Dom. 19 Septiembre 2021 Actualizado 8:37 am

gaza.png

Escombros esparcidos en las calles de Gaza después de los ataques aéreos israelíes (Foto: Getty Images)
Israel enseña a odiar

La "Espada de Jerusalén" se termina convirtiendo en la "Guardiana de Palestina"

La batalla de Gaza ha terminado, por el momento, tras un alto el fuego incondicional declarado unilateralmente por Israel y aprobado por la resistencia del grupo palestino. A las 02:00 am hora local de esta madrugada del viernes 21 de mayo, y tras una intensa negociación en la que participaron Estados Unidos, Egipto y Qatar, el ejército israelí puso fin a la matanza indiscriminada por la que se "eliminaron familias palestinas enteras a propósito" y que destruyó infraestructuras y viviendas de Gaza. Además, Israel aceptó dejar de expulsar a los habitantes de Sheikh Jarrah, en Jerusalén. Los grupos de resistencia palestinos aceptaron el alto el fuego, pero prometieron mantener los misiles preparados por si Israel rompía el acuerdo.

El resultado más importante de esta batalla procede de Siria, resultando en que el presidente Bashar al-Assad reabrió sus puertas a Hamás, quien contribuyó a la matanza de ciudadanos y del ejército sirio cuando muchos de sus miembros tomaron partido junto a los takfiríes durante los últimos diez años de guerra.

Los bombardeos israelíes sobre la población civil y las infraestructuras de Gaza han alcanzado un nivel de crimen de guerra que el mundo no ha condenado hasta ahora. No es la primera vez que Israel lleva a cabo guerras y batallas contra Líbano, Siria y Gaza. Odiar y matar a árabes forma parte de su doctrina política. El mundo expresó su ira contra la organización terrorista takfirí "Estado Islámico" (ISIS-Daesh) y Arabia Saudí por sus enseñanzas radicales. Esta enseñanza sigue la doctrina radical del sheikh Ibyn Taymiyyeh y del sheikh Mohamad Abdel' Wahhab y promueve la muerte o la esclavización de otras sectas musulmanas y de las religiones no musulmanas en su conjunto.

Occidente considera que los programas de enseñanza islámica extremista son un lenguaje de odio, una incitación a matar a otros seres humanos, y deben ser eliminados o modificados fundamentalmente. Pero, ¿qué enseña Israel a sus hijos? No es mejor. El mundo debe conocer el programa escolar israelí y su contenido tóxico.

Para ilustrar su radicalidad se mostró una cinta israelí en la que se produjo el siguiente diálogo:

Profesor: ¿Dónde se encuentra el templo de Salomón?

Alumnos: En la mezquita de Al-Aqsa, y allí lo construiremos en los próximos años.

Profesor: ¿Qué pasará con la mezquita de Al-Aqsa?

Alumnos: Se derrumbará, explotará y desaparecerá.

Profesor: Si conocieras a un niño árabe, ¿qué sentirías?

Alumnos: Deseos de matarlo.

Profesor: ¿Qué crees que pasará en Jerusalén dentro de diez años?

Alumnos: Toda la población será de religión judía.

El profesor: ¿Y cuál será el destino de los árabes allí?

Alumnos: Se convertirán en nuestros esclavos, o habrá una batalla en la que todos los árabes serán asesinados.

Esto es lo que se enseña en las clases de primaria en Israel. Es una educación para el asesinato, el odio, la esclavización de los árabes y la destrucción de la sagrada mezquita de Al-Aqsa, que se encuentra ahora en el ojo del huracán.

Las excavaciones bajo Al-Aqsa comenzaron después de la guerra de 1967, cuando Harat Al-Maghariba (el barrio marroquí de 770 años de antigüedad), adyacente al Muro de Al-Buraq, fue demolido desde el lado occidental de la mezquita para que sirviera de entrada a los soldados y colonos sionistas a sus plazas. Desde entonces, Israel no ha dejado de buscar un "Templo de Salomón", una excusa para apoderarse de uno de los lugares religiosos más importantes para los musulmanes.

Israel ha conseguido socavar los cimientos de la mezquita de Al-Aqsa. Se han producido importantes grietas en el muro sur de Al-Aqsa debido a las continuas excavaciones bajo el muro de Al-Buraq. Se acusa a Israel de inyectar sustancias químicas en los muros de la mezquita para provocar su corrosión. Los daños en Al-Aqsa comenzaron tras la apertura en 2006 de una nueva sala para los fieles judíos en la plaza de Al-Buraq, bajo el edificio de los tribunales islámicos, para conectar la carretera herodiana que se extiende desde la parte inferior del muro de Al-Buraq hasta el suburbio de Silwan, al sur de la mezquita de Al-Aqsa.

La guerra de Gaza que ha estallado recientemente se debe a que los militantes palestinos son conscientes de la intención de los funcionarios sionistas de judaizar Jerusalén y de expulsar a todos los residentes árabes de la ciudad. Israel comenzó su campaña en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén, para desplazar por la fuerza a los árabes de sus tierras y asentar en su lugar una población sionista. Los grupos de resistencia palestinos (principalmente Hamás y la Yihad Islámica) de Gaza decidieron dar un ultimátum a Israel para evitar que deportara a los árabes y musulmanes de Jerusalén. El expresidente estadounidense Donald Trump ofreció ilegalmente la ciudad como regalo a su amigo Netanyahu. Por lo tanto, el objetivo de Israel era (y sigue siendo) apoderarse de Jerusalén, dirigiéndose en años posteriores hacia Cisjordania.

Israel no cesará en sus objetivos, sino que deberá aplazar sus planes de ocupación de Jerusalén una legislatura más. Por consiguiente, la decisión de Gaza de vincular el acuerdo de alto el fuego -a pesar de las cuantiosas pérdidas humanas y materiales- con la protección de los habitantes palestinos de Jerusalén es una decisión que surge de la voluntad de defender la ciudad santa y a la población árabe.

La población palestina de Gaza parece dispuesta a aceptar las pérdidas sufridas en esta batalla y en las futuras, un precio que los palestinos consideran digno por defender lo que queda de Palestina. A Israel le gustaría aislar la ciudad de Gaza y dejársela a los palestinos porque está desbordada de población (1,7 millones de habitantes en 368 km2). Israel no quiere cargar con el peso de controlar Gaza y ocuparse de sus residentes, un plan que puede llevar decenas de años y causar enormes pérdidas. 

La guerra de Gaza, que estalló hace unos diez días, es la primera de una serie de futuros conflictos en los que todas las ciudades israelíes estarán bajo la lluvia de misiles palestinos. Israel está desarrollando su capacidad militar. También lo está haciendo así la resistencia, que tiene como objetivo el extremo norte y el sur, que obliga a los residentes israelíes y a sus dirigentes políticos y militares a ir a refugios antibombas.

Gaza ha logrado sus objetivos y, en consecuencia, la "Espada de Jerusalén" seguirá imponiéndose a Israel tras el final de esta guerra, hasta que llegue el momento de la próxima batalla.


Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 23 de mayo de 2021, la traducción fue realizada por Eli C. Casas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<