Lun. 24 Junio 2024 Actualizado Sábado, 22. Junio 2024 - 14:48

tibisay-lucena.jpeg

Tibisay Lucena fue una de las personalidades políticas más respetadas de los últimos tiempos en Venezuela (Foto: Carlos García Rawlins / Reuters)
Perfil

Tibisay Lucena: obra y trayectoria

En Venezuela hay muy pocas personalidades que puedan resaltar por su respetable ascendencia en distintos círculos políticos, de cualquier bando. Una de ellas es Tibisay Lucena, lo hacía porque reunía todas las condiciones para la defensa de la institucionalidad electoral y la Constitución.

Ese reconocimiento se ha debido a una larga trayectoria ejercida en cargos públicos de trascendencia, con funciones cruciales para la vida política venezolana. Oriunda de Barquisimeto, capital larense, egresada como socióloga de la Universidad Central de Venezuela, en la década de 1990 hizo carrera académica y logró una maestría en procesos electorales, lo que posteriormente la haría estar al frente del órgano capital en esa materia.

Los conocimientos técnicos de Lucena y su capacidad como encargada institucional contribuyeron a erigir la solvencia y el rigor del Consejo Nacional Electoral (CNE) a pesar del enconamiento que hubo, durante muchos años, desde los sectores antichavistas, quienes la acusaban de parcialidad y fraude. Pero ella siempre se esforzó por el compromiso de llevar adelante su tarea, estuviera en cualquiera posición y bajo cualquier circunstancia —personal o política—.

Sin embargo, hasta 2016 los resultados emitidos por ella en los comicios electorales que le tocó presidir fueron aceptados por todas las partes.

Antes de convertirse en presidenta del máximo órgano electoral en 2006, había sido rectora suplente de la misma entidad. Las responsabilidades se multiplicaron cuando, aquel mismo año, también debió hacerse cargo de la Junta Nacional Electoral. Durante 14 años al frente del CNE hubo 18 elecciones, muchas de ellas catalizadoras de los sucesos más determinantes en nuestra historia nacional reciente, entre las cuales pueden contarse votaciones presidenciales, regionales, legislativas y constituyentes.

Así que Tibisay Lucena fue protagonista durante década y media de los mayores hitos comiciales en Venezuela. Presidió las dos reelecciones de Hugo Chávez a la cabeza del poder ejecutivo, las dos victorias presidenciales de Nicolás Maduro, un referéndum y una enmienda constitucionales, una constituyente, y otras tantas que significaron hechos políticos conspicuos para el país.

Además, como argumento que irrita a sus detractores, anunció las dos principales derrotas en la historia del chavismo: El referéndum constitucional de 2007 y las elecciones legislativas de 2015. En esos momentos el reconocimiento de resultados fue automático y la posición de Lucena nunca se vio deshonrada, a pesar de los ataques en su contra debido a sus responsabilidades institucionales.

De su mandato destaca la modernización y tecnificación del sistema electoral nacional mediante la introducción de nuevas tecnologías y métodos de verificación que facilitaron que los resultados en los eventos comiciales fueran procesados y divulgados en plazos establecidos no dilatados.

El Comité de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA), con el que el poder electoral mantiene una relación estable de acompañamiento, ha manifestado repetidas veces que Venezuela ha sido el único país de la región donde se realizan auditorías a cada uno de los procedimientos, y resalta la fiabilidad de los mecanismos dispuestos por el CNE. Esto incide en el reconocimiento a la gestión de Tibisay Lucena, la cual también cumplió con los estándares internacionales y con tecnología de punta: El sistema electoral venezolano es uno de los más avanzados del mundo.

En 2018 dijo en una entrevista para el medio español Público:

"Desde el CNE hemos estado construyendo un sistema de garantías a lo largo de muchos años, casi dos décadas, que nos permite decir que tenemos 'error cero'. Sin falsa modestia lo puedo decir porque es demostrable. Cada paso que hemos dado, cada fase y cada componente del sistema automatizado de votación se va chequeando. Tenemos un sistema que nos da una gran seguridad. Las auditorías nos permiten tener la tranquilidad de saber que dan siempre 'error cero'".

A pesar de haber superado las pruebas de fuego a las que fueron sometidos todos los eventos comiciales en 14 años de gestión de Lucena, parte de una agenda desestabilizadora de la oposición desde que el presidente Maduro ganara sus primeras elecciones en 2013, el CNE ha sido acusado de haber jugado políticamente a favor del chavismo.

Todas las movidas ilegales de los sectores extremistas para lograr la destitución presidencial, entre ellas la tentativa de impulsar un referéndum presidencial en 2018 que no tenía bases legítimas que lo sustentaran, fueron repelidas por la administración de la máxima autoridad electoral, por lo que se granjeó un gran rechazo por parte de la élite política antichavista y de Estados Unidos.

Su empeño inamovible sobre la defensa del voto fue determinante para lograr la estabilidad política que necesitaba el país posterior a la elección.

En razón de ello fue "sancionada" por el Departamento del Tesoro estadounidense en julio de 2017 bajo el argumento de haber "socavado la democracia y los derechos humanos". El pretexto fue la elección a la Asamblea Nacional Constituyente, hecho crucial con el que se logró darle punto final a un escenario violento con componentes insurreccionales y golpistas estilo revolución de color.

A la medida de Estados Unidos se adhirieron Canadá, Colombia, Panamá, México y la Unión Europea. Refiriéndose a quienes critican las elecciones venezolanas desde Europa, dijo en la citada entrevista:

"Me llama la atención que los países que precisamente lanzan muchas de esas supuestas acusaciones, sobre todo los europeos, son esos países en los que los propios gobiernos organizan las elecciones. Ahí sí que no hay independencia. En Venezuela lo hace un poder autónomo".

Esa gran diferencia de los poderes electorales entre distintos modelos democráticos es lo que ha llevado al reconocimiento internacional de la labor del CNE, con Tibisay Lucena como principal administradora.

Cuando acabó su etapa en este frente pasó a ser la rectora de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), con sede principal en Caracas, en 2020. El presidente Maduro, juzgando que "con su amplia experiencia y vocación pedagógica contribuirá a elevar la calidad de la educación para el desarrollo nacional", la nombró en octubre de 2021 ministra de Educación Universitaria.

En 2012 —ella misma lo explicó ante la televisión pública— le diagnosticaron cáncer, enfermedad con la que cargó aun en todas las circunstancias que referimos en este breve perfil. Lo hizo con entereza, sin quejas y de manera afable —quienes la conocieron personalmente la describen como una persona amena en el trato y habla—. No fue poca cosa, y lo hizo siendo una de las personalidades políticas más respetadas de los últimos tiempos en Venezuela.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<