El factor chino, elecciones, España non grata y otras notas breves

1. China presenta su proyecto más ambicioso en América Latina desde la Celac

Con el peso en los hombros de la crisis financiera de 2008, las derrotas geopolíticas mezcladas con el desgaste (financiero) de las guerras en Medio Oriente, y ahora con la presidencia de Trump, la élite financiera occidental ha perdido, acorde a sus demolidas arcas, una notable influencia en América Latina. El saqueo del siglo XX, financiado a partir del ahorro interno de todos los países-víctima del hemisferio, dejó como legado Estados cada vez más pequeños, despojados de sectores estratégicos (petróleo, minería, etc.) y limitados en su capacidad de gasto en períodos de crisis.

China se posiciona como actor clave en América Latina con su ambiciosa Iniciativa de la Franja y la Ruta, instancia desde la cual han emprendido líneas de financiamiento de 100 mil millones de dólares anuales a más de 60 países de Ásia, África y Europa. Un megaproyecto que consta de seis corredores económicos que interconectarán a China con Europa por Asia Central y desde el Sudeste asiático hasta el Canal de Suez, con ello buscan lograr la independencia del mercado estadounidense para sus exportaciones y calibrar una nueva arquitectura financiera desdolarizada. La iniciativa fundada en 2013 también busca puerto en Latinoamérica.

En la última década, según el centro de investigación The Dialogue, el gigante asiático ha prestado a la región más de 140 mil millones de dólares, superando los empréstitos de las instancias multilaterales alineadas con EEUU: Banco Mundial, FMI, etc. La Celac sirvió como pivote internacional para presentar el proyecto y firmar acuerdos mínimos.

Contrario a las altas tasas de interés de la banca occidental y la salida de la Alianza del Tratado Transpacífico (TTP), la chequera china está lista para imponer sus reglas.

Mientras apunta hacia la sustitución del dólar en el mercado energético global junto a Rusia, ya China logró imponer el yuan como principal fuente de inversión extranjera en Europa y en América Latina recalcó, a través de su canciller, Wang Yi, en el II Foro Celac-China realizado en Santiago de Chile hace pocos días, "que los países de Latinoamérica y el Caribe deberían construir conjuntamente una gran conectividad que cubra el mar y la tierra, cultivar grandes mercados que sean abiertos y recíprocos, crear grandes industrias caracterizadas por tecnologías avanzadas e independientes y lanzar una gran comunicación basada en la igualdad y la confianza mutua". Y lo hizo desde una instancia internacional de la "narcodictadura" como lo es la Celac, para mayor dolor de Diego Arria y Ricardo Hausmann.

Una pésima noticia para EEUU, que muestra preocupación a través de su Estrategia de Seguridad Nacional y de Defensa de 2018, por el acceso a los recursos naturales de la región por parte de China. Dile la neolengua del Pentágono: "Los costos de no aplicación de esta estrategia son claras (con eso se refieren a la victoria sobre China y Rusia en el ámbito militar, diplomático y financiero). El incumplimiento de los objetivos de defensa se traducirá en la disminución de la influencia mundial de EEUU, erosionando la cohesión entre los aliados y socios, y la reducción del acceso a los mercados que contribuyan a una disminución de nuestra prosperidad y nivel de vida". El momento cumbre de la geopolítica global es totalmente instintivo.

EEUU está intentando probar cuántos países puede arrastrar para no reconocer los resultados electorales

El entorno hemisférico que intenta configurar China para disminuir la preponderancia de EEUU en la región está basado en la estabilidad, y el portaaviones es la Celac (es decir, sin EEUU y Canadá). De allí que la intervención militar contra Venezuela por la que tanto propugnan Ricardo Hausmann, Diego Arria, María Corina Machado y otros civilizadores, sea todo lo opuesto a quienes hoy tienen el futuro de la región en sus bolsillos. "El desarrollo estable de Venezuela está de acuerdo con los intereses generales de América Latina (…) China siempre apoya los esfuerzos legítimos de Venezuela de salvaguardar su soberanía, y resolver los asuntos domésticos a través del diálogo y las consultas en línea con su Constitución", dijo Wang al canciller Jorge Arreaza.

