Mar. 29 Noviembre 2022 Actualizado 4:51 pm

Johnson, Biden, Merkel y Macron.jpg

De izquierda a derecha: Boris Johnson, Joe Biden, Angela Merkel y Emmanuel Macron (Foto: Archivo)

Los verdaderos adversarios de EEUU son sus aliados europeos y otros socios

Estados Unidos busca aLEJARLOS DE COMERCIAR con China y Rusia

La Cortina de Hierro de los años 40 y 50 se diseñó aparentemente para aislar a Rusia de Europa Occidental, para mantener fuera la ideología comunista y la penetración militar. El régimen de sanciones actual se dirige hacia el interior, para evitar que la OTAN y otros aliados occidentales de Estados Unidos abran más el comercio y la inversión con Rusia y China.

El objetivo no es tanto aislar a Rusia y China como mantener a estos aliados firmemente dentro de la propia órbita económica de Estados Unidos. Los aliados deben renunciar a los beneficios de importar gas ruso y productos chinos, comprando GNL y otras exportaciones estadounidenses a precios mucho más altos, acompañados de más armas estadounidenses.

Las sanciones que los diplomáticos estadounidenses insisten en que sus aliados impongan contra el comercio con Rusia y China tienen como objetivo aparente disuadir una acumulación militar. Pero esa acumulación no puede ser realmente la principal preocupación de Rusia y China. Tienen mucho más que ganar ofreciendo beneficios económicos mutuos a Occidente. Así que la cuestión subyacente es si Europa encontrará su ventaja en la sustitución de las exportaciones estadounidenses por suministros rusos y chinos y los vínculos económicos mutuos asociados.

Lo que preocupa a los diplomáticos estadounidenses es que Alemania, otras naciones de la OTAN y los países situados en la ruta del Cinturón y la Ruta comprendan las ganancias que pueden obtenerse con la apertura del comercio y la inversión pacíficos. Si no hay ningún plan ruso o chino para invadirlos o bombardearlos, ¿qué necesidad hay de la OTAN? ¿Qué necesidad hay de que los ricos aliados de Estados Unidos compren tanto material militar? Y si no existe una relación intrínsecamente adversa, ¿por qué los países extranjeros tienen que sacrificar sus propios intereses comerciales y financieros confiando exclusivamente en los exportadores e inversores estadounidenses?

Estas son las preocupaciones que han llevado al primer ministro francés Macron a invocar el fantasma de Charles de Gaulle y a instar a Europa a alejarse de lo que él llama la "descerebrada" Guerra Fría de la OTAN y a romper con los acuerdos comerciales pro-estadounidenses que están imponiendo costos crecientes a Europa mientras le niegan ganancias potenciales del comercio con Eurasia. Incluso Alemania se resiste a las exigencias de congelación para el próximo mes de marzo al prescindir del gas ruso.

En lugar de una amenaza militar real por parte de Rusia y China, el problema para los estrategas estadounidenses es la ausencia de tal amenaza. Todos los países se han dado cuenta de que el mundo ha llegado a un punto en el que ninguna economía industrial tiene la mano de obra y la capacidad política para movilizar un ejército permanente del tamaño que sería necesario para invadir o incluso librar una batalla importante con un adversario importante. Ese coste político hace que a Rusia no le resulte rentable tomar represalias contra el aventurerismo de la OTAN que está tratando de incitar una respuesta militar en su frontera occidental. No vale la pena apoderarse de Ucrania.

La creciente presión de Estados Unidos sobre sus aliados amenaza con sacarlos de su órbita. Durante más de 75 años tuvieron pocas alternativas prácticas a la hegemonía estadounidense. Pero eso está cambiando ahora. Estados Unidos ya no tiene el poder monetario ni el superávit comercial y de balanza de pagos aparentemente crónico que le permitió elaborar las normas de comercio e inversión del mundo en 1944-45. La amenaza para el dominio de Estados Unidos es que China, Rusia y el corazón de la Isla Mundial de Eurasia de Mackinder están ofreciendo mejores oportunidades de comercio e inversión que las que ofrece Estados Unidos con su demanda cada vez más desesperada de sacrificios por parte de su OTAN y otros aliados.

