Dom. 26 Mayo 2024 Actualizado Viernes, 24. Mayo 2024 - 16:32

OFAC (Runrunes).jpg

Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC). (Foto: Archivo)

Licencia 44A de la OFAC: sus detalles técnicos y políticos

Este 17 de abril la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sustituyó la Licencia General N.º44 por la Licencia General N.° 44A, la cual establece que las personas estadounidenses tendrán hasta el 31 de mayo de 2024 para liquidar cualquier transacción que haya sido previamente autorizada respecto a Venezuela.

Las transacciones de liquidación que estarán autorizadas son las "ordinariamente incidentales y necesarias" en relación con las operaciones del sector petrolero y gasífero en Venezuela. Aunado a ello, la actual licencia prohíbe la realización de nuevos negocios con PDVSA, incluso las nuevas inversiones, medidas que se autorizaron en octubre de 2023 con la Licencia General N.°44.

Desde la perspectiva administrativa, se trata de una maniobra de sustitución que deja en el espectro político ciertos espacios para otras acciones bilaterales en el marco de las negociaciones. En comparación con otras experiencias sancionatorias, la OFAC maneja procedimientos de revocación, expiración y sustitución. Así luce una licencia revocada:

Licencia revocada.jpg

Title Text: 
Así luce una licencia revocada.
Créditos: 
Archivo

Además, la OFAC considerará las solicitudes de licencias específicas en el caso de que las personas o empresas quieran participar en actividades previamente autorizadas por la Licencia 44. Es decir, la OFAC decidirá cuál empresa puede operar con PDVSA y, en consecuencia, emitirá una Licencia Especial que se determine de acuerdo con sus criterios y conveniencia.

En cuanto al impacto, uno de los primeros convenios afectados por esta nueva licencia restrictiva sería el acuerdo transversal entre PDVSA y la empresa francesa Maurel&Prom para incrementar la producción petrolera y gasífera en el lago de Maracaibo. Asimismo, de acuerdo con diferentes agencias internacionales, se dijo meses atrás que la empresa estadounidense Valero Energy hizo acercamientos para gestionar sus compras de crudo directamente con PDVSA y no tercerizarla, como hace actualmente con Chevron.

Por otro lado, esta última continúa con sus operaciones junto a la empresa estatal venezolana, pues la Licencia General N.º41 se renueva automáticamente, sin dramas, el 26 de cada mes. De hecho, a inicios de abril se informó que la empresa mixta entre PDVSA y Chevron, Petroindependencia, activó el primero de los 17 pozos de nueva generación que tiene previsto instalar este año como parte del "Plan de Perforación 2024".

Los envíos de petróleo a Estados Unidos continuarán sin inconvenientes, incluso sacarán provecho porque podría impulsarse aun más la reventa de petróleo venezolano por medio de Chevron.

La N°44A establece que se deben liquidar las transacciones de personas naturales y jurídicas hasta el 31 de mayo. Queda de la Casa Blanca si las condiciones de la presente licencia siguen intactas y establecidas o se sustituyen por nuevas cláusulas con la emisión de otra licencia. Los espacios vacíos de la 44A ponen al descubierto que Estados Unidos deja una ventana abierta a las negociaciones o posteriores enmiendas a su gestión de licencias respecto a Venezuela.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<