Dom. 24 Octubre 2021 Actualizado 8:13 am

assad y jamenei 2.jpeg

El líder Supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, recibe al presidente sirio Bashar al-Assad (Foto: Archivo)

La acción de Irán empuja a Siria a ser acogida por la comunidad árabe e internacional

El efecto dominó de los petroleros iraníes que llevaban gasolina al Líbano a través de Siria afectó y amplió generosamente la influencia de Hezbolá en el Líbano y alcanzó a Estados Unidos, Rusia y varios Estados árabes. Las consecuencias han acelerado importantes cuestiones regionales e internacionales, poniéndolas con fuerza sobre la mesa de debate e imponiendo una revisión de la política estadounidense en Asia Occidental, en particular en Siria. Los países occidentales, incluido Estados Unidos, empezaron a replantearse y a contemplar sus actuales reticencias sobre la relación con Siria y su regreso a la Liga Árabe y a la comunidad internacional. El objetivo -o quizás el deseo- es ofrecer al presidente Bashar al-Assad la oportunidad de replantear sus relaciones globales y regionales y eliminar el papel exclusivo de Irán y Rusia en el Levante.

En los últimos meses se han producido numerosos acontecimientos en Asia Occidental y Nueva York. Las reuniones no declaradas en Bagdad entre Arabia Saudí e Irán, Jordania e Irán, y Egipto con Irán ayudaron a romper el hielo entre estos países regionales y a discutir asuntos importantes de gran interés. Además, la cumbre iraquí permitió que Arabia Saudí, Qatar, Irán, Kuwait, Egipto, Jordania y Francia se reunieran y calentaran sus relaciones, creando un mayor acercamiento entre los estados regionales. Irak está desempeñando un papel positivo e importante en el que todos los países pueden reunirse y discutir sus diferencias. También se produjeron importantes reuniones entre el rey jordano Abdullah con el presidente Joe Biden en Washington y el presidente Vladimir Putin en Moscú, y el encuentro del presidente sirio Bashar al-Assad con el presidente Putin para hablar de la unidad del territorio sirio. Por último, la esperada visita del presidente turco Recep Tayyip Erdogan a Moscú y Nueva York. Estas reuniones abren la puerta a la siguiente etapa, que allana el camino para el regreso de Siria a la esfera regional e internacional.

En efecto, el acontecimiento más destacado fue la declaración del rey jordano desde Washington de que "el presidente Bashar al-Assad se mantiene en el poder y hay que encontrar la manera de recuperar el diálogo con él". Esto no significa que Jordania haya cesado su relación con Siria en la última década. La embajada jordana nunca cerró sus puertas en Damasco ni la embajada siria en Ammán, a pesar de que Jordania acogió la sala del Mando de Operaciones Militares (MOC). El MOC acogió a mandos militares árabes y occidentales, incluidos los estadounidenses, para dirigir operaciones de sabotaje y ataque dentro de Siria, con el objetivo de acabar con el gobierno del presidente sirio y crear un Estado fallido en Siria. Ha apoyado y entrenado a militantes y yihadistas en Jordania, incluidas las organizaciones de Al Qaeda, a sabiendas de los aprendices y la administración estadounidenses.

A lo largo de las décadas de guerra en Siria, los contactos entre Ammán y Damasco a nivel político y de seguridad no cesaron, aunque variaron en intensidad. Las últimas comunicaciones oficiales significativas consistieron en dos cosas.

La primera fue una llamada entre el ministro del Interior jordano, Mazen al-Faraya, con su homólogo sirio, Muhammad al-Rahmoun. Los dos ministros dijeron que habían acordado coordinar el tránsito de camiones entre los dos países, lo que significa que EE.UU. tiene que excluir a Jordania y Siria de las sanciones impuestas mediante la "Ley César de Protección de Civiles". Los camiones sirios podrán cruzar las fronteras sin descargar su carga en otros camiones en el lado jordano de las fronteras. Esto reducirá significativamente el coste sirio, abrirá el camino de las mercancías sirias a muchos países y aportará las tan necesarias divisas.

El segundo contacto de alto nivel oficial fue la visita del ministro de Defensa y viceprimer ministro sirio, Ali Ayoub, a Ammán y la reunión con el jefe del Estado Mayor jordano, el general de división Yousef Al-Hunaiti, la primera reunión oficial a este nivel tras diez años de guerra en Siria.

