Mar. 05 Marzo 2024 Actualizado ayer a las 5:00 pm

Maduro mapa 4.jpg

El presidente Nicolás Maduro divulgó un nuevo mapa físico de Venezuela refiriendo el estado de la Guayana Esequiba. (Foto: Prensa Presidencial Venezuela)

Significado político de los anuncios presidenciales sobre el Esequibo

El pasado 5 de diciembre, como resultado del Referéndum Consultivo organizado en Venezuela sobre la Guayana Esequiba, el presidente Nicolás Maduro Moros anunció varios ejes de acción en diversas materias inherentes a este territorio, en correspondencia con el efecto “vinculante” de dicha consulta popular.

En un acto formal donde el mandatario se hizo acompañar por el Consejo de Estado, el Consejo de Defensa de la Nación y el Consejo Federal de Gobierno, anunció importantes decisiones que inciden en cambios sobre la dinámica territorial del país e imponen una nueva agenda de acción en favor de restituir a Venezuela el suelo de la Guayana Esequiba, congruentemente con su reclamación histórica y legal ante la República Cooperativa de Guyana.

Anuncios más importantes

En esta serie de anuncios, el presidente Maduro delineó los aspectos generales más importantes sobre el desarrollo de la nueva etapa de la agenda de Venezuela en su disputa. Los elementos más relevantes son resumidos y explicados a continuación:

1. Alta Comisión por la Defensa de la Guayana Esequiba

“Creo una nueva Alta Comisión por la Defensa de Guayana Esequiba, amplia e integrada por el Consejo de Defensa de la Nación, el Consejo Federal de Gobierno, el Consejo de Seguridad Nacional y todos los sectores políticos, religiosos y académicos, en especial las universidades del país. Será coordinada por la doctora Delcy Rodríguez”, dijo Maduro, hecho que inició la actividad de un nuevo cuerpo de gobierno para dar tratamiento como asunto de Estado a la reclamación venezolana.

Este anuncio no consiste en la creación de una nueva burocracia funcional sino en la articulación de los cuerpos de gobierno existentes, pero con visión de amplitud e incorporación de otros factores en la vida del país.

Los detalles sobre el volumen de trabajo de la Alta Comisión no han sido explicados, pero se perfila que podría tratarse de una instancia que dará integralidad y coordinación a la defensa de los derechos históricos, legales y legítimos de Venezuela en ese territorio.

2. Ley Orgánica para la Creación de la Guayana Esequiba

“Activar de inmediato el debate en la Asamblea Nacional, la creación de la Ley Orgánica para la creación de la Guayana Esequiba, y la implementación de las 5 decisiones tomadas por el pueblo de Venezuela: Los 5 sí, en cada una de sus partes”, indicó el presidente.

El primer mandatario entregó a Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, la Ley Orgánica por la Defensa de la Guayana Esequiba para regular la creación del estado Guayana Esequiba y proceder a implementar todas las decisiones emanadas del voto popular en el Referéndum Consultivo.

En el ámbito de la legislación venezolana, las leyes orgánicas tienen el carácter especial de estructurar los poderes públicos e instituciones de gobierno para desarrollar los derechos constitucionales y los que sirvan de marco normativo para otras leyes, lo cual les da un perfil intersectorial tanto en su desarrollo como en su aplicación.

En tal sentido, la ley se centrará en diversos elementos como la construcción del estado de la Guayana Esequiba, entidad de ese tipo número 24 del país, resultado de la aprobación otorgada en el Referéndum Consultivo mediante la Pregunta 5 del cuestionario sometido a votación.

La creación de este marco legal sentará las bases en aras de la articulación de los poderes e instituciones para asumir el territorio Esequibo dentro de la juridiscción nacional, en simultáneo al desarrollo de la controversia y la reclamación venezolana que yace en el Acuerdo de Ginebra de 1966 como único instrumento, también ratificado en el referéndum mediante la Pregunta 2.

Uno de los elementos más particulares de normar el Esequibo es precisamente que existe una disputa territorial, lo cual hará de esta Ley un horizonte legal que podría ser ajustado a las variaciones derivadas de los potenciales escenarios de negociación con Guyana, con la generación de “acuerdos prácticos y satisfactorios para ambas partes”, tal como refiere el Acuerdo de Ginebra de 1966.

3.  ZODI de la Guayana Esequiba

Se crea la Zona de Defensa Integral (ZODI) Guayana Esequiba con tres áreas de desarrollo integran hábil y 28 sectores de desarrollo integral, dependientes militar y administrativamente de la Región de Defensa Integral (REDI) Guayana.

Mientras se discute la Ley Orgánica, esta Zona de Defensa Integral tendrá su sede militar y administrativa en Tumeremo, población en el municipio Sifontes del estado Bolívar ubicada a 75 kilómetros de la frontera con la Guayana Esequiba. Maduro designó al mayor general Alexis Rodríguez Cabello como autoridad única de la Guayana Esequiba, quien tendrá su sede política y administrativa en Tumeremo.

Esta ZODI, según las competencias previstas en la política nacional de defensa integral de la nación, ayudará a planificar el territorio, preparar condiciones y desarrollar políticas para su gestión efectiva.

En este sentido, el mandatario también aludió a la depredación ambiental permitida por Guyana, por lo cual ordenó la creación de marcos regulatorios para la administación del territorio, áreas bajo régimen de administración especial y parques nacionales.

4. PDVSA-Esequibo y CVG-Esequibo

El presidente ordenó a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) crear filiales orientadas al desarrollo de la explotación de hidrocarburos y minería en el suelo Esequibo y en su fachada marítima. Pidió la apertura de un régimen concesionario para la planificación de la inversión nacional y extranjera.

