Dom. 07 Agosto 2022 Actualizado ayer a las 11:38 am

centro carter.jpg

La rectora del CNE, Tania D'Amelio, reunida junto a miembros del Centro Carter, entre ellos Andrea Nelli (Foto: @taniadamelio / Twitter)

¿Quiénes son los delegados de la Misión Electoral del Centro Carter?

En octubre pasado el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela y el Centro Carter suscribieron un memorando de entendimiento para garantizar la imparcialidad y objetividad de la misión de observadores que este organismo desplegará en el proceso electoral el 21 de noviembre.

La máxima autoridad comicial en Venezuela se comprometió a garantizar a la misión de observación la libertad de acceso a sus instalaciones, a los organismos electorales subalternos y a todas las informaciones sobre el proceso electoral. Tras los comicios, la misión del Centro Carter dará un informe al CNE.

En este sentido, es oportuno difundir parte de los perfiles de estos representantes, quizás los más importantes en suelo venezolano, pues podrían ser claves para analizar el rol que podría tener el Centro Carter al llegar a término las elecciones regionales y municipales.

Salvador Romero Ballivián

De nacionalidad boliviana, figura como integrante en la categoría de "consultor" de la misión electoral del Centro Carter presente en Venezuela.

Con perfil de sociólogo político y escritor, Romero tiene una amplia y controvertida trayectoria en materia electoral en Bolivia.

En 1998 Romero fue coordinador nacional en Bolivia de Fundemos, fundación que funcionó con financiamiento del gobierno de Alemania.

En 2004, el gobierno de Carlos Mesa lo nombró Vocal de la CNE de Bolivia (antigua instancia electoral) por el Poder Ejecutivo. Ahí desempeñó la vicepresidencia y la presidencia ejerciendo un mandato desde 2004 hasta 2008, presenciando desde su cargo la transición política que dio paso a Evo Morales.

Sin embargo, desde sus responsabilidades en la instancia comicial de Bolivia y luego de cumplir labores en esta, Romero fue un informante del gobierno estadounidense. De acuerdo a cables filtrados por WikiLeaks, Romero daba partes informativos al embajador estadounidense en el país andino Philip S. Goldberg y a su sucesor el embajador Michael Hammer, hallándose reportes de su colaboración con los estadounidenses en los años 2007, 2008 y 2009, según WikiLeaks.

De acuerdo al cable diplomático filtrado por WikiLeaks de 2007, Romero acudió a la embajada estadounidense para denunciar las supuestas intenciones de Evo Morales de "cooptar la instancia electoral independiente". Romero manifestó al embajador Goldberg preocupaciones por el referéndum que daría cuerpo a la nueva Constitución del Estado Plurinacional ese año y afirmó que se aferraría a su cargo hasta 2008.

En otro orden de ideas, Romero ha sido señalado de favorecer el flujo de recursos de la Fundación Nacional para la Democracia (conocida como NED, por sus siglas en inglés), un brazo del gobierno estadounidense, concretamente en Honduras, luego del derrocamiento de Mel Zelaya. Romero ha sido un factor activo, desde Bolivia, en operaciones de poder blando en la nación centroamericana y tal ha sido su activismo en dicho país, que ha sido cuestionado en Bolivia por hacerlo al ocupar cargos en el país andino.

En noviembre de 2019 fue designado Vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por la mandataria de facto Jeanine Añez. Mediante un ente electoral impuesto en el gobierno golpista, Romero fue electo Presidente del TSE.

romero añez.jpg

Salvador Romero fue el máximo representante del TSE boliviano durante la dictadura de Jeanine Áñez (Foto: Archivo)

Romero fue cuestionado por los actores políticos en Bolivia por haber propiciado dilaciones de las elecciones presidenciales del año 2020 en sucesivas oportunidades, en actuaciones y decretos considerados "al margen de la ley" por los dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales y Luis Arce.

Romero deja el cargo en el TSE en abril de 2021, pero en junio de este año el expresidente derrocado del país andino, Evo Morales, declaró que Romero debía ser investigado al revelarse indicios sólidos de una conspiración fraguada por vía de fraude a la elección de 2020 y vía de golpe clásico, para que Luis Arce no asumiera su mandato.

