Mié. 05 Octubre 2022 Actualizado ayer a las 6:47 pm

guerra inevitable.jpg

Helicóptero Cocodrilo Ka-52 del ejército ruso en despliegue (Foto: Vitali Ankov / Sputnik)

La guerra era inevitable

Según Sun Tzu, la guerra es la peor manera de resolver los problemas. Miles de años de historia de la humanidad han dado la razón al gran chino.

Casi siempre es posible ganar sin guerra. Además, en una guerra, por regla general, gana el bando que habría ganado incluso sin la guerra. Así, la guerra es una confirmación de los cálculos previos que requiere muchos recursos. En términos generales, su resultado se puede calcular de antemano. Por lo tanto, por regla general, una guerra es iniciada (o provocada, que es básicamente lo mismo) por aquellos que no quieren soportar su inevitable derrota política y tratan de cambiar el curso de la historia por la fuerza.

Por ejemplo, Stalin planeaba completar el rearme del Ejército Rojo para 1942 y cubrir las fronteras de manera segura. Pero, contrariamente a la convicción de Hitler, no planeó atacar al Reich. En total conformidad con la doctrina marxista, Stalin (documentos de la época, incluidos sus discursos personales, así lo atestiguan) iba a adoptar la posición de "mono sabio" y observar desde lo alto cómo dos depredadores imperialistas se destruyen mutuamente en el valle, para luego acabar con ambos.

Al mismo tiempo, por supuesto, planeó aprovechar la dependencia de la neutralidad soviética por parte de ambos bandos del conflicto para mejorar constantemente la posición geopolítica de la URSS. Esto no excluyó el chantaje de los países pequeños y las "operaciones militares especiales" contra ellos, preparadas un poco mejor que la Guerra de Finlandia de 1939-40. Pero Stalin no tenía previsto librar una verdadera guerra contra un rival igualmente poderoso: los costes habrían sido demasiado elevados y el resultado habría sido el mismo (o incluso peor) que sin ninguna acción militar.

Del mismo modo, Rusia no tenía la intención de iniciar operaciones militares en Ucrania. Habría estado bastante feliz con la situación en la que Occidente continuaría gastando dinero en mantener la agonía del régimen rusófobo, agotando sus propios recursos y solo empeorando la situación con la estatalidad ucraniana.

La única condición crítica para Rusia era garantizar la seguridad en el lado oeste. Además, la seguridad no solo de Rusia, sino de todo el proyecto de la Gran Eurasia.

A largo plazo, el proyecto ruso-chino ya ha superado al estadounidense-europeo. Y la vida y el bienestar de varias decenas de miles de rusófilos ucranianos en la balanza de la historia no significaron más que la vida y el bienestar de un número no menor de ciudadanos rusos (incluidos los que vivían en Dombás y Transnistria), amenazados en caso de estallido de las hostilidades. Además, en caso de guerra (lo que ya ha sido confirmado por la práctica), el peligro para los rusófilos ucranianos también se multiplicó con creces.

Desde el punto de vista de las élites gobernantes en Washington, incluso un acuerdo de compromiso, que Rusia y China estaban dispuestas a aceptar, para evitar el peligro de una guerra mayor, era una derrota para Estados Unidos. La necesidad misma de reconocerse a uno mismo como igual entre iguales fue vista por las élites estadounidenses como un desastre.

Por lo tanto, Estados Unidos dio un golpe de timón, mostrando tanto a Rusia como a China que no se puede hablar de ningún compromiso de seguridad. Los regímenes limítrofes controlados por Washington se utilizarán únicamente para ejercer presión sobre las fronteras de sus oponentes geopolíticos. Y esta presión aumentará en el futuro.

Esto hizo que la guerra fuera inevitable. La única pregunta era quién la iniciaría y dónde. Hubo una variante de un ataque de Polonia a Bielorrusia, con el apoyo de los Estados bálticos y Ucrania. Existía la opción de que Kiev atacara a las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. La opción de un ataque conjunto de Ucrania y Moldavia en Transnistria estaba presente en los cálculos más bien de manera virtual. Chisinau temía mucho del estallido de las hostilidades y solo podía verse obligado a unirse a la guerra ya en curso, pero no a iniciarla.

