Jue. 18 Julio 2024 Actualizado 4:15 pm

vlad putin.jpeg

El presidente ruso Vladímir Putin (Foto: Gavriil Grigorov / AFP)

La revuelta de Wagner, el poder de Putin y la ilusión de Occidente

Bajo la mediación de Bielorrusia, la rebelión de Wagner, abiertamente calificada como un golpe contra el presidente ruso Vladímir Putin por la mediática occidental, terminó en menos de 24 horas. Tales cambios dramáticos en la situación de viernes a sábado atrajeron la atención mundial, a la vez que algunos analistas occidentales consideraron esta "rebelión armada" como un duro golpe al poder de Putin y expusieron la debilidad de su liderazgo en un momento en que la guerra entre Rusia y Ucrania llegó a un punto muerto, a lo que algunos expertos chinos dicen que es una "ilusión" de Occidente respecto a la política rusa.

Tras una revuelta fugaz el jefe de Wagner, Yevgueni Prigozhin, abandonará Rusia y se mudará a Bielorrusia conforme a un acuerdo mediado por el presidente Alexander Lukashenko, reportó Reuters.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que Lukashenko ofreció mediar, con la aprobación de Putin, porque conoce a Prigozhin personalmente desde hace unos 20 años. Peskov dijo que el caso criminal abierto contra Prigozhin por motín armado sería abandonado, y que los combatientes de Wagner que tomaron parte en su "marcha de la justicia" no enfrentarían acción algunas, en reconocimiento a los servicios prestados a Rusia, de acuerdo con el reporte.

El antiguo litigio entre el jefe de Wagner y el ejército de Rusia evolucionó en una confrontación abierta el sábado cuando las fuerzas de Prigozhin se movilizaron hasta la ciudad rusa de Rostov-on-Don, y avanzó cientos de kilómetros hacia Moscú.

Unos expertos chinos creen que la retirada de los soldados de Wagner es una elección racional debido a que la prioridad de Prigozhin es llamar más la atención, especialmente de Putin, para presentar sus demandas, en vez de lanzar un verdadero motín con la dirigencia rusa.

A pesar de que la mediática occidental dice que la revuelta expuso la debilidad de la administración Putin, la rebelión fue sofocada en un periodo muy corto luego de que el Presidente prometiera tomar acciones decisivas el sábado por la mañana. Esto de hecho muestra que el Kremlin mantiene una fuerte capacidad de disuasión, lo que reforzará su autoridad, dicen algunos expertos.

En respuesta al reporte de la retirada de los soldados de Wagner del Distrito Militar del Sur de Rusia, un vez que Prigozhin aceptó la propuesta del presidente Lukashenko de aliviar la tensión, mientras que el Presidente ruso garantizó la mudanza de Prigozhin a Bielorrusia y el retiro del caso criminal sobre su persona, el Ministerio de Exteriores chino dijo el domingo en la noche que se trata de un asunto interno de Rusia.

Como vecino amistoso y socio-estratégico integral para la coordinación de una nueva era, China apoya a Rusia en el mantenimiento de la estabilidad nacional y en la realización del desarrollo y la prosperidad, dijo un portavoz ministerial.

Un cambio de escenario

Como empresa militar privada, el impulso principal de Wagner es la ganancia, y la rencilla con el Ministerio de Defensa ruso liderado por el ministro Serguéi Shoigú tiene una larga historia. Desde que comenzó la guerra en Ucrania, el conflicto entre las dos partes ha aumentado.

Cuando las fuerzas de Wagner estaban terminando la marcha tras demandar la renuncia de los principales funcionarios militares de Rusia, Prigozhin dijo que sus combatientes habían liderado una "marcha de la justicia" durante las últimas 24 horas, y que para evadir un escenario sangriento ordenó que dieran la vuelta a sus columnas y regresaran en dirección contraria a un campamento según lo planeado, de acuerdo con los reportes.

"De hecho, Prigozhin no ha lanzado un golpe contra el gobierno ruso sino que protesta de esa manera para expresar su descontento hacia los mayores funcionarios militares de Rusia y demandar un mejor trato para el grupo Wagner", dijo al Global Times este domingo Wang Yiwei, un profesor de relaciones internacionales en la Universidad Renmin de China.

Las fricciones entre Prigozhin y el Ministerio de Defensa ruso han ido en aumento a medida que se ha prolongado la guerra, hasta llegar a un punto de ruptura el viernes cuando el primero acusó a los dirigentes militares de atacar los campamentos de Wagner, según el Moscow Times.

Antes, Prigozhin suscitó inquietudes sobre el lento progreso de las fuerzas rusas en medio de fuertes batallas en las ciudades del este ucraniano de Bajmut y Soledar. También acusó al ejército ruso de intentar “robarle” victorias a Wagner.