No cabe duda de que Estados Unidos abrió la puerta al regreso de Siria al Líbano cuando aceptó reactivar el gasoducto que transportaba gas egipcio al Líbano a través de Jordania. Este gasoducto se ofreció como alternativa en un intento desesperado de limitar el diesel y la gasolina iraní que llegan al Líbano a través de Hezbolá. La embajadora de Estados Unidos en Líbano, Dorothy Shea, anunció la decisión del suministro de gas como reacción al anuncio del secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah. Sayyed Nasrallah prometió suministrar al país con combustible iraní a través de Siria para romper el bloqueo no anunciado por Estados Unidos y satisfacer las necesidades del pueblo libanés. Líbano, sediento de suministros de petróleo (cuya pérdida ha paralizado el ciclo de vida del país, que sufre una crisis económica sin precedentes), bendijo el petróleo iraní al caer como un maná sobre la población libanesa. La popularidad de Irán y de Hezbolá se disparó y fue aclamada por aliados, amigos y (muchos) enemigos por igual.

Sin embargo, el combustible iraní no es el único problema al que se enfrentan Estados Unidos y los países árabes. Les preocupa mucho que Siria permanezca dentro de la esfera de influencia iraní. Irán ganó una popularidad sin precedentes en Siria debido a la política de Washington, que quería crear un Estado fallido en Siria y sacar al presidente Assad del poder. Además, Irán obtuvo más prestigio cuando Estados Unidos fue incapaz de desestabilizar Siria, Irak y Líbano. La administración estadounidense pensó que imponiendo duras sanciones a Siria e impidiendo cualquier acercamiento entre Damasco y otras capitales regionales y occidentales, podría presionar al presidente Assad y forzar su mano para dictar sus condiciones.

Parece que la administración de Joe Biden está empezando a evaluar las cosas de forma más realista, como expresó el rey jordano tras reunirse con Biden. No es casualidad que el rey Abdullah diga desde Washington que es necesario el regreso de Siria y el trato con Assad, un tema tabú para las anteriores administraciones estadounidenses. Es, en efecto, un paso pequeño pero significativo, aunque no signifique que Estados Unidos vaya a suavizar pronto su relación con Siria. En cambio, el retorno de la relación de los países árabes y occidentales con Assad es una preparación para que la opinión pública reconozca que el presidente sirio es el líder elegido de su país, algo que los países implicados en la última década de guerra no pueden seguir ignorando.

El presidente sirio dijo a sus numerosos visitantes oficiales regionales y occidentales que "Estados Unidos nunca ha roto su relación de seguridad con Siria. Sin embargo, en Siria rechazamos cualquier diálogo político a menos que las fuerzas de ocupación estadounidense se retiren de la activa región del noreste".

Estados Unidos y muchos Estados europeos han mantenido una relación de seguridad y antiterrorista con Siria (Francia, Italia, Alemania y otros). Sin embargo, Siria ha estipulado que todas las delegaciones europeas deben reabrir las puertas de sus embajadas antes de entablar relaciones políticas. El gobierno de Damasco es hoy más fuerte que nunca, sobre todo cuando el sur ha vuelto totalmente al control del ejército sirio.

En efecto, en las últimas semanas, Siria liberó Daraa y Tafas, asegurando más de 328 kilómetros que van desde la Badia hasta As-Suwayda y Daraa. Hace unos días, todas las ciudades de la zona de Huran cayeron bajo el control del ejército sirio. Una gran parte del sur de Siria estaba bajo los rebeldes que coexisten con los militares sirios, tras un acuerdo estipulado por Rusia en 2018. Estos militantes crearon una "zona tapón", controlando el paso fronterizo con Jordania y protegiendo a los israelíes que ocupan los Altos del Golán sirios y las fronteras de Israel. Los israelíes dijeron en repetidas ocasiones que temían la presencia de Hezbolá e Irán en las fronteras sirias y no lograron imponer una zona libre de la presencia iraní allí donde los dirigentes sirios lo deseaban.

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo: "Rusia no aceptará que se utilice a Siria como plataforma de operaciones contra Israel". De este modo, Rusia está enviando el mensaje a EE.UU. e Israel de que las fuerzas sirias en las fronteras sirias son un garante de la protección de Israel y una indicación a Irán de que Moscú desea que el frente ocupado de los Altos del Golán permanezca frío.

El ministro ruso Lavrov expresa sin duda la preocupación de Rusia por la seguridad de Israel y ofrece la garantía de Moscú para evitar ataques contra los Altos del Golán ocupados. Sin embargo, Rusia no impidió que Israel violara la soberanía y el territorio sirios. De hecho, Israel llevó a cabo más de mil ataques, violando la soberanía siria, matando a muchos civiles y destruyendo muchas posiciones y almacenes pertenecientes al Estado sirio. Moscú ofreció al ejército sirio misiles tierra-aire para interceptar los agresivos y repetitivos ataques israelíes, pero no logró detener estos ataques ni siquiera cuando Israel fue responsable de derribar el avión Il-20 y matar a 15 miembros del servicio ruso.

