Jue. 29 Septiembre 2022 Actualizado ayer a las 7:06 pm

israel gaza.jpg

Israel es una sociedad construida sobre un ejército cuyo credo es la guerra y la lucha, no la paz, y el robo de tierras palestinas, no la coexistencia (Foto: Anas Baba / AFP)
Para someterse a Hezbolá

Israel abre fuego contra la "Yihad Islámica Palestina"

El primer ministro israelí Yair Lapid pretendía demostrar que no podía soportar el insulto a la "Espada de Jerusalén" infligido a su oponente político, el exprimer ministro Benjamín Netanyahu, el año pasado. Lapid comenzó su breve mandato matando a comandantes de campo de la "Yihad Islámica Palestina" (PIJ, sus siglas en inglés) y creando las condiciones para las próximas elecciones a la Knesset.

Posteriormente, evaluó como improductivo y perjudicial continuar la batalla que había desencadenado inicialmente por temor a las pérdidas que podría infligir a su partido y a los israelíes. Israel considera que ha logrado múltiples objetivos y que no le perjudicará hacer promesas a los mediadores regionales e internacionales para que detengan la batalla, sobre todo porque no respeta sus acuerdos ni sus compromisos.

Israel no se equivocó en su apreciación de desafiar a la PIJ en el campo de batalla para demostrar que no tiene miedo a la guerra en preparación para ofrecer concesiones al Hezbolá libanés. Sin embargo, el Primer Ministro israelí ha descuidado un ángulo crítico: Israel -que se considera a sí mismo el mejor y más poderoso ejército de Oriente Próximo, con amplias capacidades militares y tecnológicas- ha expresado su temor a que Hamás participe. Estaría luchando contra una pequeña organización que no ha conseguido paralizar después de casi tres días de combates.

¿Cuáles fueron las ganancias y las pérdidas de Israel y de la "Yihad Islámica Palestina"?

La batalla de Israel contra la PIJ en Gaza causó 43 muertos, entre ellos 16 niños y 320 heridos. Israel consiguió aislar al movimiento "Hamás" de la batalla con la PIJ y su considerable poder militar para evitar una guerra total con más de un grupo palestino y matar a altos dirigentes de la PIJ. Los líderes de Hamás se enfrentaron a la opción de una guerra abierta si intervenía o una pequeña batalla que no costara mucho a la Franja de Gaza, como ocurrió en 2021 durante los once días de la batalla de la "Espada de Jerusalén".

Israel es consciente de que Gaza no se ha recuperado de la última guerra, de que la seguridad alimentaria y sanitaria está en sus niveles más bajos, de que las infraestructuras han sido dañadas y las viviendas destruidas no han sido construidas en su totalidad hasta hoy (solo 50%) y de que el nivel de desempleo ha alcanzado 65%.

Por lo tanto, Israel se considera tácticamente victorioso, terminando la batalla en solo unos días para evitar más pérdidas humanas o materiales. Si la guerra hubiera continuado más tiempo, la economía israelí habría sufrido mucho y millones de israelíes en la Franja de Gaza habrían pasado más días en sus refugios. La Franja de Gaza ha sido objeto de cientos de ataques con cohetes durante los últimos días. Los cohetes de la Yihad Islámica convirtieron la zona de un radio de 65 km en ciudades fantasma y obligaron a sus habitantes a huir. Israel dijo que no podía proteger los asentamientos y ordenó a la población que evacuara sus hogares.

Israel tomó la iniciativa de iniciar la agresión. Asesinó a los líderes de la PIJ responsables del mando militar en el norte (Taysir al-Jaabari) y el sur (Khaled Mansour) de la Franja de Gaza. Israel creía que la PIJ era incapaz de soportar un golpe doloroso y podía dudar en responder militarmente. Sin embargo, tras 55 horas de combate, Israel dio muestras de debilidad y falta de preparación para soportar una larga batalla y se apresuró a pedir una tregua a Egipto, Qatar y las Naciones Unidas.

Israel ha agotado el banco de objetivos sin más blancos que atacar en el primer día de la batalla, sin destruir el centro de mando y control de la PIJ y asegurándose de no provocar a Hamás ni apuntar a otros objetivos que no sean la PIJ. Es de sobra conocido que la política de asesinatos nunca ha conseguido paralizar a ningún grupo de la resistencia. Por lo tanto, al primer ministro israelí le convenía poner fin a la batalla y hacer promesas al mediador egipcio, aunque Tel Aviv es bien conocida por no mantener sus garantías.

Egipto ya estaba negociando con Israel y el PIJ unos días antes de que comenzara la batalla para levantar el asedio a Gaza y calmar la tensión tras el secuestro del líder del PIJ, el jeque Ghassan al-Saadi, en el campo de Yenín a principios de la semana pasada. Durante las negociaciones, Israel engañó a Egipto asesinando a al-Jaabari, lo que desencadenó las represalias del PIJ.

Israel tiene poca consideración con los habitantes de la Franja de Gaza. Considera que está formada por un conjunto de campos de refugiados palestinos a los que es fácil aislar y atacar, matando a los líderes de la resistencia palestina para doblegar su voluntad y matando de hambre a la población cuando sea necesario. Por ello, Tel Aviv mira con desprecio a la Franja de Gaza, pero se complace en coordinarse con la Autoridad Palestina en Cisjordania, con la que mantiene relaciones relativamente estables.

