Mié. 19 Junio 2024 Actualizado ayer a las 5:28 pm

triángulo litio.jpg

La producción global del litio es crucial en materia de defensa (Foto: Getty Images)

La ilusión en torno al triángulo del litio

Luego de cartografiar las dinámicas sobre el litio en Sudamérica con:

  1. La geopolítica y los desafíos en torno al litio boliviano
  2. La agenda corporativa que define la estrategia del litio en Chile
  3. La ocupación transnacional del litio en Argentina...

...resulta pertinente abordar el significado geopolítico del flamante "Triángulo del Litio", espacio salífero en el que esos tres países latinoamericanos forman los vértices donde yacen las mayores reservas en el mundo del preciado mineral.

Se habla de que hasta los momentos corresponde a 60% del total de las reservas mundiales, más de la mitad de lo que posee el planeta y con tendencia a aumentar, debido a que las inversiones por actividades de exploración continúan y, en los últimos años, los recursos de litio identificados han aumentado sustancialmente.

De los tres países mencionados, Bolivia es el que contiene más cantidad del mineral. El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) indicó en su reporte anual de 2021 que contaba con más de 21 millones de toneladas de litio, con lo que pasó a ser el primer país del ranking de reservas.

Para cualquier mercado de materia prima, las reservas de un recurso logran su rentabilidad al lograr ser explotadas. En el caso de Bolivia, la industria del litio está en proceso naciente. Hace pocos días el Estado logró concretar la suscripción de acuerdos de extracción de los vastos yacimientos del litio boliviano con la empresa china Citic Guoan y la rusa Uranium One Group, después de un largo proceso de licitaciones para formar parte de la nueva etapa industrial litífera en Bolivia.

Ambas empresas ofrecen la tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL), técnica fundamental para obtenerlo y que es más eficiente que el procedimiento de evaporación. Además, bien se ha dicho que el litio boliviano contiene altos niveles de magnesio que dificultan el proceso de separación a los fines de obtener un mineral con un porcentaje de pureza considerable.

Este indicador en los minerales es importante porque determina la calidad del producto final. Las concentraciones más altas conducen a mayores rendimientos por tonelada procesada, que hace que sea más rentable. Y al ser rentable, el producto se vuelve atractivo para el mercado global.

La revista especializada en finanzas Forbes publicó al inicio de este año que los precios del litio cerraron el año 2022 con un aumento de 72,5% respecto a 2021. Incluso esa revalorización en el mercado hizo que el mineral entrara a la lista de los commodities, lo que implicó un salto en la comercialización, y la oferta y la demanda ahora son parte de su ecosistema de intercambio ya que ofrece un potencial atractivo en retornos y diversificación financiera.

En noviembre de 2022 el gobierno argentino anunció el avance de suscribir un acuerdo con la Unión Europea (UE) para captar inversiones en la cadena de valor del litio con vistas a que funcionara como cualquier otro commodity. El pasado 13 junio el presidente argentino Alberto Fernández y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, firmaron el Memorándum de Entendimiento de Asociación Estratégica sobre Cadenas de Valor Sostenibles en Materias Primas. Von der Leyen comentó que fue "un paso importante que será en beneficio mutuo, por ejemplo sobre el litio, para ver cómo podemos desarrollar nuevas cadenas de valor que vayan más allá de la mera extracción".

En la entrega anterior "La ocupación transnacional del litio en Argentina se explicó que la exploración, la extracción y la comercialización del metal en ese país las manejan casi en absoluto grandes empresas transnacionales y con una nula política o participación del Estado argentino en la cadena de valor. El acuerdo con la UE no se alejaría de tal lógica comercial y mucho menos con elecciones presidenciales en puertas.

Por otro lado, en Chile la importante empresa china de electromovilidad BYD entró en el juego por el litio chileno junto al Estado para producir 50 mil toneladas por año de material catódico de litio ferrofosfato.

No obstante, la empresa estadounidense Albemarle Lithium marca la pauta en el negocio del susodicho elemento. A pesar del anuncio del presidente chileno Gabriel Boric sobre la creación de la Empresa Nacional del Litio, el contrato de la transnacional para operar en Chile está fijado hasta 2043. Con un proceso constituyente en manos de los conservadores y la vigencia del trato, no existe nada que preocupe al CEO de esa empresa.

En este sentido, el litio —con sus tres nacionalidades— se proyecta distinto en cuanto a la participación real del Estado en cada proyecto:

  1. Bolivia inicia su hoja de ruta de industrialización del litio con apoyo de empresas oriundas de China y Rusia, mediante una huella importante en el desarrollo productivo de ese mineral para generar beneficios palpables al país.
  2. En menor medida, Chile pareciera conducirse a una política "nacionalista", que si bien ha sido ambigua y no se ha publicado tanto detalle sobre ella, todo indica que el proceso de desarrollo del litio en ese país podría ralentizarse debido a que las recientes políticas aplicadas son superficiales para el peso competitivo en el que orbitan las empresas extranjeras.
  3. Y Argentina, por historia y arquitectura legal, las empresas privadas son las que tienen las riendas de la industria del litio con regalías escasas para el Estado.

Se entiende que el sector privado transnacional, además de aportar experiencia e innovación a la mesa, posee el capital para instalar el parque industrial necesario y así extraer y procesar el litio a los fines de materializar su venta en los grandes mercados globales.

El año pasado se habló de la creación de una "OPEP del litio", pero debido a las diferencias en el manejo interno en cada país del famoso triángulo se hace complejo el escenario de formar una organización que pueda impulsar el consenso entre Estados para equilibrar su mercado y que, sobre todo, no queden los precios mundiales definidos sólo por las transnacionales.

Hasta la fecha ninguno de los tres presidentes que conforman los países del triángulo se ha reunido para tratar los asuntos del litio, ni siquiera en formatos como mecanismo de consultas e intercambio de experiencias.

El litio no solo es importante porque se trata de la materia prima para la fabricación de baterías. Es un mineral importante, pero también considerado estratégico. Específicamente Estados Unidos adoptó esa categoría. Incluso la jefa del Comando Sur, Laura Richardson, dijo públicamente que América Latina importa a la Casa Blanca por sus recursos naturales y resaltó "el triángulo del litio, el cual es necesario para la tecnología; hoy en día 60% de esa materia se encuentra entre Argentina, Bolivia y Chile".

Es decir, en su dimensión comercial es fundamental pero militarmente lo es mucho más ya que las baterías de litio se encuentran en los sistemas de armas utilizados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, en gran medida en sus equipos portátiles. Además, tales dispositivos proporcionan más energía con menos peso.

En junio de 2022 Washington firmó de manera discreta una "asociación de seguridad de minerales" (MSP, por sus siglas en inglés) con la Comisión Europea, Australia, Canadá, Finlandia, Francia, Alemania, Japón, Corea del Sur, Suecia y el Reino Unido. La iniciativa del Departamento de Estado fue bautizada por Reuters como una "OTAN metálica", descrita como una coalición de países comprometidos con "cadenas de suministro de minerales críticos responsables para apoyar la prosperidad económica y los objetivos climáticos". De esta manera, una suerte de militarización del litio está siendo impulsada para elevar el mineral a una categoría de seguridad.

Aunado a ello, la empresa DNK Power publicó un artículo en el que describe que las armas y los equipos de alto rendimiento militar requieren de almacenamiento de energía con gran confiabilidad, seguridad y alto rendimiento.

La producción global de este metal es crucial en materia de defensa, y siempre ese elemento es prioridad para países como Estados Unidos, China y Rusia. El litio se suma a la lista de recursos en el escenario de competencia y lucha geopolítica.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<