Dom. 26 Mayo 2024 Actualizado Viernes, 24. Mayo 2024 - 16:32

Munich

La desaparición del optimismo post Guerra Fría genera alerta en la Conferencia de Seguridad de Múnich (Foto: Archivo )

Conferencia de Seguridad de Múnich: entre el pesimismo y la pérdida de hegemonía

El fin de semana pasado tuvo lugar la Conferencia de Seguridad de Múnich, que reunió a alrededor de 50 jefes de Estado, además de ministros de asuntos exteriores y de defensa, políticos, expertos y periodistas. 

Al igual que el año pasado, la guerra en Ucrania continuó siendo el tema principal de esta sesión. Sin embargo, como refleja el título del informe previo a la conferencia publicado por los organizadores, "perder-perder", así como su contenido, el enfoque actual es más pesimista. El preámbulo del documento destaca la desaparición del optimismo post Guerra Fría, con crecientes tensiones geopolíticas e incertidumbre económica, alertando sobre la posibilidad de un deterioro generalizado que conduzca a resultados perjudiciales para múltiples países.

Según una encuesta a gran escala realizada en 11 países como parte de la preparación del informe, un conjunto importante de la población de los miembros del G7 cree que en diez años estarán menos protegidos y serán más pobres. Los investigadores registraron los sentimientos más pesimistas en Japón y Alemania, y los más optimistas en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sin embargo, incluso en estos dos últimos países, solo entre 20% y 33% de los encuestados expresó confianza en que sus Estados serán más seguros y prósperos en el futuro. En cambio, en China e India esta cifra fue de 57% a 63%.

Esta tendencia se enmarca en una escalada de conflictos globales en los que Occidente está involucrado de diversas maneras, con Estados Unidos a la cabeza preocupado por la pérdida de su hegemonía: desde la guerra en Ucrania hasta el asedio israelí contra Palestina, pasando por el aumento de tensiones en el mar de China Meridional.

El informe también indica que, a diferencia de principios de 2023, los ciudadanos de diez de los países consultados, incluidos del G7, ya no consideran Rusia como la principal amenaza para sus Estados. En cambio, las crisis económicas, la migración masiva, el cambio climático, el aumento de la desigualdad y los ataques cibernéticos ocupan mayor preocupación a los encuestados.

Esto no evita que para los líderes de Occidente su meta fundamental sea la de incrementar el gasto militar. En 2014, los aliados europeos de la OTAN desembolsaron 235 mil millones de dólares, equivalentes a 1,47% del PIB. En 2023 esta cifra se elevó a 347 mil millones, que representan 1,85% del PIB. Se espera que para 2024 alcance los 380 mil millones y 2%, respectivamente, según datos publicados por la Alianza Atlántica. Estados Unidos sigue siendo, con mucho, el país con el mayor presupuesto en gasto militar, al alcanzar alrededor de 900 mil millones de dólares.

IMG_20240219_134409_277.jpg

(Foto: El País )

Durante la conferencia los participantes actuaron de acuerdo con ese enfoque, lo que llevó a propuestas contradictorias para abordar el panorama de pérdida mutua. Los discursos concluyeron en los llamados habituales para suministrar más armas a Ucrania, sin presentar soluciones con vistas a superar la crisis global. Así Occidente eleva la apuesta aumentando la transferencia de armamento a Kiev, a pesar de las dudas sobre su capacidad para salir victorioso. De hecho, el foro fue opacado por el anuncio de que Rusia pudo tomar el control de otro asentamiento importante: Avdiivka, a pocos kilómetros de Donetsk.

En medio de estas contradicciones, la postura de China destacó. Su canciller, Wang Yi, afirmó que el país busca ser una "fuerza para la estabilidad" mundial. Wang declaró que China, como un gran país responsable, mantendrá la continuidad y estabilidad de sus políticas principales y seguirá siendo una fuerza decisiva para la estabilidad en un mundo turbulento. 

La editorial del Global Times destaca esta dualidad presente, y la representó con la alegre Fiesta de la Primavera en China y la preocupante Conferencia de Múnich. Mientras que la celebración en el país asiático refleja la búsqueda de prosperidad nacional y bienestar del pueblo chino, la conferencia de Múnich evidencia la necesidad de explorar reformas en el orden internacional para lograr un desarrollo pacífico y estable.

El artículo plantea que la Conferencia de Seguridad de Múnich debería prestar más atención al Este y al Sur, y considerar las ideas beneficiosas provenientes de China. “El aspecto más crucial es tener acciones prácticas que se alineen con el deseo de la corriente principal mundial de un desarrollo pacífico y estable”, señala.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<