Mié. 06 Julio 2022 Actualizado ayer a las 9:10 pm

kalibr misil crucero.jpg

Misiles crucero Kalibr son probados durante ejercicio ruso-bielorruso a mediados de febrero 2022 (Foto: AP Photo)
Dato a dato

Las múltiples derivas de la operación militar rusa en Ucrania

3 de marzo - Conclusiones preliminares a una semana de la operación para "desmilitarizar" y "desnazificar" Ucrania

La vorágine de acontecimientos que suceden en Ucrania y lo que se desprende del conflicto van a un ritmo demoledor. Hay movimientos militares en el terreno desde el día 1 de la operación rusa que ya dieron sus frutos, y también, en la arena internacional, se han acelerado los procesos, tectónicos y visibles, que Occidente ha venido impulsando, que tienen su correlación antagónica con la contraparte euroasiática.

Los mejores analistas militares que se encuentran en la Web (Andrei Raevsky -The Saker-, Bernhard Horstmann -MoA-, Andrei Martyanov -Reminiscence of the Future-), citados a lo largo de este dato a dato, están de acuerdo en que el conflicto armado se prolongará durante los próximos meses, en vista de la situación en algunas ciudades importantes, en específico Kiev y Odessa. Esto, según aquellos, estaba previsto en la estrategia del Ministerio de Defensa que lidera Serguei Shoigú.

Debido a la posible extensión en el tiempo de la guerra proxy entre la OTAN y Rusia, en la que el gobierno ucronazi de Volodímir Zelenski funge de delegado occidental, esta dilatada nota llega hasta la presente fecha (jueves 3 de marzo) para continuar la cobertura de lo más importante sobre este escenario bélico y sus consecuencias globales en otros artículos en Misión Verdad. Invitamos a la lectoría a seguir pensando y debatiendo con nosotros el nuevo mundo que está naciendo ante nuestros ojos en esta tribuna.

Pero antes quisiéramos adelantar algunas pocas conclusiones sobre la primera semana de la operación rusa en Ucrania.

  • En términos de seguridad regional, Rusia está llevando una muy efectiva campaña militar de "desmilitarización" de acuerdo a su doctrina, procurando efectuar la menor cantidad de bajas civiles aun cuando la táctica ucronazi de "escudos humanos" está repercutiendo de manera lamentable.
  • El punto anterior nos lleva a pensar que la prolongación de la campaña rusa para los próximos meses se debe, en parte, a que la "desnazificación" está teniendo contratiempos, precisamente por la consecución de los crímenes perpetrados por los grupos milicianos de extrema derecha contra la población civil, todo ello con el apoyo occidental en cuanto al envío de armas y la transferencia de recursos financieros al régimen de Zelenski.
  • Raevsky argumenta, como conclusión a una semana de los inicios de la operación rusa, que Occidente ganó dos cosas con este escenario: obligó al Estado ruso a intervenir en el conflicto armado de ocho años en el Dombás, "aplastando así cualquier posibilidad de que la Unión Europea se descolonice en la próxima década o más"; y "controlar muy eficazmente la narrativa", con la proyección teniendo en cuenta que ello derivó en la versión rusófoba y actualizada de la "noche de los cristales rotos" en todo Occidente.
  • Es decir, que la guerra de la información ya está perdida a favor de Estados Unidos y la OTAN, aun cuando Rusia termine ganando la guerra en el terreno. No en balde el presidente Vladímir Putin insiste en la denominación "Imperio de las Mentiras", que a pesar de ellas están muy bien diseminadas por eco y rebote en todas las plataformas mediáticas y redes sociales hegemónicas. Los aparatos de información y operaciones psicológicas occidentales están bombardeando con todo su clamor hacia todas las direcciones, y está siendo eficaz en el espacio de influencia anglo-americano.

2 de marzo - El genocidio ucronazi contra el Dombás, contado por las víctimas

Un comité dirigido por el liderazgo político-militar ucraniano del Dombás publicó un informe detallado sobre los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad perpetrados por el régimen ucronazi de Kiev, apoyado por Estados Unidos y la OTAN, durante los últimos ocho años de asedio e impulso del genocidio contra las poblaciones de Donetsk y Lugansk.

Está en inglés y se puede descargar aquí (es un archivo pesado, contiene imágenes -fuertes que puede herir sensibilidades- en muy buena resolución, así que por favor tenga paciencia).

El comentario inicial informa que desde 2014, año del golpe que impuso al gobierno instalado por Occidente, el Comité de Investigación de la Federación Rusa "ha estado investigando legítimamente cientos de delitos de terrorismo y extremismo" que ha cometido el bando de Kiev, llegando a la conclusión de que "el Comité inició 467 casos penales en relación con los acontecimientos en Ucrania y Dombás. Estos casos implican a representantes de la cúpula militar y política de Ucrania, miembros de formaciones nacionalistas radicales nacionalistas como 'Sector Derecho', Cuerpo de Voluntarios de Ucrania, Destacamento Azov, y todos aquellos que están involucrados en estos crímenes".

Asimismo, informa que las poblaciones civiles de las repúblicas populares han sido sometidas a bombardeos sistemáticos usando los complejos misilísticos Tochka-U, los lanzacohetes Grad y Uragan, "cohetes aéreos no guiados, y otros tipos de armas pesadas ofensivas de acción indiscriminada que tienen un amplio efecto de impacto, así como armas de fuego ligeras. Como resultado, miles de civiles resultaron heridos o muertos, más de 2 mil 200 instalaciones de infraestructura civil fueron destruidas total o parcialmente".

"Durante el proceso, se entrevistó a más de 146 mil personas, más de 22 mil personas fueron reconocidas como víctimas, incluidos unos 2 mil 500 menores. Hasta el momento, 103 personas han sido llamadas a responsabilidad penal in absentia por crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad durante un conflicto armado. Entre ellos, el exministro ucraniano del ministro del Interior de Ucrania A. Avakov, el exgobernador de la región de Dnepropetrovsk de Ucrania I. Kolomoiskyi, comandantes de brigada y oficiales de las fuerzas armadas de Ucrania que llevaron a cabo los bombardeos contra la población pacífica".