El ejemplo más flagrante es el impulso de Estados Unidos para bloquear a Alemania en la autorización del gasoducto Nord Stream 2 para obtener gas ruso para la llegada del frío. Angela Merkel acordó con Donald Trump gastar 1.000 millones de dólares en la construcción de un nuevo puerto de GNL para depender más del GNL estadounidense de alto precio. (El plan se canceló después de que las elecciones estadounidenses y alemanas cambiaran a ambos líderes). Pero Alemania no tiene otra forma de calentar muchas de sus casas y edificios de oficinas (o de abastecer a sus empresas de fertilizantes) que con gas ruso.

La única manera que les queda a los diplomáticos estadounidenses de bloquear las compras europeas es incitar a Rusia a una respuesta militar y luego alegar que la venganza de esta respuesta supera cualquier interés económico puramente nacional. Como explicó la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, en una rueda de prensa del Departamento de Estado el 27 de enero: "Si Rusia invade Ucrania, de un modo u otro, Nord Stream 2 no avanzará". El problema es crear un incidente convenientemente ofensivo y presentar a Rusia como el agresor.

Nuland expresó quién dictaba las políticas de los miembros de la OTAN de forma sucinta en 2014: "Que se joda la UE". Eso lo dijo mientras le decía al embajador de Estados Unidos en Ucrania que el Departamento de Estado respaldaba al títere Arseniy Yatsenyuk como primer ministro ucraniano (destituido después de dos años por un escándalo de corrupción), y que las agencias políticas estadounidenses respaldaban la sangrienta masacre de Maidan que dio paso a lo que ahora son ocho años de guerra civil. El resultado devastó a Ucrania de forma muy similar a como lo hizo la violencia estadounidense en Siria, Irak y Afganistán. Esta no es una política de paz mundial ni de democracia que los votantes europeos respalden.

Las sanciones comerciales impuestas por Estados Unidos a sus aliados de la OTAN se extienden por todo el espectro comercial. La austera Lituania renunció a su mercado de quesos y productos agrícolas en Rusia, y está bloqueando su ferrocarril estatal para que no transporte potasa de Bielorrusia al puerto báltico de Klaipeda. El propietario mayoritario del puerto se quejó de que "Lituania perderá cientos de millones de dólares por detener las exportaciones bielorrusas a través de Klaipeda", y "podría enfrentarse a reclamaciones legales por valor de 15 mil millones de dólares por contratos incumplidos". Lituania incluso ha accedido a la petición de Estados Unidos de reconocer a Taiwán, lo que ha provocado que China se niegue a importar productos alemanes o de otro tipo que incluyan componentes fabricados en Lituania.

Europa va a imponer sanciones a costa del aumento de los precios de la energía y la agricultura, dando prioridad a las importaciones procedentes de Estados Unidos y renunciando a los vínculos rusos, bielorrusos y otros fuera de la zona del dólar. Tal como lo expresó Serguéi Lavrov: "Cuando Estados Unidos piensa que algo conviene a sus intereses, puede traicionar a aquellos con los que era amigo, con los que cooperaba y que atendían a sus posiciones en todo el mundo".

Las sanciones de Estados Unidos a sus aliados perjudican sus economías, no las de Rusia y China

Lo que parece irónico es que esas sanciones contra Rusia y China han terminado por ayudarlos en lugar de perjudicarlos. Pero el objetivo principal no era perjudicar ni ayudar a las economías rusa y china. Al fin y al cabo, es un axioma que las sanciones obligan a los países afectados a ser más autosuficientes. Privados del queso lituano, los productores rusos han producido el suyo propio y ya no necesitan importarlo de los países bálticos. La rivalidad económica subyacente de Estados Unidos pretende mantener a los países europeos y a sus aliados asiáticos en su propia órbita económica, cada vez más protegida. A Alemania, Lituania y otros aliados se les dice que impongan sanciones dirigidas contra su propio bienestar económico al no comerciar con países fuera de la órbita del dólar estadounidense.

