Alguien no entendió qué dice el artículo 350

El 350 de la Constitución venezolana vigente es probablemente el artículo más transcrito, citado, copiado y pegado de todo el texto constitucional. Es probablemente también el menos comprendido, el más recurrido por bocones y aspirantes a vedettes y por lo tanto el más deformado y prostituido en su esencia y alcance. Ya que volvió a ponerse de moda, volvamos a citarlo con todas sus letras:

"El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos".

Por si no se han dado cuenta, la única entidad o sujeto reconocido como ejecutor de ese artículo es EL PUEBLO DE VENEZUELA. No son la MUD ni Julio Borges, ni el Presidente de la República ni ningún poder público o de facto. La frase "La MUD ha activado el artículo 350" contiene una falsedad esencial: ese artículo no es una orden ni una instrucción sino un reconocimiento. Ese artículo deja constancia de lo que el pueblo de Venezuela ha hecho y seguirá haciendo en su historia en presencia de regímenes tiránicos. Y ¿qué cosa es una tiranía? ¿Lo que a los gringos y a la MUD les dé la gana de señalar como tiranía?

Si el 350 fuera una norma que cualquier grupo de personas puede "activar" y "ejecutar" contra quien sea, y si tales "activación" y "ejecución" pudieran implementarse de acuerdo a la película y el plan que tienen en mente Borges, Guevara, la Machado y demás zorras del fascismo, bastaría que un grupo de empleados de una empresa o ministerio declare la activación de ese artículo ("porque nosotros somos el pueblo de Venezuela") y, en consecuencia, proceda al degollamiento de esas autoridades que considera tiránicas. Suena bello, desde el punto de vista del anarquismo más romántico, pero eso no es lo que reza el artículo 350 de la Constitución.

El 350 recoge lo más profundo y al mismo tiempo lo menos asible del espíritu legislador de 1999: no es un artículo que le ordena o recomienda a nadie hacer nada sino una declaración que admite y registra la pulsión histórica de este pueblo. Sólo la reconoce, no es una indicación para que venga un abogado con ínfulas de grandeza a decir que él le ordena al pueblo activarse, tumbar al Gobierno y poner en su lugar a un monigote de la MUD.

Para la MUD, la invocación del 350 es más muerte

Es como si, en cumplimiento del artículo 350, el chavismo asumiera que es hora de que Nicolás Maduro desconozca a la Asamblea Nacional. Alguna vez lanzamos por acá una propuesta, a la que quiero regresar. Sí, es horrible y poco elegante auto-citarse, pero estos no son momentos para la elegancia. Decía:

"En Venezuela las leyes se dictan o promulgan en la Asamblea Nacional, esa instancia que hoy está en manos de los poderes proempresariales y prohegemónicos. Los revolucionarios de este país deberíamos estarnos preparando para analizar esas eventuales leyes y desconocerlas, en caso de que superen el filtro de la aprobación presidencial. Sería incongruente y trágico aceptar dócilmente una legalidad que nos hiciera regresar a la ignominia de la Cuarta República, ese mamotreto de la historia que puede quedar superado en perversidad y decadencia por un engendro en proyecto: la Sexta República. (...) Estaremos entonces a las puertas de una situación en la que el tercer actor, el más importante y decisivo de los factores del Estado (el Poder Popular, los ciudadanos, usted y yo) deberá fijar posición respecto a la legitimidad de las acciones de sus mandatarios".

Si tuviera ganas de parecer constitucionalista o sabrosón diría, APEGADO AL TEXTO CONSTITUCIONAL: "Fíjate, mi amor: allí dice que el pueblo de Venezuela desconocerá CUALQUIER LEGISLACIÓN O AUTORIDAD. Entonces desconozcamos a la Asamblea Nacional. ¿Ah? ¿Qué te parece?". Pero como yo no tengo ninguna autoridad para andar activando ningún artículo que aluda al pueblo (Julio Borges tampoco) aterrizo y propongo, ya en firme: es hora de que el pueblo chavista (no Nicolás ni la Fuerza Armada: el pueblo chavista) desconozca cualquier vestigio de autoridad contrarrevolucionaria, la declare enemiga de Venezuela y proceda en consecuencia cuando se encuentre a sus promotores, ejecutores y financistas en la calle.

La única consecuencia del llamado de la MUD a derrocar por la vía violenta al Gobierno de Nicolás Maduro es que habrá más muertos en las calles. Esa mierda que usted seguirá viendo en las avenidas acatando llamados de imbéciles disfrazados de legisladores no es el pueblo de Venezuela. Esa facción microscópica de criminales y asesinos, ignorante de qué es lo que dice el artículo 350 seguramente habrá entendido que ese artículo lo autoriza (porque Julio Borges se lo dijo) a seguir matando e incendiando. De esa caricatura de ejército libertador (dime tú, los nombres que los animan a adoptar) hay que defenderse, y dar algunos otros pasos para detenerla en su ansia criminal.

Notas relacionadas