Dom. 19 Septiembre 2021 Actualizado 8:37 am

misil ayyash.jpg

Misil Ayyash 250k (Foto: Mohammed Abed / AFP)
Las ciudades no están "sometidas bajo el fuego"

¿Qué hará Israel para contrarrestar los misiles de Hezbolá?

Jerusalén, Cisjordania y otras ciudades en las que conviven palestinos e israelíes desde 1948 se levantaron para unirse a la resistencia palestina con su puño en alza y los misiles y cohetes lanzados contra las fuerzas de los colonos israelíes en los territorios palestinos ocupados. Aunque el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció sus "logros", admitió que solamente Ashkelon fue alcanzada por más de 1 mil cohetes palestinos de los 4 mil que la resistencia lanzó desde Gaza bajo la operación "Espada de Jerusalén". Esta espada rompió el "Guardián de los Muros", el nombre que Israel dio a la operación lanzada sobre Gaza. A la luz de los resultados de esta guerra contra Gaza, es necesario preguntarse por las lecciones aprendidas por el Eje de la Resistencia a raíz de estos últimos once días de enfrentamiento.

Israel siempre se jacta de haber desarrollado una doctrina llamada "Ciudades que corren bajo el fuego", pero esta se ha desmoronado. Israel sobrestimó sus sistemas de interceptación de misiles, y subestimó la capacidad de los palestinos de lanzar más de 150 cohetes y misiles diarios y simultáneos. El entrenamiento del ejército israelí, que dice estar preparado para desafiar a múltiples enemigos en múltiples frentes, ha fracasado. Muchos políticos y líderes militares israelíes se metieron en refugios para protegerse de los cohetes de Gaza. No pudieron evitar el lanzamiento de cohetes hasta las últimas horas antes del acuerdo de alto el fuego (auspiciado por Egipto, Estados Unidos, Qatar y Jordania) que se impuso a ambas partes.

Los palestinos aceptaron sus pérdidas humanas y materiales a cambio de cambiar el lema israelí por "Ciudades con sus habitantes en refugios bajo el fuego". A pesar del alto el fuego, el levantamiento popular palestino continúa en Jerusalén, Belén, Hebrón, Ramallah, Al-Bireh y Nablus. Esto indica que la resistencia popular se ha levantado y ha formado una unidad sin precedentes entre los palestinos de dentro y de fuera. 

Parece que una nueva generación árabe y palestina hace caso omiso de los "acuerdos de paz" que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) había concluido con Israel porque no han aportado nada a los palestinos después de varias décadas tras su implementación. Israel demostró no estar dispuesto a devolver ni un centímetro de territorio a los palestinos, ni a reconocer un Estado plenamente funcional, tal y como establecían los acuerdos de Oslo. Las manifestaciones de los jóvenes árabes estuvieron muy presentes durante el bombardeo israelí de Gaza en Jerusalén, Jordania, Líbano, Siria, Kuwait, Egipto y muchos países occidentales.

A diferencia de la OLP y la vieja guardia, la nueva generación palestina cree en la lucha armada contra Israel como venganza por la humillación, la limpieza étnica y el abuso de poder ejercido contra ellos en Palestina. Los árabes y los palestinos creen que todos los acuerdos de paz entre los palestinos e Israel no son más que tinta sobre el papel. Es hora de rechazar el hecho de que el mundo observe en silencio los abusos de Israel y aplauda sus actos justificados por la retórica vacía de la "autodefensa".

Israel está obligando a la población de Gaza a una vida similar a la de un campo de concentración; miles de palestinos fueron detenidos sin juicio, cientos de niños fueron llevados para ser interrogados y encarcelados, miles de hogares palestinos fueron demolidos. Los palestinos son considerados como personas de segunda categoría y los israelíes matan indiscriminadamente a civiles y destruyen propiedades civiles, como en todas las guerras. Sin embargo, su desproporcionado abuso de poder y el desprecio de las leyes internacionales no impide que los líderes mundiales permitan a Israel actuar a su antojo y lo justifiquen como "legítima defensa".