Aparte de la amenaza de guerra real resultante de la belicosidad de Estados Unidos, el coste para los aliados de Estados Unidos de rendirse a las demandas comerciales y de inversión de Estados Unidos se está volviendo tan alto que es políticamente inasequible. Durante casi un siglo no ha habido más alternativa que aceptar las normas comerciales y de inversión que favorecen a la economía estadounidense como precio para recibir el apoyo financiero y comercial de Estados Unidos e incluso la seguridad militar. Pero ahora amenaza con surgir una alternativa, una que ofrece los beneficios de la iniciativa china "Belt and Road" y del deseo de Rusia de recibir inversiones extranjeras que le ayuden a modernizar su organización industrial, como parecía haberse prometido hace treinta años, en 1991.

Desde los últimos años de la Segunda Guerra Mundial, la diplomacia estadounidense ha tenido como objetivo encerrar a Gran Bretaña, Francia, y especialmente a la derrotada Alemania y Japón, para que se conviertan en dependencias económicas y militares de Estados Unidos. Como documenté en El superimperialismo, los diplomáticos estadounidenses disolvieron el Imperio Británico y absorbieron su zona de libras esterlinas mediante las onerosas condiciones impuestas primero por el Lend-Lease y luego por el Acuerdo de Préstamo Anglo-Americano de 1946. Los términos de este último obligaron a Gran Bretaña a renunciar a su política de Preferencia Imperial y a desbloquear los saldos en libras esterlinas que la India y otras colonias habían acumulado por sus exportaciones de materias primas durante la guerra, abriendo así la Commonwealth británica a las exportaciones estadounidenses.

Gran Bretaña se comprometió a no recuperar sus mercados de preguerra devaluando la libra esterlina. Los diplomáticos estadounidenses crearon entonces el FMI y el Banco Mundial en condiciones que promovían los mercados de exportación de Estados Unidos y disuadían la competencia de Gran Bretaña y otros antiguos rivales. Los debates en la Cámara de los Lores y en la Cámara de los Comunes demostraron que los políticos británicos reconocían que estaban siendo relegados a una posición económica servil, pero sentían que no tenían otra alternativa. Y una vez que se rindieron, los diplomáticos estadounidenses tuvieron vía libre para enfrentarse al resto de Europa.

El poder financiero ha permitido a Estados Unidos seguir dominando la diplomacia occidental a pesar de haberse visto obligado a abandonar el oro en 1971 como consecuencia de los costes de la balanza de pagos de su gasto militar en el extranjero. Durante el último medio siglo, los países extranjeros han mantenido sus reservas monetarias internacionales en dólares estadounidenses, principalmente en títulos del Tesoro de Estados Unidos, cuentas bancarias estadounidenses y otras inversiones financieras en la economía estadounidense. El estándar de los bonos del Tesoro obliga a los bancos centrales extranjeros a financiar el déficit de la balanza de pagos de Estados Unidos, y de paso, el déficit presupuestario del gobierno nacional.

