Sáb. 28 Enero 2023 Actualizado 12:33 pm

e55b8eb3d031caad2022574a9e145a468825ee54-scaled.jpg

Elon Musk publicó documentos que prueban la participación de Twitter en el encubrimiento del escándalo de Hunter Biden (Foto: Archivo)

"Twitter Files": censura y escándalos de la familia Biden

En 2020, el propietario de un taller de reparación de computadoras encontró la computadora portátil personal de Hunter Biden, hijo del actual presidente de Estados Unidos, e informó de su contenido al New York Post, medio que publicó un artículo con detalles del esquema de corrupción de los Biden en Ucrania. 

Twitter eliminó el artículo en la plataforma tras su publicación alegando que incumplía con las políticas de la red social que prohíben la distribución de datos personales obtenidos por piratas informáticos.

El incidente de censura despertó el descontento en ese momento, especialmente del Partido Republicano y otros grupos de derecha, quienes cuestionaron por qué Twitter jugaría un papel en juzgar la autenticidad del contenido de las noticias. 

Para "recuperar la confianza del público en Twitter", Elon Musk decidió publicar los documentos internos de la red social relacionados con la decisión de 2020 de silenciar el escándalo de Hunter Biden.

Los Twitter files 

El 2 de diciembre reciente, Matt Taibbi, periodista de la revista Rolling Stone y amigo de Musk, compartió en Twitter los documentos y los tituló como los Twitter Files (Archivos Twitter). Cuando inició su hilo de mensajes, Musk lo retuiteó y escribió "¡Aquí está, vamos!".

El periodista expuso la correspondencia interna que los altos ejecutivos de Twitter se enviaron entre sí en octubre de 2020. Taibbi también publicó varias capturas de pantalla de estos mensajes (indicando que tiene miles de esos archivos).

El contenido de los correos electrónicos se referían al bloqueo de materiales sobre el hijo del presidente Biden, Hunter. De ahí se desprende que los ejecutivos de Twitter, a solicitud de funcionarios del Partido Demócrata de EEUU, restringieron la difusión de información en la red social (e incluso en los mensajes personales de sus usuarios) sobre un artículo negativo para la familia Biden en el New York Post, en medio de la campaña presidencial de 2020.

Las revelaciones comienzan con una introducción del periodista asegurando que, originalmente, Twitter se había concebido como un medio para compartir información sin barreras, pero paulatinamente se tuvo que ir agregando herramientas para garantizar la "seguridad de los contenidos". Al principio era para combatir cosas como la difusión de pornografía infantil y las estafas. Después empezaron a utilizarse con fines de censura, explicó Taibbi.

Ya entrando en materia sobre el caso de Hunter Biden, el periodista publicó capturas de pantalla que demuestran que los demócratas enviaron, en repetidas ocasiones, peticiones informales a Twitter para censurar el material que circulaba en Twitter y afectaba negativamente la imagen del entonces candidato presidencial, Joe Biden. En un de ellas se puede ver que un empleado de Twitter dijo internamente que había recibido una petición del equipo de Biden para "revisar" varias publicaciones, y otro empleado respondió: "Ya se han solucionado". La foto tiene fecha del 24 de octubre de 2020.

FjAtMntXkAM-CZC.jpeg

Correspondencia interna de empleados de Twitter que muestran su disposición a responder las solicitudes de revisión de los demócratas

Según el periodista, las publicaciones respecto a los escándalos de Biden fueron eliminadas "a instancias de un partido político", sin importar si el autor de la publicación era una celebridad o un usuario cualquiera.

A su vez, colaboradores de Trump también se pusieron en contacto con la empresa por canales no oficiales e incluso exigieron una explicación por el bloqueo. Esto ocurrió cuando Twitter empezó a bloquear los enlaces al artículo del New York Post. Otra captura de pantalla de una correspondencia da cuenta de eso: Mike Hahn, empleado de la campaña de Trump, reclama con furia a la empresa por haber bloqueado la cuenta de la portavoz de la Casa Blanca, Kaleigh McEnany, solo por tuitear sobre la historia. "Al menos finge que te importa durante los próximos 20 días", escribía Hahn.

FjAw9WoWAAEOMVU.jpeg

Captura de pantalla que muestra a un empleado del equipo de campaña de Donald Trump reclamando a Twitter por los bloqueos

Los partidarios de Trump insistieron en que la norma de Twitter contra compartir información personal obtenida por piratas informáticos no se aplicaba en este caso, ya que la computadora portátil no había sido hackeada.

Tras estos llamamientos, los altos ejecutivos de Twitter (el vicepresidente Jim Baker, varios jefes de departamento y sus subordinados) debatieron acerca de qué hacer. Decidieron insistir en la justificación original del bloqueo, aunque se dieron cuenta de que parecía muy poco sólida. Taibbi dice que, al hacerlo, no pusieron la situación en conocimiento de Jack Dorsey, quien en ese momento era dueño y director ejecutivo de la empresa. Dorsey admitió más tarde que la explicación de Twitter sobre la situación era poco clara y que el bloqueo en sí era "inaceptable".

Tanto demócratas como republicanos utilizaron medios informales de comunicación con los ejecutivos de Twitter, pero las solicitudes de los demócratas fueron más fácilmente atendidas por la empresa porque sus empleados apoyan mayoritariamente a su partido, señala Taibbi.

Incluso los algoritmos desarrollados para prevenir la pornografía infantil se estaban utilizando para cerrar el caso de Hunter Biden, dijo el periodista.

Recordando las acusaciones en el New York Post

En octubre de 2020, el New York Post publicó una serie de materiales basada en comunicaciones encontradas en la computadora portátil de Hunter Biden. Aparecieron evidencias de que el hijo de Joe Biden estaba involucrado en actividades delictivas, tráfico de drogas y prostitución, pero el foco central estuvo en las pruebas de un esquema de corrupción en Ucrania.

De las capturas de pantalla de las cartas de Hunter y sus socios ucranianos publicadas por el New York Post se deduce que su padre también estuvo involucrado en el caso. Para la fecha de los hechos descritos (2015), Joe Biden era vicepresidente de Estados Unidos.

El artículo decía que después de reunirse con la dirección de Burisma Holdings (la empresa ucraniana a la que Hunter Biden se unió a su directorio), Biden exigió que las autoridades ucranianas destituyeran al fiscal general Viktor Shokin, que estaba investigando la corrupción de la empresa, y amenazó con congelar la emisión de un préstamo de mil millones de dólares. El Fiscal General de Ucrania finalmente fue despedido. 

Donald Trump utilizó la publicación del New York Post en su campaña contra Joe Biden, pero Twitter impidió la difusión en esa plataforma social.

El encubrimiento de Twitter fue fundamental para que Biden y el Partido Demócrata pudieran hacerse con el poder político hace dos años. Solo hizo falta que Elon Musk, multimillonario perteneciente a la élite estadounidense, tuviera conflictos con los demócratas y se hiciera dueño de Twitter para confirmar ese hecho.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<