Rusia ha estado presente en el sur desde 2018, tras un acuerdo entre las milicias locales y el gobierno sirio. Este acuerdo ya no es necesario porque las fuerzas de Damasco tomaron el control total del sur de Siria. Además, Rusia no puede impedir que Siria libere su territorio (los Altos del Golán) cuando el gobierno central decida hacerlo en cualquier momento en el futuro.

Sin duda, la influencia y la presencia militar iraní en Siria son consecuencias de la guerra global contra Siria y de su petición de apoyo a Irán. Aunque EE.UU. impide que los países de Oriente Medio restablezcan sus vínculos con Siria, Damasco muestra su voluntad de abrir una nueva página con los países occidentales y árabes. Por lo tanto, EE.UU. es el principal contribuyente al aumento de la influencia iraní en el Levante, cuando la "República Islámica" es el principal apoyo y proveedor de primeras necesidades de Siria.

Es posible que Estados Unidos esté tratando de compensar revisando su posición sobre Siria y su autoviolación de la "Ley del César" para crear nuevos equilibrios en la región y permitir que la Liga Árabe vuelva a incluir a Damasco. Durante la reciente cumbre de Bagdad, el presidente francés Emmanuel Macron se comprometió con el primer ministro iraquí Mustafa Al-Kadhemi a estudiar la relación de la UE con Assad. Al-Kadhemi informó al presidente al-Assad en una conversación telefónica privada de veinte minutos inmediatamente después de que terminara la conferencia.

El retorno de la relación oficial jordano-siria tiene que ver con la seguridad de las fronteras, la prevención de las antiguas vías de contrabando entre ambos países y la lucha contra el terrorismo. Jordania está tomando la iniciativa como pionera en abrir la puerta para que otros países de Oriente Medio pasen por ella y permitan a la administración estadounidense preparar su futura política para que Siria vuelva a las plataformas regionales e internacionales y deje de estar aislada. Esto no va a ocurrir muy pronto. Sin embargo, es el comienzo de un cambio de posición fundamental hacia Siria.

La comunidad internacional no tendrá más remedio que abrazar a Siria, cuanto antes mejor, antes de que se aplique el acuerdo nuclear con Irán y cuando se levanten todas las sanciones. Cuando esto ocurra en los próximos meses, se espera que Irán se fortalezca mucho financieramente y goce de un poder económico y financiero sin precedentes. Su apoyo a Siria será mucho más significativo, haciendo inútil e ineficaz el embargo de Estados Unidos y la Unión Europea.

El petrolero iraní atracó en Siria y el combustible fue transportado al Líbano, rompiendo el equilibrio al igual que lo hace el abastecimiento de armas de Hezbolá. La presencia iraní en Quneitra también preocupa a Israel y a Estados Unidos y pone en tela de juicio la ocupación israelí del Golán sirio. Además, la guerra siria está llegando a su fin con la liberación de los territorios ocupados por EEUU y Turquía en el norte. Las fuerzas estadounidenses se irán tarde o temprano, lo que causará una gran preocupación a las fuerzas kurdas de esa parte del noreste del país.

De hecho, el representante del "Consejo Democrático Sirio" (la fuerza que protege a las fuerzas de ocupación estadounidenses) en Estados Unidos, Bassam Saqr, dijo que "Estados Unidos debería advertir a los kurdos sirios si se toma la decisión de retirar todas las fuerzas. La retirada, cuando se produzca, debe ser gradual, paso a paso".

Es de esperar un cambio en la política de Estados Unidos y su revisión del futuro de sus fuerzas que ocupan el noreste de Siria. Lo que ha hecho saltar las alarmas en EE.UU. y en otros países del Golfo es la fuerza que ha alcanzado Irán y el poder del que está disfrutando como consecuencia involuntaria de la guerra de Siria en 2011. Ya es hora de admitir el fracaso de los objetivos de EE.UU. y permitir que florezca la economía siria y su relación con el resto del mundo. La relación sirio-iraní es estratégica y su fuerte vínculo es lo suficientemente robusto como para no estar en riesgo a pesar del futuro desarrollo en Siria.


Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 27 de septiembre de 2021.

La traducción para Misión Verdad la realizó José Miguel Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<