Estados Unidos no necesita este reciclaje para crear dinero. El gobierno puede simplemente imprimir dinero, como ha demostrado el MMT. Pero Estados Unidos sí necesita este reciclaje de dólares por parte de los bancos centrales extranjeros para equilibrar sus pagos internacionales y apoyar el tipo de cambio del dólar. Si el dólar disminuyera, a los países extranjeros les resultaría mucho más fácil pagar las deudas internacionales en dólares en sus propias monedas. Los precios de las importaciones estadounidenses aumentarían, y a los inversores estadounidenses les resultaría más costoso comprar activos extranjeros. Y los extranjeros perderían dinero en acciones y bonos estadounidenses denominados en sus propias monedas, y los abandonarían. Los bancos centrales, en particular, sufrirían pérdidas por los bonos del Tesoro en dólares que tienen en sus reservas monetarias, y les interesaría salir del dólar. Así pues, tanto la balanza de pagos como el tipo de cambio de Estados Unidos se ven amenazados por la beligerancia y el gasto militar de Estados Unidos en todo el mundo, pero sus diplomáticos intentan estabilizar la situación aumentando la amenaza militar hasta niveles de crisis.

Los esfuerzos de Estados Unidos por mantener sus protectorados europeos y de Asia Oriental encerrados en su propia esfera de influencia se ven amenazados por la aparición de China y Rusia de forma independiente a Estados Unidos, mientras que la economía estadounidense se está desindustrializando como resultado de sus propias decisiones políticas deliberadas. La dinámica industrial que hizo a Estados Unidos tan dominante desde finales del siglo XIX hasta la década de 1970 ha dado paso a una financiarización neoliberal evangelizadora. Por eso, los diplomáticos estadounidenses tienen que dar la mano a sus aliados para bloquear sus relaciones económicas con la Rusia postsoviética y la China socialista, cuyo crecimiento está superando al de Estados Unidos y cuyos acuerdos comerciales ofrecen más oportunidades de beneficio mutuo.

Lo que está en juego es cuánto tiempo puede Estados Unidos impedir que sus aliados aprovechen el crecimiento económico de China. ¿Buscarán Alemania, Francia y otros países de la OTAN la prosperidad para sí mismos en lugar de dejar que el estándar del dólar y las preferencias comerciales de Estados Unidos desvíen su superávit económico?

La diplomacia del petróleo y el sueño de Estados Unidos para la Rusia postsoviética

La expectativa de Gorbachov y otros funcionarios rusos en 1991 era que su economía se dirigiría a Occidente para reorganizarse según las líneas que habían hecho tan prósperas las economías de Estados Unidos, Alemania y otros países. La expectativa mutua en Rusia y Europa Occidental era que los inversores alemanes, franceses y otros reestructuraran la economía postsoviética siguiendo líneas más eficientes.

Ese no era el plan de Estados Unidos. Cuando el senador John McCain llamó a Rusia "una gasolinera con bombas atómicas", ése era el sueño de Estados Unidos sobre lo que querían que fuera Rusia: que las compañías de gas rusas pasaran a ser controladas por accionistas estadounidenses, empezando por la compra prevista de Yukos, tal y como se acordó con Mikhail Khordokovsky. Lo último que querían ver los estrategas estadounidenses era una Rusia próspera y resucitada. Los asesores estadounidenses trataron de privatizar los recursos naturales y otros activos no industriales de Rusia, entregándolos a los cleptócratas que podían "cobrar" el valor de lo que habían privatizado sólo vendiéndolo a inversores estadounidenses y de otros países a cambio de divisas. El resultado fue un colapso económico y demográfico neoliberal en todos los Estados postsoviéticos.

En cierto modo, Estados Unidos se ha convertido en su propia versión de una gasolinera con bombas atómicas (y exportación de armas). La diplomacia petrolera de Estados Unidos tiene como objetivo controlar el comercio mundial de petróleo para que sus enormes beneficios vayan a parar a las principales compañías petroleras estadounidenses. Fue para mantener el petróleo iraní en manos de British Petroleum que Kermit Roosevelt, de la CIA, trabajó con la Anglo-Persian Oil Company de British Petroleum para derrocar al líder electo de Irán, Mohamed Mossadegh, en 1954, cuando éste trató de nacionalizar la compañía después de que se negara década tras década a realizar sus prometidas contribuciones a la economía. Tras instalar al Sha, cuya democracia se basaba en un feroz estado policial, Irán amenazó una vez más con actuar como dueño de sus propios recursos petrolíferos. Así que se enfrentó de nuevo a las sanciones patrocinadas por Estados Unidos, que siguen vigentes hoy en día. El objetivo de dichas sanciones es mantener el comercio mundial de petróleo firmemente bajo el control de Estados Unidos, porque el petróleo es energía y la energía es la clave de la productividad y del PIB real.

