Dom. 19 Septiembre 2021 Actualizado ayer a las 6:29 pm

Imperio portada.jpg

Entrada triunfal de Enrique IV en París (Foto: Pedro Pablo Rubens)

Imperio: suspensión eterna de la incredulidad

La esencia del imperio es el autoengaño. La metamorfosis imperial impone una prolongada disonancia cognitiva en la conciencia política: la rocambolesca transformación de la constitución republicana a la imperial requiere una suspensión colectiva de la incredulidad.

¿Y la razón?

En Roma, donde la realeza era el máximo tabú, la idea de una República Popular era esencial para la identidad nacional. Por lo tanto, alejar a Roma de un Estado ciudadano y acercarla a un orden centrado en el ejecutivo requería una dispensa política global: es decir, para que el imperio funcionara, se requería una suspensión constitucional de la incredulidad:

"¿Ves? ¡La República sigue en pie en toda su gloria! Nada ha cambiado. De hecho, es más fuerte".

¿Cómo se defiende esta declaración, por no decir que se cree, ante un orden constitucional sucesor en el que el cargo ejecutivo se ha convertido en el centro de la autoridad y la fuente de legitimidad?

Cuando Augusto se convirtió en jefe ejecutivo de Roma, rechazó "una corona real" así como el cargo de Dictador -un mando estrictamente de emergencia- que había perdido toda autoridad en las guerras civiles del final de la república. Fue cónsul varias veces, pero luego renunció y dejó que los nobles competidores asumieran el cargo, como en la antigua república. En cambio, asumió el poder tribunicio (tribunica potestatis) a perpetuidad, más la autoridad de gobernador de las provincias (imperium proconsular), más la autoridad religiosa de sumo sacerdote (pontifex maximus) y, por supuesto, de comandante en jefe (imperator). Estos poderes se entrecruzaban y hacían de Augusto el amo de Roma, sin perturbar ninguna de las instituciones oficiales y rituales de la constitución republicana.

Como se menciona en el punto 1, mi sensación es que las iniciativas legislativas de los azules (referido a los miembros del Partido Demócrata: nota de traductor) están diseñadas para darles el poder de transformar el sistema constitucional estadounidense al estilo de Augusto. Las leyes HR.1 y HR.4 darían a los azules la posibilidad de influir en las elecciones nacionales. Un tribunal supremo ampliado fallaría con seguridad a favor de esa influencia estratégica, mientras que la nueva legislación podría ampliar el derecho de voto para incluir a todas las "personas estadounidenses".

La ampliación de la vigilancia a todos los estadounidenses (con la ayuda de los Duques de la Tecnología), combinada con una Ley Patriota doméstica, no tardaría en acabar con el populismo rojo (referido a los sectores del Partido Republicano afínes a Donald Trump: nota del traductor), al tiempo que inculcaría un régimen de autocensura permanente en los medios sociales.

Al igual que Augusto, el presidente totalmente imperial gobernaría en consulta con el Senado, los militares, el Estado profundo y los príncipes (o duques) corporativos. Gobernar a través de órdenes ejecutivas y reglamentos evitaría los obstáculos del Congreso (¡si los rojos volvieran a elegir una mayoría!).

imperio 1.jpg

Juliano el Apóstata se proclama emperador del Imperio Romano en Constantinopla (Foto: Archivo)

Curiosamente, hoy estamos bastante cerca de un orden constitucional imperial. Al igual que en los primeros días del mandato de Augusto, había grandes facciones de nobiles y optimates, bien representadas en el Senado, dispuestas a actuar contra él. Sin embargo, esta situación es análoga a la posición de los rojos en la actualidad... Augusto podía despertar al pueblo de Roma para que lo apoyara, mientras que la mitad de los populares de Estados Unidos están decididos a derrocar el poder azul. Pero, de nuevo, Augusto tenía el ejército, y los azules hoy también tienen la lealtad militar asegurada.

Sin embargo, lo que fue cierto desde el principio para la Roma Imperial también lo es para Estados Unidos hoy en día: una sociedad gobernada por una élite, incluso oligárquica, no puede armonizar nunca sus facciones de poder en competencia. De hecho, el imperio está mucho más a merced de las luchas de poder de las élites y de los golpes de Estado. ¿Por qué?