5. Nuevo mapa oficial de la nación

El presidente Nicolás Maduro Moros divulgó un nuevo mapa físico de Venezuela que descarta el trazado de líneas en la histórica Zona en Reclamación y cataloga dicho territorio de manera entera como Guayana Esequiba.

El mandatario agregó que se divulgaría este nuevo mapa en todos los espacios educativos del país.

6. Tres meses para retirarse

El mandatario pidió la redacción de una Ley que prohíba la contratación de empresas que operen o colaboren en las concesiones unilaterales dadas por Guyana en el mar por delimitar.

Ordenó que por vía de Ley se den tres meses a todas esas empresas para que se retiren del mar por delimitar.

“Estamos abiertos a conversar. Por las buenas, todo. Por las malas, nada. Respeto al Derecho Internacional, a las leyes, a la buena vecindad, a la convivencia”, dijo Maduro, quien agregó que ese marco legal debe prever la vía de los arreglos de estas empresas con Venezuela en los plazos correspondientes.

7. Medidas de atención social para la población esequibana

El presidente indicó la necesidad de aplicar políticas de atención social a la población esequibana, “un plan de atención humana y social a toda la población de la Guayana Esequiba, la realización de un censo, el inicio de la entrega de cédulas de identidad y la apertura de una oficina del Saime” (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería), que tambien tendrá sede en Tumeremo.

El significado político de los anuncios

El primer rasgo distintivo de estos anuncios es que el presidente Maduro procedió a darle cuerpo vivo al carácter “vinculante” del Referéndum Consultivo, con acciones concretas y orientadoras para la disputa y ejercicio de la soberanía en dicho territorio.

Esto otorga a Maduro el lugar en primera línea en una nueva etapa en la que Él lidera la iniciativa en el tablero político; el lugar donde sabe jugar mejor.

Las medidas son claramente pertinentes si se considera la ruptura de facto que Guyana pretende consolidar del Acuerdo de Ginebra de 1966, lo cual implica que sus anuncios consisten en un conjunto de presiones múltiples, simultáneas y en cierta medida inmanejables para Guyana. Claramente está forzando al vecino a una negociación, lo que ha expresado de manera tajante: “Guyana debe saber que arreglamos esto por las buenas, o lo arreglamos”.

A horas de la manifesación de estas decisiones el canciller venezolano, Yván Gil, anunció que mantuvo comunicación telefónica con su homólogo guyanés, Hugh Todd, por iniciativa de este úlitmo. Los cancilleres abordaron la controversia territorial sobre el Esequibo, el Referéndum Consultivo y acordaron mantener la línea de comunicación abierta entre ambas naciones, lo cual habilitó canales que no estaban activos.

La cancillería de la República Popular China se pronunció a través de su vocero, Wang Wenbin, instando a ambos países “a resolver adecuadamente las cuestiones sobre la delimitación de las fronteras”, expresión congruente con la postura venezolana debido a que el Acuerdo de Ginebra de 1966 se basa justamente en ello y no en un veredicto de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), tal como unilateralmente ha sido invocado por Guyana.

Es evidente, entonces, que Maduro quiere devolver a Guyana al Acuerdo pero, además, el objetivo es también contener el proceso concesionario que su vecino está aplicando, de manera írrita, en aguas por delimitar.

Esta contención se está desplegando mediante acciones que son inéditas para Guyana, y que además imponen una realidad objetiva: dicho Estado nunca ha lidiado con una merecida coerción similar de Venezuela, presión que es declaradamente pacífica, pero que va a ser incremental en muchos órdenes.

En el frente interno Maduro ha posicionado en términos prácticos el ejercicio de la soberanía basada en la consulta de acuerdo al Artículo 5 de la Carta Magna. Ello implica legitimidad y respaldo.

En los hechos, desarticuló el falso dilema de que “la soberanía no se consulta, se ejerce”, arengado por María Corina Machado y otros actores políticos que aspiran deslegitimar el referéndum.

El casi inesperado conjunto de acciones anunciadas, luego del referéndum, impone una coordenada digna de observar: las actuaciones del Presidente no transcurren de manera unilateral, obedecen a un mandato. De haberse anunciado en otro contexto estas medidas no habrían tenido el impacto que han tenido, ni para Guyana, ni dentro de Venezuela.

Los eventos de los últimos días, organizados por Maduro, están confinando a los opositores a un terreno reducido: el de cuestionar los resultados del Referéndum y, seguidamente, cuestionar el ejercicio de soberanía.

Pero el tema del Esequibo como factor que ha dominado la conversación pública del país parece imponer un sentido común transversal. La Guayana Esequiba es suelo venezolano y los poderes nacionales deben actuar dentro de su ámbito de posibilidades y deben alejarse de toda inercia o a cualquier situación parecida a la inacción.

Esto refiere que Maduro gana terreno al constituirse en el factor proactivo en la crisis generada por Guyana; consolida su posición de fuerza en su rol de Jefe de Estado.

Con las medidas anunciadas, el Presidente está desarticulando otras creencias, infundadas, promovidas para desgastar su imagen, como la de que el Comandante Hugo Chávez entregó el Esequibo a Guyana.

Adicionalmente, la cuestión de este territorio ha sido incorporada a la diatriba polarizante, pero el reducto político adverso al chavismo, al menos en este tema, es cada vez más aislado y disminuido.

El país se ha trasladado a un ámbito de discusión y narración que tiene a la Guayana Esequiba como centro, debido al arraigo real que hay en la población por esta demanda histórica sobre el territorio. En efecto, este es uno de los grandes consensos nacionales que Maduro ha ayudado a labrar con muchos sectores del país.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<