Sáb. 28 Noviembre 2020 Actualizado 11:27 am

Brendan McDermid.jpg

Estados Unidos de Norteamérica se encuentra en un punto de ebullición total (Foto: Brendan McDermid / Reuters)

Estados Unidos: una nación fracturada y en disputa

Uno de los resultados claros de las elecciones en Estados Unidos fue el colapso de la prometida "ola azul", una implosión que marca el "principio del fin" de un poderoso hechizo que cautiva a Occidente. Fue la ilusión que Ron Chernow, el aclamado historiador presidencial de los Estados Unidos, dio crédito, al descartar desdeñosamente el "momento patas arriba" de los Estados Unidos como algo puramente efímero y un "interludio surrealista en la vida estadounidense": ya no se puede decir que haya un "normal". Gane o pierda la Casa Blanca, el Trumpismo Rojo permanece como 'presidente' para la mitad de Norteamérica.

Biden, por el contrario, sirvió como perspectiva de la Restauración -un retorno a un consenso sagrado en la política norteamericana- a una tranquilizadora "cordura" de los hechos, la ciencia y la verdad. Se esperaba que Biden fuera la voluntad que controlara una aplastante avalancha electoral que terminaría irrevocablemente con la grosera interrupción de la "normalidad" por parte de Trump. Los partidarios de Biden se unieron, como ha observado Mike Lind, el académico y autor norteamericano, en torno a la idea de que Estados Unidos se dirige hacia una sociedad "administrada", basada en la "ciencia", que sería esencialmente refinada y controlada por una clase de expertos en administración.

Con el tiempo, sugiere Lind, la sociedad estadounidense comenzaría a alejarse más y más fácilmente de sus raíces republicanas, a través de un proceso que ya está en marcha: a través de intentos de alterar el orden constitucional, y otras reglas, para provocar un cambio en la forma de gobernar a Estados Unidos.

Sin embargo, la noción de lo que Estados Unidos -como idea- constituye ahora se ha fracturado en dos placas tectónicas, que se separan en direcciones muy diferentes -y que probablemente se separen aún más al estar cada "placa" convencida de que "ganó"- y la dulzura de la victoria ha sido robada.

La fractura de la "Única Normalidad", por el contrario, proporciona algún tipo de respiro a gran parte del globo.

El hecho es que la elección ha producido un resultado en el que está muy claro que la mitad del electorado estadounidense votó precisamente para expulsar a la otra mitad. Se trata de una situación de estancamiento, con el Tribunal Supremo y el Senado en manos de un partido, y la Cámara de Representantes y la Casa Blanca (posiblemente) en manos del otro. Como advierte Glenn Greenwald:

"No importa cuál sea el resultado final, habrá dudas sustanciales sobre su legitimidad por parte de uno u otro lado, quizás ambos. Y no se requiere un pensamiento conspirativo trastornado para eso. Un sistema electoral plagado de tanto caos, error, resultados prolongados y reveses aparentemente inexplicables sembrará la duda y la desconfianza incluso entre los ciudadanos más racionales".

Aunque las matemáticas y los mapas sugieren que Biden alcanzará probablemente 270 votos electorales, el viejo dicho "No se acaba hasta que se acaba" es cierto. Los escenarios de los votos electorales en los principales "estados péndulos" solo se aplicarían si no hay litigios, fraude o robo. Sin embargo, los tres están en juego: si estás llenando las urnas electorales, primero esperas a ver cuál es el voto regular, para saber cuántos votos "necesitas" (anomalías matemáticas aparte) para empujar a tu candidato a la cima. Trump, algo precipitado, dio los cálculos del voto republicano a las 02.30 del miércoles, y listo, montones de votos por correo llegaron de repente a ciertos colegios electorales alrededor de las 04.00. Eso parece haber sucedido en Wisconsin, donde más de 100 mil votos de Biden aparecieron de la nada en un pendrive entregado en mano de un distrito demócrata. Eso puso a Biden a la cabeza en Wisconsin; pero el litigio está en proceso. Del mismo modo, parece que un enorme basurero de "votos por correo" apareció en Michigan que favoreció fuertemente a Biden.

