Lun. 15 Agosto 2022 Actualizado Viernes, 12. Agosto 2022 - 13:58

maduro chavismo.jpg

El pensamiento mágico insiste en que Venezuela "se arregló" de milagro (Foto: Prensa Presidencial)

¿El milagro Maduro? ¡Zape gato!

Tanto los religiosos como los científicos están de acuerdo en que un milagro es una situación, fenómeno o acción que no puede explicarse a partir de los principios naturales o científicos y que, por lo tanto, es imputado a una entidad divina. Un milagro puede ser cualquier tipo de suceso sorprendente, maravilloso o fuera de lo común. Eventos que escapan a la comprensión humana por falta de conocimientos e información.

La conseja que dice "Venezuela está cambiando", "se está acomodando", "el milagro Maduro" o "el súper Maduro" tiene un piquete propagandístico con el objetivo de que no entendamos los hechos ocurridos, que creamos que todo ocurre por la divinidad o por seres superdotados, y que la dirección política-militar que guía a nuestras fuerzas actúa desperdigada y a lo loco sin un plan, y que Chávez como Maduro no son de carne y hueso, desmeritando así con ese "milagro" el esfuerzo de pensador y estratega en la guerra que tuvo Chávez y tiene Maduro y el directorio y nosotros como pueblo para crear estrategias permanentes que eviten la guerra.

No es un misterio. Debemos recordar que Chávez y todo lo sucedido hasta ahora desde 1989 son consecuencia de un plan implementado por la burguesía mundial para desbaratar al Estado-nación que, aun al servicio de sus intereses, hoy como está no le sirve. Todo está claro y, sin dudas, cada acción y cada acto de la burguesía persigue desatar la guerra civil y con ello desatar el caos logrando así obtener mayor riqueza con menos inversión, saqueando a sus anchas al territorio y a la gente que lo habitamos, para ello tiene a su servicio las fuerzas de una oligarquía local que siempre nos ha odiado como pueblo y está dispuesta a vender su última gota de sangre al imperio con tal de mantenerse a su servicio por migajas y además una clase media asustadiza, ignorante, ordinaria y rastrera que mantiene la ilusión de ser extranjera.

De nuestra parte no hay ningún milagro: es un acto político, de gente que está haciendo política con planes y perspectiva política, y ha ido cambiando el temporal, evitándonos como pueblo esa tragedia que es la guerra civil. En Venezuela no está ocurriendo ningún milagro, dado que Chávez, Maduro, el directorio y nosotros no somos una entidad divina ni la representamos; somos gente de carne y hueso y cerebro intentando abandonar un sistema de explotación y buscando crear y experimentar otro en donde la explotación solo sea un mal recuerdo en el futuro.

Como pueblo debemos entender cuál es el papel que nos toca jugar en los hechos que acontecen hoy en la República Bolivariana de Venezuela. Porque la conseja nos coloca en el mundo de lo esotérico, de lo desconocido, de la magia, en el que los sucesos parecieran venir de una divinidad, de la llegada de la niña o el niño, del paso de las guacamayas por el cielo de Caracas, como si no hubiera causas que generan consecuencias, como si las personas y sus organizaciones e intereses no actuaran, como si no hubiera pobres ni ricos, sino que ocurren porque sí, por una puntá e c….

Cuando analizamos cada acto insurreccional que produce la oposición guiada por Estados Unidos, nos damos cuenta con mayor claridad que siempre ante la acción imperial hay una respuesta chavista, y esa estrategia ha sido armarse y prepararse para evitar la guerra, para desarmar la guerra. Entonces, no es un milagro: es un plan y es concebido por la gente, por un pueblo; no es algo divino, hay un registro, es comprobable lo que hemos hecho Chávez, Maduro, el directorio y nosotros como pueblo.

Otra claridad que debemos tener es que los únicos que ganan con la guerra civil es ese poder que ahorita dirige al mundo y que está, por ejemplo, contra Rusia. Es la misma gente que dirige a Obama, Biden o Trump; son los mismos banqueros alemanes, franceses o ingleses que le robaron la plata a Rusia y que nos robaron a nosotros. Es decir, estamos peleando contra el mismo enemigo, no hay diferencia. Los que están usando a Ucrania para joder a Rusia son los mismos que usan a Colombia, Brasil o Guyana para jodernos a nosotros. No es un enemigo ficticio o mágico, tienen nombre y apellido.

