Dom. 13 Junio 2021 Actualizado 9:41 am
Se trata de la doctrina woke

La CIA adopta una ideología de izquierda

En un alucinante video de marketing publicado por primera vez el 25 de marzo, pero que había pasado desapercibido hasta hace unos días, la CIA respaldó con entusiasmo varios principios clave de lo que ahora se ha convertido indiscutiblemente en una construcción ideológica y retórica hegemónica de la izquierda/liberal:

"Soy una mujer de color", proclama triunfalmente la protagonista del vídeo, una oficial de la CIA sin nombre. "Soy una milenial cisgénero a la que se le ha diagnosticado un trastorno de ansiedad generalizada. Soy interseccional, pero mi existencia no es un ejercicio de marcar casillas".

Continúa: "Solía luchar contra el síndrome del impostor. Pero a los 36 años, me niego a interiorizar ideas patriarcales equivocadas sobre lo que puede o debe ser una mujer. Estoy cansada de sentir que debo disculparme por el espacio que ocupo".

El video es un rápido tour de force de los tropos y rarezas más estrechamente asociados con la "Ideología Woke" contemporánea, como:

  • Una referencia directa a la doctrina de la "interseccionalidad". Posiblemente la premisa operativa principal de la ideología, que significa que una amplia gama de opresiones basadas en la identidad "se cruzan" y deben ser anuladas.
  • La invocación del término "cisgénero", que pretende significar la inclusión por parte de la CIA de las personas sin normas de género, es decir, los trans.
  • Una denuncia del "patriarcado", uno de los sistemas de opresión basados en la identidad más aborrecidos.
  • El extraño orgullo que supone el diagnóstico de una enfermedad mental, como si se tratara de otro rasgo de identidad que hay que publicitar y aceptar, en lugar de una dolencia agotadora que hay que curar.
  • El uso, ahora omnipresente, del sustantivo "espacio" para referirse no a ningún lugar físico, sino a la vaga fuerza metafísica que supuestamente uno ejerce en la vida... o algo así. ("Conoce tu valor. Domina tu espacio", añade la mujer.)

La "Ideología Woke" ("Consciente", traducción literal -nota del traductor-) es un término impreciso y amorfo para un amplio conjunto de creencias y prácticas; los adeptos a la ideología suelen negar que tal cosa exista. Y, sin embargo, todo el mundo que no haya vivido bajo una roca sabe aproximadamente lo que significa el término, reconoce el estilo retórico con el que se expresa y comprende inmediatamente que este video es una instancia de la misma. De la misma manera que uno puede identificar instancias de "comunismo" o "libertarismo" a pesar de los perpetuos debates sobre la definición precisa de esas designaciones ideológicas.

Aunque el video fue producido por la CIA, podría haber sido producido fácilmente por cualquier empresa de la lista Fortune 500 o por una organización activista financiada por una fundación, todas las cuales están leyendo más o menos el mismo guión.

El video de la CIA es, en realidad, una entrega de una serie llamada "Humanos de la CIA", un título que posiblemente pretende recordar la moda de las redes sociales "Humans of New York", en la que se "humaniza" a los ciudadanos de a pie con historias sensibleras y conmovedoras. Al igual que la CIA ha intentado hacer con esta serie.

Otro video de "Humanos de la CIA" presenta a un hombre que narra su travesía con la siguiente cita: "Crecer siendo gay en una pequeña ciudad del sur, tuve la suerte de tener una familia maravillosa y que me aceptaba. Siempre luché con la idea de no poder hablar de mi vida personal en el trabajo. Imagínense mi sorpresa cuando, al prestar juramento en la CIA, me fijé en un arcoiris en el cordón del entonces director Brennan".

"La inclusión es un valor fundamental aquí", continúa El Hombre Que Se Crió Gay. "Los funcionarios, desde la cúpula hasta la base, se esfuerzan por garantizar que cada persona -sea cual sea su género, identidad de género, raza, discapacidad u orientación sexual- pueda aportar todo su ser al trabajo cada día".