Jennie Lincoln

De acuerdo al perfil publicado en el sitio del Centro Carter, Jennie Lincoln es asesora principal sobre iniciativas de paz en América Latina y el Caribe. También es profesora en la Escuela de Asuntos Internacionales Sam Nunn en el Instituto de Tecnología de Georgia, donde enseña política latinoamericana y relaciones entre Estados Unidos y América Latina.

Pese a su perfil meramente académico, Lincoln se ha involucrado como pieza pensante de la política extensiva de la "seguridad" estadounidense en el continente, pues ha sido asesora de políticas para el Comando Sur de los Estados Unidos, el brazo militar prolongado de ese país a escala interterritorial, y que vale agregar, ha sido un factor de amenaza militar abierta contra Venezuela.

Adicionalmente, Lincoln ejerce como profesora adjunta del Instituto de Administración de Asistencia de Seguridad del Departamento de Defensa de Estados Unidos en la Base de la Fuerza Aérea Wright Patterson.

La observadora se refirió anticipadamente a las elecciones en Nicaragua, concretamente el mes de junio de este año, de manera clara a destiempo al desarrollo de esta elección, declarándolas de antemano fraudulentas. Lincoln comparó las acciones del gobierno nicaragüense con prácticas de la "Gestapo" nazi, aduciendo que el encarcelamiento de opositores extremistas violentos en la nación centroamericana distaban mucho de los "estándares internacionales".

En sus declaraciones sobre Nicaragua en el mes de junio, Lincoln desestimó el ciclo prolongado de violencia política perpetrado por los dirigentes opositores a Daniel Ortega que fueron sometidos a la justicia.

Luego de las recientes elecciones en Nicaragua, Lincoln nuevamente se pronunció en una conferencia sobre este país, vaticinando una "reacción internacional" por las elecciones, por no ser, según sus palabras, "creíbles ni inclusivas", sustentando el discurso que ha cimentado la vía programática de medidas coercitivas y unilaterales, de factura reciente contra Nicaragua y sus funcionarios de gobierno.

j lincoln.jpeg

Lincoln ya se había anticipado, meses antes, a emitir un juicio personal sobre el supuesto fraude que sería las elecciones presidenciales en Nicaragua el pasado 7 de noviembre (Foto: Archivo)

En 2020, Lincoln, junto a David Carroll, el director del programa para la democracia del Centro Carter, se comunicaron en respuesta al partido opositor venezolano Prociudadanos, de Leocenis García, donde respondieron de manera negativa a una invitación de esa organización política para que hicieran gestiones para observar las elecciones parlamentarias del año pasado.

"Creemos que actualmente no se dan las condiciones necesarias para un proceso electoral transparente, inclusivo, libre y justo que permita el despliegue de una Misión Internacional de Observación Electoral", respondieron sobre las elecciones de 2020.

En efecto, el Centro Carter no envió una misión electoral a Venezuela en las pasadas elecciones parlamentarias.

Andrea Nelli Feroci

Es director asociado del programa Democracia del Centro Carter. Su procedencia es de las ONG. Ha trabajado para organizaciones internacionales y multilaterales, incluidos el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y la Unión Europea (UE), así como para las ONG internacionales Oxfam International, Christian Aid y Agenfor International, tal como refiere su perfil en el sitio del Centro Carter.

Nelli Feroci participó en las gestiones del Centro Carter y cumplió labores de observación de las cuestionadas elecciones en Honduras en 2017, sin que dicha organización efectuara públicamente comentarios adversos a la elección.

Asimismo gestionó iniciativas centradas en políticas en América Latina para el Centro Carter, donde también dirigió una iniciativa de investigación para analizar las implicaciones de la creciente presencia de China en América Latina y el Caribe y su impacto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la región.

Anteriormente, coordinó la investigación y la política de Oxfam en América Latina y el Caribe y apoyó las iniciativas de investigación del programa especial de Oxfam para apoyar las redes de la "sociedad civil" en los países BRICSAMIT (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, México, Indonesia y Turquía).

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<