Dom. 19 Septiembre 2021 Actualizado 8:37 am

iran-europe-nuclear-deal-sanctions.jpg

Abbas Araghchi, delegado político del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán (Foto: Alex Halada / AFP)

Irán abandonará Viena a finales de mes si Biden no levanta todas las "sanciones"

Las delegaciones iraníes y occidentales regresaron a sus respectivas capitales tras la tercera ronda en Viena, con el optimismo declarado de los funcionarios reunidos. El viceministro de Asuntos Exteriores de Irán, Abbas Aragchi, emitió información positiva sobre el levantamiento de sanciones por parte de Estados Unidos en materia de energía,  navegación, libertad de transporte, banca y diversas personalidades iraníes. Las negociaciones han llegado a una fase en la que la elaboración de textos complejos está sobre la mesa. Además, se ha hablado de que Estados Unidos libere más de 90 mil millones de dólares retenidos de fondos iraníes y otros 20 mil millones congelados en Irak, Corea y China (ingresos de petróleo). Hasta ahora no se han discutido detalles sobre los intereses de estos fondos, retenidos durante muchos años debido a las sanciones estadounidenses.

También se habló de la posibilidad de intercambiar a los presos iraníes detenidos en Estados Unidos, que son 18, entre ellos 7 en estado crítico de salud, y otros de doble nacionalidad iraní y occidental (estadounidense y británica) detenidos en Irán, acusados de espionaje. Se trata de una vieja reivindicación iraní que insiste en acabar con todo en un solo intercambio.

Sin embargo, tras el levantamiento de las sanciones contra los individuos y la aceptación de todas las demandas, el mayor problema radica en la petición de Irán de garantizar que el levantamiento de las sanciones se aplique en un plazo concreto. Según un calendario concreto preacordado, Irán quiere asegurarse de que todos los fondos congelados volverán al Banco Central. Los países de todo el mundo podrán tratar con Irán en todos los sectores sin temer intimidación por parte de los estadounidenses.

Irán nunca ha solicitado el retorno de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, sino el levantamiento de las sanciones que le fueron impuestas desde 2015 y que el presidente Barack Obama aceptó cancelar. Además, Irán quiere levantar todas las sanciones adicionales de Donald Trump que impuso cuando se rompió el acuerdo nuclear en 2018.

Las negociaciones han alcanzado un nivel razonablemente aceptable, aunque Irán sigue negándose a comunicarse con Estados Unidos directamente porque este país ya no es socio del JCPOA y las conversaciones podrían romperse en cualquier momento. La bandera estadounidense fue retirada de la sala de negociaciones a petición de Irán. La delegación iraní insistió en la necesidad de que el delegado estadounidense no esté presente en el mismo hotel donde se celebran las negociaciones hasta que la Casa Blanca anuncie el fin de todas las sanciones. Será entonces cuando Estados Unidos volverá a ser socio del JCPOA.

Irán impone condiciones a EEUU y le trata de igual a igual porque tiene cartas que jugar

Un responsable iraní me dijo: “el Líder de la revolución, Sayyed Khamenei, no dará un espacio de tiempo ilimitado para negociar en Viena. Este es el último mes antes del anuncio de la muerte clínica del acuerdo JCPOA si no se cumplen todas las condiciones iraníes”. La fuente afirma que “Irán no aceptará las evasivas americanas que pedían suavizar las sanciones levantando las relacionadas con el expediente nuclear y colocando otras sanciones relacionadas con la capacidad balística de Irán, la Guarida Revolucionaria y las sanciones. De no ser así, no se llegará a ningún acuerdo porque no se aceptarán soluciones intermedias”.

Muchos indicios apuntan a la intención de Estados Unidos de concluir el acuerdo con Irán y cumplir su compromiso anterior, aquel firmado en 2015. Israel está preparado para este movimiento después de que el director del Mossad, Yossi Cohen, el asesor de seguridad nacional Meir Ben-Shabbat y otros oficiales de alto rango militar y de seguridad se reunieran con funcionarios estadounidenses. Los israelíes no lograron convencer a Estados Unidos de que abandonara el acuerdo con Irán. 

El gobierno de Biden considera que el acuerdo nuclear es necesario para proteger a Israel al impedir que Irán alcance el 90% de uranio enriquecido, lo que facilitaría la posesión de una bomba atómica. Israel desea mantener las duras sanciones contra Irán y atacar susreactores nuclear.

Irán posee misiles balísticos y de precisión que le permiten asestar un golpe decisivo a las bases estadounidenses desplegadas en Oriente Medio en caso de guerra. Además, Irán puede contar con la fuerza de sus aliados desplegados en Gaza, Líbano, Siria, Irak y Yemen, que pueden unirse al campo de batalla si es necesario. Por lo tanto, hacer la guerra a Irán no es factible. Esto deja a Estados Unidos con pocas opciones: la mejor de las cuales sería cumplir con su compromiso, levantar las sanciones y asegurarse de que Irán no obtenga capacidad militar de grado nuclear. Esta es la lógica y el enfoque de Biden para garantizar la seguridad de Israel y los intereses de Estados Unidos. Irán ha demostrado que impone sus condiciones a Estados Unidos y le trata de igual a igual porque tiene cartas que jugar.

Sin embargo, Israel no puede ir solo a la guerra con Irán y quiere arrastrar a EEUU. Irán ha demostrado que su paciencia sido sustituida por la disuasión estratégica. Los múltiples ataques lo manifestaron, y los mensajes enviados en forma de misiles en el Estrecho de Ormuz y el Mar Rojo. Hubo poderosos indicios de que Irán no se arrugará ante ninguna transgresión israelí. Además, cuando el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se presentó como una potencia alternativa a Estados Unidos en Oriente Medio y aseguró haberse convertido en una superpotencia, recibió el impacto de un misil que cayó cerca del reactor nuclear de Dimona. No cabe duda de que Israel puede acosar a Irán en Siria mediante la guerra cibernética y los asesinatos selectivos. También es cierto que Irán tiene el poder de representaruna molestia similar a Israel.

Es un mes crucial que determinará en que dirección navegará el barco de las negociaciones entre Irán y Estados Unidos. A ambas partes les interesa llegar a un acuerdo, pero todo indica que Irán no se moverá de su sitio y se mantendrá firme antes de aceptar a Estados Unidos como socio en el acuerdo nuclear. La pelota está ahora en el tejado de Biden, y el tiempo no está de su lado.


Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 4 de mayo de 2021, la traducción fue realizada por Eli C. Casas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<