Se detalla que las autoridades y fuerzas ucranianas también han asesinado a periodistas rusos, abogados de derechos civiles e incluso extranjeros, además de que han cometido secuestros, impedido "actividades legítimas" a periodistas, torturas, incitación al odio y la hostilidad, llamados públicos a una "guerra agresiva" contra las poblaciones del Dombás y otros crímenes.

El documento refleja crímenes contra ciudadanos rusos y, afirma, "tenemos registro de 21 ataques a instalaciones diplomáticas rusas en Kiev, Járkov, Leópolis. Además, hubo casos en los que a los ciudadanos rusos se les impidiera ejercer sus derechos electorales en el territorio de Ucrania. Hay 25 personas implicadas en estos delitos, entre ellas antiguos miembros de la Rada Suprema de Ucrania, A. Lozovoy y V. Parasyuk. Se está trabajando para identificar a otros atacantes implicados en este caso".

"Con la ayuda del Comité de Investigación, los abogados rusos tramitaron más de 39 mil expedientes, prepararon y presentaron unas 7 mil 500 denuncias ante la Convención Europea de Derechos Humanos en nombre de quienes sufrieron los actos de las autoridades ucranianas. En virtud de esas reclamaciones, el importe total de los daños a reparar asciende a más de 350 millones de euros".

Se debe señalar que el documento contiene testimonios de sobrevivientes a los sistemáticos ataques ucronazis contra la población civil, además de datos duros sobre las fosas comunes e individuales encontradas entre 2020 y 2021 (16), la cantidad (y los rostros) de niños asesinados y los sistemas de armas usados contra el Dombás nada más entre 2014 y 2015.

Sin duda, este informe es la base para la judicialización de los genocidas anunciada por el presidente Vladímir Putin como una especie de Nuremberg euroasiática. De hecho, la Duma (congreso o asamblea legislativa de la Federación Rusa) confirmó que el despliegue de la operación militar especial rusa se pensó para prevenir una mayor masacre preparada por Kiev. Se puede inferir de ello que por eso mismo había una intensa actividad militar por parte del ejército ucraniano y las paramilicias de extrema derecha insertas en la Guardia Nacional de Ucrania en los límites de la Línea de Contacto con el Dombás durante esos días previos a la maniobra rusa, con bombardeos que continúan hasta el día de hoy aunque ya con menor frecuencia debido a la "desnazificación" de algunos territorios.

El ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, dijo que "el objetivo de la operación rusa en curso en Ucrania es proteger a las personas, principalmente en el Dombás". Además, fue firme en declarar que Ucrania debe pasar por el procedimiento de "desnazificación", "como lo hizo Alemania en el pasado".

También, Lavrov aclaró que "Rusia ofrece a Ucrania un acuerdo que garantizará los derechos legales de todos los pueblos de este país", aun cuando el presidente Zelenski promocione la rusofobia in extremis que Occidente lleva a la práctica en estos momentos.

Se espera que este jueves 3 de marzo las partes rusa y ucraniana vuelvan a una nueva ronda de negociaciones en Bielorrusia.

P.D. El Ministerio de Defensa de Rusia ha anunciado oficialmente las pérdidas humanas en Ucrania desde el comienzo de la operación: las Fuerzas Armadas rusas llevan 498 muertos; las Fuerzas Armadas de Ucrania: 2 mil 870 muertos y 3 mil 700 heridos.

1° de marzo - Rusofobia in extremis

Con el despliegue práctico de rusofobia en Estados Unidos, Europa y otros países pro-occidentales en el resto de los continentes, censurando, expulsando y criminalizando a instituciones, personalidades y todo lo relacionado a Rusia de distintas plataformas, sean estas políticas, diplomáticas, mediáticas, económicas-financieras, deportivas, etc., estamos presenciando una especie remasterizada, en el siglo XXI, de la "noche (cultural) de los cristales rotos" antirrusa en el espacio liberal del mundo.

La rusofobia, por supuesto, no es un fenómeno de reciente data, aunque haya estado de moda durante los últimos años. La histeria antirrusa ha proliferado durante mucho tiempo como un medio para justificar las agresiones imperialistas de la parte anglo-europea. El periodista suizo Guy Mettan, en un libro publicado en 2017 (aquí una buena reseña), describe la rusofobia como "una forma de convertir determinados pseudohechos en valores esenciales unidimensionales, barbarie, despotismo y expansionismo en el caso ruso para justificar la estigmatización y el ostracismo".

Ante el quiebre del "consenso unipolar", las élites occidentales necesitan un enemigo en torno al cual unificarse. Como Rusia pretendía afianzar las relaciones energéticas y comerciales con el líder regional (mas no global) de la Unión Europea, Alemania, aquéllas decidieron cortar de raíz todo intento de involucrar a los poderes europeos en la dinámica impulsada por las potencias euroasiáticas.

Todos sabemos hacia dónde irá a parar este desbocamiento: la consolidación de la multipolaridad, con tres polos determinando la geopolítica y la geoeconomía global. Eurasia volvería a irradiar las diferentes dinámicas que influyen en el mundo interconectado actual, no solo en el ámbito económico, financiero y comercial, sino asimismo político, social y cultural. Esto, por supuesto, no es una construcción que se levantaría de la noche a la mañana, sobre todo teniendo en cuenta la guerra multifactorial que estamos presenciando en vivo y en directo.

El oso ruso, de esta manera, no estaría siendo aislado sino más bien apartado de un complejo civilizatorio mientras construye en su área continental de influencia otro modelo enmarcado en una nueva fase multipolar del capitalismo tardío. Esta es una hipótesis que desde hace años se manejaba y que, ahora, es una realidad sin interrupciones. La rusofobia (y demás móviles occidentales), a efectos prácticos, ha logrado crear, quizás definitivamente, este novel paradigma.

