Sáb. 27 Febrero 2021 Actualizado 5:45 pm

serbia capitolio.jpg

La insurrección en el Capitolio el 6 de enero de 2021 fue inspirado por la revolución de color en Serbia del año 2000 (Foto: MintPress News)

Cómo un golpe de Estado en Serbia apoyado por EEUU inspiró la insurrección del Capitolio

Mientras que la insurrección en el Capitolio el 6 de enero se convirtió en un frenesí de violencia callejera, un grupo paramilitar de ultraderecha conocido como los Protectores del Juramento (Oath Keepers) marcharon a través del mar de manifestantes, subiendo por los escalones de la fachada este del Capitolio hacia la rotonda. Un video de ese día muestra a los Protectores del Juramento marchando en columna (conocida en el argot militar estadounidense como "Ranger File"), descrito por la agencia Associated Press (AP) como “procedimientos estándar para un equipo de combate que está 'apilándose' para irrumpir en un edificio, reconocible al instante para cualquier soldado o Marine que haya prestado servicios en Irak y Afganistán”.

El 10 de noviembre del 2020, casi dos meses antes de la insurrección que buscaba impedir la transferencia de poder al para entonces presidente electo Joe Biden, los Protectores del Juramento distribuyeron una carta y pieza de propaganda titulada "Marcha a Washington, detener el robo, defender al presidente y derrotar al Estado profundo". Fue firmada por Stewart Rhodes, antiguo auxiliar del congresista libertario Ron Paul.

La carta urgía a los integrantes del grupo a "apoyar y defender directamente al presidente Trump mientras lucha contra el golpe en marcha con el que se intenta robar la elección" y se jactaba de que "los Protectores del Juramento están enviando a sus veteranos de combate y de los cuerpos de seguridad a Washington".

Cerca de ahí, decía la carta, "los Protectores del Juramento también contarán con nuestros veteranos más preparados en guerra especial esperando, armados, justo afuera de Washington... como una Fuerza de Respuesta Rápida en la eventualidad del peor escenario (como un asalto tipo 'Bengazi' a la Casa Blanca perpetrado por terroristas comunistas, en conjunción con órdenes de retirada giradas por generales traidores)".

La carta de Rhodes aseveraba que al marchar al Capitolio para evitar que Joe Biden sea oficialmente declarado el ganador de las elecciones presidenciales de 2020, los Protectores en realidad estarían protegiendo a la democracia estadounidense. "Nuestros hombres estarán en guardia, a la espera de las órdenes del Presidente para que nos convoque como milicia. Al no aceptar el resultado, el presidente Trump está frenando un golpe más que ejecutando uno", decía.

Oath-Keepers-scaled.jpg

Extractos de un llamado de Oath Keeps para marchar hacia el Capitolio

La estrategia de los Protectores estaba influenciada por otra de un lugar muy poco esperado. Bajo una sección titulada "LO QUE EL PUEBLO TIENE QUE HACER", un autodenominado "patriota de Serbia, que también ama a los Estados Unidos" convocaba a los insurgentes a llevar a cabo un golpe de Estado violento modelado en la revolución de colores orquestada por Estados Unidos para derrocar al presidente socialista de Serbia, Slobodan Milošević, en el año 2000.

MintPress identificó al "patriota serbio", quien también aparece en un video en el portal web de los Protectores, como Aleksandar Savic, un joven científico con múltiples títulos de la Universidad de Belgrado.

Savic mantiene un canal en la red social Bitchute con el nombre de usuario “PhDLife” (una vida de PHD), donde, entre octubre de 2020 y el 24 de enero, ha subido quince videos. Los mismos revelan una admiración profunda por Estados Unidos y una preocupación severa por la toma “socialista” del país.

"Ni un solo país de Europa Oriental fue capaz de librarse del socialismo, ni siquiera luego de décadas, ni siquiera tras dos generaciones", advierte en un video. "El mundo que hoy conocen dejará de existir. Y no podrán reclamarlo nunca más".

