Dom. 19 Septiembre 2021 Actualizado ayer a las 6:29 pm

refuerzo vacunas.jpg

75% de las inmunizaciones anticovid aplicadas se concentra solamente en 10 países desarrollados (Foto: Amir Cohen / Reuters)

Vacunas de refuerzo en países ricos prolongarían la pandemia global

Según un artículo de la revista Nature, Israel, Reino Unido y nueve países más, están considerando la posibilidad de aplicar refuerzos (terceras dosis) a personas mayores, trabajadores sanitarios de primera línea y otras personas con alto riesgo de contraer la covid-19. EE.UU. decidió no realizar refuerzos por el momento, pero dijo que estaba preparado para ponerlos en marcha cuando la ciencia demostrara su necesidad.

Dicha decisión estaría impulsada por datos, presentados por la multinacional Pfizer, que sugieren que una tercera dosis produce niveles de anticuerpos contra la agresiva variante Delta cinco veces más altos en personas entre 18 y 55 años, y más de 11 veces en el segmento de 65 y 85 años, en comparación con los niveles tras la segunda dosis.

¿Qué se sabe a "ciencia cierta"?

Biólogos evolucionistas afirman que, en los países con baja cobertura de vacunación, aparecerían de nuevas variantes peligrosas del coronavirus SARS-CoV-2.

Advierten que un refuerzo en los países ricos podría retrasar los esfuerzos para acabar con la pandemia porque cada dosis de vacuna debería ir a parar a los países de ingresos bajos y medios, donde unos 3 mil 500 millones de personas no tienen ninguna protección y donde podrían surgir variantes peligrosas a medida que aumenten los casos.

Estiman que si los 11 países ricos que están implementando o planeando vacunas de refuerzo este año dieran las vacunas a todos los mayores de 50 años, utilizarían aproximadamente 440 millones de dosis del suministro mundial. Si todos los países de renta alta y media-alta hicieran lo mismo, la estimación se duplicaría.

Todas las vacunas anticovid autorizadas por la mayoría de los países de ingresos altos reducen el riesgo de hospitalización y muerte de una persona en más de un 90%.

Sin vacunas, las mejores herramientas para frenar la propagación de las infecciones son intervenciones como el cierre de empresas y escuelas, que ya producen consecuencias económicas devastadoras y abren más la brecha entre países pobres y ricos.

Más del embudo global

La semana pasada, EE.UU. adquirió otros 200 millones de vacunas de ARNm de Pfizer (60% de su población) que podrían utilizarse para las vacunas de refuerzo si los estudios demuestran que son necesarias.

La empresa prevé ingresar 33 mil 500 millones de dólares en 2021 solo por concepto de sus ventas. Israel se está preparando para deshacerse de unas 80 mil dosis de la misma marca tras haber expirado su vida útil.

La alianza People’s Vaccine denunció que Pfizer/BioNTech y Moderna “están cobrando a los gobiernos 41 mil millones de dólares de más sobre el coste estimado de producción”. Solo la Unión Europea habría pagado un sobreprecio de 31 mil millones de euros, “lo que equivaldría al 19% del presupuesto total de la UE para 2021”, denuncian.

Afirman que las vacunas podrían fabricarse por apenas 1,20 dólares/dosis pero Covax –el mecanismo creado para facilitar el acceso a dichos fármacos– ha estado pagando casi cinco veces más.

La alianza recuerda que ambas marcas de vacunas han sido “desarrolladas únicamente gracias a los 8.300 millones de dólares provenientes de fondos públicos”.

Por qué es importante: “A ciencia cierta” no se sabe cuánto más protegería una tercera dosis, pero sí se sabe los efectos de no recibir ninguna vacuna; sin embargo, la lógica del capital desafía cualquier razonamiento alejado de la ganancia concentrada en las corporaciones que controlan el sistema sanitario globalizado.

La OMS ha expresado repetidas veces su preocupación porque el 75% de las inmunizaciones aplicadas se concentra solamente en 10 países desarrollados, esto sumado a que la demanda es mayor que la producción porque la misma Big Pharma se ha negado a ceder propiedad intelectual y a ampliar infraestructuras para aumentar la tasa de fabricación de fármacos. Lo indeterminado de la pandemia parece parte del plan corporativo global.


Reporte diario del Instituto Samuel Robinson del 2/08/2021.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<