En los casos en que los gobiernos extranjeros, como el de Arabia Saudí y los petroestados árabes vecinos, han tomado el control, los ingresos de las exportaciones de su petróleo deben depositarse en los mercados financieros estadounidenses para apoyar el tipo de cambio del dólar y el dominio financiero de Estados Unidos. Cuando cuadruplicaron los precios del petróleo en 1973-74 (en respuesta a la cuadruplicación de los precios de exportación de cereales de Estados Unidos), el Departamento de Estado de Estados Unidos estableció la ley y dijo a Arabia Saudí que podía cobrar todo lo que quisiera por su petróleo (elevando así el paraguas de precios para los productores de petróleo de Estados Unidos), pero que tenía que pagar por ello. El Departamento de Estado de Estados Unidos estableció la ley y le dijo a Arabia Saudí que podía cobrar todo lo que quisiera por su petróleo (elevando así el paraguas de los precios para los productores de petróleo de Estados Unidos), pero que tenía que reciclar sus ganancias por la exportación de petróleo a Estados Unidos en valores denominados en dólares, principalmente en valores del Tesoro de Estados Unidos y en cuentas bancarias de Estados Unidos, junto con algunas participaciones minoritarias en acciones y bonos de Estados Unidos (pero sólo como inversores pasivos, sin utilizar este poder financiero para controlar la política empresarial).

El segundo modo de reciclar los ingresos de las exportaciones de petróleo fue comprar las exportaciones de armas de Estados Unidos, y Arabia Saudí se convirtió en uno de los mayores clientes del complejo militar-industrial. En realidad, la producción de armas de Estados Unidos no tiene un carácter principalmente militar. Como el mundo está viendo ahora en el jaleo sobre Ucrania, Estados Unidos no tiene un ejército de combate. Lo que tiene es lo que antes se llamaba un "ejército comedor". La producción de armas de Estados Unidos emplea mano de obra y produce armamento como una especie de bien de prestigio para que los gobiernos puedan presumir, no para la lucha real. Como la mayoría de los bienes de lujo, el margen de beneficio es muy alto. Esa es la esencia de la alta moda y el estilo, después de todo. El MIC utiliza sus beneficios para subvencionar la producción civil de Estados Unidos de una manera que no viola la letra de las leyes comerciales internacionales contra las subvenciones gubernamentales.

A veces, por supuesto, se utiliza la fuerza militar. En Irak, primero George W. Bush y luego Barack Obama utilizaron el ejército para apoderarse de las reservas de petróleo del país, junto con las de Siria y Libia. El control del petróleo mundial ha sido el puntal de la balanza de pagos de Estados Unidos. A pesar del impulso mundial para frenar el calentamiento del planeta, los funcionarios estadounidenses siguen considerando el petróleo como la clave de la supremacía económica de Estados Unidos. Por eso el ejército estadounidense sigue negándose a obedecer las órdenes de Irak de abandonar su país, manteniendo a sus tropas en el control del petróleo iraquí, y por eso acordó con los franceses la destrucción de Libia y sigue teniendo tropas en los campos petrolíferos de Siria. Más cerca de casa, el presidente Biden ha aprobado la perforación en alta mar y apoya la expansión de Canadá de sus arenas bituminosas de Athabasca, el petróleo más sucio del mundo desde el punto de vista medioambiental.