Toda realidad física material creada está destinada a destruirse producto de sus propias contradicciones. El capitalismo como modo de producción y la cultura que deriva es uno de estos casos; en cualquiera de sus fases avanzadas o no, ya sea imperialismo o engullimiento de sí mismo, cumplirá inexorablemente con esa precisión.

Pero, ojo, mientras en la realidad no ocurra otro pensamiento que sustituya a este modo de producción, el capitalismo seguirá pataleando, incluso con las patas quebradas y sin cerebro. Tampoco su deterioro o muerte trae aparejado consigo en su seno la gestación del nuevo mundo, la otra vida, en donde todos seremos felices para siempre abrazados a los leones y cada uno haciendo lo que se nos antoje.

Por tanto, otra manera de vivir, es decir, otra realidad física material en la cual los esclavos dejemos de existir al igual que los explotadores, está más que claro que no ocurrirá por milagro, magia, prodigio, prestidigitación, tejemaneje, porque la gente luchó por ello, porque los héroes, sacrificados, martirizados legaron sus vidas, porque los gremios de toda la gente existente lo necesita o lo desea o es su esperanza o utopía, o porque algún iluminado lo decretó, lo anunció en nombre de dios, la ciencia, las ilusiones, o los profetas, o está escrito en una mata de jabillo, o por obstinación, o porque se destruya y desaparezca el capitalismo. Bajémonos de esa mata de auyama. Simple y llanamente no es así como ocurrirá.

Sucederá por conocimiento, por planificación, por pensamiento, por estudio, por experimentación, por construcción colectiva. Por decisión, acción, vocación, entrega política de toda una especie, que asume ese hacer como su existencia política, fuera de la natural que ya se es. Que empezará por pequeños grupos, pequeños o grandes experimentos, posiblemente, forma parte del estudio.

Porque la desaparición de un sistema de producción, de una cultura, no acontece porque lo nuevo está urgido de aparecer, ese pensamiento mágico, ilusorio, utópico, forma parte de religiosos, de reformadores; sin percatarse que deseo no empreña y lo único que han logrado en el largo trajinar de la especie es hundirla aún más en la tragedia; cuando de lo que se trata es de crear condiciones para que la especie no sólo entienda que es explotada, sino que colectivamente debemos buscar los mecanismos que hagan posible la existencia en otras condiciones de vida, radicalmente diferente o distinta a las que hasta ahora, nos ha mantenido el sistema de explotación.

Vamos a las causas. ¿Por qué nos invadieron los europeos, por qué la guerra de independencia, por qué nos invadieron los gringos, por qué el caudillaje, por qué la guerra federal, por qué las guerrillas, por qué llegamos al 27 de febrero de 1989, al 4 de febrero de 1992? ¿Por qué Chávez llegó al gobierno en 1998, a la Constituyente del 1999, a las 49 leyes habilitantes que desencadenaron los sucesos que nos llevaron al golpe de Estado de 2002, al paro petrolero de 2003, al referéndum, a la reforma, a la enmienda y a los siguientes eventos que aún no se detienen?

Veamos. Para el capitalismo imperial en su etapa de engullimiento de sí mismo, los Estados-nación son una traba desde el momento mismo en que terminó la segunda guerra capitalista (1945). Para ello era necesario exterminar con todos los procesos o experimentos que en nombre del socialismo o el comunismo se habían hecho en el planeta. De allí todos los planes por acabar con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) llevado a cabo en los territorios que hoy conforman la Federación Rusa y otros. Es por ello que se le da continuidad a esta guerra con el nombre de Guerra Fría y se libra en distintas partes del mundo, fundamentalmente en donde existiera o pudiera existir el socialismo o el comunismo.

Para la década 1990-2000 se da inicio al desbaratamiento de la Unión Soviética, derrumban el muro de Berlín, destruyen Checoslovaquia y Albania y expanden la OTAN, dándole continuidad al control militar y comercial mientras sostienen el caos. Por otra parte, destruyen Irak, Afganistán, Libia, Yemen, Somalia, Siria, con excusas como el terrorismo, armas de destrucción masiva, el combate contra las drogas, la dictadura, la falta de democracia, el Estado fallido y forajido, el narcoestado, mientras les roban el petróleo, el oro, las reservas, asesinan a sus poblaciones y las mantienen en el caos permanente.