En correspondencia por correo con MintPress, Savic dijo que se le acercó a los Protectores del Juramento luego de tropezarse con uno de sus videos en YouTube. "El nombre de la organización sonaba bien. Su programa y sus objetivos eran tradicionalistas y yo solamente les pregunté si podía serles útil”, escribió. (Existe un partido político de ultraderecha en Serbia llamado Zavetnici —Protectores del Juramento— pero niegan tener alguna vinculación con sus homónimos estadounidenses. No existe evidencia online de que tales relaciones efectivamente existan).

Su perfil en LinkedIn está adornado con banderas estadounidenses que dicen "Patriota de corazón que nunca puso un pie en suelo americano, buscando un trabajo". Y agrega, "Para RRHH: Muy alto nivel de conciencia y apertura. Alta extroversión, baja neurosis, y baja simpatía, pero lo puedo manejar. Dios bendiga a los Estados Unidos". Un post describe a la pandemia del covid-19 como una “estafa empleada para dañar la economía" y dice que "los tapabocas son la cosa más estúpida jamás inventada".

image.png

Una captura de pantalla del perfil de LinkedIn de Aleksandar Savic

Los videos más vistos en su página de Bitchute azuzan el miedo y ofrecen instrucciones en inglés basadas en cómo los insurgentes en Serbia emplearon una variedad de tácticas para pelear contra Milošević. En ellos, urge a los manifestantes y a los amotinados en Estados Unidos a seguir su plan de acción para replicar su éxito.

En su video de noviembre 2020 "PROCEDIMIENTO PASO A PASO, CÓMO GANAMOS CUANDO MILOSEVIC NOS ROBÓ NUESTRAS ELECCIONES", Savic narra los eventos de octubre del año 2000, diciendo que millones se habían congregado en la capital serbia, se llevaron por delante barricadas, y convencieron a las fuerzas armadas a unírseles luego de enfrentarlos en confrontaciones violentas. "La policía y el ejército se alinearon con la gente luego de algunas horas de pelearse a golpes", dice Savic. "Cuando ven el mar de pueblo... notaron que estaban peleando por una causa pérdida".

Savic advierte que "ellos" (haciendo referencia al Partido Demócrata sin jamás mencionarlo directamente) tratarán de robar las elecciones, tal como, alega, lo hizo Milošević en el 2000. También le asegura a su público que serán llamados "fascistas", "traidores" y "mercenarios extranjeros". De nuevo, dice, "es algo que Milošević hizo con nosotros".

En efecto, el gobierno de Milošević caracterizaba a la oposición apoyada por Estados Unidos como tales, una acusación que apuntala al hecho de que la mayoría eran —a pesar del retrato de la mayoría de los medios occidentales— efectivamente de derecha. Ivan Markovic, portavoz de la Izquierda Yugoslava, o JUL (su acrónimo serbio), el partido de la esposa de Milošević, acusó a la Alianza por el Cambio, la coalición opositora, de querer violencia, comparándolos con los grupos de exterminio nazis de los años 30. Markovic también señaló de fascista a Zoran Djindjic, el líder de la oposición liberal y consentido de Occidente.

Mientras que la descripción de los eventos de Savic es parcialmente acertada, no lo es su forma de retratar a la oposición anti-Milošević como un movimiento puramente orgánico, libre de interferencia foránea.

"El elemento de la oposición serbia más efectivo"

Luego de que la guerra de 78 días de la OTAN contra Yugoslavia fracasó en el objetivo de alcanzar el cambio de régimen, Estados Unidos y los gobiernos de Europa Occidental apelaron a otros medios para derrocar al gobierno del Partido Socialista en Yugoslavia, liderizado por Milošević. Habiendo empleado años, cultivando estructuras de manifestantes estudiantiles y formando los partidos anti-Milošević, ideológicamente fracturados, bajo la bandera de la "Oposición Democrática de Serbia" o DOS (por su acrónimo válido en inglés y en serbio) las elecciones le ofrecieron una oportunidad a los Estados Unidos.

"Diplomáticos estadounidenses arriaron a los partidos hasta que formaron una coalición unida y cohesionada", escribió Peter Ford, el corresponsal de Christian Science Monitor en una pieza titulada "Cómo fue derrocado el hombre fuerte de los Balcanes".