Junto con las exportaciones de petróleo y alimentos, las exportaciones de armas sostienen la financiación del gasto militar de Estados Unidos en sus 750 bases en el extranjero. Pero sin un enemigo permanente que amenace constantemente a las puertas, la existencia de la OTAN se desmorona. ¿Qué necesidad tendrían los países de comprar submarinos, portaaviones, aviones, tanques, misiles y otras armas?

Como Estados Unidos se ha desindustrializado, su déficit comercial y de balanza de pagos es cada vez más problemático. Necesita las ventas de exportación de armas para ayudar a reducir su creciente déficit comercial y también para subvencionar sus aviones comerciales y sectores civiles relacionados. El reto es cómo mantener su prosperidad y su dominio mundial a medida que se va desindustrializando mientras el crecimiento económico avanza en China y ahora incluso en Rusia.

Estados Unidos ha perdido su ventaja en cuanto a costes industriales debido al fuerte aumento del coste de la vida y de los negocios en su economía rentista postindustrial financiarizada. Además, como explicó Seymour Melman en la década de 1970, el capitalismo del Pentágono se basa en los contratos de coste incrementado: Cuanto más cuesta el material militar, más beneficios reciben sus fabricantes. Así que las armas de Estados Unidos están sobredimensionadas -de ahí los asientos de inodoro de 500 dólares en lugar de un modelo de 50 dólares. Al fin y al cabo, el principal atractivo de los productos de lujo, incluido el material militar, es su elevado precio.

Este es el trasfondo de la furia de Estados Unidos por su fracaso a la hora de apoderarse de los recursos petrolíferos de Rusia -y por ver que Rusia también se libera militarmente para crear sus propias exportaciones de armas, que ahora suelen ser mejores y mucho menos costosas que las de Estados Unidos. No sólo sus ventas de petróleo rivalizan con las de GNL de Estados Unidos, sino que Rusia mantiene sus ingresos por exportaciones de petróleo en su país para financiar su reindustrialización, con el fin de reconstruir la economía que fue destruida por la "terapia de choque" patrocinada por Estados Unidos en la década de 1990.

La línea de menor resistencia para la estrategia de Estados Unidos que busca mantener el control del suministro mundial de petróleo mientras mantiene su mercado de exportación de armas de lujo a través de la OTAN es gritar lobo e insistir en que Rusia está a punto de invadir Ucrania, como si Rusia tuviera algo que ganar con una guerra de atolladeros sobre la economía más pobre y menos productiva de Europa. El invierno de 2021-22 ha sido testigo de un largo intento de Estados Unidos de incitar a la OTAN y a Rusia a luchar, sin éxito.

Estados Unidos sueña con una China neoliberalizada como filial corporativa de Estados Unidos

Estados Unidos se ha desindustrializado como una política deliberada de recorte de los costes de producción, ya que sus empresas manufactureras han buscado mano de obra barata en el extranjero, sobre todo en China. Este cambio no era una rivalidad con China, sino que se veía como un beneficio mutuo. Se esperaba que los bancos e inversores estadounidenses se aseguraran el control y los beneficios de la industria china a medida que se comercializaba. La rivalidad era entre los empresarios y los trabajadores estadounidenses, y el arma de la guerra de clases era la deslocalización y, en el proceso, el recorte del gasto social del gobierno.

De forma similar a la búsqueda rusa de petróleo, armas y comercio agrícola independiente del control estadounidense, la ofensiva de China consiste en mantener los beneficios de su industrialización en casa, conservar la propiedad estatal de importantes empresas y, sobre todo, mantener la creación de dinero y el Banco de China como servicio público para financiar su propia formación de capital en lugar de dejar que los bancos y las casas de bolsa estadounidenses proporcionen su financiación y desvíen su excedente en forma de intereses, dividendos y comisiones de gestión. La única gracia salvadora para los planificadores corporativos de Estados Unidos ha sido el papel de China en la disuasión de la subida de los salarios en Estados Unidos al proporcionar una fuente de mano de obra a bajo precio que permite a los fabricantes estadounidenses deslocalizar y externalizar su producción.

