Dom. 17 Octubre 2021 Actualizado 10:59 am

chavismo primarias psuv.jpg

Las primarias del PSUV del 8 de agosto tuvieron una alta participación (Foto: @rodbexa / Twitter)

De las primarias del PSUV al diálogo: un análisis en caliente

La jornada electoral del domingo 8 de agosto, día en que se celebraron las primeras Elecciones Primarias Abiertas (EPA) del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), demostró ser un hito político para el chavismo, con un alto impacto en la agenda nacional, siendo además una demostración de su fuerza, movilización y organización electoral en tiempos difíciles para la República Bolivariana.

En rueda de prensa a horas de la madrugada de este lunes 9 de agosto, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, dio los números de la movilización general que hubo entre la ciudadanía: unos 5 millones 500 mil venezolanas y venezolanos salieron a manifestar su apoyo a las EPA.

Las dificultades técnicas durante el proceso electoral no pudieron involucrar a toda la movilización manifiesta. El hecho de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobara pocos centros electorales y una mesa de votación por sede hizo que se ralentizara el proceso, provocando que muchísimos se abstuvieran de votar por las largas esperas y demoras.

Sin embargo, 3 millones 500 mil chavistas sí pudieron ejercer su derecho al voto, un número que no puede desmercerse debido a un proceso que generalmente no convocaría una masa amplia de votantes como unas elecciones presidenciales, por ejemplo.

Para tener alguna medida: en los comicios presidenciales en 2018, el presidente Nicolás Maduro obtuvo 6 millones 245 mil 862, es decir, que en esta ocasión el chavismo movilizó casi lo mismo en estas primarias y votaron casi la mitad de la cantidad de hace tres años, denotando un dato político del chavismo de suma importancia.

Tomemos en cuenta, también, los números de participación de las elecciones parlamentarias de 2020: el Gran Polo Patriótico obtuvo 4 millones 321 mil 975. Comparado con la movilización del domingo 8, hubo un aumento en la participación política del chavismo, un reflejo del estado anímico de cara los próximos rounds electorales.

Ello da pie a leer que existe una formalización del relevo generacional tanto en los cuadros del PSUV como en el chavismo de base, que ha demostrado revitalizarse ante las circunstancias en su constante movilización y respuesta desde los adentros del país y dando legimitidad al liderazgo chavista.

De abajo hacia arriba

Las EPA trascienden el importante hecho de la elección de candidatos a las próximas elecciones porque han sido una clara expresión del momento político que vive el chavismo actualmente, en un escenario cuyo contexto está dominado por las dificultades generadas al país y toda su población por la continua agresión imperial estadounidense.

El chavismo de base tuvo la voluntad de movilizarse, la mayoría por la maquinaria del PSUV pero también otros chavistas que por voluntad propia y sin filiación partidista decidieron expresarse, asumiendo el compromiso electoral de darle legitimidad a la estrategia del directorio chavista frente a las diferentes agendas de las oposiciones venezolanas. 

Los ataques contra la República Bolivariana han sido respondidos no solo por el Estado y los partidos, sino también por el chavismo de base que no desarraiga sus símbolos, códigos, métodos y procedimientos políticos de sus claves históricas fundantes. Hablamos de un trabajo de solidificación en el trabajo comunitario y comunal, con sus éxitos y fallos, sus experimentaciones y repeticiones, pero que son propios de la expresión política original del chavismo.

En ese sentido existe una nueva orientación del liderazgo social comunitario en las bases del PSUV y del chavismo en general, con la carta comunal en mano y en coherencia con los lineamientos estratégicos del proyecto histórico chavista.

No en balde el presidente Nicolás Maduro, en calidad de presidente del PSUV, ha ordenado que el partido mayoritario de la militancia chavista se aboque a la construcción del Estado comunal, proyecto histórico del chavismo desde la era Chávez, y ha liderado los esfuerzos del Gran Polo Patriótico para que se trabaje en una agenda comunal desde el Parlamento.

Con las EPA queda claro que el chavismo continúa leyendo los tiempos políticos del país y actuando en consecuencia, dando cabida a un proceso de amplia participación, no solo para sus militantes, sino también para la población en general, dando pie a una mayor fuerza en los nuevos escenarios que atraviesa Venezuela.

El diálogo en curso

El hilo que conecta el momento político que experimenta el chavismo con el escenario de la próxima mesa de diálogo entre gobierno y oposiciones es claro, si tomamos en cuenta que las EPA fueron una demostración de músculo político y electoral.

Pues las primarias no solo permitieron medir la maquinaria del PSUV para el próximo 21 de noviembre, también le dieron legitimidad al gobierno del presidente Maduro frente a las negociaciones con las oposiciones, sobre todo ante el ala pro-estadounidense representada principalmente por Juan Guaidó.

En todo caso, muestra un buen precedente de que los actores chavistas en la mesa de diálogo están respaldados por una masiva militancia que sigue siendo el protagonista político del país, muy al contrario de la oposición extremista, cuya única estrategia se deriva de las decisiones de Washington y Miami.

Conocemos de la mano del presidente Maduro que ya existe un documento aún no firmado que certifica las labores de diálogo y que espera por la fecha y el lugar de la cita para el encuentro. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ofreció a México de sede para la mesa de negociaciones, aunque aún falta por confirmarse.

Por último, debemos resaltar que los inamovibles del chavismo ante el diálogo, sobre todo el cese del bloqueo económico, financiero y comercial contra Venezuela, están bien apoyados por más de 5 millones de venezolanas y venezolanos dispuestos a movilizarse políticamente por su futuro, el derecho irrenunciable a existir y la soberanía política que nos corresponde.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<