 mil 947 millones de dólares a 4 mil 85 millones.

En un corto período de tiempo 20,5 millones de personas perdieron su empleo, casi el doble de lo registrado durante la crisis financiera ocasionada entre 2007 y 2009. El mismo Biden decía en agosto de 2020 que la cifra de desempleo alcanzaba hasta 50 millones de estadounidenses, que 1/6 de las empresas habían cerrado y que más de 10 millones habían perdido su seguro médico.

fracasocovid003.jpeg

El 71% de personas entre 40 y 54 años sumado al 65%, de entre 24 y 39 años, manifestaban estar en apuros económicos en agosto de 2020 (Foto: Shannon Stapleton / Reuters)

La brecha entre ricos y pobres se amplió aún más a medida que la riqueza se precipitaba en manos de unos pocos. Como ejemplo señala que, durante el Día de Acción de Gracias de 2020, millones de estadounidenses tuvieron que recurrir a la ayuda de la caridad para evitar el hambre mientras el valor neto colectivo de los 614 multimillonarios de Estados Unidos aumentó en 931 mil millones de dólares durante la pandemia.

Las teorías conspirativas tóxicas sobre los orígenes de la covid-19 han alimentado el acoso y el odio contra los asiáticos, se han reportado cada vez más incidentes antiasiáticos a Stop AAPI Hate desde el comienzo de la pandemia y el pico de casos de discriminación casi se duplicó en marzo de este año, durante el gobierno "inclusivo" de Biden.

Las tasas de vacunación contra la covid-19 varían mucho según el color de piel. Al 3 de marzo de 2021 la tasa de cobertura de la vacuna en 38 estados de la Unión y el Distrito de Columbia eran tres personas blancas vacunadas por cada dos afroamericanos y un hispano.

Como la pandemia ha golpeado duramente a la economía estadounidense, se han exacerbado las sensaciones de ansiedad e impotencia entre los estadounidenses. Un estudio de los CDC que se publicó el 14 de agosto de 2020 muestra datos elocuentes:

  • El 40,9% de los adultos encuestados declararon tener problemas de salud mental.
  • El 13,3% declaró haber iniciado o aumentado el consumo de sustancias.
  • El 10,7% consideró seriamente el suicidio.
  • El número de llamadas a las líneas de intervención en crisis creció en un 300%.

¿Estados Unidos en la puerta del colapso sanitario?

En el marco de una tercera ola, los nuevos casos diarios se han disparado hasta los 118 mil, la cifra más alta desde febrero, debido al repunte de la variante Delta, altamente transmisible y presente en el 93% de los casos más recientes, mientras que las muertes han aumentado en un 89% en las últimas dos semanas, a pesar de un descenso global, y los hospitales infantiles de estados como Florida están "desbordados" al haber más jóvenes afectados.

El director de los Institutos Nacionales de la Salud, Francis Collins, dijo el domingo 8 de agosto, en el programa "This Week" de la cadena ABC, que Estados Unidos está fracasando en su lucha contra la pandemia y que "nunca deberíamos haber llegado a donde estamos ahora".

Los datos del 9 de agosto indican que el promedio de los siete días previos era de 89 mil 977 nuevos casos diarios, un aumento 33,7% en comparación con los siete días anteriores (67 mil 274). El promedio actual de los últimos siete días es un 30,9% superior en comparación con el pico observado el 20 de julio de 2020 (68 mil 717).

Con respecto al promedio de hace dos semanas, el aumento de casos ha alcanzado un 111% mientras más del 97% de la población estadounidense vive en zonas de transmisión alta o substancial.

fracasocovid004.png

Más del 97% de la población estadounidense vive en zonas de transmisión alta o substancial del virus SARS-CoV-2 (Foto: CDC)

En la ciudad de Austin (Texas), con 2,4 millones de habitantes, solo quedan seis camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) mientras que en todo el estado, habitado por 29 millones de habitantes, quedan 493 camas.

Estos efectos han generado temor a la variante Delta y provocado un aumento de las tasas de vacunación, sin embargo millones de personas, especialmente en las regiones conservadoras, siguen siendo escépticas a pesar de las pruebas científicas que respaldan la seguridad de las vacunas.

Collins agregó que "si hubiéramos sido más eficaces a la hora de vacunar a todo el mundo, no estaríamos en la situación en la que nos encontramos ahora con la variante Delta". Por su parte el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, advirtió que si no se controla la variante Delta, puede surgir otra variante mucho más peligrosa que ésta.

Los niños menores de 12 años aún no pueden recibir las vacunas, y Collins informó que el número de niños hospitalizados con covid se ha elevado a 1 mil 450, un máximo histórico. Esto invocó la polémica sobre el uso de mascarillas ante lo cual el funcionario declaró que si no se obliga a los alumnos que regresan a las escuelas tradicionales a llevar mascarillas, "esta enfermedad se extenderá mucho más" y añadió que lo más probable es que se produzcan brotes en las escuelas, que obliguen a los niños a volver a la enseñanza a distancia "que es exactamente lo que queremos evitar".

La tensión creada por Estados Unidos contra el resto de las potencias y países emergentes que no se alineen a su dogma unipolar es uno de los elementos que, junto al acaparamiento de vacunas y negación a tomar medidas eficientes de prevención, impiden que la pandemia ceda y los países adquieran inmunidad de rebaño.

Venezuela, junto a más de 30 países, sufren los efectos de medidas coercitivas unilaterales que someten a la escasez y la desposesión aumentando el riesgo de colapso ante la pandemia, por lo que el desastre ocasionado por sus malas políticas internas no es la única manera mediante la cual el nuevo coronavirus le sirve al país del norte para expandir el caos global.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<