En Venezuela se inicia, con el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974-79), la mal llamada nacionalización de la industria petrolera. Para esta época, ya esta industria era una chatarra y recuperarla costaba mucho dinero, de allí que aparece la estafa de la nacionalización en donde el Estado corre con todos los gastos de recuperación mientras las trasnacionales abrían nuevos pozos a costos muy bajos con supremas ganancias, que esconden el plan y crean la ilusión de una gran bonanza pariendo a la ordinaria clase media del "tabarato dame dos", la misma que hoy odia al chavismo y se presta como vendepatria y quinta columna.

En esa misma época se inicia una gran campaña contra el Estado y empezaron contra el eslabón más débil: la política. Sin distinción de ideología, ya fuera izquierda liberal o cristiana, por los periódicos, radios, TV, cine, programas de humor o lo que fuera, comenzó la campaña de que los políticos y los sindicalistas no sirven, la política es sucia, la gente no debe mezclarse con la política, las policías son corruptas; los tribunales, los funcionarios, la burocracia, los artistas, los académicos, los profesionales universitarios se volvieron neutrales, a ninguno le interesaba la política.

La izquierda, desde la llamada exquisita hasta una parte de la ultra, fue comprada de muchas formas, con cargos en embajadas, en los gremios del arte, en las universidades y academias, por Carlos Andrés y los presidentes que siguieron.

Destruida en el imaginario colectivo la noción de la política, quedaban entonces tres eslabones que destruir: la majestad de la Presidencia de la República, el ejército y el pueblo. Eran tres huesos duros de roer. La Presidencia, porque representa a todo el Estado, a la nación en el imaginario colectivo, por tanto, desprestigiarla podía acarrear algunos dolores de cabeza que no interesaban. Al ejército, por el poder que representa, y al pueblo, porque ¿cómo lo acusas de ladrón, de corrupto, de criminal, de bandolero, colectivamente? Para ello se necesita una excusa y grande. 1989 es el justificativo, la excusa perfecta para matar tres pájaros de una sola pedrá, y lo logran.

El 27 de febrero a las 6 de la mañana, como por arte de magia, surge un foco de insurrección, de sublevación en Guarenas. Ahí estaban las cámaras de televisión y ya a las 9 de la mañana, por todas las televisoras, la noticia son: "Caracas es un caos", "La policía ordena a los saqueadores", "Aquí vemos un abasto saqueado y la policía se encarga del orden", "Los saqueadores han sobrepasado a la policía", "La policía no puede contener a los saqueadores".

Hasta ahora no hay nadie en el mundo que haya podido superar a una policía de contención. Tenemos un primer ejemplo: las guarimbas de 2017, donde se quemó gente viva, se degolló y se cometieron otros crímenes organizados por la oposición, con dirección política-militar, armamento, disposición, mercenarios contra una Guardia Nacional con órdenes de no disparar.

Y las guarimbas, producto de una decisión y un diseño político dirigido por Maduro y el directorio, fueron obligadas a disolverse y no pudieron superar nunca a la Guardia Nacional. Otro, el ejemplo más patético de Colombia: miles y miles y miles enfrentándose durante un año a la policía y esta los masacró, y los sigue masacrando, y no tuvieron necesidad de sacar al ejército a la calle.

En 1989, ¿aquí sí hubo que sacar al ejército? ¿Cómo es que en un día fue superada la Policía Metropolitana, cómo es que el pueblo sí pudo joder a la Metropolitana justamente ese 27 de febrero? Pero no solo eso: en los medios el pueblo fue de pinga, ese día el pueblo tenía hambre, es culpa de los sindicatos, de los políticos, de los malos gobiernos hambreadores, la propaganda de los periódicos en los editoriales decían "el pueblo tiene razón". Al día siguiente, para el 28, cambió radicalmente la propaganda: "Esa horda de saqueadores, criminales", y tiran la vaina del policía Izaguirre diz que se desmayó porque los cuerpos policiales no podían contener a los asesinos, saqueadores, ladrones, bandoleros, ¡y pin!, el ejército para la calle.

Ese día mataron a tres pájaros de una sola pedrá: el pueblo, desprestigiado por ladrón, asesino, saqueador; luego el ejército como asesino sanguinario. Después vino el desprestigio de Carlos Andrés Pérez. ¿Por qué lo enjuician a él? ¿Por los 3 mil muertos? No. Por 250 millones de bolívares, que en ese momento era como para comprar un helado. Al tipo lo condenaron por ratero, cuando se había hecho súper millonario, sin necesidad de tomar los 250 millones. Desprestigian como un ratero al Presidente de la República. ¿Quién lo sustituye? Un intelectual de poca monta. ¿Y qué hace él? Le da indulto a un narcotraficante de segundo nivel. Es decir, la Presidencia de la República ya era una taguara, ¿quién va a creer en ella?

