Jue. 29 Octubre 2020 Actualizado 11:10 am

AN.jpg

La Asamblea Nacional de Guaidó tiene los días contados, dicho por ellos mismos (Foto: Federico Parra / AFP)

Elecciones legislativas en 2020 y nueva AN en 2021: lo que dice el "Estatuto de la Transición" de 2019

Los principales operadores de la "estrategia Guaidó", antes de la autoproclamación del diputado de Voluntad Popular como "presidente encargado" de Venezuela, votaron el 5 de enero de 2019 ante la Asamblea Nacional (AN) en desacato lo que ellos llamaron el "Estatuto que rige la transición a la democracia para restablecer la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela".

En ese documento, aunque nulo y no vinculante, se trazó la hoja de ruta para concretar el ansiado "cambio de régimen". Sin embargo, pareciera que ya no urge apegarse tanto a lo que esos mismos dirigentes aprobaron, si juzgamos por lo dicho en uno de sus artículos más actuales.

Empezando el "Capítulo III. De la Actuación de la Asamblea Nacional y su Presidente", dice el artículo 13:

"La Asamblea Nacional, electa mediante voto popular el 6 de diciembre de 2015, ejercerá sus funciones constitucionales en el marco de la presente Legislatura hasta el 4 de enero de 2021. El 5 de enero de 2021 se instalará la nueva Legislatura de la Asamblea Nacional de conformidad con el artículo 219 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a cuyo efecto se celebrarán elecciones parlamentarias durante el último trimestre del año 2020, según lo establecido en las normas constitucionales y en las leyes electorales".

Es decir, que antes de la fallida consecución del golpe de Estado contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, esta misma AN que "preside" Juan Guaidó ya había aceptado que se dieran nuevas elecciones parlamentarias para eligir nuevos representantes ante el Parlamento nacional.

Este mismo artículo del "Estatuto" ya dicta, según los términos que el mismo antichavismo propuso, que la AN tal como la conocemos debe desaparecer y dar inicio a otro ciclo. Sin embargo, Guaidó y sus acólitos han insistido en una AN vitalicia, en el que su cogollo pudiera mantenerse en la dirección del Poder Legislativo quizás de manera permanente, hasta nuevo aviso.

Pero se le acaba el tiempo a esta AN, según la Constitución y según su fraudulento "Estatuto".

Bieen sirve la locución popular: por la boca muere el pez.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<