Una muestra clara de que ya no vivimos en el mismo mundo gobernado exclusivamente por la égida euro-gringa es el hecho de que Polonia y Bulgaria negasen haber suministrado aviones de guerra a Ucrania. El presidente polaco, Andrej Duda, afirmó que su país y la OTAN no enviarán aviones de guerra a Ucrania porque "supondría una injerencia militar en el conflicto ucraniano".

"No nos unimos a ese conflicto. La OTAN no es parte de ese conflicto", dijo en una rueda de prensa tras su reunión con el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El Ministerio de Defensa búlgaro había confirmado a primera hora de este martes 1° de marzo que tampoco enviaba aviones de combate a Ucrania, a pesar de que la Fuerza Aérea ucraniana afirmaba en su página de Facebook que Polonia, Eslovaquia y Bulgaria sí enviarían aviones militares.

El Pentágono, por su lado, comunicó que el tema de una zona de exclusión aérea en Ucrania no se está siendo discutido en Estados Unidos y la OTAN, ni lo será.

Tales declaraciones son una reacción a la respuesta de Putin del día anterior, con el despliegue disuasorio especial comentado el 28 de febrero (leer más abajo).

Pero la afirmación por parte del gobierno de Zelenski de que la "caballería aérea" de apoyo estaba por llegar a su lado supone que las operaciones psicológicas del régimen ucronazi siguen en pleno despliegue, aunque de manera desesperada.

Así, el Ministerio de Defensa ruso había anunciado que, para suprimir los ataques informativos del enemigo, se lanzarían armas de alta precisión en las instalaciones tecnológicas del Servicio de Seguridad de Ucrania y el 72º Centro Principal de Operaciones Psicológicas Especiales en Kiev; el ejército ruso hizo un llamado a los habitantes civiles circundantes que salieran del radio de objetivo militar. En efecto, el ataque se llevó a cabo.

En el centro de Járkov, ciudad al noreste y segundo en importancia de Ucrania, fue bombardeada la sede del gobierno regional. Mientras el gobierno de Zelenski se precipitaba a declarar que esto constituía un "crimen de guerra", omitía el hecho de que ese recinto "estaba siendo usado como Cuartel General de Defensa por el Batallón de Azov (neonazi) integrado a la Guardia Nacional de Ucrania", confirmado en tándem por la periodista argentina Alejandra Loucau, el corresponsal francés Alex Anfruns y la cuenta de Twitter @Eldruso.

Reporta Loucau: "La confirmación proviene de Konstantin Nemichev, quien, en su cuenta de Telegram, publicó fotografías [febrero 26] de las reuniones del batallón en el interior del edificio", y añade: "Konstantin Nemichev es ex soldado del Regimiento Azov, sargento de la Guardia Nacional de Ucrania y político local, según su propia web".

"Esta información solo confirma que en el interior del edificio se realizaban actividades militares", concluye la periodista argentina. El edificio en cuestión era un objetivo militar, de acuerdo a los objetivos de "desnazificación" anticipados por el presidente Putin.

Asimismo, ratifica el hecho de que el ejército ruso sigue fiel a la estrategia de minimizar las bajas civiles hasta el extremo, aun cuando los ucronazis usen a la población habitante como escudos humanos, ya denunciado tanto por ciudadanos ucranianos como por extranjeros en Kiev y por el Ministerio de Defensa ruso. Esto no detendrá la histeria rusofóbica, más bien la acelerará amén de las psyops de tendencia otanista.

Las situaciones militares en Mariúpol y el Dombás están a favor de los rusos, respectivamente ciudad y región rodeadas donde los batallones neonazis junto a los remanentes del ejército ucraniano que no han cedido sus posiciones. Sin embargo, de acuerdo a Andrei Raevsky (The Saker), Kiev parece estar en un marco más complejo, donde se ha abierto un corredor humanitario para que los civiles que puedan huir, lo hagan del estado de excepción ucronazi instalado en la capital, donde aproximadamente 25 mil armas han sido repartidas entre la población, incluidos ahora exconvictos, criminales de guerra y otras yerbas.

28 de febrero - OTAN redobla la apuesta y Putin responde con lógica disuasiva

Josep Borrell, jefe diplomático de la Unión Europea (UE), anunció que desde el bloque "hemos decidido utilizar nuestras capacidades para proporcionar armas letales, asistencia letal al ejército ucraniano por un valor de 450 millones de euros (...) y 50 millones más de suministro no letal, combustible y equipos de protección", y remató: "Lo hacemos por primera vez en la historia [de la UE]". El centro de acopio será en Polonia.

En los últimos días, los países del G7 y otros miembros de la OTAN habían notificado el suministro de armas para apoyar al régimen de Kiev, sin embargo, no informaron sobre la logística de cómo sería posible hacérselos llegar al ejército ucraniano y sus grupos paranazis luego de que las fuerzas especiales rusas aplicaran la estrategia de tenaza sobre la capital y demás ciudades del este de Ucrania.

Todo el despliegue occidental de armas va en sintonía con un comunicado de la OTAN publicado el 24 de febrero, el cual declara que la organización atlantista "tomará todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y defensa de todos los Aliados (…) Hemos aumentado la preparación de nuestras fuerzas para responder a todas las contingencias".

El comunicado señaló que "hemos realizado consultas en virtud del artículo 4 del Tratado de Washington (…) Hemos decidido, de acuerdo con nuestra planificación defensiva para proteger a todos los Aliados, tomar medidas adicionales para fortalecer aún más la disuasión y la defensa en toda la Alianza".

De acuerdo al artículo 4 del Tratado de la organización, "las Partes se consultarán cuando, a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las Partes fuese amenazada".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una declaración emitida el 25 de febrero amplió la declaración inicial de la OTAN señalando que la OTAN se comprometió a proteger y defender a todos sus aliados, incluida Ucrania.

Scott Ritter, exoficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, apunta en un artículo para Consortium News que "hay tres cosas que llaman la atención de estas declaraciones".

