Les duele aunque sonrían

Si algo caracteriza al oposicionismo es el caradurismo sin límites, una actitud que raya en lo ridículo y que casi siempre oscila entre la burla y la desfachatez, incluso en estos tiempos de revolución, lo ostentan ante sus propios seguidores. Esto lo ha comprobado una vez más el país entero, apenas haber culminado ese proceso histórico e inédito de la escogencia de candidatos por circuitos a la Asamblea Nacional por parte del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Una oposición que al menos podría haber aprendido algo del Comandante Chávez, que frente a las vicisitudes y dificultades de un momento político siempre asumió con hidalguía y estoicismo cualquier revés. Jamás rehuyó el debate ni dudó un segundo para seguir adelante en la batalla y nunca recurrió a la burla o a la descalificación como atajo para atacar al adversario. Vale la pena recordar su posición frente a las firmas recogidas por la oposición para la convocatoria del referéndum que terminó siendo ratificatorio de su mandato. Asumió el reto sin dudar y con la certeza que sería suya la victoria en la guerra. Transcurrió muy poco tiempo para que la historia le diera la razón y con el apoyo del pueblo terminara venciendo. Pero lo que no hizo nunca fue desconocerlos a ellos, aplicando la misma máxima imperecedera del General Antonio José de Sucre: ¡Honor al vencido, gloria al vencedor!

Aunque no aspirábamos a que salieran a celebrar la masiva participación de más de 3 millones de venezolanos, que en un proceso abierto y transparente salieron a escoger a los mejores candidatos para las elecciones del 6 de diciembre próximo, tampoco podíamos imaginar que se fueran por la baranda del desconocimiento absoluto de tal hecho político, de esa masiva participación y, peor aun, aparecer con posiciones que rayaban entre el insulto y el menosprecio de los que allí participamos.

Entre las declaraciones que revisten más desfachatez era asegurar que todos los señalamientos usados para descalificar este hermoso evento están revestidos de absoluta certeza y veracidad. Montado sobre un teatro acompañaron su puesta en escena con una amplia sonrisa como muestra de mayor seguridad y apuntalara lo que estaban diciendo, pero que dejaba entrever una expresión de Mona Lisa irradiando ese mismo halo de misterio y temor.

Casi como un libreto usado por todos. Es la misma práctica seguida en estos 16 años de revolución, de participación, de crecimiento político de todo un pueblo, donde ellos, contrarios a nuestra propuesta de sociedad, también han sido incorporados debate nacional. No deja de ser un tema menor, sobre todo cuando se trata de un país donde hablar de política en un pasado reciente era algo despreciable, que sólo se reservaban para sí las cúpulas que ostentaban el poder y a quienes se beneficiaban del mismo. ¡Qué cara de tabla son los carajos!

Les dolió el "mazazo" popular del 28 de junio pasado

Repasemos algunas de las cosas que ocurrieron ese domingo 28 de junio para comprender por qué les dolió tanto ese "mazazo" popular, que aunque pretendan minimizar y desconocer, les ha quedado como un karma que ahora deben llevar a cuestas un profundo dolor y una inmensa preocupación, que sus caras en vano tratan de esconder con sonrisas fabricadas.

Debemos destacar que, luego de un mes de campaña casa por casa realizada e impulsada por los más de 1.100 precandidatos, compitiendo en condiciones de igualdad y de equidad de edades y género, logrando movilizar una entusiasta y masiva participación no sólo de nuestra militancia sino incluso de venezolanos y venezolanas que no están inscritos en nuestro partido, pero que se motivaron a votar inspirándose en un proceso inédito de selección abierta, donde se postuló a gente que muy seguramente gozaba del respeto y reconocimiento de su comunidad. Esto sin duda marca un hito en la vida política nacional, que en adelante marcará el camino y planteará un gran reto al resto de las organizaciones políticas que hacen vida en nuestro país. Mientras que para el Psuv simplemente queda decir, sin arrogancia, que es una prueba superada, cuya principal lectura es de contundente respaldo a la Revolución Bolivariana y significativo reconocimiento a la dirección política y al compañero Presidente Nicolás Maduro.

Por otro lado, una cuestión que conversé con algunos de los candidatos que se postularon en varios estados, fue la altísima participación del pueblo que salió a escoger el candidato de su preferencia, que ellos mismos catalogaron como una inesperada sorpresa, donde tantos y tantas compatriotas se sintieron convocados. Situación que llevó a que el proceso se prolongara hasta altas horas de la noche, por las colas de compatriotas que decidieron con un alto nivel de conciencia defender las conquistas de la Revolución Bolivariana, despertando en cada uno de nosotros un sentimiento de compromiso infinito con el legado de Chávez.

Debo decir con todo respeto: pareciera que aún dudábamos del pueblo que tanto amó y forjó el Comandante Chávez, que de alguna manera nos hizo sentir sorprendidos. Una vez más el pueblo se ha expresado con contundencia y determinación haciéndonos recordar que "vox populi, vox dei".

Pareciera que aún dudábamos del pueblo que tanto amó y forjó el Comandante Chávez

Otra lectura que podríamos darle es que nuestra gente ha aprovechado estos momentos definitorios en la vida política de la patria para darnos una lección y dejar como enseñanza que no importa cuáles sean las circunstancias y las dificultades por las que estemos atravesando hoy o mañana, porque Chávez está por siempre en el corazón del pueblo. Siendo una de las cosas que más les duele y perturba a la oposición apátrida.

A pesar de la guerra económica despiadada a la que está sometido todo un pueblo, éste responda saliendo con un entusiasmo renovado a seguir consolidando el proceso profundamente democrático y de inclusión social que lidera actualmente el Presidente Nicolás Maduro. Estoy convencido de que esto la oposición nunca lo entenderá.

Demostramos que allí también fuimos a hacer cola, pero porque creemos en la revolución y estamos decididos a defenderla y a seguir en la construcción del socialismo.

Mientras que los opositores agrupados en la MUD, en su lógica perversa, creyeron que se impondría la desmovilización de la militancia como expresión de "castigo", resultante de la estrategia empeñada de adjudicar al Gobierno todos los males, y de tratar de convencer al pueblo chavista que no tendría razones para salir a votar.

Aquí también se volvieron a equivocar, quedando para el recuerdo ese concepto mercantil del voto creado durante la Cuarta República, transformado ahora, por la conciencia del pueblo, en un arma letal para fortalecer el proceso revolucionario que juntos estamos construyendo. Sencillamente esto fue lo que vivimos ese domingo 28 de junio. Qué gran lección de madurez y compromiso ha refrendado nuestra gente, y obligados estamos a no fallarle.

La gesta cumplida es el preludio de la victoria en la próxima elección del 6D para elegir los representantes a la Asamblea Nacional. Sin caer en el triunfalismo, hay que seguir trabajando con ahínco y dedicación para ir superando todos y cada uno de los retos que aún tenemos por delante.

Notas relacionadas

MUD, gracias por todo

29 de Diciembre de 2016

Excitación refrendaria

1 de Mayo de 2016