Jue. 18 Julio 2024 Actualizado 4:15 pm

La industria del gas natural licuado toma cada más mayor relevancia en el mercado energético global

La industria del gas natural licuado toma cada vez mayor relevancia en el mercado energético global (Foto: Shutterstock)

El gas toma protagonismo en las actuales disputas geopolíticas

El gas natural licuado (GNL) es un recurso importante que sirve como puente a la "transición energética" debido a su potencialidad en el circuito de formación de energía eléctrica y, sobre todo, porque los costos de producción son más baratos en comparación con otros hidrocarburos. Además, se estima que este combustible fósil produce 40% menos de dióxido de carbono que el carbón y 30% menos que el petróleo.

En los últimos años, el interés sobre el gas ha aumentado considerablemente: solo con echar una ojeada a algunos hechos geopolíticos, que involucran a Estados Unidos en su desmedida obsesión contra Rusia o Irán, se puede constatar el hambre por el control del mercado gasífero global.

El reciente dolor de cabeza que pasó la Casa Blanca fue causado por las redes de gasoductos rusos desplegados a lo largo del mayor mercado de exportación de Estados Unidos en el mundo: Europa. Bien se conoce que el país angloamericano, con el apoyo de otros satélites europeos, orquestó y ejecutó el ataque de sabotaje contra el complejo ruso Nord Stream I y II.

Durante la presidencia de Donald Trump se realizaron importantes inversiones en la industria del GNL para aumentar la producción y la capacidad de envío de gas a otros continentes. Incluso, el expresidente Trump extendió los términos de autorizaciones de exportación de GNL a largo plazo hasta 2050 con el objetivo de promover las exportaciones de ese recurso y, por supuesto, convertir a Estados Unidos en el principal proveedor de GNL en el mercado.

Desde 2017 hasta 2020, por cuatro años consecutivos, el gas estadounidense lideró la producción y exportación mundial, según datos del Departamento de Energía. En ese entonces, la capacidad exportadora promediaba casi 10 mil millones de pies cúbicos por día (Bcf/d); años después Catar punteaba el ranking con otros grandes competidores como Rusia.

Para el primer semestre de 2023, la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos publicó un reporte que afirma que ese país se convirtió en el principal exportador mundial de GNL, al registrar un promedio de 11,6 bcf/d; tiene a Europa como el principal destino con 67%. Pero esto no era así años atrás, previo a la escalada de la crisis ucraniana, ya que Asia era el primer destino de las exportaciones del GNL estadounidense, en ese entonces 46% del total, y Europa 37%. Es decir, casi duplicaron esos envíos.

Así, queda en evidencia cómo Washington ha sacado provecho del escenario de contención actual contra el sector gasífero ruso, y ha logrado conquistar la preciada cuota europea.

GNL puertos Europa.png

Puertos de importación de GNL en Europa (Foto: EIA)

Si bien Estados Unidos se ha convertido en un importante proveedor de GNL para Europa, abastecer lo que requiere esa región es un gran desafío. Por eso, ante la cruda necesidad, la Unión Europea (UE) emprendió una búsqueda desesperada de otros nodos de provisión, basándose en un "plan de 10 puntos para reducir la dependencia de la Unión Europea del gas natural ruso", que incluye la búsqueda de fuentes alternativas para el suministro, de las cuales destacan nuevas prácticas:

  1. Frente a la administración de licencias hecha por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) a Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), los nuevos envíos venezolanos desde el Campo Perla atracan en los puertos europeos.
  2. En contradicción con la política contra Rusia, la UE continúa recibiendo el hidrocarburo ruso de forma tercerizada.

En resumen, la UE pasó de recibir el económico gas ruso por medio de gasoductos a adquirir el GNL a precios más altos. La EIA señaló que las exportaciones de GNL estadounidenses establecieron un récord mensual de 12,4 bcf/d solo en abril de 2023, gracias al aumento de producción de la empresa texana Freeport LNG, y ha servido para que la UE pueda reducir las importaciones de gas por gasoductos desde Rusia, así reportado por Refinitiv Eikon:

"Las exportaciones por gasoducto de gas natural desde Rusia hacia la UE y el Reino Unido disminuyeron casi 40% durante los primeros siete meses de 2022 en comparación con el mismo período de 2021, y casi 50% en relación con los cinco años anteriores (2017-21)".

Sobre aquello cabe destacar que Catar lidera los procesos y tecnologías de licuefacción de gas. Sin embargo, como se comentó previamente, Estados Unidos lleva tiempo realizando grandes inversiones para la expansión acelerada de las plantas de GNL en Luisiana y Texas.

En tales circunstancias geopolíticas, esta última nación es la gran beneficiaria del mercado de GNL. Las intenciones para crear un escenario condicionado a sus intereses son evidentes: desde un ángulo pasivo-agresivo, moldean las variables y dinámicas del mercado global por medio de la gestión del sistema de sanciones, y/o desde una perspectiva directa se involucran en cualquier conato belicista que pueda generar inestabilidad en las regiones-objetivo.

Porque, finalmente, intentan reducir los espacios de proveedores alternativos de GNL a los fines de lograr el control del gran mercado energético a futuro.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<