Una publicación de la Universidad de las Operaciones Especiales Conjuntas del ejército de los Estados Unidos de 2019 titulada "Apoyo a la resistencia: propósito estratégico y efectividad" explica la estrategia polifacética que aseguró la victoria de Vojislav Kostunica, descrito como el "candidato anti-comunista favorecido".

Support-to-Resistance.png

Libro de Apoyo a la Resistencia, Propósito Estratégico y Efectividad

La estrategia incluía un componente de operaciones psicológicas conocido como "Anillo alrededor de Serbia", que empleó emisoras radiales de los brazos de propaganda del gobierno norteamericano Worldnet, Voice of America y el servicio serbio de Radio Europa Libre/Radio Libertad para “[desenganchar] de Milošević el apoyo público". Estados Unidos también puso a funcionar su "proyecto MATRIX", que buscó debilitar el círculo más cercano a Milošević, forzando a algunos de sus confidentes más próximos a huir del país.

Pero, lo más importante, de acuerdo al para entonces embajador James Dobbins, fue un grupo de activistas estudiantiles cultivado por Estados Unidos llamado Otpor, que lo alabó como "el elemento más efectivo de la oposición serbia". Otpor quiere decir "resistencia" en serbio y operaba bajo el eslogan "Gotov je", "está acabado", en serbio.

En la vecina Hungría, William Montgomery —quien pasaría a ser el embajador de Estados Unidos en Belgrado— en 1998 había establecido una oficina para entrenar a los activistas de Otpor en cómo derrocar un gobierno. Gene Sharp, apodado "el Maquiavelo de la no-violencia", pionero en el campo de "revoluciones no-violentas", despachó al coronel retirado del ejército Robert L. Helvey a conducir un taller de fin de semana para los líderes de Otpor. "En muchas maneras, el marco que Helevy propuso para Otpor que era a imagen y semejanza de los principios de la estrategia y su proceso de formulación de partido en varias escuelas militares de los Estados Unidos", escribió el teórico militar Richard H. Shultz en otro libro de la Universidad de Operaciones Especiales Conjuntas titulado Miradas de la resistencia.

La estructura interna de Otpor se asemejaba a una agencia secreta de inteligencia más que a un movimiento estudiantil democrático. Helvey escribió que "Otpor desarrolló un liderazgo que era desconocido para la mayoría de sus integrantes. Esa dirección nunca se reunió como grupo salvo brevemente unos con otros cuando era requerido".

El embajador James Dobbins escribió en sus memorias de 2017, Líneas del frente: cinco décadas en el servicio de la diplomacia estadounidense en la línea de contacto, que Otpor organizaba "reuniones cada vez más masivas, en algunos casos bajo la guisa de conciertos de rock, y poseían una estrategia clara para forzar el cambio de régimen".

Mientras que Otpor buscaba retratarse a sí misma como un movimiento independiente, uno de sus miembros confesó que casi en su totalidad era financiado por el aparato de cambio de régimen de Washington. "85 por ciento del financiamiento provenía de los Estados Unidos, a través de organismos como la National Endowment for Democracy (la NED), el Instituto Internacional Republicano y el Instituto Nacional Demócrata, así como de la USAID".

Una de las tácticas claves de Estados Unidos era el tener a sus becarios monitoreando a detalle las fatídicas elecciones del otoño de 2000. "Trajimos a uno de los jóvenes dirigentes de Otpor a Washington, le preparamos reuniones en toda la administración, y lo enviamos de vuelta con suficiente dinero como para entrenar y desplegar 30 mil monitores electorales", explica Dobbins. El ex oficial de Fuerzas Especiales y analista militar, Will Irwin, identifica al joven líder como el co-fundador de Otpor, Srdja Popovic.

La administración Clinton calculó que usando a Otpor y a los grupos de oposición "pro-democracia" como actores intermediarios, se evitaría la imagen tóxica de intriga y misterio asociada con los golpes llevado a cabo por las agencias de inteligencia estadounidenses. "El riesgo para el gobierno de los Estados Unidos era mitigado al describir el apoyo a Otpor y otros elementos de oposición como un proyecto de promoción democrática, aunque desde el principio tenía la intención de ser un medio para facilitar el cambio de régimen", escribió Irwin.