Por estas y otras razones, Gaza se arriesgó y aceptó sus pérdidas. Bajo un control constante del cielo, los palestinos consiguieron salir y lanzar 4 mil misiles. Se trata de una tarea casi imposible, sobre todo en una zona geográfica pequeña como Gaza, donde los drones y los aviones espía nunca abandonan el cielo.

Los expertos del Eje de la Resistencia comenzaron a trabajar para subsanar las deficiencias y evaluar y desarrollar las capacidades

¿Qué habría pasado si Israel se hubiera enfrentado a los misiles de Hezbolá, como el Fateh 110 y el M-600, considerados los misiles más precisos fabricados en Irán y Siria? ¿Y el enorme arsenal de drones armados de Hezbolá, sus antibuques y sus misiles de crucero subsónicos de largo alcance y para todo tipo de clima? ¿Cómo reaccionaría la población israelí que vive en ciudades y asentamientos cuando varios misiles con una ojiva de quinientos o incluso mil kilogramos de explosivos penetren a través de la Cúpula de Hierro israelí, que -según admite Israel- fue vulnerada por varios cientos de pequeños misiles lanzados desde Gaza?

Totalmente diferente de la ciudad plana y abierta de Gaza es la geografía del Líbano, que contiene curvas, arrecifes, montañas, terrenos escarpados y puntos de cobertura y desaparición. Además, el entorno de Hezbolá ofrece una enorme y variada zona geográfica de maniobra. Los territorios libaneses son complejos, y su cadena montañosa desde el este y el oeste es extensa y con múltiples baches, especialmente las montañas libanesas-sirias, que se extienden desde Al-Qusayr, Qara y Al-Nabek hasta el campo occidental de Damasco y el campo meridional de Homs.

La táctica militar israelí se basa en atacar primero el banco de objetivos que le ofrecen sus servicios de inteligencia. Una vez agotados, su Fuerza Aérea se mueve hacia objetivos civiles indiscriminados y la destrucción de la infraestructura para indicar que no hay objetivos militares disponibles. Israel pretende poner a la población en contra de sus líderes, a los que hay que culpar de la destrucción, para desviar la atención de su violación de las reglas más elementales de la guerra. Gaza aprendió de las tácticas israelíes, desarrolló su abundancia de disparos simultáneos de cohetes y golpeó ciudades que nunca antes habían sido alcanzadas. El Eje de la Resistencia está aprendiendo las lecciones de guerra de Israel y aplicando su propia doctrina y táctica.

Como miembro del Eje de la Resistencia, Hezbolá ha desarrollado sus capacidades militares más allá de las de cualquier organización conocida. En caso de una futura guerra con Israel, sus dirigentes ven la oportunidad de trasladar la batalla al territorio del enemigo y cruzar las fronteras, atacando los asentamientos israelíes. Hezbolá se apoya en las convicciones de su ideología altamente motivada y en las competencias militares de sus unidades especiales, adquiridas en la guerra cara a cara en Líbano contra Israel en 2006 y en las guerras de Siria, Irak y Yemen. En consecuencia, el alcance de la destrucción de las ciudades israelíes será mucho mayor de lo esperado. Si los israelíes pasaron días en un refugio con los cohetes relativamente pequeños disparados desde Gaza, las consecuencias de una guerra con Hezbolá están más allá de lo que podamos imaginar.

La "Espada de Jerusalén" de Gaza cruzó todas las líneas rojas anteriores conocidas durante una guerra contra Israel. Gaza comenzó a bombardear Tel Aviv y Jerusalén sin vacilar y sin gradualidad. En consecuencia, Israel es más consciente de que ya no es el único que puede destruir a su oponente y llevarlo "a la Edad de Piedra". El armamento y las habilidades de los oponentes de Israel también pueden dañar y destruir seriamente la infraestructura de Israel.

Se ha aprendido la lección y los expertos del Eje de la Resistencia -al que se unió Gaza tras abrirse las puertas de Damasco- comenzaron a trabajar para subsanar las deficiencias y evaluar y desarrollar las capacidades. Los almacenes y recursos de Irán estarán mucho más generosamente disponibles ahora que Gaza ha logrado la victoria y ha demostrado su voluntad y capacidad de desafiar a Israel.


Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 26 de mayo de 2021, la traducción fue realizada por Eli C. Casas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<