El presidente palestino Mahmud Abbas se opone firmemente a la resistencia armada palestina y coopera con Israel en el plano de la seguridad, rechazando la unidad palestina con Gaza o la celebración de nuevas elecciones para desalojarle del poder que ostenta desde hace 17 años. La Autoridad Palestina no ha recuperado ni un centímetro de su territorio desde la Cumbre de Madrid o el Acuerdo de Oslo. Por el contrario, Israel está royendo lentamente más territorios palestinos en Cisjordania y Jerusalén.

Las repetidas y continuas violaciones israelíes de los derechos humanos y las leyes internacionales no habrían sido posibles sin el apoyo incondicional de Occidente y la narrativa repetida por los líderes occidentales de que Tel Aviv "tiene derecho a defenderse". Los países occidentales proporcionan ayuda material, militar y de inteligencia sin reservas a Israel, lo que le permite aislar a millones de personas dentro de la Franja de Gaza y labrar terrenos para construir asentamientos ilegales sin oposición.

Esto es lo que ayuda a los gobernantes de Tel Aviv a despreciar los derechos de los palestinos y a asediarlos por tierra, aire y mar. Israel cierra los dos únicos cruces desde y hacia Gaza cada vez que los dirigentes políticos israelíes lo deciden. Tel Aviv recurre a la mediación cuando está en apuros y cuando no consigue una victoria rápida que los dirigentes israelíes necesitan en sus elecciones o para apoyar su popularidad a costa de las vidas de los palestinos.

Con la última batalla, Israel atrajo parte de la atención del mundo cuando Occidente estaba preocupado por la guerra contra Rusia y preparándose para otra batalla con China. El mensaje de Israel también podría dirigirse al acuerdo nuclear con Irán, considerado inadecuado y contrario a los intereses de Israel.

Israel espera enviar un golpe al aliado de Irán, la "Yihad Islámica" en Gaza, con un mensaje a Occidente de que es factible la posibilidad de debilitar a Teherán sin someterse a él por miedo a su programa nuclear. Sin embargo, la batalla fortaleció a la PIJ que se enfrentó a Israel sin Hamás y aumentó su popularidad en Gaza. Irán recibió al secretario general de la PIJ, Ziad al-Nakhala, días antes del asesinato de su comandante de campo en Gaza, Taysir al-Jaabari.

Por último, los actuales dirigentes de Israel demostraron a sus votantes que no dudan en entablar una batalla cuando hay un beneficio para la seguridad nacional, aunque el asesinato de al-Jaabari haya cambiado muy poco las capacidades de la PIJ. Por lo tanto, aceptar el acuerdo con Líbano por miedo a la amenaza del poderoso Hezbolá (equipado con 150 mil misiles y drones armados) no significa la cobardía de los dirigentes israelíes. Por el contrario, sería una valoración de la situación que no afecta a los intereses de Israel, especialmente si se evita la guerra y siempre que cualquier decisión del gobierno israelí no parezca derivar de la reticencia de sus funcionarios a enfrentarse a Hezbolá.

En cuanto a la Yihad Islámica, estableció que, a pesar de su pequeño tamaño, podía lanzar 330 misiles al día (360 fueron lanzados diariamente durante la confrontación del año pasado por todos los grupos palestinos, incluido Hamás) y causar una parálisis en Israel durante días. La PIJ golpeó la conciencia israelí para insinuar que no era seguro permanecer en el territorio ocupado y que la geografía que ocupa con el nombre de Palestina no es un lugar para vivir.

Los misiles de la PIJ transmitieron a los israelíes que ningún lugar es seguro, ni siquiera para la siguiente generación. La afirmación de Israel de que ha restaurado la disuasión tras la batalla de la "Espada de Jerusalén" confirmó su incapacidad para proteger a los colonos, incluso después de 70 años de ocupación. La PIJ consiguió levantar el asedio y las sanciones a Gaza y abrir sus cruces, restableciendo el pleno flujo de combustible.

La resistencia palestina demostró que la causa palestina no se limita a Gaza, sino que tiene una dimensión nacional. La PIJ pidió la liberación del prisionero Khalil Al-Awadeh (de Cisjordania), confirmando el vínculo que une a todos los frentes palestinos. También pidió a Israel la liberación del jeque Ghassan al-Saadi, detenido por la PIJ en el campo palestino de Yenín mientras Egipto negociaba una tregua entre Israel y la PIJ.

Así, Israel salió en busca de los mediadores para detener un enfrentamiento militar con una pequeña facción. Los enemigos y aliados de Israel están observando y evaluando el nivel que ha alcanzado Israel en comparación con sus enemigos, que se atreverán a desafiarlo en el futuro. Esto confirma que Israel es una sociedad construida sobre un ejército cuyo credo es la guerra y la lucha, no la paz, y el robo de tierras palestinas, no la coexistencia. Se permite la matanza de civiles sin descanso porque la comunidad internacional es cómplice y se desentiende.

Es una de esas batallas que terminan tarde o temprano con un alto el fuego (pero no con una paz duradera) hasta que llega el momento de la siguiente batalla. La actuación militar de Israel indica que es improbable que se produzca una guerra con Hezbolá, y una guerra israelí en Irán es impensable. La fragilidad del frente interno israelí impide que Israel se enfrente a cualquier enemigo poderoso en cualquier momento del futuro.


Este artículo se publicó originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 9 de agosto de 2022, la edición de la traducción fue hecha por el equipo de redacción de Misión Verdad.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<