Resulta que John Brennan, el exdirector de la CIA bajo el mandato de Barack Obama (y protagonista de la saga Trump/Rusia generada por la CIA) aparece en estos dos videos como un hombre que busca garantizar que los agentes de la CIA puedan "traer su yo completo al trabajo cada día", en lugar de solo una parte de su yo, como unas pocas extremidades. Ahí está, sonriendo junto a la mujer latina como símbolo del compromiso de la dirección de la CIA con la equidad y la inclusión. También hace un cameo una de las sucesoras de Brennan, Gina Haspel, cuyo nombramiento fue anunciado por la Administración Trump como una victoria para el "empoderamiento de las mujeres". Claramente, ¡no hay nada partidista en la nueva y apasionada devoción de la Agencia por estos valores relacionados con la identidad!

brennan intersectionality.png

Aparición especial de John Brennan en el video de "interseccionalidad" (Foto: Archivo)

Aunque es posible que el celo del departamento de marketing de la CIA por adoptar esta jerga se intensificara con el inicio de una nueva administración demócrata, el esquema de relaciones públicas parece ser anterior a la toma de posesión de Joe Biden. El 4 de enero de 2021 se publicó un video en el que otro agente anónimo promociona su experiencia como "jefe de estrategia corporativa y educación para la diversidad y la inclusión" como maravillosa preparación para una carrera en la CIA.

A uno le cuesta imaginar a Donald Trump autorizando personalmente semejante campaña de marketing (aunque, quién sabe). En cualquier caso, el papel de la CIA en el activismo político de la izquierda/liberal alcanzó un cierto crescendo bajo la presidencia de Trump. Brennan fue especialmente importante en el lanzamiento de la narrativa de que Trump había "coludido" con el gobierno ruso para subvertir la democracia estadounidense, y esta narrativa se convirtió en un objeto de furiosa fijación en la izquierda/liberal, en parte debido a la constante agitación de Brennan en Twitter y su posición en los medios corporativos:

(Para cualquiera que niegue que segmentos de "la izquierda" estaban involucrados en la narrativa de Trump/Rusia, por favor, eche un vistazo a las organizaciones que patrocinaron mítines en defensa del Consejero Especial Robert Mueller a lo largo de 2017 y 2018. Incluyen el Partido de las Familias Trabajadoras, los Demócratas Progresistas de América, Pueblo por el Estilo Estadounidense, Indivisibles y otros. No eran solo "liberales" o "centristas" insípidos los que hacían esto.)

Por lo tanto, la última obertura retórica de la CIA podría entenderse como una continuación de la tendencia por la que las prerrogativas de la CIA se alinean cada vez más con las prerrogativas del complejo de la izquierda/liberal sin fines de lucro y activistas financiados por fundaciones. Tal vez no sea una coincidencia que los ex (o "ex") agentes de la CIA constituyeran una parte significativa de los nuevos miembros del Partido Demócrata cuando este ganó el control de la Cámara de Representantes en 2018.

Cada vez que se enfrentan a la realidad de que sus estilos retóricos están siendo imitados en todos los centros de poder del país, incluyendo ahora a la Comunidad de Inteligencia, los activistas y periodistas de izquierda tienden a negar airadamente cualquier culpabilidad. La decisión de la CIA de declararse institucionalmente como una fuente de "interseccionalidad", insistirán, es una falsa y cínica cooptación.

Sin embargo, no se trata tanto de una "cooptación" como de una evolución natural de los imperativos de la Ideología Woke. La CIA puede adoptar fácilmente algo que se aproxime a una actitud "interseccional" hacia las opresiones raciales, de género y de identidad de género y continuar con su misión ordinaria. De hecho, la adopción de esta retórica podría mejorar su misión al reforzar su caché cultural interno. Supongamos que John Brennan es un verdadero creyente en la doctrina de la interseccionalidad -lo que definitivamente no es descartable- y que realmente cree que la CIA puede ayudar a llevar a cabo sus objetivos. ¿Y entonces qué?