"En primer lugar, al invocar el Artículo IV, la OTAN se estaba posicionando para una posible acción militar ofensiva; sus anteriores intervenciones militares contra Serbia en 1999, Afganistán en 2001, Irak en 2004 y Libia en 2011, se hicieron todas bajo el Artículo 4 de la Carta de la OTAN. Visto así, la premisa de que la OTAN es una organización exclusivamente defensiva, comprometida con la promesa de autodefensa colectiva, carece de fundamento.

"En segundo lugar, mientras que las protecciones del Artículo 5 (defensa colectiva) solo se extienden a los miembros reales de la OTAN, que no es el caso de Ucrania, el Artículo 4 permite que el paraguas de protección de la OTAN se extienda a aquellos miembros no pertenecientes a la Alianza que ésta considere como aliados, una categoría en la que Stoltenberg situó claramente a Ucrania.

"Por último, el nombramiento de Ucrania como aliado de la OTAN por parte de Stoltenberg se produjo al mismo tiempo que anunció la activación y el despliegue de la Fuerza de Respuesta de la OTAN, compuesta por 40 mil efectivos, algunos de los cuales se desplegarán en el flanco oriental de la Alianza, colindante con Ucrania. La activación de la Fuerza de Respuesta no tiene precedentes en la historia de la OTAN, hecho que subraya la seriedad que una nación como Rusia podría atribuir a la acción".

Por ello, de acuerdo a Ritter, estaría justificado el anuncio hecho el 27 de febrero por parte del presidente Vladímir Putin de poner en el régimen de alerta especial a las Fuerzas de Disuasión Estratégicas rusas, que incluyen armas nucleares y no nucleares.

Rusia, en su doctrina nuclear, no plantea ataques preventivos y "considera que las armas nucleares son exclusivamente medios de disuasión" en los conflictos convencionales (como el actual en Ucrania), sin embargo, añade que "en caso de conflicto militar, esta Política prevé la prevención de una escalada de las acciones militares y su terminación en condiciones aceptables para la Federación Rusa y/o sus aliados". El Kremlin podría amenazar con el uso de armas nucleares para disuadir "la agresión contra la Federación Rusa (…) cuando la propia existencia del Estado esté en peligro".

  • Debemos recordar que Estados Unidos es el único país que ha usado armas nucleares contra otro país, haciéndolo bajo discreción al final de la Segunda Guerra Mundial (1945).
  • Los presidentes y altos mandos militares estadounidenses han considerado en otras oportunidades usar armamento nuclear, específicamente contra la República Popular China para acabar con la Guerra de Corea en 1950 y en 1953, y durante la crisis del Estrecho de Taiwán en 1958, de acuerdo a documentos filtrados en 2021.
  • También, en 2002 George W. Bush dijo que estaba preparado para dar la orden de usar bombas nucleares contra Irak.
  • Se estima que Estados Unidos tiene unas 100 armas nucleares en países miembros de la OTAN (Alemania, Italia, Países Bajos y Turquía), cuyos códigos Permissive Action Link (PAL) utilizados para armarlos permanecen en manos estadounidenses.

Volviendo a la amenaza de la OTAN sobre Rusia, Scott Ritter analiza que los envíos de armamento anunciados "solo pueden acceder a Ucrania a través de una ruta terrestre que requiere el transbordo a través de miembros de la OTAN, entre ellos Rumanía y Polonia. No hace falta decir que cualquier vehículo que lleve equipo militar letal a una zona de guerra es un objetivo legítimo según el derecho internacional; esto se aplicaría en su totalidad a cualquier envío o entrega afiliada a la OTAN que haga un miembro de la OTAN por su propia voluntad".

El exoficial de inteligencia estadounidense se hace una serie de preguntas: "¿Qué ocurrirá cuando Rusia empiece a atacar los envíos de armas de la OTAN/UE/EEUU/Aliados cuando lleguen a suelo ucraniano? ¿Creará la OTAN, actuando en virtud del Artículo 4, una zona de seguridad en Ucrania, utilizando la nunca antes movilizada Fuerza de Respuesta? Una cosa sigue naturalmente a la otra..."

Continúa preguntándose:

"El escenario se vuelve aún más grave si la UE cumple su promesa de proporcionar a Ucrania aviones y pilotos para luchar contra los rusos. ¿Cómo se desplegarían éstos en Ucrania? ¿Qué sucede cuando Rusia comienza a derribar estos aviones tan pronto como entran en el espacio aéreo ucraniano? ¿Crea ahora la OTAN una zona de exclusión aérea sobre el oeste de Ucrania?

"¿Qué sucede si una zona de exclusión aérea (que muchos funcionarios en Occidente están promoviendo) se combina con el despliegue de la Fuerza de Respuesta para crear un territorio de facto de la OTAN en el oeste de Ucrania? ¿Y si el gobierno ucraniano se establece en la ciudad de Leópolis, operando bajo la protección de este paraguas aéreo y terrestre?".

Mientras las partes ucraniana y rusa se encuentran reunidas en Gómel, Bielorrusia, para negociar un posible alto al fuego, el despliegue otanista sigue su curso, tratando a Ucrania de aliado aun sin formar parte de la organización atlantista, y la operación ordenada por Putin de "desmilitarización" y "desnazificación" continúa.

27 de febrero - El ruido mediático y otras formas de omisión pro-nazi

Los medios occidentales y abiertamente en defensa de la narrativa ucronazi (término compuesto -ucraniano-nazi-, acuñado por Andrei Raevsky, mejor conocido por su seudónimo The Saker), junto con miles de usuarios en redes sociales, pretenden instalar en la percepción ciudadana de que Rusia está perdiendo en el campo de batalla, incluso desde el día 1 del despliegue de la operación militar especial. Las psyops continúan dando de qué comer a las mentes de Occidente que desean ver caer no solo al ejército ruso sino también al gobierno de Vladímir Putin.

