¡Vamos a contarnos, carajo!

Vamos a contarnos. Vamos a contarnos, carajo, o nos matamos en las calles. No hay otra opción. La oposición llama abiertamente a un golpe de Estado. Promueven, incitan a una guerra civil. Apuestan con sus planes ya develados al cansancio del común, el común se cansa, pero no es güevón, sabemos bien qué hay detrás de todo esto.

Maduro en su claridad hace esfuerzos titánicos por evitar que el pueblo de Chávez muerda el peine de la constante provocación y se lance a un resteado y definitivo proceso en defensa de la revolución, de nivelación de fuerzas, social, que sería indetenible sin vuelta atrás sin más comandancia que el pueblo mismo. Por eso necesitamos contarnos para definir de una vez por todas esas necesidades que como olla de presión están por estallar y ellos, al promoverlas, quieren usar a su favor. La válvula es contarnos.

No pienso hacer análisis políticos ni de crisis o coyunturas, ni de qué mecanismos constitucionales habría que valerse para activar la gran batalla, la del gran salto hacia la  profundización de un proceso revolucionario que por ahora está engatillao, sin avanzar ante los planes de muerte de los contrarrevolucionarios. Tenemos que contarnos para avanzar, la realidad es suficiente análisis: ellos quieren el enfrentamiento violento como proceso o estrategia que lleve a una salida de Maduro y la instauración de un gobierno de derecha que, por la manera en que ellos han jugados sus cartas, sería el portal para barrer con todo lo que les huela a chavismo, y para ello han logrado uno de los asedios económicos y sociales más violentos y perversos contra el cotidiano del pueblo en toda la historia política del país. Un asedio diario, segundo a segundo, minuto a minuto, en todos los espacios de nuestro quehacer diario.

Vamos a contarnos en las calles, Chávez nos enseñó a "huir hacia delante"

No existe la salida, no existe el fulano cambio, vamos a contarnos en las calles, Chávez nos enseñó a "huir hacia delante", como decimos en el barrio cuando el entrompe es inevitable. Es en la calle donde toma fuerza la demanda: el contarnos como respuesta definitoria al fascista plan de la oposición, que ya ni esconde. O le damos respuesta en las urnas electorales o la respuesta será violenta en cada esquina, en cada calle, en cada espacio.

Las herramientas, estrategias y avances para lograr defender y salir victoriosos en ese lance de resteo con Maduro en las calles, las definió bien claritas Chávez: unidad, batalla, lucha y victoria. Démosle la oportunidad a ese pueblo que dejó de votar el 6 de diciembre pasado a que regrese y rectifique su error de haberse abstenido en las parlamentarias, que las consecuencias que hoy se viven como resultado de ese error se reviertan.

Derrotemos su lírica burguesa, la de la oposición, la de un "el pueblo decidió" por un "el pueblo salió y se resteó". El pueblo quiere rebelión, vayamos hacia ella. Hagamos una gran rebelión.

¡Vamos a contarnos, carajo!

Notas relacionadas