¡A mi hijo lo educo yo!

-¿Señora, usted por qué marcha?

-¿Cómo que por qué marcho? Porque resulta que me le quieren cambiar la educación a mi hijo, ¡lo quieren adoctrinar!

-¿Y usted sabe en qué consiste la consulta por la calidad educativa?

-¿Calidad educativa? Sí Luis. Eso te lo crees tú solita. Esos lo que quieren es convertir las escuelas del país en una fábrica de comunistas. Tanto que se esfuerza uno por hacer de sus chamos gente decente, emprendedora, competitiva, que estudien en un colegio caro y se junten con muchachos como ellos, no como la chusma esa que los meten a cuarenta en un salón mugriento a pegar gritos como unos locos. ¿Esa es la calidad educativa que me quieren dar? Yo lo que necesito para mis hijos es que aprendan a relacionarse, que estudien para que trabajen en una buena empresa y tengan para comprarse su buena su casa, su carro, que puedan ir a una buena universidad decente, y no esas de ahorita donde entra cualquiera, porque así es que son las cosas ahora en este comunismo, ¡cualquiera tiene derecho a ir a la universidad! Eso era antes que uno se esforzaba y entrar en la universidad era un logro, ahora cualquiera es profesional, ¿entonces para qué estudia uno?

-¿Y conoce el cuestionario?

-No, mija, no me hace falta, ya me lo imagino. Debe ser toda una invitación a la mediocridad. Capaz hasta se les ocurre obligarlos a sembrar, porque esa gente es así de miserable. Después me llegan los chamos todos sucios llenos de tierra a la casa, como si a mí no me costara enseñarlos a ser limpios, dar una buena imagen, tener su uniforme caro, ¿tú me entiendes? Quieren que anden todos zarrapastrosos como los muchachitos esos que andan sembrando lechuga en los ¿cómo se llama?, ¿colegios bolivarianos?, tú debes haber visto eso: poniéndolos como unos campesinos a encochinarse todos en el patio de la escuela. Claro, así no tienen que gastar plata en comida buena. Pura pichirrería es lo que es este socialismo.

-Algunas de las preguntas son: ¿Cómo te gustaría que fuera tu escuela? ¿Qué te gustaría aprender? y ¿Cómo te gustaría que fueran tus maestros?

-¿Viste? ¡Pura paja comunista! A los niños hay que enseñarles sus matemáticas, su castellano, su geografía, esas cosas, y no andar metiéndoles ideas en la cabeza, que eso es lo que nos tiene así de hundidos en este país, que ya nadie quiere trabajar es por eso, porque les meten en la cabeza desde chiquitos que no tienen que trabajar, y entonces los muchachos se meten a taxistas, campesinos, artesanos, esas cosas que no sirven para nada y que lo hacen nada más que para no tener un jefe que les diga las cosas como son. ¿Cómo vamos a avanzar si ya nadie quiere trabajar? El trabajo se enseña desde la escuela, ahí uno aprende a respetar y a seguir órdenes. Antes a uno le mandaban una tarea y hasta te jalaban las orejas o te daban bien duro con la regla si no la hacías, después vino Chávez con ese cuento de la LOPNA ique a defender los derechos de los niños y fue cuando comenzó el irrespeto a los mayores. Ahora resulta que los niños le van a decir a uno lo que quieren aprender. A mí que no me pasen ningún cuestionario, yo sé lo que es educación, ¡y a mi hijo lo educo yo!

Notas relacionadas