Este es solo el comienzo de una nueva y más incierta fase que podría durar semanas. Puede ser que en última instancia el Congreso tenga que certificar y tomar la decisión final a finales de enero. Mientras tanto, hay algunas cosas que sabemos con mucha mayor certeza: la mayoría republicana en el Senado puede mantenerse hasta las elecciones de 2024. Así que, incluso si Biden gana, su agenda no se mantendrá hasta 2024.

Un Presidente puede surgir, pero no será, por así decirlo, uno establecido: él o ella no puede reclamar la "voluntad de la mayoría". Quienquiera que sea certificado por el Congreso no puede decir con veracidad que representa a "la nación". El consenso está fracturado, y es difícil ver un liderazgo que pueda mostrar a los estadounidenses como un "pueblo unido".

"No hay una sola fuerza cultural, religiosa, política o social importante que esté uniendo a los norteamericanos más de lo que nos está separando", señala David French en un nuevo libro Divididos caemos: La amenaza de la secesión de América y cómo restaurar nuestra nación. French -un conservador anti-Trump- argumenta que las divisiones de Estados Unidos son tan grandes, y el sistema político tan mal diseñado para manejarlas, que la secesión puede eventualmente ser el resultado: "Si seguimos presionando a la gente y presionando a la gente y presionando a la gente, no puedes asumir que no se quebrará", escribe. (Una encuesta de 2018 encontró que casi un cuarto de cada partido -Demócrata y Republicano- caracterizó al partido contrario como "diabólico".)

Una escisión ideológica, y Estados Unidos como idea concomitantemente disputada, tiene enormes implicaciones geopolíticas que van mucho más allá del propio Estados Unidos -y principalmente para las elites de Europa-. Los líderes europeos no lo vieron venir cuando Trump fue elegido en 2016. Juzgaron mal el Brexit. Y este año, volvieron a malinterpretar la política de los Estados Unidos. Anhelaban una victoria de Biden, y (todavía) no ven la conexión entre la rebelión popular roja bajo el Sr. Trump y las airadas protestas que se están produciendo en toda Europa contra el confinamiento.

La separación de las placas tectónicas -más estratégicamente- suele señalar una especie de dualismo que presagia un conflicto civil. En otras palabras, su separación y alejamiento se convierte en una lucha ideológica por la naturaleza de la sociedad y su tejido institucional.

El historiador y ex profesor de la Escuela de Guerra, Mike Vlahos, advierte (haciéndose eco de Lind), que "hay, aquí, más de una lucha velada -y por lo tanto, en cierto sentido, oculta- por la que, con el tiempo, las sociedades comienzan a alejarse más y más fácilmente de sus raíces. Las élites dominantes occidentales buscan actualmente consolidar su dominio sobre la sociedad [avanzando hacia una sociedad "administrada"]: tener el control total sobre la dirección de la sociedad y, por supuesto, un marco de reglas que proteja su riqueza".

"Para sorpresa de todos, y dado que los republicanos están siendo representados por un multimillonario que tiene muchos amigos en Manhattan, los donantes de Wall Street a las dos campañas, superan a los donantes de Trump a favor de Biden por 5 a 1".

¿Por qué, se pregunta Vlahos, invertiría Wall Street en un hombre -Biden- y en un Partido aparentemente buscando llevar a Estados Unidos hacia esta sociedad progresista "administrada"? ¿Es porque están convencidos de la necesidad de reestructurar radicalmente la economía mundial y las relaciones geopolíticas? ¿Es esta entonces la lucha oculta de Vlahos?

Muchos de la élite sostienen que estamos en ese monumental punto de inflexión en este momento; en pocas palabras, su narrativa es simplemente esto: el planeta ya está económica y demográficamente sobre-extendido, el modelo de expansión económica infinita está en quiebra, y la deuda mundial y la burbuja de gastos de los gobiernos, también, está a punto de estallar en el mismo momento.