Afirmar alguna discontinuidad entre la nueva popularidad universal de estos conceptos y el activismo de la izquierda no tiene sentido. ¿Hay alguna creencia de izquierda más potente en circulación en este momento que la de las opresiones "interseccionales" y su influencia omnipresente y definitoria en la vida estadounidense? Todo lo que hace la CIA es señalar su afán por participar en el proyecto ideológico de desmantelar estas supuestas opresiones. En cierto modo, se trata de una verdadera victoria para la izquierda activista, cuyas creencias están ganando adeptos a un ritmo vertiginoso, probablemente nunca tan rápido como en el último año.

Pero en lugar de cuestionar por qué el paradigma retórico e ideológico que han promovido implacablemente encaja tan fácilmente en las instituciones más poderosas del país, desde los bancos de Wall Street hasta los monopolios de las grandes tecnologías y la CIA, los activistas de izquierda y los periodistas suelen cambiar de tema con petulancia. Después de que comentara el video "Woke CIA" ayer a través de Twitter, el líder radical de Rage Against the Machine, Tom Morello, salió de la nada para acusarme de negar los "males" de las acciones pasadas de la CIA -como los asesinatos y los golpes de Estado- y actuar como si el "verdadero problema" con la CIA fuera su repentina práctica de distribuir los llamados "panfletos woke".

Ahora mismo estoy leyendo un libro muy esclarecedor (no es un panfleto) que detalla numerosas transgresiones brutales de la CIA, en gran parte olvidadas, como una misión encubierta de 1958 que resultó en el bombardeo de un mercado y una iglesia en la isla de Ambon, Indonesia, arrasando con los civiles. Cualquiera que no esté familiarizado con este y otros capítulos de la historia de la CIA debería "educarse", y tal vez eso le ayude a entender lo que el audazmente subversivo guitarrista de izquierda evidentemente no entiende: que la "Ideología Woke" es perfectamente compatible con la prerrogativa institucional de la CIA para afianzar aún más su propio poder.

Esa historia hace que sea doblemente absurdo que los liberales (y, aunque más tácitamente, los izquierdistas) hayan sido tan tolerantes con las intervenciones de la CIA en los asuntos políticos nacionales porque sus objetivos políticos a corto plazo (inhabilitar y destituir a Trump) se alinearon. Ahora, parecen más enfadados con los que señalan el absurdo evidente de esta táctica de marketing de la CIA que con la táctica en sí. Tal vez sea porque han sido los principales impulsores de la creación de las condiciones políticas en las que la adopción de tales tácticas se considera astuta.

(El verano pasado, Morello se declaró un gran admirador de White Fragility, de Robin DiAngelo, uno de los peores libros jamás escritos y una fuente principal de los insensatos preceptos "antirracistas" que se están adoptando en toda la Norteamérica corporativa. Así que eso da una idea de dónde viene.)

Los liberales y los izquierdistas tienen que negar constantemente que sus creencias, su estética y sus códigos de expresión se han convertido en hegemónicos porque postularse como asediados y nobles forasteros es fundamental para su autoconcepto. Como me dijo un comentarista en Twitter: "Mi opinión es que la CIA ha observado las creencias de los que salen de las escuelas de élite y ha decidido que así es como tienen que presentarse ante ellos". Bueno... sí.

A muchos no les parece interesante ni digno de comentario que las prescripciones ideológicas y las formulaciones retóricas, antes relegadas en gran medida a Tumblr y a oscuros círculos académicos, hayan emigrado a los niveles más altos del aparato de inteligencia estadounidense en cuestión de años. Que se sientan libres de seguir chillando en el vacío en línea, mientras otros intentan evaluar críticamente este fenómeno que trastorna la cultura.


Michael Tracey es un periodista estadounidense que se enfoca en el análisis y comentario político de los Estados Unidos, con un libro sobre cómo la psique colectiva de las élites políticas y mediáticas estadounidenses fue deformada por una ruptura epistémica sísmica durante la era de Donald Trump, y se publicará en 2022.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Michael Tracey el 4 de mayo de 2021, la traducción para Misión Verdad fue realizada por José Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<