Existía la opción de un "estallido" en el Cáucaso, pero era difícil que se convirtiera en un conflicto importante porque Rusia, Irán y Turquía no tenían interés en que los grandes actores geopolíticos penetraran en la región. Moscú, Teherán y Ankara, a pesar de sus diferencias, estaban interesados ​​en encontrar un terreno común para resolver los problemas regionales sobre la base de un compromiso tripartito, sin la participación de fuerzas externas.

Un gran conflicto podría comenzar con un ataque israelí contra Irán, pero el equilibrio general de poder en Oriente Medio, después de que Rusia ganara la campaña en Siria, obligó a Tel Aviv a ser extremadamente cauteloso. Finalmente, el conflicto podría estallar en la frontera indo-paquistaní, indo-china y también en Taiwán.

La tarea principal de Estados Unidos era atar a las fuerzas rusas y chinas en la zona de conflicto, obligar a sus oponentes geopolíticos a desperdiciar recursos sin sentido en una guerra interminable de desgaste y permanecer fuera de la zona de conflicto y recortar las bonificaciones.

En ese momento, cuando la primera fase de la operación especial se estancó y luego pasó a la segunda, claramente con la mirada puesta en una larga crisis militar, Estados Unidos decidió que al menos la mitad del trabajo estaba hecho. Solo quedaba llevar a China a una guerra local y luego mantener la temperatura en ambos conflictos lo suficientemente alta como para debilitar a los oponentes geopolíticos, pero no lo suficiente como para que las crisis se salieran de control y escalasen espontáneamente, con la amenaza de convertirse en una guerra mundial nuclear. Sobre la crisis de Ucrania, Estados Unidos incluso logró hacer una declaración, prometiendo a Rusia un nuevo Afganistán.

La guerra es una empresa muy mala y extremadamente arriesgada, que, si es posible, debe evitarse, pero si ya ha comenzado, entonces uno debe luchar por la victoria, que aporte mayores dividendos que los que habría otorgado un tratado de paz de compromiso en los términos anteriores a la guerra.

Mientras que en la primera fase de la operación especial Rusia consideraba que su tarea era forzar a Occidente a una paz de compromiso (se pusieron condiciones a la delegación ucraniana en las negociaciones), la segunda fase se está llevando a cabo con el objetivo de conseguir el máximo éxito.

Ya he escrito sobre el factor tiempo y el peligro de que se produzca una escalada de la crisis incontrolada debido a la incapacidad de las élites estadounidenses. No volveré a ella. Ahora sólo me centraré en los aspectos positivos que Rusia ya ha exprimido y aún puede exprimir de la crisis.

Primero. Occidente (Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia) a nivel oficial se vio obligado a admitir que estaba librando una guerra de aniquilamiento contra Rusia. Occidente mismo está comprometido en el apoyo económico, informativo, logístico y material del conflicto, Ucrania juega el papel de instrumento de una guerra caliente, y los estados de Europa del Este esperan su turno para servir como leña para mantener el calor.

Esto cambió fundamentalmente nuestras relaciones. Antes de la fase actual de la crisis, la tarea de Rusia era convencer a Occidente de la necesidad de acuerdos de compromiso. Esto no es ingenuidad, como piensan algunos no muy educados pero sí muy exaltados; estas son las reglas del juego. No puedes jugar al alza si no quieres terminar en una guerra mundial contra tu voluntad un par de semanas después del inicio de la crisis.

La experiencia humana demuestra que es más ventajoso adoptar una postura moderada y exigir negociaciones para llegar a un acuerdo global, incluso si se es consciente de la imposibilidad de llegar a un acuerdo debido a la falta de constructividad del adversario. El enemigo se ve obligado a responder a tus propuestas, le despistas del ritmo precalculado de la crisis, las medidas acordadas se vuelven discordantes y los aliados caen en desgracia. No puedes ganar de esta manera, pero puedes hacer que tu oponente se ponga nervioso y se equivoque, lo cual es el primer paso hacia tu victoria.