Una "cuarta revolución industrial" es la única manera de "cuadrar este círculo", según esta mentalidad. El Reajuste tiene el propósito de interrumpir todas las áreas de la vida, aunque a escala planetaria. La terapia de choque, por así decirlo, para cambiar la forma en que los humanos pensamos en nosotros mismos, y nuestra relación con el mundo. El Gran Reajuste parece un "milagro" del lado de la oferta, logrado a través de la automatización y la robótica de espectro completo. Un mundo donde el dinero es digital, la comida es cultivada en laboratorios, donde todo es contado y controlado por monopolios gigantescos, y la existencia diaria es micro-gestionada por una IA que registra los pensamientos y sentimientos antes de que la gente tenga la oportunidad de hacer esos pensamientos.

Mike Vlahos señala que de una manera curiosa esta historia norteamericana refleja la de la antigua Roma en el último siglo de la República; por un lado, la clase de élite romana, y por el otro, los Populares, como equivalente de los estadounidenses rojos:

"Esta es, de hecho, la doble historia de Roma en el último siglo de la República, y sigue muy bien -con la transformación que está ocurriendo hoy [en los Estados Unidos]- y es una transformación (...) La sociedad que surgió al final de la Revolución Romana, y la guerra civil (...) tenía también una clase de élite totalmente dominante.

"Este era un nuevo mundo, en el que los grandes terratenientes, con su latifundio [la fuente de riqueza de las tierras de esclavos], que habían sido los 'Hombres Grandes' que dirigían las diversas facciones en las guerras civiles, se convirtieron en los arcontes senatoriales que dominaron la vida romana durante los cinco siglos siguientes; mientras que el Pueblo, los Populares, se convirtió en un elemento pasivo -no indefenso- pero generalmente dependiente y no participante del gobierno romano: esto minó la vida creativa de Roma, y eventualmente llevó a su desmoronamiento.

"(...) hoy en día la desigualdad norteamericana es tan grande como en el período justo antes de la Revolución Francesa, y se refleja en lo que le estaba sucediendo a Roma en ese largo siglo de transformación. El problema que tenemos ahora mismo, y que va a hacer esta revolución más intensa, es, creo, la cínica conclusión y agenda de los Azules de dejar atrás a los estadounidenses que no necesitan [en la Nueva Economía]; es decir toda la "Norteamérica Roja", y ponerlos en una situación de penuria y marginación, donde no puedan unirse, para formar -por así decirlo- un Frente Popular rival.

"Lo que pienso de lo que estamos viendo aquí [en Estados Unidos] es profundo: la sociedad estadounidense, que surja de este pasaje, va a ser completamente diferente. Y, francamente, ya se siente diferente. Ya se siente -como se ha sentido en los últimos cuatro años- que estamos en un patrón de guerra civil ahora, en la que la profunda lucha social es ahora la forma normal en que manejamos las transferencias de poder. Los problemas se resolverán [momentáneamente], con el camino de la sociedad [dolorosamente] marcado por el conflicto violento. Es probable que ese sea nuestro camino durante las próximas décadas.

"El problema con eso a corto plazo es que todavía hay suficiente de la nación despierta y lista para luchar contra este proceso. El problema: ¿Pueden las últimas energías de la Antigua República aún ser aprovechadas contra esta aparentemente inevitable transformación?".


Alastair Crooke es un ex diplomático británico y escritor y analista de renombre y trayectoria en el Sudoeste Asiático. Fundador y director de Conflicts Forum (con sede en Beirut, Líbano), organización que aboga por el entendimiento entre el Islam político y Occidente. Es autor de Resistencia: la esencia de la Revolución Islámica.

Este artículo se publicó originalemente en inglés en Strategic Culture Foundation el 7 de noviembre de 2020, la traducción para Misión Verdad fue realizada por José Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<