Los partes del ejército ucraniano hablan de miles de bajas en las filas rusas y retrocesos en la estrategia militar, incluidos derribos de unidades aeroespaciales y destrucción de tanques. Nada más alejado de la realidad. Como escribe el analista político Gilbert Doctorow en su web (citado en Moon Of Alabama):

"Ayer, cualquiera que viera Euronews en una pantalla y la televisión estatal rusa en otra se habría quedado perplejo por la cobertura totalmente contradictoria de ambas con respecto al destino del destacamento armado de guardias fronterizos ucranianos en una isla del sureste de Ucrania. Euronews transmitió el discurso del presidente Zelenski concediendo el nombramiento póstumo de Héroes de Ucrania a todo el destacamento, que al parecer resistió el ataque de las fuerzas rusas y fue masacrado. Mientras tanto, las noticias rusas mostraban a esos mismos guardias fronterizos sentados a la mesa y firmando declaraciones juradas en las que decían que deponían las armas voluntariamente y esperaban ser repatriados a sus hogares y familias".

Tanto las acciones sancionatorias de los anglopaíses como de los miembros de la Unión Europea y la OTAN dan cuenta de que los cuerpos militares-securitarios ucranianos y paramilicias de extrema derecha están limitados por la ofensiva rusa, concluyendo con el hecho de que las ráfagas mediáticas euro-estadounidenses chocan con la pared de la realidad en el terreno. De la misma forma, fracasan (excepto en la percepción general de las mentes lobotomizadas en Occidente) los intentos por criminalizar la operación rusa mediante bulos mediáticos en los que supuestamente el Kremlin ha autorizado la ejecución de crímenes de guerra en Kiev y otras ciudades de Ucrania. A continuación, algunos ejemplos:

En una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el representante permanente de la Federación Rusa, Vasili Nebenzia, denunció la guerra informativa que se lleva a cabo desde la mediática otanista, en un intento de proyectar una "repentina agresión rusa" sobre Ucrania al mismo tiempo que omiten todos los crímenes ucronazis durante años que precedieron la respuesta de Putin y las repúblicas populares del Dombás:

"Al fin y al cabo, son las casas en Dombás destruidas por las Fuerzas Armadas ucranianas y los nacionalistas las que ahora los medios de comunicación occidentales hacen pasar descaradamente como consecuencias de nuestra operación militar en Ucrania".

También agregó:

"Hoy, en esta reunión, volvemos a escuchar mentiras y falsedades sobre el bombardeo indiscriminado de ciudades, hospitales y escuelas ucranianas. El ejército ruso no amenaza a los civiles en Ucrania, no bombardea a los civiles. La amenaza que se cierne sobre ellos es la de los nacionalistas ucranianos, que han tomado como rehenes a los residentes ucranianos y se esconden detrás de ellos como escudos humanos".

Y para cerrar las citas a la intervención de Nebenzia:

"Como no hay pruebas de la destrucción de infraestructuras civiles por parte de los militares rusos, se presentan como tales los ataques ucranianos y los golpes erróneos, así como las imágenes y los vídeos de Dombás que registran solo los crímenes de los nacionalistas ucranianos (…) Además, se han publicado en las redes sociales tutoriales sobre cómo filmar falsificaciones que denigran nuestra operación militar. Un total de 1,2 millones de falsificaciones de este tipo circulan hoy por las redes sociales ucranianas. Insto a nuestros colegas a que no contribuyan a difundir esa desinformación, aunque me temo que estos llamamientos, una vez más, serán desoídos".

En el plano militar, la presión sobre distintas zonas en el este ucraniano por parte del ejército ruso ha dado una ventaja comparativa, si tomamos en cuenta de que, luego del tira y encoge por parte de Zelenski para unirse a la mesa de negociación en Bielorrusia impulsada por el Kremlin, la parte ucraniana aceptó por fin conversar con su contraparte este lunes 28 de febrero. Aparentemente, el destino de los más de 45 mil grupos del ejército ucraniano (10 a 12 Brigadas) en Dombás, rodeadas por un cordón militar ruso, dependerá de las negociaciones en Gómel, ciudad bielorrusa.

Estamos viendo en tiempo real cómo la Ucrania armada y entrenada por las fuerzas otanistas está siendo "desmilitarizada".

La fase de "desnazificación" también está comenzando a brindar sus frutos. La agencia Ria Novosti publicó las declaraciones del portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia en relación a la ubicación de "todos los nazis ucranianos implicados en la intimidación de nuestros camaradas, así como a los líderes del régimen de Kiev y sus ejecutores que llaman a la intimidación de los militares rusos".

Sigue:

"Seguiremos tratando con dignidad a todo el personal de las fuerzas armadas ucranianas que ha depuesto las armas. Entendemos que hicieron un juramento al pueblo de Ucrania. Todos los que hayan depuesto las armas y dejado de resistirse serán devueltos a sus familias.

"Pero sabemos cómo tratan los nazis ucranianos a los pocos militares rusos capturados. Y vemos que las torturas son las mismas que las de los nazis alemanes y sus lacayos policiales durante la Gran Guerra Patria.

"Todos los rostros, voces, números de teléfono, sus coordenadas, direcciones IP, así como la correspondencia de todos los nazis ucranianos involucrados en el acoso a nuestros compañeros están siendo grabados e identificados.

"Esto también se aplica a los líderes del régimen de Kiev y a sus autores que piden explícitamente el abuso de los militares rusos en violación de la convención sobre el tratamiento de los prisioneros de guerra.

"Todos ustedes serán encontrados e inevitablemente considerados severamente responsables".