La lógica era que Venezuela debía entrar en una guerra civil de manera que fuera un caos absoluto porque no había forma de que, por la vía legal, estos carajos se apoderaran de los pozos petroleros, del oro, del diamante, del coltán. Pero ocurrió esa variable que no estaba en los planes de nadie, que fue el 4 de febrero de 1992 y la insurrección del MBR-200. Después viene Caldera y hace todo lo que ya sabemos: le roba la prestación a los trabajadores, etc. Toda la mesa estuvo servida para una guerra civil.

Después se conjugan esas fuerzas, que son el pueblo y el movimiento MBR-200, y por decisiones políticas, trae como consecuencia todo lo que ahora conocemos.

En el año 2013 los propiciadores de la guerra creen haber ganado la guerra con la desaparición física del Comandante, creen que lo de Maduro es pan comido e inician de nuevo sus planes insurreccionales. Para refrescar la memoria y percatarnos de que nunca ha sucedido ningún milagro y sí mucha radicalidad en el pensamiento y audacia en la acción política del chavismo, haremos una lista de hechos todos conducentes a obligar la guerra civil, fin último del capitalismo decadente.

Apenas Maduro gana las elecciones, se desconocen y Capriles llama a "descargar la arrechera". El resultado de esta acción criminal: 11 muertos, de ellos dos niños. A continuación se desatan los odios y arremeten. Destrucción del bolívar, especulación, acaparamiento, Dakazo, boicot electoral de elecciones de alcaldes.

2014

Guarimbas, dólar por las nubes, acaparamiento, bachaqueros, especulación, delincuencia disparada (se desarrolla el plan iniciado de armar pranes y bandas criminales de las cárceles y las calles: El Rodeo, Yare, La Planta), inicia la extracción del papel moneda, comienza el proceso de fuga de materias primas masivamente por todas las fronteras, inflación inducida, se acrecientan las colas, desaparecen los productos de higiene.

2015

Somos declarados como amenaza inusual y extraordinaria para los gringos, la especulación, el acaparamiento y la guerra económica son totales, se mantienen las colas, desaparecen de los anaqueles casi todos los productos básicos, perdemos las elecciones parlamentarias, se crean las OLP como respuesta a la guerra de las bandas criminales contra el Estado, dando como resultado el inicio del control de estas bandas.

2016

La Asamblea Nacional (AN) se declara en desacato y dice que su único objetivo es sacar a Maduro en seis meses. Al gobierno nacional le toca maniobrar como puede, se aplican las sanciones solicitadas por la AN, continúa la especulación, el acaparamiento y la desaparición de los alimentos y productos de aseo personal, condones y pastillas anticonceptivas, desaparecen los medicamentos, empieza la migración de personas hacia Colombia y otros países, se desata una campaña antipaís que ya había sido anunciada por el Comandante Chávez cuando habló del video "Me iría demasiado".

El ataque a la moneda es absoluto, se llevan todo el cono monetario del país, imponen el dólar junto con el peso colombiano en la frontera occidental. Se crea el grupo de operaciones especiales FAES en respuesta a la guerra de baja intensidad de las bandas criminales. Se fomentan los CLAP como una medida coyuntural para resolver parcialmente el acaparamiento de los alimentos y para amalgamar las fuerzas que, producto de las batallas constantes, se estaban desperdigando. Se crea el sistema Patria como una forma de recoger información en tiempo real para poder atender a los afectados por la guerra. El gobierno responde con la desmonetización de ese mismo cono para luego remonetizarlo en enero de 2017. El enemigo mantiene la iniciativa ofensiva, el gobierno maniobra y responde ante cada ataque.

2017

Continúa la campaña mediática, guarimbas a casi guerra civil, especulación y contrabando de extracción de lo que sea, incluso de la gente. Se desatan todos los paquetes de sanciones gringas y europeas solicitadas por la AN en manos de la oposición golpista y criminal. El gobierno responde con la Asamblea Nacional Constituyente y se llama a elecciones de gobernadores y alcaldes; desde entonces el gobierno intenta tomar la ofensiva.