Entonces el mensaje se transparenta: tocar a Venezuela militarmente es tocar los intereses de China y también de Rusia. Así que han de respaldar el diálogo y las elecciones. El mensaje es directo a EEUU, que también busca en la región movilizar sus intereses en contra de su mayor competidor.

2. El diálogo y el dilema de las presidenciales

Jorge Rodríguez reveló que estuvo a punto de lograrse un acuerdo entre el Gobierno y la oposición en República Dominicana. El reconocimiento de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), así como un conjunto de garantías para las presidenciales, entre otros tópicos donde se incluía el desacato de la actual Asamblea Nacional y el allanamiento de un camino conjunto para estabilizar la economía, estuvo a punto de concretarse.

La Unión Europea disparó directo en la mano de Julio Borges y Luis Florido con sus sanciones al país, gracias a esta acción la oposición entra en una nueva espiral de divisiones, fracturas y competencia voraz por la convocatoria a elecciones presidenciales por parte de la ANC. Mientras Henry Ramos Allup dice que Acción Democrática vivirá así sea mediante el reconocimiento de un poder que califican de "írrito", Primero Justicia y Voluntad Popular quieren revivir la tarjeta de la Unidad, que queda como un simple recurso demagógico a medida que aumenta la cantidad de precandidatos presidenciales opositores.

El "fraude" cantado antes de tiempo por el Grupo de Lima y EEUU solo aumenta el profundo dilema que, después de las guarimbas, dividió a la oposición en dos toletes que se odian entre sí: los que legitiman a la "dictadura" por ir a elecciones y los moralmente superiores que se abstienen para que Maduro gane con sólo calentar el brazo. EEUU está intentando probar cuántos países puede arrastrar para no reconocer los resultados electorales, con miras a abrir una nueva etapa de asedio externo y agresiones. 

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, confirmó que el 28 y 29 de enero se volverán a ver las caras, y eso sólo significa malas noticias para la oposición. "Desunida y reducida" según reseña la agencia EFE, buscará ganarse nuevamente el respaldo de sus jefes, demostrar que sí son parte de lo mismo y que pagan sus deudas, se sabrá si es demasiado tarde cuando se despeje la ecuación de las "garantías electorales" y la ANC. Se espera una nueva guerra nuclear en Twitter, dependiendo de lo que decidan hacer, a costa de quedarse sin un grueso del apoyo externo, algunos sectores políticos del antichavismo (piense en Henry Ramos Allup o Henri Falcón, aspirantes a las presidenciales). ¿Se viene otro round Almagro vs. Allup? Todo indica que la deriva que tome el asunto de las presidenciales, del lado opositor, no terminará con un acuerdo ganar-ganar. Mientras tanto el chavismo, a tono con su conducta "dictatorial", "salvaje" e "incivilizada", abre las urnas para que la gente vote, para molestia de Juan Manuel Santos.

EEUU parece estar decidido a redactar de una vez las sanciones postelectorales, para luego administrar los apoyos según su agenda de asedio.

3. Terapia de resurrección (mediática) al caso Óscar Pérez

Ya bajado el tema de la cartelera mediática por el propio peso de la realidad, la terapia de resurrección del caso Óscar Pérez está en manos de dos organizaciones no gubernamentales: Provea y Foro Penal. Luego de subirse y bajarse de la ola que proporcionó el sufrimiento de los familiares, Delsa Solórzano abre paso a los bufetes de abogados (disfrazados de expertos en derechos humanos) que sí saben cómo hacer plata a partir de la tragedia y cómo vestir de "movimiento civil" lo que era una célula armada. Lo cierto es que muchos quieren comer de ahí y la novela no duró tanto como esperaban. Almagro retuitea y sella los informes de los "presos políticos", pero no paga.

