Jue. 29 Septiembre 2022 Actualizado 1:54 pm

otan.jpeg

La geopolítica actual está configurada por la disputa de la hegemonía en decadencia de Estados Unidos (Foto: Pascal Rossignol / Reuters)

El mundo hoy

Tres meses después de la operación militar rusa en Ucrania, y especialmente después de la solicitud de Finlandia y Suecia para unirse a la OTAN, que fue seguida por la dudosa visita de Biden a Asia, ¿dónde está el mundo hoy y hacia dónde se dirige?

Las expectativas generales de las personas y los países que apoyan las posiciones de Rusia era que va a ser una operación rápida en la que Rusia subyugará a los elementos occidentales en Ucrania y luego será apoyada por China y los BRICS, y dentro de unos años la hegemonía occidental habrá terminado y nuestros hijos vivirán en un mundo multipolar. Esta es una simplificación del conflicto mundial más peligroso después de la Segunda Guerra Mundial, y carece de una comprensión de cómo piensa y opera Occidente.

No hay duda de que antes de la operación rusa en Ucrania, tanto Rusia como Occidente sentían que se enfrentaban a una amenaza existencial y que tenían que hacer algo serio al respecto; cada uno por sus propias razones, por supuesto.

Los rusos sintieron que la OTAN va a llegar a sus puertas y que, si no hacen algo, Occidente quitará a Rusia del peso mundial, sin mencionar que las milicias antirrusas en Ucrania estaban perpetrando crímenes contra la gente de Donetsk y Lugansk. Por lo tanto, Rusia tuvo que tomar una posición para advertir a Occidente que no pueden pisotear a Rusia y salirse con la suya. Estados Unidos, por otro lado, consideró que si Rusia logra demostrar que es una potencia mundial, la seguirán China, Irán, India y quizás muchos otros países.

Las apuestas en Ucrania eran tan altas para los Estados Unidos, porque puede constituir un precedente para el comportamiento de otros países, particularmente en Asia y América del Sur. Es por eso que Washington impuso su voluntad a todos los países europeos de apoyarlo contra los intereses mismos de su propio pueblo en cuatro puntos cruciales: primero, enviar miles de mercenarios para luchar contra las tropas rusas en Ucrania; en segundo lugar, dedicar grandes presupuestos a enviar cantidades sin precedentes de armamento a las autoridades ucranianas y a los neonazis que ya se encuentran en importantes coyunturas en Ucrania; tercero, abrir sus países y casas de la gente para recibir a millones de refugiados ucranianos; y por último, pero no menos importante, satanizar a Rusia y al presidente Putin y ganar la batalla mediática antes que la militar.

La visita de Joe Biden a Corea del Sur y Japón y sus declaraciones en las que amenazó a India, China y otros 18 países asiáticos de apoyar a Rusia son indicios de que Estados Unidos luchará contra Rusia por el poder en Ucrania, no solo hasta el último ucraniano, pero también hasta el último europeo o asiático si es necesario.

El problema crucial es que Estados Unidos amenaza a los países y les impone su voluntad de seguir sus dictados, mientras que Rusia no puede hacer eso con los países asiáticos y orientales. El resultado de esta guerra mundial sin precedentes, y la más peligrosa, depende de la conciencia de los países asiáticos y europeos del peligro de la hegemonía estadounidense y del precio que está empujando a pagar a toda la población del mundo para seguir controlándolos y saqueando sus recursos para acumular la riqueza de los lobbies de las industrias militares estadounidenses.

Estados Unidos está utilizando todos los medios para mantener su hegemonía y evitar el nacimiento del sistema mundial multipolar, pero es de interés para todos los países del mundo tomar una posición real y participar seriamente en hacer posible el nacimiento de este sistema, y cuanto antes se haga, mejor para la paz y la seguridad en el mundo real.


Bouthaina Shaaban es una pensadora árabe de origen sirio. Funge como Asesora Política y de Prensa de la Presidencia de la República Árabe Siria.

Este artículo fue publicado originalmente en Al Mayadeen en Español el 31 de mayo de 2022.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<