Jue. 25 Febrero 2021 Actualizado 12:05 pm

AP.jpg

Un guardia fronterizo saudita patrullando el Mar Rojo en la frontera marítima de Arabia Saudita con Yemen en abril de 2015. (Foto: REUTERS/Faisal Al Nasser)

Bloqueo naval de Arabia Saudita desata crisis de combustible en Yemen

Arabia Saudita, aliada de Estados Unidos, sumerge a Yemen en una fuerte crisis al impedir que los buques petroleros entreguen el combustible, dejando a los hospitales, las estaciones de bombeo de agua, las panaderías y las gasolineras en una situación precaria. Según la Compañía Petrolera del Yemen (YPC), Arabia Saudita incautó ilegalmente 72 petroleros con destino al Yemen el año pasado, lo que disminuyó en un 45% la cantidad de combustible que llegan a los puertos yemeníes. El Director General de la Compañía Petrolera del Yemen (YPC), Ammar Al-Adrai, comentó al medio MintPress que al menos nueve petroleros han quedado atrapados en el Puerto de Jizan de Arabia Saudita, que se encuentra en la costa occidental del Reino, muy cerca de la frontera con Yemen. Según Al-Adrai, los petroleros han sido retenidos a pesar de que Arabia Saudita y la ONU los han inspeccionado y expedido permisos. Algunos llevan detenidos más de 9 meses. Ello ha reducido en más del 50% la capacidad operativa de la industria, salud, el comercio y los servicios.

Esa falta de combustible ha creado escasez de los bienes más básicos. Los precios de los alimentos y las medicinas han aumentado bárbaramente. Muchos agricultores no pueden hacer funcionar las bombas necesarias para regar sus campos, lo que les impide cultivar sus propios alimentos. Al menos el 80% de los 28 millones de habitantes del Yemen depende de la ayuda alimentaria para sobrevivir, y es probable que la afectación del sector agrícola aumente esa cifra. Las Naciones Unidas han calificado la situación en Yemen como la peor crisis humanitaria del mundo.



La crisis petrolera fabricada por Arabia Saudita tiene como objetivo fomentar el caos político y despertar el descontento popular contra las petroleras nacionales, muchas de ellas dirigidas por la resistencia Hutí. El bloqueo ha logrado incapacitar al puerto de Hodeida, también dirigido por los hutíes, aumentando de esta manera las tasas de pobreza y desempleo. Miles de yemeníes se ven obligados a realizar largas colas en gasolineras, las bombas de agua se han quedado sin combustible así como los generadores de los hospitales y las plantas de tratamiento de agua, lo que ha derivado en el aumento de la esquistosomiasis, una rara enfermedad causada por el consumo de agua no potable. Una considerable población de refugiados sobrevive con el agua que traen los camiones alimentados con diesel.

 

Los daños económicos derivados por el bloqueo naval de Arabia Saudita se estiman en miles de millones de dólares, según la Compañía Petrolera del Yemen. Esta crisis ocurre en paralelo al robo de petróleo crudo de Yemen por parte de la coalición saudita en los bloques Mari y Shabwa. Recientemente, Arabia Saudita trajo equipo pesado de perforación hecho para profundizar los pozos de petróleo existentes en Hadramout con el fin de aumentar la tasa de extracción de petróleo allí.

 

El efecto del bloqueo en el Yemen es agudo, incluso comparado con países que también sufren el terrorismo económico de Estados Unidos, como Irán, Siria y Venezuela, donde los gobiernos se las arreglan de alguna manera para hacerle llegar el combustible a los ciudadanos. Sin embargo, Yemen está completamente a merced de Arabia Saudita, lo que obliga al ejército yemení, respaldado por los hutíes, a intensificar su guerra por el petróleo contra el Reino en el Mar Rojo y pone en peligro instalaciones petrolíferas sensibles en territorio saudita.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<