The Saker da cuenta de que "las fuerzas de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y las fuerzas rusas de Crimea se han unido justo al norte de Mariúpol. La ciudad será asaltada y será muy violenta, ya que Mariúpol es para los ukronazis incondicionales lo que fue el aeropuerto de Donetsk en la primera y segunda guerra".

mariúpol.png

La ciudad portuaria Mariúpol, al sureste de Ucrania (Foto: Google Maps)

26 de febrero - Zelenski aprieta el botón del desastre, PSYOPS y el potencial corte ruso con el Swift

El caldero civil ucraniano

La operación tenaza rusa sobre Kiev se intensifica con el objetivo de generar una presión táctica para "desnazificar" Ucrania. La estrategia del ejército ruso en este momento para presionar a Zelenski a negociar una salida diplomática del conflicto, citando a The Saker, así se resume:

El Kremlin decidió que el objetivo de la operación era 1) desarmar y 2) desnazificar Ucrania. Tan pronto como se alcancen estos objetivos, los rusos quieren salir de Ucrania y volver a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y dejar que los ucranianos luchen su propia guerra civil antinazi. Eso significa que:

  • Los rusos deben ahora identificar a los comandantes y/o políticos ucranianos razonables con los que negociar.
  • Rusia tiene que ofrecer a las fuerzas terrestres ucranianas sobrantes el mismo trato con el que las fuerzas ucranianas, a las que se les encargó el control de la planta nuclear de Chernóbil, recibieron hoy a las fuerzas rusas: aseguremos juntos esta instalación y mantengámosla segura juntos, sin combates de ningún tipo. Los ucranianos aceptaron de buen grado, por cierto, y ahora están patrullando conjuntamente la zona.
  • Los rusos también podrían intentar algo que funcionó bien en Chechenia: decir a las autoridades locales de la ciudad que si garantizan que no se disparará ni una sola bala desde allí no volará ni una sola bala rusa y ni un solo soldado ruso entrará en la ciudad, a menos que esté acompañado por los locales y para comprobar la realidad de la situación. Pero si una ciudad se declara "abierta y pacífica" y luego se utiliza para atacar a las fuerzas rusas, será simplemente arrasada con artillería. A esto lo llamo el "ultimátum de Shamanov" y, después de algunas salidas en falso (y ciudades posteriormente arrasadas), funcionó muy bien.

El factor crucial es el siguiente: durante las dos guerras chechenas o durante el 8/8/2008 los rusos nunca vieron a la población local como su enemigo y, en todo caso, esperaban que los locales iniciaran su propia "operación de limpieza de la casa", que fue un mal chiste en la primera guerra chechena, pero que funcionó muy bien en la segunda guerra chechena, y que volvió a fracasar durante el 8/8/2008.

En términos militares y de combate, los ucranianos son mucho más parecidos a los georgianos que a los chechenos, así que es muy posible que Rusia tenga que marcharse incondicionalmente y dejar que los locales se peleen entre ellos todo lo que quieran (que es lo que hizo Rusia en el 8/8/2008, aunque las unidades aerotransportadas rusas estaban en las afueras de Tiflis).

Lo que me lleva a LA PREGUNTA de mañana: ¿cómo se comportarán los soldados y civiles ucranianos?

La respuesta está por verse, sin embargo podemos atisbar rápidas consecuencias a las acciones tomadas por Zelenski, quien decidió apretar el botón el desastre luego de haber cortado con las comunicaciones de negociación con el gobierno de Putin. El mismo presidente ruso había ordenado detener el avance de las tropas en Ucrania hasta que el régimen ucronazi cortó la llamada, de acuerdo al reporte del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El régimen ucraniano había autorizado el uso de armas por parte de civiles como parte de la "estrategia de defensa civil" incorporada a los combates militares que se están llevando a cabo en algunas ciudades importantes del este de Ucrania y en la capital. La repartición de armas y los volantes y materiales para fabricar cocteles molotov (también televisados en todo el país) ha sido indiscriminada, incluso dejándoselas en manos de población carcelaria, desatando una ola de violencia urbana entre los mismos habitantes. Se reportan robos, saqueos, asesinatos y otros crímenes entre los residentes desde medios locales, generando un escenario de efectos más trágicos que, de acuerdo con el análisis militar de Saker, Rusia precisamente está tratando de evitar, de acuerdo a la estrategia de "desmilitarización".

Psyops y fake news a la carta

A todas estas, Zelenski ha estado aupando a la población civil, desde sus redes sociales a través de videos, para que se incorpore a las líneas de fuego al lado del ejército ucraniano. Proyecta la percepción de que él mismo está en la vanguardia, rechazando públicamente los ofrecimientos de Estados Unidos y otros países europeos para escapar del asedio ruso.

Pero el presidente de la Duma rusa, Vyacheslav Volodin, dijo este sábado 26 de febrero que "Zelensky salió apresuradamente de Kiev. Ayer no estaba en la capital de Ucrania. Junto con su séquito, huyó a la ciudad de Leópolis, donde él y sus asistentes recibieron un lugar para vivir". Leópolis está ubicado al occidente de Ucrania, a menos de 100 kilómetros de la frontera con Polonia.

Volodin también señaló que todos los videos que publica Zelenski en redes sociales fueron grabados con anticipación. Según el presidente legislador ruso, la información sobre la partida a Leópolis provino de diputados de la Rada, el cuerpo legislativo de Ucrania.

En este momento hay un fuego cruzado de declaraciones que se debe tomar con pinzas, sobre todo y en específico del lado ucraniano que constantemente emite información sobre las "bajas rusas" de las cuales no provee evidencias visuales o audiovisuales. De ello se deriva un caldo de cultivo para operaciones psicológicas (psyops) que no corresponde con la realidad en el teatro de operaciones, amplificando sus derivas a la fabricación de noticias falsas y demás bulos mediáticos a la orden del día.

Un ejemplo de esto es la noticia falsa propagada por redes y medios pro-occidentales sobre un supuesto misil ruso que había impactado un edificio residencial en Kiev. Una fuente del Ministerio de Defensa ruso dijo a la agencia Sputnik que realmente se trataba de un misil antiaéreo ucraniano que falló en su objetivo: "Es obvio que durante el intento por repeler un ataque nocturno contra las instalaciones de la infraestructura militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania, hubo una falla en el sistema de guía de un misil del sistema de defensa antiaéreo ucraniano de mediano alcance Buk-M1 y el misil golpeó un edificio".

Última noticia sobre la guerra financiera atlantista contra Rusia y el resto del mundo

Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Europea (UE), Australia y Japón han emitido una serie de paquetazos sancionatorios con el propósito de dañar la economía de la Federación Rusa. Francia, a través de su oficina presidencial, declaró que se están llevando a cabo activas discusiones para desconectar a Rusia del sistema SWIFT de pagos interbancarios e intercambio de información.