Ambas financiadas (y previamente) entrenadas por el Departamento de Estado de EEUU y la fundación del magnate George Soros, siguen haciendo honores a su tradición y origen como un club de defensores de asesinos a sueldo. Pensarán los pesos medianos de la política estadounidense que, si fallan los partidos tradicionales del antichavismo en la tarea, aquí tenemos a nuestros empleados directos. No vaya a creer usted que el comunicado del Departamento de Estado donde critican la convocatoria a unas elecciones presidenciales es un simple tiro al aire, la empatía y construcción narrativa para legitimar un movimiento armado en Venezuela la están trabajando sin pedirle opinión a Henry Ramos Allup o Julio Borges.

4. La profecía autocumplida del "apocalipsis" financiero

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está segurísimo de que la economía venezolana caerá un 15% y que la inflación rondará el 13.000%. Quien elaboró el informe es Alejandro Werner, directivo de esa institución y amigo personal de Ricardo Hausmann. Sí, es el mismo que movería los 50 mil ó 60 mil millones de dólares en la conversación que tuvieron en 2015 Lorenzo Mendoza y el académico de Harvard.

Actores nacionales e internacionales se unen para generalizar un shock económico sobre la población

En un artículo publicado recientemente Ricardo Hausmann pidió una intervención militar extranjera en Venezuela como única ruta para sacar al chavismo del poder, negando, quizás inconscientemente, que en política tienen 18 años sin pasar de primero grado. La profecía del FMI es autocumplida, ya que Dólar Today y las sanciones financieras se encargan de cometer aguas abajo toda la estela de crímenes económicos para acercarse lo más posible. Toda intervención requiere una narrativa apocalíptica, una semántica que desnaturalice las causas del conflicto a medida que se evoca desde afuera la "necesidad" de rociar bombas, ese es el gran favor que el amigo de Hausmann hace desde el FMI. Quitándole todo vestigio de imparcialidad a una institución que nunca la tuvo.

5. España y ese "incivilizado" país por sancionar que se llama Venezuela

Como respuesta a las últimas sanciones contra el país, el Gobierno venezolano declaró persona non grata al embajador de España en el país, Jesús Silva Fernández. Como "respuesta desproporcionada" lo calificó el canciller de esa disminuida colonia alemana, Alfonso Dastis, mientras afirmaba que las sanciones aprobadas por la Unión Europea sólo buscan incentivos para la negociación con la oposición, porque sólo a partir de bloqueos financieros que priven a la población de alimentos y medicinas es que el país puede enrumbarse hacia una democracia civilizada, no con elecciones.

Agarrando el retorno hacia su pasado imperial, sólo en el verbo porque en los hechos dependen de cómo reaccionen las dosis de hormonas en Angela Merkel, asumen que son ellos, y no los propios venezolanos, los que deben interpretar la Constitución y decidir qué será del futuro de este país. Julio Borges y Luis Florido al parecer hicieron bien su trabajo de convencer a Europa de que aquello de la independencia, ganada a sangre y dolor de millones de venezolanos, era simplemente una leyenda. Simón Bolívar jugando a ser Libertador, pues.

Porque como "todos somos descendientes de europeos", según filosofa Macri, entonces a hincarse hasta que desaparezcan las rodillas por los siglos de los siglos amén. Normal que Maduro decentone entre el club de las extranjerizadas democracias regionales.