A pesar de la retirada de Wagner, algunos medios occidentales como CNN y The New Yorker sugirieron análisis diciendo que "Putin está en riesgo de perder su control de hierro en el poder" y que "la debilidad de Putin está desenmascarada". CNN dijo que "esta no es la primera vez en esta primavera que hemos visto a Moscú verse débil. El ataque con drones sobre el Kremlin en mayo debió haber causado a la élite en torno a Putin el cuestionamiento de cómo carrizo las defensas de la capital eran tan débiles".

Occidente ha prestado mucha atención a la situación, y espera instigar un sentimiento anti-Rusia, el cual es una táctica común y también parte de su guerra cognitiva desde que la crisis ucraniana comenzó, dijo Ciu Heng, un asistente de investigación miembro del Centro de Estudios Rusos de la Universidad Normal del Este de China, a Global Times el domingo.

"Sin embargo, sofocar la revuelta en tan poco tiempo en realidad consolidó la autoridad de la administración Putin, que tiene poco impacto en la primera línea de batalla entre Rusia y Ucrania", dijo Cui.

El presidente Vladímir Putin apareció en la televisora estatal rusa el domingo por primera vez desde que la revuelta de Wagner comenzara, según The Guardian.

Putin renovó su compromiso con la guerra en Ucrania, calificando la "Operación Militar Especial" como su máxima prioridad.

La ilusión de Occidente

Mientras los acontecimientos se desenvolvían, funcionarios estadounidenses cuidadosamente evitaron hacer comentarios directos sobre lo que algunos calificaron era una situación interna en Rusia, lo que podría sugerir que Estados Unidos estaba tratando de explotar la situación y hacer el juego a los antiguos argumentos del Kremlin acerca de los intentos estadounidenses de debilitar la seguridad rusa.

El presidente Joe Biden conversó con los dirigentes de Francia, Alemania y el Reino Unido en medio de preocupaciones de que el control de Putin sobre el país podría estar escapándosele, y el jefe de asuntos exteriores de la UE, Josep Borrell, evitó comentarios directos sobre lo que llamó un asunto "interno" de Rusia.

El domingo el ministro de Exteriores y Consejero Estatal chino Qin Gang se reunión con el viceministro de Exteriores ruso Andréi Rudenko en Beijing, donde intercambiaron opiniones sobre las relaciones entre ambos países y con respecto a asuntos globales y regionales de interés, según el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

El viceministro de Exteriores chino Ma Zhaoxu también se reunió con Rudenko en Beijing el domingo, diciendo que bajo la compleja y severa situación internacional es necesario seguir el importante consenso alcanzado por los dos jefes de Estado, comunicarse de manera oportuna, garantizar la relación estable y a largo plazo entre China y Rusia, y salvaguardar los intereses comunes de ambas partes.

Los diplomáticos chinos y rusos también intercambiaron impresiones sobre la crisis ucraniana y otros asuntos internacionales y regionales de interés.

"Pensar que esta revuelta tiene como objetivo a Putin es ilusorio ya que algunos políticos occidentales están acostumbrados a ver la política rusa en su imaginación, lo que suele demostrar que no entienden las condiciones básicas de ese país", dijo Wang.

Algunas autoridades occidentales esperan ver que Putin pierda el control del país y Rusia caiga en el caos para que sus tropas se retiren de Ucrania; y otros esperan debilitar o dividir Rusia. Señaló que todo esto ha llevado a exagerar la revuelta de Wagner.

Aunque el acontecimiento terminó en unas 24 horas, la retirada de los soldados de Wagner deja algunas preguntas sin responder, incluida cómo resolver el prolongado conflicto entre el grupo paramilitar y el ejército ruso.

Aún así, la rebelión tendrá un impacto negativo en la situación política rusa, especialmente sobre la estabilidad del ejército. Cómo eliminar esas impresiones externas de un supuesto liderazgo debilitado y mejorar el orden podría ser una prueba para Putin en el futuro, dijeron los expertos.

Un evento tan dramático hará que Putin y las autoridades rusas sean más claramente conscientes de que el conflicto entre Rusia y Ucrania no puede prolongarse ya que cuanto más dure la guerra, más problemas y conflictos internos se acumularán, dijo Wang.

"Estos eventos pueden empujar a Putin a acelerar el fin del conflicto ruso-ucraniano para evitar riesgos similares, y estrechar aún más los lazos con países vecinos como Bielorrusia y Kazajstán”, dijo.


Chen Qingqing es una periodista china, codirige temas de China en Global Times. Cubre diplomacia, asuntos de Hong Kong y empresas tecnológicas chinas.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Global Times el 25 de junio de 2023, la traducción para Misión Verdad fue realizada por Ernesto Cazal.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<