Dichas discusiones "están cerca de una conclusión exitosa". De acuerdo a esta versión, ningún Estado miembro de la UE está bloqueando la exclusión de Rusia del sistema, pero que las negociaciones continúan. Fuentes de Bloomberg informan que Estados Unidos está considerando seriamente desconectar a Rusia de SWIFT. El jefe de uno de los bancos centrales de la eurozona, bajo condición de anonimato, dijo Reuters que la decisión de desconectar a Rusia del sistema internacional de pagos bancarios SWIFT se tomaría dentro de unos días.

Algunos datos en relación:

  • Alrededor de 300 instituciones financieras rusas, incluidas muchas que ya han sido "sancionadas" por Occidente, utilizan el sistema de mensajería financiera.
  • Prohibir a Rusia de usar el mecanismo SWIFT significaría que sus bancos ya no pueden usarlo para realizar o recibir pagos con instituciones financieras extranjeras.
  • Por ende, podría ser un duro golpe para el comercio ruso, que tuvo un valor de 797 mil 900 millones de dólares el año pasado, equivalente al 46,6% del PBI de la Federación.
  • Las exportaciones de energía de Rusia representan más de la mitad de las exportaciones totales del país.
  • El gobierno de Putin inició su propio Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros (SPFS) en 2019 con el objetivo de progresivamente dejar de depender del sistema financiero basado en el dólar y el eurodólar.
  • China, el mayor socio comercial y aliado estratégico de Rusia, construyó su sistema de pago interbancario transfronterizo (CIPS) en 2015 para ayudar a la internacionalización del yuan, incluido el e-CNY digital, en el comercio y la inversión a lo largo de los países integrantes de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.
  • El yuan está siendo la principal moneda de reemplazo en los intercambios comerciales entre China y Rusia. Global Times reporta que "el yuan representa más del 17% de los acuerdos comerciales entre China y Rusia y más del 12% de las reservas internacionales de Rusia, dijo el Diario del Pueblo en un informe a principios de febrero, citando estadísticas del banco central y de aduanas".
  • Un precedente del corte al SWIFT es Irán: la República Islámica fue desconectada de la red SWIFT entre 2012 y 2016 debido al bloqueo financiero impuesto por Estados Unidos debido al desarrollo del programa nuclear iraní.

Podríamos esperar en los próximos días una decisión final en torno a este tema, lo que traería consecuencias globales en los mercados energéticos y en las relaciones comerciales en Asia, Europa y toda América. Un punto para analizar en otra próxima nota de esta tribuna.

25 de febrero - Tenaza sobre Kiev, una probable bandera falsa y el escenario de negociación

Hay parte oficial de la Federación Rusa sobre la operación militar especial en Ucrania, ante la cercanía de sus cuerpos militares a las afueras de la capital. El Ministerio de Defensa comunicó el éxito de una operación de aterrizaje cerca del aeródromo de Hostomel, en las afueras de Kiev en el oeste de la ciudad. Más de 200 helicópteros rusos participaron en ella.

Durante la maniobra se suprimió todo el sistema de defensa antiaérea en la zona de aterrizaje, se aisló por completo la zona de combate desde el aire y se mantuvo activa la guerra electrónica. Como saldo, informa el Ministerio de Defensa, fueron dados de baja 200 miembros de las unidades especiales de Ucrania, sin muertes en el bando ruso.

Rusia denunció que el ejército ucraniano está promoviendo el uso de ciudadanos como escudos humanos en las zonas residenciales. El portavoz del Ministerio de Defensa informó que, de acuerdo a informes de inteligencia, la junta militar de Zelenski ordenó el despliegue de sistemas Grad (artillería de cohetes soviético) en la plaza Shevchenko de Kiev para atacar la zona del aeródromo de Hostomel.

"El uso por parte del régimen de Kiev de zonas residenciales para cubrir las posiciones de tiro de su artillería es un crimen de guerra. Estamos muy familiarizados con esta práctica. Estas técnicas son utilizadas activamente por los terroristas supervisados por la CIA en Oriente Medio y en otros países", dijo Ígor Konashénkov, portavoz del Ministerio de Defensa.

Asimismo, el gobierno de Zelenski ha instado a los ciudadanos ucranianos a armar bombas molotov para atacar las fuerzas rusas. El gobierno de Putin ha ordenado no atacar civiles, como dicta su doctrina militar, sin embargo en el momento en que alguno tome una acción ofensiva como parte de la guerra inmediatamente se convertirá en objetivo militar. Por esta razón Kiev estaría aupando dichas acciones, con el propósito de incriminar a Rusia en una narrativa de "ataques sobre civiles".

Tácticas similares, si no idénticas, se han ejercido en otros escenarios menos beligerantes: durante las revoluciones de color en la misma Ucrania y Venezuela (2014 y 2017), donde civiles se incorporaban a grupos de choque en el marco de actividades de guerra urbana, mientras la narrativa política-mediática instalaba la percepción de que "ciudadanos en protesta" estaban siendo "reprimidos por los cuerpos de seguridad".

Es por ello que el Ministerio de Defensa ruso se dirigió a los ciudadanos ucranianos: "Su liderazgo nacionalista utiliza los mismos métodos que los terroristas. Quieren usarlos como escudos humanos. Las fuerzas armadas rusas no infligirán ningún ataque en los barrios residenciales de la capital ucraniana".

Algunos analistas militares como The Saker plantean que Zelenski/OTAN muy probablemente ejecutaría una gran operación de bandera falsa en Ucrania; quizás se relacione con este escenario. El Ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, tuiteó sin presentar pruebas: "Los ataques rusos de hoy contra jardines de infancia y orfanatos son crímenes de guerra y violaciones del Estatuto de Roma. Junto con la Oficina del Fiscal General, estamos recolectando estos y otros materiales, que enviaremos de inmediato a La Haya. La responsabilidad es inevitable".

De hecho, el Ministerio de Defensa de Ucrania está tratando de reclutar niños para luchar contra los rusos. Han eliminado todas las restricciones de edad.