Se inicia un conjunto de ataques terroristas en contra del TSJ y la Fiscalía a través del uso de un helicóptero que disparó y lanzó granadas. Este mismo grupo durante el último semestre de 2017 y principios 2018 ataca bases (Cuartel Paramacay) y pequeños destacamentos militares (Comando de la GNB en Miranda), robando armas, matando militares y haciendo grandes puestas en escena que son acompañadas por el aparato mediático al servicio de los criminales opositores. Se da el primer paso hacia un programa de recuperación económica. Ante el ataque a la moneda el gobierno propone el Petro. Se ganan las elecciones de gobernadores y alcaldes. Se toma control político del territorio en términos de gobernabilidad. Se logra neutralizar a la AN.

2018

Es neutralizado el equipo más importante de los terroristas al dar de baja a Óscar Pérez y su grupo en una gran operación en El Junquito. Continúa la especulación y el ataque a la moneda. Se dan las elecciones presidenciales de 2018, boicoteadas por la oposición, que aunque parcialmente se presentó luego desconoció los resultados. Es de hacer notar que durante los 22 años de guerra impuesta, el gobierno jamás se ha salido de los cánones de la Constitución y las reglas del juego democrático, porque entiende que a ese terreno es a donde quiere llevarlo el enemigo.

Continúa el proceso de guerra económica contra el país. Se lanza el Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica. Se da el primer proceso de reconversión monetaria. Ante el avance del cerco y las sanciones que se le imponen al país, el gobierno intenta tomar la iniciativa con medidas antiinflacionarias como el encaje legal bancario y la legalización del uso del dólar en transacciones del día a día. Se facilitan los procesos para la importación de productos.

Ocurre el atentado contra el presidente Maduro: primera vez que se usan drones para llevar a cabo un magnicidio. El gobierno por primera vez pasa a la ofensiva económica, imponiendo nuevas condiciones como la reconversión, un nuevo cono monetario, el uso del Petro como patrón marcador para salarios y precios de productos, aparecen por primera vez las listas de precios acordados. El impulso económico es evidente al final del año.

2019

La AN en desacato desconoce las elecciones presidenciales de 2018, y se inventan la presidencia interina del diputado Guaidó. El pequeño avance económico alcanzado a finales de 2018 se revierte en su totalidad.

2019

Se generan invasiones a Venezuela, siendo la más importante la que ocurrirá el 23 de febrero en la frontera occidental de Venezuela con Colombia, llamada Batalla de los Puentes, cuando se intentó la creación de una media luna con la toma del estado Táchira como cabeza de playa. Se acompaña esta acción con las instituciones burocráticas de la ONU, la OEA, con medidas propagandistas de alta factura mundial, que además compromete la acción ilegal de presidentes como Piñera, Macri, Bolsonaro y por supuesto Duque y todos los ministriles que, como Angelina Jolie, por una bolsa de dinero o por pagar favores recibidos, se prestaron a respaldar indignamente a la invasión de Venezuela.

El 30 de abril un grupo pequeño de militares traidores acompañan a Guaidó y casi todos los políticos de oposición en el intento de un golpe de Estado. El mismo falla producto de la intervención oportuna de la inteligencia y las acciones del gobierno dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), y todos los militares sediciosos se van a embajadas o al exterior a prepararse para ataques terroristas.

Paralelamente en lo económico es robada la empresa Monómeros y CITGO, miles de millones de dólares son robados por bancos en el extranjero, reservas en oro son pirateadas por los británicos, se nos impide adquirir medicamentos, programas de asistencia médica en el extranjero entran en impago, causando la muerte a pacientes, en su mayoría niños. El proceso de reconversión monetaria es destruido por el enemigo.

Se le impide a los atletas del ciclo olímpico competir en el exterior y continuar con su preparación rumbo a los Juegos Panamericanos y las Olimpiadas de Tokio 2020, ya que no se les puede hacer llegar el dinero. Muchos cargamentos de alimentos importados para los CLAP son confiscados y destruidos en el extranjero.

La iniciativa nuevamente la tiene el enemigo, además apoyado desde el extranjero abiertamente por casi todas las instituciones occidentales (OEA, UE, ONU, etc.).

Siguen los atentados terroristas, se han activado todas las bandas criminales de acuerdo al manual de Max Manwaring, estas controlan amplios territorios, incluso dentro de Caracas. Las FAES son las encargadas de llevar a cabo el control y combate de las bandas organizadas. Las FAES son satanizadas en una campaña propagandística al igual que las OLP.