Mientras que las manifestaciones encabezadas por Otpor continuaban, el gobierno de Milošević buscaba socavar a la oposición restringiendo a los medios y las comunicaciones. Pero de acuerdo a Miradas de la resistencia, hacía tiempo se había preparado para esa posibilidad y suministró fondos programados para tecnología de medios de comunicación incluyendo "fotocopiadoras, teléfonos, sellos e impresos, computadoras y servicios de internet".

"Cuando el régimen asumió el control de los periódicos, televisoras y estaciones de radios más grandes de Belgrado en mayo, Otpor también estaba preparado para eso. Habían establecido sus propios sistemas de comunicación e información y continuaban comunicándose con la población".

AP921003086_edited.jpg

Los estudiantes que protestaban llevan un ataúd que representa sus libertades durante un simulacro de marcha fúnebre en Belgrado, Serbia, a mediados de los años 90 (Foto: AP)

Este extenso sistema de comunicación e información es lo que condujo al periodista de WIRED, David S. Bennahum, a apodar al movimiento anti-Milošević como la “Revolución del Internet” en 1997.

"Por primera vez, la Red está desempeñando un papel crucial en un alzamiento popular contra un régimen autoritario", dijo efusivamente.

Además de comunicación electrónica, la oposición empleó métodos tradicionales de propaganda. De acuerdo a Helvey, "más de 60 toneladas de panfletos fueron enviados al país y distribuidos en apenas unos días, previos a la elección en el 2000".

La estrategia de Helvey aprovechaba a los medios occidentales para reforzar y amplificar la imagen de Serbia como una dictadura represiva. Esto "aumentó para el régimen el costo de la represión al usar herramientas de comunicación para enseñarle al pueblo serbio y el mundo la brutalidad del régimen. En este respecto, fueron capaces de hacer contraproducente a la represión del régimen".

"Estados Unidos tuvo el cuidado de darle todo el crédito a la oposición serbia"

Los monitores electorales entrenados por Estados Unidos fueron desplegados para supervisar los centros de votación en la elección general del 24 de septiembre. Su presencia tenía la intención de vigilar contra un escenario en el que Milošević pudiera declararse victorioso. Según Helvey, realizaron una "planificación amplia para tomar el poder... previo a las elecciones". En efecto, estaban ansiosos de que Kostunica, el candidato de derecha del DOS, ganara la presidencia en la primera ronda con más del 50 por ciento de los votos. La Comisión Electoral Federal estuvo en desacuerdo y en su lugar anunció que ni Kostunica ni Milošević habían alcanzado la mayoría, queriendo decir que se necesitaba una segunda vuelta. En respuesta, los manifestantes "organizados y alentados por Otpor y la oposición política" realizaron manifestaciones en pueblos y ciudades en todo el país para exigir la dimisión de Milošević. Los días siguientes de movilizaciones a nivel nacional, manifestantes de todo el país descendieron a Belgrado.

Según Miradas de la resistencia, el gobierno de Milošević le ordenó a la policía crear puestos de control para evitar que los manifestantes convergieran en la capital, "pero reuniones mediante canales paralelos entre Otpor y los líderes del DOS, con sus homólogos en las fuerzas de seguridad, resultaron en un acuerdo mediante el cual las agentes de seguridad establecerían los controles pero no los cumplirían".

Con los resultados electorales pesadamente cuestionados y dentro de una atmósfera confusa, el sentimiento anti-Milošević alcanzó un crescendo en la noche del 5 de octubre. Liderizados por Otpor, simpatizantes de la oposición tomaron la sede del Parlamento Federal e irrumpieron en Radio Television Serbia (RTS), apodado "TV Bastilla" por los manifestantes. Al día siguiente, Milošević concedía la derrota en un anuncio televisado, felicitando a Koštunica por su victoria.

La caída de Milošević fue acuñada la "Revolución de las Bulldozers", una referencia a los alzados comandando una bulldozer para romper el piquete policial e infringirle daño a la sede de la RTS.