La operación quirúrgica de "desmilitarización" y "desnazificación" continúa, mientras se encuentran en las afueras de Kiev los cuerpos militares por tierra y aire. Esta presión ha provocado en las últimas horas una reacción en Zelenski, que llamó de manera pública a Putin para sentarse a negociar: "Ucrania está lista para negociar su neutralidad (respecto a la OTAN)".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, respondió al llamado informando que Putin está dispuesto a enviar una delegación a Minsk para iniciar una mesa de negociaciones. Pero primero el ejército ucraniano debe deponer las armas, a petición del gobierno ruso.

Este sería uno de los objetivos de Moscú: presionar a Kiev para que deje de azuzar la bandera otanista, destruir la capacidad armamentística-militar provista por Occidente en el último lustro y cortar de raíz las influencias y los componentes neonazis que gobiernan Ucrania.

24 de febrero - Reacciones otanistas a la operación militar de Rusia en Ucrania

Abrimos este espacio textual para ir anotando, analizando, comentando y desarrollando los principales tópicos, hechos y datos que se desprenden de la "operación militar especial" desplegada por la Federación Rusa sobre Ucrania y el Dombás.

Aquí estaremos publicando de manera breve, sin arriesgar la profundidad analítica que nos caracteriza, los elementos esenciales que se producen durante el desarrollo de los acontecimientos en el corazón de la región euroasiática y más allá, teniendo como premisa el hecho de que las capacidades militares rusas demuestran una superioridad generacional respecto a la de sus pares en Occidente.

En el Twitter de Misión Verdad hemos seguido los acontecimientos (que se estará actualizando constantemente) y explicado las razones de fondo para que el presidente Vladímir Putin haya dado el sí a una operación quirúrgica en Ucrania (la expansión de la OTAN hacia Eurasia).

Dicha superioridad está dejando atónitos y francamente irritados a los líderes norteamericanos y europeos de la OTAN, como lo expresa una publicación hecha este jueves 24 de febrero por el jefe del ejército alemán, teniente general Alfons Mais, en su página de LinkedIn. Citamos:

"En mis 41 años de servicio en la paz (sic), nunca habría creído que tendría que vivir otra guerra (sic).

"Y la Bundeswehr, el ejército que se me permite dirigir, está más o menos desnuda. Las opciones que podemos ofrecer a los políticos para apoyar la alianza son extremadamente limitadas.

"Todos lo veíamos venir y no fuimos capaces de salir adelante con nuestros argumentos, de sacar las conclusiones de la anexión de Crimea (sic)  y de aplicarlas. ¡Esto no se siente bien! Estoy enojado.

"El territorio de la OTAN aún no está directamente amenazado, aunque nuestros socios en el Este sientan la creciente presión.

"Cuándo, si no ahora, es el momento de dejar atrás estructural y materialmente la misión de Afganistán y reposicionarse, pues de lo contrario no podremos cumplir nuestro mandato constitucional y nuestras obligaciones de alianza con ninguna perspectiva de éxito".

El sentimiento de frustración por la disparidad en las capacidades militares de los miembros de la OTAN respecto a las rusas está dejando al desnudo la incapacidad estratégica para disuadir al Kremlin. La más clara señal de esto es la respuesta pública de Jens Stoltenberg, secretario general del bloque, luego de reunirse con los miembros de la organización atlantista durante las primeras horas de este jueves 23:

"No hay tropas de combate de la OTAN, no hay tropas de la OTAN en absoluto dentro de Ucrania. Y hemos declarado que no tenemos planes, ni intención de desplegar las tropas de la OTAN en Ucrania".

En efecto, como lo expresa el experto en temas e historia militares Boris Rozhin, ni Estados Unidos ni la OTAN "lucharán directamente por Ucrania", por mucho apoyo armamentístico provisto.

Dejando de lado una respuesta militar, así sea a vox populi (recordar que aún están dispuestas y en sus posiciones las redes otanistas Stay-Behind), el presidente Joe Biden, el premier británico Boris Johnson y la Unión Europea (UE) acordaron aplicar la manida estrategia sancionatoria contra la Federación Rusa sin atreverse aún a cortarla del sistema de pagos internacional SWIFT, medida rechazada por Alemania, Italia y Hungría, de acuerdo a los reportes.

La razón por la que algunos países europeos se niegan a desconectar a Rusia de SWIFT es sencilla pero contundente: los 27 países que integran la Unión Europea (UE) tienen una relación de dependencia de gas ruso en un 41% y un conjunto de 13 países europeos dependen del gas ruso en más de 95%. Una implosión en la cadena de suministros energéticos repercutiría directamente en una población de casi 450 millones de europeos.

En los próximos días conoceremos en detalle en qué consisten las nuevas "sanciones", pero ya Biden, Johnson y la UE asomaron que apuntarán a la infraestructura del sistema financiero ruso, además de prohibiciones adicionales relacionadas con nuevas deudas y acciones de las principales empresas estatales rusas e instituciones privadas.

Las autoridades rusas ya habían expresado que el país más extenso del planeta está preparado para el bloqueo económico, financiero y comercial atlantista. Las reservas de oro acumuladas durante los últimos años y el fortalecimiento de alianzas y sociedades en Asia y América Latina, la más importante con China, dan confianza al Kremlin en que, a pesar de los duros embastes que seguramente podría sufrir su economía, lograrán resistir la afrenta.

De esta manera, las "sanciones" punitivas solo pueden expresar impotencia y vacío estratégico, mucho más que fuerza. La estrategia de guerra financiera no ha sido efectiva a la mira de sus objetivos políticos, como se ha visto en los casos de Venezuela, Cuba o más allá, en Siria e Irán. Más bien han provocado un mayor acercamiento entre distintos polos de poder adversos a la dinámica hegemónica occidental.

Las reacciones al nuevo capítulo de la era multipolar que está escribiendo Rusia vienen chorreando lágrimas y gritos por todos lados (parafraseando y trastocando la famosa expresión de Marx), mientras "el nuevo orden mundial" de los globalistas occidentales está siendo superado por un nuevo modelo de relaciones internacionales.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<