Con el inicio de la fase actual de la crisis, Rusia ha iniciado una guerra para ganar. Lavrov dice correctamente que todas las guerras terminan con un tratado de paz. Solo que aquí anteriormente propusimos un tratado de paz sin guerra, y ahora nuestro Ministro de Relaciones Exteriores enfatiza que las condiciones para la paz dependerán del resultado de la guerra, que nuestros "amigos y socios" occidentales nos declararon, no nosotros.

Hemos pasado de un nivel más complejo (político y diplomático) de relaciones con los "socios" a uno más simple (militar). Perdemos en maniobrabilidad política, pero ganamos en movilización social (las tareas sencillas son más claras para la gente común y no despiertan en ella sospechas innecesarias), y también ganamos impulso en el partido.

Segundo. Obligamos tanto al Occidente colectivo como al mundo entero a decidir de qué lado está un determinado país. Al mismo tiempo, hemos declarado un enfoque más constructivo para la definición de aliados que Estados Unidos. Los estadounidenses declararon: "Quien no está con nosotros, está contra nosotros", y nosotros: "Quien no está contra nosotros, está con nosotros".

Como resultado, no solo la mayor parte del mundo terminó de nuestro lado (es más fácil mantener la neutralidad que reconstruir para complacer a una de las partes en conflicto), sino incluso un país de la OTAN y la Unión Europea como Hungría, que parece apoyar las sanciones, también mantiene e intenta desarrollar relaciones comerciales con Rusia.

Incluso un país de la OTAN como Turquía, el socio estadounidense más importante en el flanco sur del bloque, sin cuyo apoyo la OTAN no puede luchar no solo en el Mar Negro, sino incluso en el Mediterráneo oriental, está tratando de jugar su juego, ganando bonificaciones en las relaciones con ambas partes en conflicto. En nuestra gradación, Ankara es un aliado; en la estadounidense, es un adversario.

Como resultado, la "comunidad internacional" se ha reducido a un bloque euro-anglosajón más Japón y la República de Corea y se ha convertido en objeto de burla. El "mundo civilizado" vio de repente cómo se desmoronaban sus sistemas económicos y financieros (no los nuestros), cómo sus fuentes de materias primas quedaban fuera de su alcance y cómo se le cerraban gran parte de sus prometedores mercados.

Occidente, que antes se deslizaba lentamente, comenzó a colapsar en una crisis peor que durante la Gran Depresión.

Tercera. Dentro de Rusia, no solo la quinta columna se manifestó plenamente. También abandonó el país casi por completo. Occidente ha perdido miles de agentes de influencia experimentados. El nivel de consolidación de la élite rusa ha aumentado, ha crecido su comprensión mutua y su interacción con la sociedad.

Todos estos aspectos positivos de la crisis actual nos garantizan prácticamente una victoria política. El problema, sin embargo, es que la crisis ya se ha convertido en una crisis militar. Por tanto, también en el campo de batalla debe haber una victoria que al menos nuestra propia sociedad reconozca como tal.

Pues bien, el principal precio que pagamos (y paga toda la humanidad) por todo este esplendor es el mayor riesgo de un desarrollo incontrolado de la crisis. Tanto aumentó que incluso Lavrov se vio obligado a declarar el creciente peligro de una guerra nuclear.

Nos puede consolar el hecho de que no elegimos un camino tan arriesgado; se nos fue impuesto. Hasta el último momento, nos ofrecimos a pactar un buen acuerdo.


Rotislav Ishchenko es un politólogo de origen ucraniano (soviético). Sus escritos pueden encontrarse en diferentes medios rusos y traducidos al inglés en plataformas como The Saker.

Publicado originalmente en ruso en Rusvesna el 2 de mayo de 2022, la traducción para Misión Verdad fue realizada a través de diferentes plataformas de traducción automática y editada por la jefatura de redacción.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<