Vie. 14 Junio 2024 Actualizado 4:45 pm

leopoldo-lopez-carta-congreso-EEUU-bitcoin.jpg

Leopoldo López desde hace algunos años incursiona en el ecosistema de criptomonedas (Foto: CriptoNoticias)

El nuevo negocio de Leopoldo López: estafa con criptomonedas

Después de sus frustrados esfuerzos por perturbar la estabilidad y la paz de Venezuela, Leopoldo López incursiona en el ecosistema de criptomonedas desde hace algunos años, sin desentenderse de los intentos de quebrantar la paz del país y continuar con la ambición de tomar, por vías irregulares, la renta que genera la industria petrolera venezolana, habiendo participado de la trama corrupta de PDVSA-Cripto.

Se debe recordar que en junio de 2022 López fue firmante, junto a un grupo de 21 activistas, de una carta al Congreso de los Estados Unidos con la que fijaron posición a favor de la moneda digital Bitcoin ya que "proporciona inclusión financiera y empoderamiento porque es abierta y no requiere permisos", y añadió que "Bitcoin dio refugio a nuestros compatriotas frente a las crisis monetarias en Cuba, Afganistán y Venezuela".

Luego, en octubre de ese mismo año, el dirigente opositor intervino en la Conferencia "Bitcoin Ámsterdam", celebrada en Países Bajos. Allí continuó con su consigna contra el Gobierno Bolivariano y afirmó con el mismo tenor que "[las criptomonedas] son una posibilidad para la gente que se encuentra amenazada por un régimen de transferir sus fondos para alcanzar la libertad". Aprovechó la ocasión para confesar que además usó parte de los activos venezolanos secuestrados y robados por Estados Unidos a través de un mecanismo no convencional propio de la banca digital y fuera de los controles tradicionales del sistema financiero, supuestamente destinado a "enfermeras y médicos". Hasta la fecha, no hay pruebas concretas que validen estas transacciones.

Tal como se mencionó con la conferencia en Ámsterdam, López lleva varios años insistiendo en la promoción de los mecanismos de intercambio digital por medio de Bitcoin, y se está involucrando notoriamente en ese hábitat con diferentes proyectos. A continuación, algunos hechos:

  • En El Salvador, dos venezolanos lideran el equipo de implementación del Bitcoin y Chivo Wallet, la billetera gubernamental con la que se intercambia criptomonedas, cuya parte operativa y política es gestionada por Sara Hanna, venezolana vinculada a López y a Voluntad Popular; la administración técnica corre a cargo de Lorenzo Rey. Este último, de acuerdo con distintas agencias de comunicación, es uno de los fundadores de Dash Help, un "centro de soporte" que se implementó en Venezuela para hacer transacciones usando "dash", una criptomoneda distinta al Bitcoin.
  • Rey también es uno de los fundadores de un programa llamado Dash Merchant, involucrado en el escándalo cuando el flamante portal web Dash Watch descubrió, a través de una auditoría financiera, que la empresa venezolana proporcionó documentos inexactos y engañosos con respecto a los pagos de salarios: "A principios del año 2019, los informes financieros del último trimestre del 2018 mostraban los fondos faltantes".
  • La relación de López con Bitcoin también responde a su parentesco con Thor Halvorssen Mendoza, quien es el presidente de Human Rights Foundation, donde el bitcoiner Alex Gladstein funge como CEO.

Por otro lado, dos eventos ocurrieron el pasado 29 de abril en relación a las criptomonedas:

  1. El fiscal general Tarek William Saab dio una rueda de prensa en la que actualizó los hallazgos obtenidos de la investigación del caso PDVSA-Cripto; en las confesiones de Samark López aparece el nombre del dirigente de Voluntad Popular.
  2. Y, casi en paralelo, Leopoldo López presentó su informe "Cripto en Venezuela: dos caras de una moneda", con el think-tank estadounidense Wilson Center.

En esencia, el trabajo carece de bases sólidas y se excede en ataques premeditados contra el gobierno de Venezuela, algo característico en la trayectoria de López. El documento critica las prácticas de evasión de sanciones y, en cierta medida, reconoce el impacto negativo de estas medidas sobre el comercio petrolero venezolano: "Dado que las sanciones occidentales cortaron el acceso de Venezuela a vender petróleo mediante instituciones financieras acreditadas, el régimen recurrió a las criptomonedas para realizar transacciones".

López advierte que existe una "faceta diferente" de las criptomonedas, y se enreda en sus contradicciones. Un ejemplo de estas es que apoya la imposición de sanciones contra Venezuela mientras señala el impacto que ocasionan sobre la economía del país: "Las sanciones internacionales han obstaculizado los flujos de remesas tradicionales. Los expatriados han optado por las criptomonedas debido a sus bajas tarifas de transacción y rápidas velocidades de transferencia que contrastan marcadamente con los métodos tradicionales afectados por las sanciones".

En referencia a la plataforma "Héroes por la Salud", otra de las grandes estafas de este factor político, López dice que para transferir los supuestos fondos que se emplearon en ese programa usaron el sistema de criptomonedas; también las emplearon en la supuesta "ayuda social" que él brindó durante la pandemia.

Finalmente, expone recomendaciones a los decisores en Washington: empieza por insistir en la continua imposición de sanciones. De hecho, pide que los operadores venezolanos de criptomonedas sean incluidos en Lista de Nacionales Especialmente Designados de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés) para que sean sujetos de sanciones.

El desespero de este personaje se centra en sus propios beneficios debido a las posibles regulaciones futuras que podrían alterar su modelo de negocio y sus ganancias, dado el enfoque cauteloso que ha adoptado Estados Unidos respecto a la política de criptomonedas ya que consideran que esos signos actualmente no ofrecen beneficios económicos generalizados y son principalmente una inversión especulativa.

En definitiva, para López las criptomonedas no funcionan con vistas a facilitar las ventas de petróleo venezolano que generan ingresos importantes al Estado con vistas a brindar beneficios para la población. En cambio sí funcionan, según él, para preservar su propia red de financiamiento sin control a las fundaciones, ONG o células políticas extremistas en suelo venezolano, entidades consideradas un componente crucial de su estrategia de desestabilización más amplia contra la nación.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<