2020

El Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica se encuentra severamente afectado por las sanciones y el robo de los activos en el exterior, fomentado por los títeres autoproclamados. El daño a la infraestructura petrolera es grave por la falta de mantenimiento, la escasez de combustible genera inmensas colas en todo el territorio Nacional. A su vez que es secuestrado Alex Saab, diplomático venezolano responsable de suministrar alimentos al programa CLAP.

Venezuela enfrenta todo el proceso de pandemia exitosamente, y a través de alianzas internacionales con países como Irán se logra palear la escasez de combustibles y lubricantes, esta acción rompe parcialmente el bloqueo y el gobierno vuelve a reimpulsar la agenda económica. Se da el intento de desembarco en Macuto (Operación Gedeón), el gobierno conjuntamente con el pueblo contiene de manera victoriosa la situación.

2021

La pandemia permite de diversas maneras abrir oportunidades para la activación del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica de 2018 con dinero del Estado a través de entes privados, método que permite puentear el efecto de las medidas coercitivas. La economía empieza a moverse de nuevo, las medidas tomadas por el Estado permiten aligerar la carga burocrática para las exportaciones y las importaciones, la libre convertibilidad de las divisas le da la iniciativa de la ofensiva al Estado, poniendo al enemigo a la defensiva. Ahora el plan de apertura de cartera de créditos es posible, para eso se necesita llevar a cabo nuevamente otro proceso de reconversión para reflotar la moneda nacional. Se dan alianzas en el marco de la Ley Antibloqueo, que permite la entrada de capital fresco para ser reinvertido en todas las empresas básicas y estratégicas. La coyuntura permite ajustar el precio de los combustibles sin reacciones traumáticas.

En adelante, el gobierno retoma la ofensiva económica haciendo retroceder al dólar paralelo, y aplicando medidas que obligan a los empresarios a tener que negociar con el gobierno sin intermediarios, sino directamente y en política, obligando a la oposición recalcitrante y vendepatria a reunirse en México y a Estados Unidos a solicitarle unas conversaciones al gobierno venezolano, pero la derrota no es solamente sobre la oposición recalcitrante y vendepatria sino que también son derrotados los títeres agrupados en el Grupo de Lima, la Unión Europea y Canadá.

Pero también el gobierno ha sabido de los traidores agazapados tanto dentro como fuera del país, así como también de los que se la jugaron en primera línea como el caso de Alex Saab y todos los soldados y oficiales que participaron en cada batalla para derrotar a las fuerzas mercenarias delincuenciales que se prestaron para atentar contra la población y el territorio venezolano.

De manera que, en esta batalla que ya dura 22 años, el chavismo ha obtenido la victoria en toda la línea, producto del esfuerzo, la planificación, la constancia, la unidad, la perseverancia, la valentía, la paciencia y el buen tino en las decisiones, sin un solo milagro a su favor.

Pero nosotros como pueblo debemos tener claro que nada de eso hubiera ocurrido de no ser porque nosotros tomamos la decisión en estos 22 años de guerra impuesta, de apoyar las propuestas, primero de Chávez y su equipo inicial y después con Maduro y el equipo que unitariamente le acompaña. Eso no podemos olvidarlo.

La inmensa responsabilidad que hemos tenido al mantenernos firmes cuando toda la oposición, los ricos, los imperialistas y sus títeres seguidores, nos bombardearon con su propaganda, en donde pretendieron convertirnos en vulgares consumidores, cobardes, ignorantes, hambrientos que por un mendrugo de pan traicionaríamos a nuestros principios y que hoy en su derrota quieren hacernos creer que es un milagro lo que ha ocurrido, que Venezuela se está arreglando por obra y gracia de la publicidad, que es el "milagro Maduro", que es por providencia que ocurren los hechos y no por decisiones y riesgos que se toman en la acción política, que Maduro ahora sí está haciendo caso a los gringos y a los empresarios y por fin está aplicando las políticas correctas que ellos siempre han propuesto para arreglar al país, pero que los chavistas ignorantes dirigidos por ese autobusero no saben entender y otra gran cantidad de frases aparentemente sueltas, que si no analizamos terminarán por ocultar la gran epopeya que como pueblo hemos vivido desde 1989, bajo la dirección de las ideas que emergieron desde los cuarteles, aquel 4 de febrero de 1992 dirigidas por Hugo Rafael Chávez Frías y el directorio.

Nosotros como pueblo debemos armarnos de esta memoria para evitar el engaño. Hoy como nunca, la política para nosotros es la gran herramienta que necesitamos para construirnos como pueblo y país con conocimiento de existencia.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<