6. El punto de no retorno está en Miami y en la CIA

Tras pedir incansablemente que se realizaran elecciones presidenciales lo antes posible durante 2017, junto con EEUU, el Grupo de Lima, la Unión Europea y Luis Almagro, la oposición se hunde en sus propias obstáculos internos, como la validación de la tarjeta de Acción Democrática ante la ANC, el impedimento legal para reflotar la tarjeta de la MUD debido a los fraudes de tiempo reciente y la incapacidad de explicar cómo después de querer las presidenciales para mañana la quieren para finales de año. El clan de Marco Rubio en Florida toma la batuta ante el deslave del frente interno, en los últimos días ha solicitado al Departamento de Justicia que fabrique un caso contra Diosdado Cabello, y a Nikki Haley, en misiva a Trump, que el tema se incluya en alguna sesión del Consejo de Seguridad de la ONU. A esto se suma que la Cámara de Representantes de Florida habría firmado una ley para prohibir cualquier negocio con Venezuela, a la espera de la confirmación del Senado.

El objetivo ya está escrito desde antes de este último movimiento: la ley de ayuda humanitaria que trabaja el Congreso y los sectores cercanos a Rubio, exige a la diplomacia gringa que opere en función de lograr una intervención de tipo humanitaria contra Venezuela, utilizando como fachadas de organizaciones no gubernamentales y gobiernos de la región. Una declaración que busca poner armas, marines y negocios de la Usaid, como única solución para un país invadido por Putin, Xi Jinping, Hezbolá, Irán, por Maduro y por los propios venezolanos que quieren resolver sus problemas en paz. La mayor preocupación de EEUU es que Venezuela haya decidido con quién, cómo y a qué ritmo asociarse internacionalmente en perjuicio de los planes de caos y destrucción del Estado profundo.

En el marco de la confesión del jefe de la CIA, Mike Pompeo, sobre las sanciones contra Venezuela, el medio El Nuevo Herald, quien santifica hasta los eructos de Marco Rubio, promueve una narrativa, acompañada por los testimonios del cooperante de la inteligencia estadounidense, Herbert García Plaza, sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que consiste en que, producto de la crisis, hay terreno fértil para comprar a varios Óscar Pérez, refiriéndose a la disminución de la "lealtad" de sus oficiales y componentes.

Pompeo dijo, también, que a solicitud de Trump, la CIA había elaborado un conjunto de informes sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para aplicar sanciones, por lo que El Nuevo Herald podría estar dando el pitazo para probables operaciones que tengan como objetivo el cuerpo castrense en busca de debilitarlo y colocarlo como foco emergente para el cuadro de inestabilidad y colapso que está fabricando EEUU.

7. Fedecámaras también empezó su campaña

En el marco del lanzamiento del nuevo Dicom y la entrega de un conjunto de créditos  a empresas nacionales a cargo del vicepresidente Tareck El Aissami, con el fin de regularizar los sistemas de importación y precios, el principal cartel económico de Venezuela, Fedecámaras, afirmó que se les acabó la materia prima y por ende no habrá rotación de mercancías.

Este mensaje vino después de la convocatoria a presidenciales, lo que puede entenderse como una forma de lanzarse a la campaña. Fedecámaras agrupa las empresas del país con el mayor músculo financiero, sin embargo, la decisión (política y económica) es retirar inversiones, detener inventarios, proteger el dinero afuera y esperar que el Estado venezolano venda los dólares que luego revenderán en el mercado negro. Pero obviamente eso lo hacen por el país, por el progreso y el desarrollo, ante un gobierno que asfixia a un capital privado indigestado y con una cantidad de dinero en el extranjero superior a las reservas internacionales del país.

Las calamidades generadas a la población sólo forman parte de otra estrategia de márketing para un gran negocio, sustitutivo del añorado sistema de asignaciones Cadivi a tasa preferencial: el "canal humanitario". Es ahí, entonces, donde la ley que trabaja el Congreso de EEUU, la propaganda sobre el tema en medios internacionales para el simulacro de somalización venezolana, el agenciamiento del término en el diálogo y la desinversión de Fedecámaras, se unen en un solo empuje para el shock económico generalizado: la variable (psicológica, emocional y de "confianza") que maneja los hilos de Dólar Today y lleva las agresiones de la guerra directo al centro de tu mesa.

Notas relacionadas