Dom. 24 Octubre 2021 Actualizado 8:13 am

file-20210422-14-17ay3e1.jpeg

El retraso de la segunda dosis de Sputnik V se debe principalmente a la alta demanda del antiviral a nivel mundial (Foto: Juan Ignacio Roncoroni / EPA)

¿Qué sucede con el abastecimiento de Sputnik V en Venezuela?

En Venezuela y buena parte del mundo ha habido cuestionamientos por el acceso a las vacunas contra la covid-19, con un acaparamiento por parte de los países más ricos que socava las posibilidades del resto del planeta para inmunizarse.

En un comunicado del así llamado Grupo de Trabajo de Líderes Multilaterales sobre COVID-19, integrado por diferentes organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y UNICEF, se afirma que "menos del 2% de los adultos están totalmente vacunados en la mayoría de los países de ingresos bajos, en comparación con casi el 50% en los países de ingresos altos".

La mayoría de estos países se encuentran en África, donde "sencillamente no pueden acceder a suficientes vacunas para alcanzar incluso los objetivos mundiales de una cobertura del 10% en todos los países para septiembre y del 40% para finales de 2021, por no hablar del objetivo de la Unión Africana del 70% en 2022".

Según datos de la OMS, los países de bajos ingresos solamente han podido administrar 1,5 dosis por cada 100 habitantes debido a la falta de vacunas.

Tal grado de desigualdad en el reparto global de las vacunas para aliviar la pandemia actual repercute de manera negativa en todos los ámbitos de la existencia humana, sobre todo en el sanitario-biológico, pues deja que el virus campee a sus anchas en muy buena parte del mundo, lo que podría originar variantes más contagiosas o más mortíferas que podrían producir un retroceso ante la presente situación de emergencia.

Desde la República Bolivariana de Venezuela hemos resentido los embates de esta desigualdad, con el aditamento del bloqueo económico, financiero y comercial que el gobierno estadounidense mantiene sobre el Estado y la población, que no ha permitido al Gobierno Bolivariano abastacerse en el mercado internacional de vacunas, siquiera negociar directamente con productores occidentales para la obtención de la medicina.

Las alianzas estratégicas de Venezuela con China, Cuba y Rusia han permitido que exista un buen ritmo de vacunación nacional, impensable para los profetas del desastre y propagandistas del antichavismo doméstico y foráneo. La OMS ha presentado datos que sugieren un avance positivo en este apartado para el país

  • Se han aplicado más de 9 millones de dosis de vacunas contra el covid-19.
  • Más del 32% de la población tiene al menos una dosis.
  • Once de cada 100 personas tienen inmunidad frente a los efectos del virus.

De acuerdo con los datos presentados, la vacuna de Sinopharm ha sido la más aplicada a la población venezolana, con casi 8 millones de dosis, seguida de Sputnik V con poco más de 1 millón 400 mil dosis.

Una de las razones por las que el producto chino ha sido más extendido en el país se debe al continuo abastecimiento por parte del gobierno chino, gracias a los acuerdos bilaterales que saltan los obstáculos de las medidas coercitivas unilaterales.

¿Y la vacuna rusa?

Por otro lado, a pesar de que la Sputnik V fue la primera vacuna que llegó a Venezuela, y aunque haya una buena cantidad de personas inmunizadas con dicho producto en su primera dosis, desde hace unas semanas muchos usuarios en redes sociales y entre la población a pie en las principales ciudades del país se han preguntado por el desabastecimiento para la inoculación de la segunda dosis o componente.

Se entiende la preocupación, tomando en cuenta que Venezuela vive una situación política, económica y social convulsa producto de la estrategia estadounidense de cerco y asfixia. Sin embargo, el Instituto Gamaleya, productor ruso de la vacuna, publicó un comunicado a principios de agosto en donde confirma que gracias a un aumento en la capacidad de producción de vacunas, los retrasos temporales en la entrega del segundo componente se resolverán por completo en las siguientes semanas de dicho mes y en septiembre.

En la nota de prensa, dice que "Sputnik V ha establecido acuerdos de producción con fabricantes de 14 países y duplicará su capacidad en septiembre gracias a la asociación con grandes firmas como el Serum Institute of India, el mayor productor de vacunas del mundo".

Debemos recordar que la falta de dosis de este producto se debe a una particularidad: a diferencia de las otras vacunas de dos dosis, que usan el mismo componente en ambas vacunas, la Sputnik V utiliza componentes diferentes (para mayor información, lea la historia sobre la creación de la vacuna). El director ejecutivo de Biocad, Dimitry Morozov, cuya compañía es una de las principales fabricantes de Sputnik V, declaró a la BBC que "el producto es bastante difícil de hacer y hay que fabricar dos [componentes] diferentes".

Dicho instituto menciona que la demanda global de Sputnik V sigue muy alta tras las pruebas de su eficacia y seguridad, publicadas en revistas especializadas internacionales. Un estudio publicado en la revista Vaccines demostró que Sputnik V es de las vacunas más eficientes contra las variantes del coronavirus, incluida la Delta.

  • Otro reciente estudio con casi 14 mil personas mostró que la Sputnik V de dos dosis reduce el riesgo de hospitalización con covid-19 (variante Delta) en un 81% y ayudó a prevenir una lesión pulmonar grave.

Además, el Instituto Gamaleya acelerará el trabajo con otros productores en el estudio de combinación de vacunas. El primer componente de Sputnik V demostró una eficacia superior al 80% por sí solo y se ofrecerá a otros productores como parte de la estrategia de combinación, siendo el primero en la mixtura con el producto ruso la vacuna de Astrazeneca.

Recordemos que, según los últimos datos publicados, la vacuna rusa ya ha sido registrada en 69 países del mundo, con una población total de más de 3 mil 700 millones. Por lo que aún queda mucha gente en el planeta que abastecerse de la creación del Instituto Gamaleya.

Para ello, los fabricantes rusos han permitido que se produzca Sputnik V en diferentes regiones del mundo. En específico, en la región sudamericana la República Argentina comenzó la producción de las dos dosis de la vacuna hace unos pocos meses y México hizo lo propio hace unos meses, así como Brasil.

Se supone que la producción masiva de Sputnik V en estos países proveerá al resto de la región, incluidos El Caribe y América Central y del Norte.

La incertidumbre que los medios antichavistas y políticos opositores han tratado de inocular sobre la falta de dosis de la vacuna rusa no debería tardar en esfumarse con la producción del antiviral, que ha mostrado hasta el día de hoy gozar de la confianza de decenas de gobiernos y ha sido aclamado como exitoso por diversas publicaciones científicas de rigor.

Muchos países en el mundo se verán abastecidos de Sputnik V, y Venezuela no será la excepción. Mucho menos si de este lado del mundo tenemos una alianza estratégica con los poderes euroasiáticos que rompen el paradigma unipolar de Estados Unidos.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<