La guerra de clases del Partido Demócrata contra la mano de obra sindicalizada comenzó en la Administración Carter y se aceleró enormemente cuando Bill Clinton abrió la frontera sur con el TLCAN. Se estableció una cadena de maquiladoras a lo largo de la frontera para suministrar mano de obra artesanal a bajo precio. Esto se convirtió en un centro de beneficios corporativos tan exitoso que Clinton presionó para admitir a China en la Organización Mundial del Comercio en diciembre de 2001, en el último mes de su administración. El sueño era que se convirtiera en un centro de beneficios para los inversores estadounidenses, produciendo para las empresas de ese país y financiando su inversión de capital (y también el gasto en vivienda y en el gobierno, según se esperaba) mediante el préstamo de dólares estadounidenses y la organización de su industria en un mercado de valores que, como el de Rusia en 1994-96, se convirtiera en uno de los principales proveedores de ganancias de capital financiero para los inversores estadounidenses y otros extranjeros.

Walmart, Apple y muchas otras empresas estadounidenses organizaron instalaciones de producción en China, lo que implicó necesariamente la transferencia de tecnología y la creación de una infraestructura eficiente para el comercio de exportación. Goldman Sachs lideró la incursión financiera y ayudó a que el mercado de valores de China se disparara. Todo esto era lo que Estados Unidos había instado.

¿En qué se equivocó el sueño neoliberal estadounidense de la Guerra Fría? Para empezar, China no siguió la política del Banco Mundial de orientar a los gobiernos a pedir préstamos en dólares para contratar a empresas de ingeniería estadounidenses que se encargaran de las infraestructuras de exportación. Se industrializó de forma muy parecida a como lo hicieron Estados Unidos y Alemania a finales del siglo XIX: Mediante una fuerte inversión pública en infraestructuras para cubrir las necesidades básicas a precios subvencionados o gratuitamente, desde la sanidad y la educación hasta el transporte y las comunicaciones, con el fin de minimizar el coste de la vida que tenían que pagar los empresarios y los exportadores. Y lo que es más importante, China evitó el servicio de la deuda externa creando su propio dinero y manteniendo en sus manos las instalaciones de producción más importantes.

Las exigencias de Estados Unidos están sacando a sus aliados de la órbita comercial y monetaria del dólar-OTAN

Como en una tragedia griega clásica, la política exterior de Estados Unidos está provocando precisamente el resultado que más teme. Al exagerar con sus propios aliados de la OTAN, los diplomáticos estadounidenses están provocando el escenario de pesadilla de Kissinger, al unir a Rusia y China. Mientras que a los aliados de Estados Unidos se les dice que soporten los costes de las sanciones estadounidenses, Rusia y China se benefician al verse obligadas a diversificar y a independizar sus propias economías de la dependencia de los proveedores estadounidenses de alimentos y otras necesidades básicas. Sobre todo, estos dos países están creando sus propios sistemas de crédito y compensación bancaria desdolarizados, y manteniendo sus reservas monetarias internacionales en forma de oro, euros y las monedas de cada uno para llevar a cabo su comercio e inversión mutuos.

Esta desdolarización proporciona una alternativa a la capacidad unipolar de Estados Unidos de obtener crédito extranjero gratuito a través del estándar de los bonos del Tesoro de Estados Unidos para las reservas monetarias mundiales. A medida que los países extranjeros y sus bancos centrales se desdolaricen, ¿qué apoyará al dólar? Sin la línea de crédito gratuita proporcionada por los bancos centrales que recicla automáticamente el gasto militar extranjero de Estados Unidos y otros gastos en el extranjero para devolverlo a la economía estadounidense (con un retorno mínimo), ¿cómo puede Estados Unidos equilibrar sus pagos internacionales ante su desindustrialización?

