Kloriamel Yépez Oliveros

Colaboraciones de Kloriamel Yépez Oliveros

¡Qué vergüenza esas mujeres de la MUD!

No pasarán,
los venceremos amor no pasarán;
si mañana que irrumpa el otro día
con su fiesta de pájaros y niños…

Entre Cortázar y Vargas Llosa un mar de leva corre bajo sus puentes

Para Chávez, el amigo inolvidable, lector insomne, travieso cronopio llanero, relojero de alcauciles; el que baila bajo la lluvia cuando la bandola contrapuntea con el viento sabanero. Amado Veguero.

"Esta no es una empresa seria, esta es una empresa de delincuentes"

Santa y Kreisel bachaquean con el Niño Jesús

Cuando William Contreras, actual Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), emplaza a confiscar y llama delincuentes a los empresarios de Kreisler, Adam Smith convulsiona en la tumba y Bertolt Brecht le sube cinco a la Ópera de los Tres Centavos.

Una versión del suplicio de Tántalo editada por maduristas sin Maduro

El corralito

Quienes hemos tenido la oportunidad de atestiguar, políticamente conscientes, los sucesos continentales de los últimos años del siglo pasado y los primeros del siglo presente, guardamos en pasadizos recónditos de la memoria, billones de explosivos titulares y subtitulares detonados con estrépito por la mediática transnacional.

Polar se escribe con p de Petróleo

La Europa siglo XX, vuelta trizas después de sus dos guerras síndrome de menopausia civilizatoria, se tiró de chapuzón a la piscina de la senectud cultural que USA le brindó en deuda líquida con todo y requiéscat in pace ideológico escrito en Hollywood, demiurgo de la muerte del comunism

Señor Bergoglio, bájele dos a sus empleados

Somos el mejor ejemplo de cómo alargarle la vida a la burguesía parasitaria: estamos a la defensiva todo el tiempo.

La OEA, una bicha tan fea, se parece igualita a Almagro y a Ramos Allup

Ahora,

cuesta abajo en mi rodada

las ilusiones pasadas

ya no las puedo arrancar

Sueño, con el pasado que añoro,