En primer lugar, la constitución republicana de Roma contaba con controles y equilibrios, al igual que la de Estados Unidos, y estaba preparada para la participación ciudadana en todos los niveles de gobierno. Toda la acción legislativa era pública y, por tanto, transparente.

En oscuro contraste, el Estado imperial romano estaba totalmente oculto. ¿Qué ocurría realmente en el palacio, o en los grandes campamentos legionarios del Rin, o en las magníficas villas atendidas por esclavos de los senadores multimillonarios (en sestercios, claro)? ¿Es la esencia de la política estadounidense diferente ahora, 21 siglos después?

En segundo lugar, un elemento clave de esta transformación es la abdicación del liderazgo por parte de las élites, ya que se separan del pueblo. Yendo más allá (como ya se ha mencionado), esto supone la disolución del vínculo pueblo-liderazgo en toda la comunidad nacional. Las élites se encierran más en sus burbujas protegidas, y buscan al Princeps para que les proteja del pueblo.

Además, la aparición de "estructuras ceremoniales rígidas" en todo el ámbito político se convierte en muchos sentidos en un reemplazo de la política real, en la que antes participaban tanto el pueblo como las élites. El ceremonial de reemplazo sustituye a los rituales sumisos en lugar de la participación auténtica, y la política se convierte en un espectáculo visualmente orquestado y totalmente controlado por el régimen (como vimos de forma tan extravagante y cínica después de noviembre de 2020). La voluntad del pueblo resuena ahora como el lamento de un coro griego de Eurípides.

Por último, el hecho de que la política del Estado esté ahora solo en manos de las élites no significa que la interminable competencia y el conflicto inherente a la política desaparezcan. Ni mucho menos. En el imperio, las facciones de la élite están en constante lucha. Hay quienes rodean al emperador y tratan de defender su régimen y quienes presionan incesantemente para sustituirlo o, al menos, reorientar la agenda y el botín del poder imperial.

De ahí que el imperio agrave el problema de la sucesión legítima en lugar de resolverlo. Por supuesto, el pueblo (o la parte sumisa de él, mientras la otra mitad es reprimida) puede ahora ser aprovechado electoralmente, pero las luchas de poder entre las facciones de la élite no hacen más que crecer y no pueden acomodarse fácilmente en la política de una constitución ceremonial. En una república que funciona, las luchas de poder se resuelven y la sucesión se logra a través del marco normativo de la propia Constitución.

En el imperio, sin embargo, solo se requieren las formas externas y rituales de legitimación para lograr la sucesión. Esto significa que las luchas internas favorecen la conspiración y el golpe de Estado, en la medida en que ya no existe un protocolo acordado y basado en "reglas" para adjudicar. Por lo tanto, uno (facción o coalición) toma el poder, y luego satisface las formas rituales.

¿El futuro?

imperio 2.png

Vitelio arrastrado por las calles de Roma (Foto: Georges Rochegrosse)

Entonces, ¿cómo será la sucesión imperial de Estados Unidos (es decir, su nuevo orden constitucional de facto)?

  1. Una guerra civil cuatrienal (tanto si desemboca en un combate abierto como si no).
  2. Amenaza continua y oportunidad de golpe de Estado "intra-cuatrienal", que se produce ante cualquier paso en falso imperial significativo -por ejemplo, las consecuencias estratégicas de nuestra actual debacle afgana- o "altos crímenes" fabricados -à la "Rusiagate"-.
  3. Discriminación y proscripción siempre oscilantes de la facción fuera del poder (à la post-6/01 "extremismo blanco").
  4. Debilidad e inconsistencia de la presentación y posición mundial de Estados Unidos, emparejada a un deslizamiento estratégico.

Michael Vlahos es escritor y profesor de guerra y estrategia estadounidense en la Universidad Johns Hopkins y en la Escuela de Guerra Naval.

Este artículo fue publicado originalmente en su blog en A New Civil War el 21 de agosto de 2021. La traducción para Misión Verdad fue realizada por José Miguel Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<