Sáb. 27 Noviembre 2021 Actualizado ayer a las 2:58 pm

Voluntad Popular, una organización terrorista

0*2NGfhwLBPg05lEia.jpg

El partido que lidera Leopoldo López se desligó de la política desde hace años. Y si aún está atado a ciertos ligamentos institucionales como la Asamblea Nacional, aun en el tiempo que se ha encontrado en desacato, es porque algo de las apariencias hay que mantener. Pero Voluntad Popular (VP) es la organización que más notoriamente ha conducido la fase terrorista de la agenda política del antichavismo.

Los objetivos de VP están atados a facciones políticas extremistas de Washington y Florida en Estados Unidos, e incluso a intereses corporativos y académicos, que anhelan la muerte de la República Bolivariana y de los integrantes del gobierno de Nicolás Maduro.

Los elementos más notables de VP son Leopoldo López y Carlos Vecchio, prófugos de la justicia venezolana: el primero, su líder indiscutible, es un graduado del Kennedy College de la Universidad de Harvard, recinto que sirve de formación gestionaria del orden establecido por el poder estadounidense; el otro es un abogado cuyo empleador más prominente fue (¿es?) la compañía ExxonMobil, él mismo siendo un defensor a ultranza de la petrolera estadounidense al punto de haber montado “un desafío legal infructuoso” contra la reestructuración de la industria petrolera que llevó a cabo Hugo Chávez.

Sin ir muy lejos, Juan Guaidó nació y se crió bajo la bandera de VP, lo que explica su asunción a la categoría de “presidente interino” de un gobierno imaginario respaldado solo por el poder que emana Washington a nivel internacional, cuestión que no ha sido suficiente para lograr un cambio de régimen en Venezuela.

De tal manera está ligada la organización liderada por López a ciertos grupos de poder en Estados Unidos que llegan a replicar sus maneras: contratando a los peores elementos de la sociedad para llevar a cabo sus objetivos (remember el descuartizador Pérez Venta), llevando a cabo planes que solo propician la desestabilización y el caos a través de medios violentos.

0*LLtZj2_X_uDlE6UB.png

Prontuario de una organización terrorista (apoyada por el narco)

Este lunes 25 de mayo el fiscal general de la República, Tarek William Saab, solicitó ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que se declarara a VP como una “organización criminal con fines terroristas” bajo la interpretación de los artículos 31 y 32 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

A la mediática corporativa y afín a los objetivos de VP les parece un escándalo, pero existen pruebas suficientes que justifican darle la categoría de “organización criminal con fines terroristas”. Casi no hay un solo intento de golpe de estado o atentado contra las instituciones legítimas de Venezuela en la que no esté incorporado el partido de López, sea en el plano intelectual o material.

El prontuario de VP tiene sus capítulos más oscuros en los actos terroristas de 2014 y 2017, años en los que la oposición venezolana se valió del modelo de revolución de color ensayado antes en la antigua Yugoslavia, Ucrania y tantos otros países para forzar un cambio de régimen en el país.

Vale la pena recordar que, en 2014, 43 venezolanos fallecieron y otros 870 resultaron heridos por la convocatoria de “La Salida” que hizo VP junto a María Corina Machado. Ese año Leopoldo López fue arrestado y procesado por su responsabilidad en la detonación de la revolución de color.

Posteriomente, con Freddy Guevara al frente de la coordinación nacional, y falta de López como liderazgo visible, VP jugó un papel fundamental en la fase armada de las guarimbas de 2017, financiando, organizando y liderando a grupos irregulares con dinero estadounidense canalizado por redes de ONG. Hubo más de 130 muertos a causa de los conflictos motorizados por esa camarilla y más de 135 millones de dólares en pérdidas materiales.

0*NR4JQoE6I4iPDfHi.jpg

El año 2016 no estuvo exento de conspiraciones terroristas y violentas de su parte. A mitad de año fueron apresados dos de sus militantes con dinero para suministrar a terroristas y personas para que participaran en saqueos y disturbios urbanos en diferentes partes del país. Yon Goicochea fue capturado con explosivos que iban a ser usados en una convocatoria de marcha opositora.

Durante todas esas etapas, VP contó con el apoyo y financiamiento del gobierno de los Estados Unidos. Por ejemplo, Luis Florido (entonces diputado de VP), por las gestiones de Luis Almagro, pudo realizar varias reuniones en Washington D.C. en 2017 para coordinar el cerco diplomático contra Venezuela y canalizar fondos a las arcas del liderazgo corrupto opositor.

Sin embargo, la irrupción del plan Guaidó en 2019 como experimento golpista de la Casa Blanca inauguró un nuevo periodo de violencia irregular, alternada con piratería financiera y saqueos a los activos venezolanos en el extranjero.

VP ha recibido cantidades inusuales de financiamiento por parte del Departamento de Estado: con la aprobación de la Ley VERDAD en diciembre de 2019, los militantes del partido adicionaron 400 millones de dólares más para fines desestabilizadores en Venezuela.

Quizás el referente más escandaloso fue cuando al prontuario terrorista se le añadió la relación con el narcoparamilitarismo colombiano, una vez que Guaidó hizo su tránsito hacia Cúcuta custodiado por Los Rastrojos y bajo la protección del gobierno colombiano del presidente Iván Duque en febrero de 2019.

0*trJKVG32naccJVJw.jpg

El partido de López ha estado activo en las operaciones desmanteladas por el estado venezolano. Para no ir muy lejos, el mismo Guaidó y López estuvieron al frente de un intento de golpe en 2019 que resultó ser una chapuza y cerrando el año se supo que algunos de sus miembros y policías comprados por ellos intentaron asaltar un cuartel de la FANB en el estado Sucre para robar el armamento y suministrarlo a células terroristas.

Ahora, tras la intentona mercenaria del 3 y 4 de mayo, sabiéndose los detalles del acuerdo con la contratista Silvercorp, en la que la figura de Guaidó es entendida como “Comandante en Jefe” de la frustrada Operación Gedeón, se ve sintetizado todo el recorrido terrorista y criminal de VP.

Un prontuario que será evaluado por el TSJ para determinar las responsabilidades en varios delitos contra la nación a lo largo de sus 10 años como organización introducida en la política venezolana de manera nominal, aun cuando haya decidido por decantarse como organización terrorista apoyada por el narcotráfico colombiano.

Que los medios y políticos estadounidenses (y sus tutelados en Sudamérica) laven constantemente las manos y la cara de sus miembros no quiere decir que no cumplan con el perfil de terroristas. Bien ganado se tienen dicha caracterización.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<