Verdades y manipulaciones en torno a la refinería de Cienfuegos

El 14 de diciembre trascendió a la opinión pública una información suministrada por la agencia Reuters, en la que supuestamente PDVSA habría cedido su participación accionaria del 49% de la refinería Cienfuegos al Estado cubano, como forma de pago de deudas contraídas por la estatal petrolera con la isla.

Cartelización y fake news marca Reuters

La publicación causó vuelo rápidamente, generando una fuerte cartelización de medios nacionales y otros internacionales sobre la supuesta vulnerabilidad de la petrolera venezolana para mantener sus alianzas y negocios internacionales.

Reuters ha dedicado un esfuerzo especial en desacreditar la imagen internacional de PDVSA durante los últimos años, sus corresponsales Alexandra Ulmer, Marianna Párraga o Girish Gupta, cada vez que la estatal entra en un ciclo de pagos de deuda buscan descalificar su capacidad de pago y sostenibilidad financiera.

En un mundo financiero marcado por variables netamente psicológicas como la confianza y las expectativas, la posición de un medio como Reuters, fuente privilegiada para corredores de bolsa e inversores institucionales, puede ser determinante en cómo percibir un determinado país, negocio o empresa. Por tal motivo, la labor de Reuters no debe ser desmeritada.

En el artículo de Reuters, firmado por Marianna Párraga, se afirma que "Venezuela se retiró de una asociación con Cuba en su refinería de petróleo de Cienfuegos y la isla caribeña asumió la plena propiedad de la planta".

"Cuba había tomado la participación del 49 por ciento de la petrolera estatal venezolana, PDVSA, en la refinería de Cienfuegos como pago de las deudas en las que dijo que incurrió el país. (…) Cuba dijo que Venezuela se lo debía por los servicios profesionales prestados, así como por el alquiler de buques tanque", agregó un ex funcionario del Gobierno venezolano utilizado por Reuters como fuente.

Asimismo, el medio se basó en una nota del diario Granma para dar solidez a su publicación, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, el cual comenta que la refinería de Cienfuegos "opera como entidad estatal plenamente cubana, bajo la égida de la Unión Cuba-Petróleo (Cupet)".  Vale destacar que en la nota del Granma no se hace mención al supuesto traspaso de acciones por parte de PDVSA que refleja Reuters.

PDVSA no ha cedido activos a Cuba, se trata del Proyecto Conversión Media

Las verdades del caso

Una fuente del sector petrolero venezolano consultada por Misión Verdad ofreció un conjunto de informaciones sobre el caso que contradicen el artículo de Reuters.

"La empresa mixta CUVENPETROL que administraba la refinería Cienfuegos se constituyó a partir de un proyecto que se componía de varias fases: refinar crudo para la venta, obtener productos para el mercado interno venezolano como parte del circuito refinador del país (bajo la misma modalidad que la Refinería Isla en Curazao) y modernizar y actualizar las instalaciones de la refinería y su esquema de conversión, en las cuales técnicos de PDVSA y de Cuba trabajaron en conjunto", comentó.

"Este proyecto comenzó en 2005 y tenía como fecha de culminación el año 2016, fecha en que la última fase de modernización terminó satisfactoriamente". Al ser preguntado sobre el rol de PDVSA en la empresa mixta, la fuente agregó que el objetivo del proyecto siempre fue de acompañamiento técnico. Ahora que finalizó, Cuba deberá buscar el financiamiento para garantizar su desarrollo y ampliación en el mediano plazo", complementó.

Sobre si efectivamente PDVSA había cedido su participación accionaria, comentó "que la refinería de Cienfuegos trabajó como una instalación arrendada, cuya contraprestación consistía en el desarrollo del proyecto de Conversión Media, con el objetivo de que la refinería procesara crudos de distintos grados API, toda vez que el mercado interno venezolano se beneficiaba de los distintos productos de la refinería".

Es decir, el acuerdo consistía en que mientras PDVSA trabajaba en la conversión de la planta, los productos de la misma servirían para el consumo interno y las ventas externas de PDVSA, una vez terminado la estatal venezolana también culminaría su participación en la refinería.

En tal sentido, según la fuente consultada, no puede hablarse de acciones cedidas para cumplir compromisos de deuda, sino de la culminación de un proyecto que desde 2005 tenía como objetivo modernizar la planta de Cienfuegos a cambio de elevar la cantidad de productos derivados en el mercado interno venezolano. De las fases de ese proyecto dependía la participación de PDVSA dentro de la empresa mixta, su papel de acompañamiento técnico fue cerrado satisfactoriamente dejando beneficios para ambos países. 

Contrario a lo que intenta mostrar la publicación de Reuters, la estatal venezolana no ha cedido activos que pudieran lesionar sus estados financieros o debilitarla desde el punto de vista externo. 

Notas relacionadas