Sáb. 27 Febrero 2021 Actualizado 12:00 pm

Voto por correo: el factor clave de las elecciones en Estados Unidos

La semana pasada el medio Axios publicó una exclusiva sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos que se realizarán el próximo mes de noviembre.

Axios entrevistó a Josh Mendelsohn, director ejecutivo de Hawkfish, una compañía de análisis de datos creada por el magnate Michael Bloomberg y que ahora mismo trabaja para la campaña de Joe Biden, abanderado del Partido Demócrata para las elecciones frente a Donald Trump, quien busca un segundo mandato.

Según Josh Mendelsohn, una cantidad importante de demócratas votarán por correo debido a la pandemia del Covid-19, mientras que los republicanos en su mayoría tomarán el riesgo de hacerlo en persona.

Esto traería como consecuencia a un Trump liderando, al final del día, el voto popular y de los colegios electorales, mientras en paralelo se realiza el conteo de los votos por correo que podría llevar varios días. En resumen, Trump se alzaría con la victoria con el conteo rápido de los votos en persona.

Mendelsohn asume el riesgo de especular e indica:

“Estamos dando la alarma y diciendo que esta es una posibilidad muy real, que los datos van a mostrar en la noche de las elecciones una victoria increíble para Donald Trump”.

Para el director ejecutivo de Hawkfish, esto representa un “espejismo rojo” y no representará fielmente la votación.

“Cuando se cuente cada voto legítimo y lleguemos a ese último día, que será algún día después del día de las elecciones, de hecho se demostrará que lo que sucedió la noche de las elecciones fue exactamente eso, un espejismo (…) Parecía que Donald Trump estaba a la cabeza y fundamentalmente no lo estaba cuando se cuentan todas las papeletas”.

El tema de la votación por correo ha estado en el centro del panorama político estadounidense desde hace meses.

1*1dIvR9xrekQCoZluwetvTg.jpeg

A mediados de agosto, el presidente Donald Trump reforzó su campaña contra esta modalidad de votación, calificándola como fraudulenta. Para Trump, el voto postal abre paso a un fraude electoral, argumentando que esa sería la única forma de evitar su reelección.

En ese contexto, Trump tuiteó: “Si puedes protestar en persona, puedes votar en persona”, refiriéndose a las protestas callejeras que han puesto a la nación norteamericana de cabeza en los últimos meses.

Desde hace meses, los legisladores demócratas han exigido una línea de financiamiento de 3 mil 500 millones de dólares para repotenciar el servicio postal estadounidense, que sufre una crisis crónica, de cara a las elecciones de noviembre.

Trump respondió de manera enardecida: “Los demócratas quieren 3 mil 500 millones de dólares para destinarlos a algo que acabará derivando en un fraude”.

En un reporte de mediados de agosto del diario Público de España, advierten que:

“Es previsible que, si la pandemia de coronavirus vive una segunda ola en noviembre en Estados Unidos, haya más Estados que aprueben el voto por correo universal. Trump teme que, de suceder esto, esta modalidad podría ser extremadamente abundante y generalizada”.

Los congresistas han respondido a la campaña de Trump elevando la retórica confrontativa. Hakeem Jeffries, congresista del Partido Demócrata por Nueva York, aseguró que “los esfuerzos por destruir el servicio de correos es parte de la conspiración continua para robar las elecciones”.

1*O_f5V6hahHgB2QqdPQavpA.jpeg

En resumen, ambas formaciones políticas se acusan mutuamente de querer cometer un fraude en las venideras elecciones, lo cual ha elevado la crispación del panorama político y la polarización extrema.

Todo indica que las elecciones presidenciales de noviembre abrirán un nuevo episodio de la crisis política que vive Estados Unidos, agudizada por un conflicto por la legitimidad presidencial que promete dejar el conflicto entre Bush Jr. y Al Gore en el año 2000 como un pequeño incidente legal.

En ese marco es que debe interpretarse la proyección realizada por la compañía de Josh Mendelsohn.

Hawkfish, por razones más que lógicas, da por vencedor a Joe Biden. Incluso han moldeado escenarios donde Biden derrotaría a Trump luego de contarse el 75% de los votos por correo, lo que ocurriría después de que el candidato republicano se proclame como ganador.

Esta proyección, claramente, preanuncia la jugada del Partido Demócrata: cuestionar el resultado electoral que pudiera dar vencedor a Trump apalancando su reclamo en una “votación masiva” vía correo a favor del candidato Joe Biden, quien a partir de ahí se proclamaría vencedor de la cita electoral. Trump, lógicamente, fustigará esa “votación masiva” como parte del fraude que había buscado prevenir durante meses.

Ambas proclamaciones, la de Trump y la de Biden, representaría un cortocircuito inédito del sistema político estadounidense, llevándolo a niveles de tensión, polarización y violencia callejera difíciles de pronosticar.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<