José Roberto Duque

Colaboraciones de José Roberto Duque

Presión: cómo (no) hacerla estallar

Luego del anuncio del Consejo Nacional Electoral sobre la convocatoria a conformar la Asamblea Nacional Constituyente y a elecciones regionales, la facción más extremista de la MUD ha fijado posición, en

El papel del güevón en la guerra

Leído en un tuit magistral: decir "ganamos" cuando vemos un partido de fútbol es como decir "tiramos" cuando vemos pornografía.

Sobre la Constituyente: claves para refundarnos

Lo mejor de toda esta danza cómica o macabra, en cuyo eco de fondo resuena la frase-desafío "vamos a contarnos", es la velocidad con que el fascismo ha rechazado de plano la posibilidad de contarnos de verdad. Jurungo al tigre (no lo han matado ni lo matarán), y cuando el tigre se despierta entonces le saco el cuerpo. Todo bocón es cobarde.

La guerra que viene y los colectivos

Sí, aquí hablaremos de la guerra y también de los colectivos. De nuestros colectivos chavistas y también de los otros, de los del lado de allá. Pero antes presentaremos unos cortes, no comerciales pero sí propagandísticos.

Pelear por la paz

El fascismo ha decidido montar la mamá de los disturbios el 19 de abril.

Manual del principiante en estallidos populares

Esto lo escribo consciente de una sentencia de Juan Villoro: es muy sospechoso el que, en medio de un cataclismo, tiene más opiniones que miedo. Estas cosas las escribo convencido de que no está ocurriendo ningún cataclismo. Ya veremos si me equivoco.

Miseria y sublimación de la diplomacia

La diplomacia es, por definición, la sublimación de la hipocresía, la institucionalización de la falsedad, el triunfo de las formas sobre los sentimientos y procederes humanos más genuinos.

El Chávez nuestro

De tanto reconocerle su estatura histórica y su luminoso liderazgo tendemos a desfigurar la memoria del ser humano Hugo Chávez, ese compañero al que deberíamos interpretarle mejor su índole de hijo del pueblo.

La MUD y los falsos liderazgos

Sí, más adelante hablaremos de la MUD, de los chavistas buenos y los escuálidos malos; le diremos fea a Lilian, perdedor a Chúo y estúpido a Capriles, cómo no.

Haciendo y aprendiendo

En ese terreno que algunos llaman "el legado" o los legados de procesos y personajes, hay aportes de efecto inmediato y otros de largo alcance.