Estados Unidos no puede simplemente revertir su desindustrialización y su dependencia de la mano de obra china y de otros países asiáticos devolviendo la producción a su país. Ha incorporado a su economía una sobrecarga rentista demasiado elevada para que su mano de obra pueda competir a nivel internacional, dadas las exigencias presupuestarias del asalariado estadounidense para pagar los elevados y crecientes costes de la vivienda y la educación, el servicio de la deuda y el seguro médico, y para los servicios de infraestructura privatizados.

La única manera de que Estados Unidos sostenga su equilibrio financiero internacional es mediante la fijación de precios de monopolio de sus exportaciones de armas, productos farmacéuticos patentados y tecnología de la información, y mediante la compra del control de los sectores de producción más lucrativos y potencialmente extractores de rentas en el extranjero; en otras palabras, mediante la difusión de la política económica neoliberal en todo el mundo de manera que obligue a otros países a depender de los préstamos e inversiones de Estados Unidos.

Esa no es una forma de que las economías nacionales crezcan. La alternativa a la doctrina neoliberal son las políticas de crecimiento de China que siguen la misma lógica industrial básica por la que Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania y Francia ascendieron a la potencia industrial durante sus propios despegues industriales con un fuerte apoyo gubernamental y programas de gasto social.

Estados Unidos ha abandonado esta política industrial tradicional desde la década de 1980. Está imponiendo a su propia economía las políticas neoliberales que desindustrializaron al Chile pinochetista, a la Gran Bretaña thatcheriana y a las antiguas repúblicas soviéticas postindustriales, al Báltico y a Ucrania desde 1991. Su prosperidad, altamente polarizada y apalancada por la deuda, se basa en la inflación de los precios de los bienes inmuebles y de los valores y en la privatización de las infraestructuras.

Este neoliberalismo ha sido un camino para convertirse en una economía fallida y, de hecho, en un Estado fallido, obligado a sufrir la deflación de la deuda, el aumento de los precios de la vivienda y de los alquileres a medida que disminuyen las tasas de ocupación de los propietarios, así como los exorbitantes costes médicos y de otro tipo resultantes de la privatización de lo que otros países proporcionan gratuitamente o a precios subvencionados como derechos humanos: la atención sanitaria, la educación, el seguro médico y las pensiones.

El éxito de la política industrial de China, con una economía mixta y el control estatal del sistema monetario y crediticio, ha llevado a los estrategas estadounidenses a temer que las economías de Europa Occidental y Asia encuentren su ventaja en una mayor integración con China y Rusia. Estados Unidos no parece tener otra respuesta a ese acercamiento global con China y Rusia que las sanciones económicas y la beligerancia militar. Esa postura de la Nueva Guerra Fría es cara, y otros países se resisten a asumir el coste de un conflicto que no tiene ningún beneficio para ellos y que, de hecho, amenaza con desestabilizar su propio crecimiento económico e independencia política.

Sin la subvención de estos países, especialmente a medida que China, Rusia y sus vecinos desdolarizan sus economías, ¿cómo puede Estados Unidos mantener los costes de la balanza de pagos de su gasto militar en el extranjero? Recortar ese gasto, y de hecho recuperar la autosuficiencia industrial y el poder económico competitivo, requeriría una transformación de la política estadounidense. Ese cambio parece improbable, pero sin él, ¿durante cuánto tiempo podrá la economía rentista postindustrial de Estados Unidos conseguir obligar a otros países a proporcionarle la riqueza económica (literalmente, un flujo de entrada) que ya no produce en casa?


Michael Hudson es un economista, académico y autor estadounidense de varios libros sobre economía e historia económica, enfocado en investigaciones sobre la deuda en sus múltiples formas y en la crítica al imperialismo financiero de Estados Unidos y Occidente. Se puede contactar con él en mh@michael-hudson.com.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CounterPunch el 11 de febrero de 2022, la traducción para Misión Verdad fue realizada por José Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<