Aunque el propio Savic dice que era demasiado joven para unirse a las manifestaciones dirigidas por Otpor, se siente orgulloso de haber arrancado afiches pro-Milošević.

Mientras tanto, la Secretaria de Estado, Madelein Albright, le quitaba énfasis al papel que Estados Unidos jugó en el derrocamiento de Milošević . "Tras la victoria de Koštunica", escribió en sus memorias convertidas en best-seller Señora Secretaria, "Estados Unidos tuvo cuidado de darle todo el crédito a la oposición serbia".

El asedio al parlamento serbio presagió la insurrección en el Capitolio estadounidense que se dio más de veinte años después. Los manifestantes saquearon el edificio y se llevaron sillas que pertenecían a miembros del parlamento. Mientras que los manifestantes bajo la autodenominada consigna "Detengan el Robo" destrozaban ventanas y se robaban la propiedad personal de los legisladores en un intento fallido por mantener a Trump en el poder, los agitadores apoyados por Estados Unidos incendiaron el edificio y tuvieron éxito armando el golpe de Estado.

En Washington, el ejército bloqueó las calles que le dan acceso a las instalaciones de CNN como una medida de precaución. Sin embargo, un grupo de manifestantes fuera del Capitolio destruyeron y quemaron equipos de los medios. Y mientras los medios occidentales lamentaban la toma del Capitolio estadounidense como "extremismo doméstico" y "terrorismo", retrataron a los activistias serbios financiados por Washington como los líderes de una "verdadera revolución popular" que fue un momento de "esperanza, triunfo y justicia". Los revolucionarios de colores serbios incluso llegaron a aparecer en una ceremonia de MTV Europa para recibir el premio Free Your Mind ("libera tu mente").

La diferencia fundamental entre los alzados en Belgrado en 2000 y los de Washington en 2020, por supuesto, es que los golpistas serbios tenían el poder del imperio estadounidense y su aparato mediático apoyándolos, mientras que la turba pro-Trump que invadió la legislatura donde eran aprobados precisamente esos proyectos de ley de asignación del Congreso que les suministraban decenas de millones en financiamiento a los revolucionarios serbios.

Cuando se reveló al público la relación clandestina de Otpor y la oposición con los Estados Unidos, fue un shock para la base. "Como toda la oposición a Milošević, Otpor recibió dinero del gobierno estadounidense, y mintió al respecto", escribió Tina Rosenberg para la revista Foreign Policy. "Cuando se hizo pública la verdadera historia tras la caída de Milošević, muchos miembros de Otpor renunciaron, sintiéndose traicionados".

Los muchachos que llevaban Otpor crecieron

La caída de Milošević fue la culminación de una década de sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados que desestabilizaron aún más un país asolado por un nacionalismo resurgente y guerra interna, seguido de una campaña de bombardeos de la OTAN que mató a al menos 500 civiles. En 2008, Samantha Power —ahora la directora de la USAID de Joe Biden— dijo que la campaña de bombardeo se trataba "en parte, de la credibilidad de la OTAN".

Yugoslavia eventualmente se disolvió en siete Estados y comenzó la transición hacia una democracia liberal al estilo estadounidense. Desde entonces, generaciones de jóvenes han emigrado, creando una crisis que amenaza al futuro de la región.

Por su lado, Milošević fue acusado de crímenes de guerra, pero murió encarcelado en La Haya en 2006.

AP110218176250_edited.jpg

Srdja Popovic habla con Associated Press sobre el papel de CANVAS en el derrocamiento de Moammer Gadhafi en Libia en 2011 (Foto: Darko Vojinovic / AP)

En 2003, el veterano dirigente de Otpor, Srdja Popovic, avanzó hasta fundar el Centro de Estrategias Aplicadas No-Violentas, referida comúnmente por su acrónimo en inglés, CANVAS. El grupo ha entrenado a activistas de oposición en varias docenas de países alrededor del mundo incluyendo Ucrania, Georgia, Rusia, Egipto, Túnez, Venezuela, Irán, Zimbabue, Líbano y China; todos objetivos de su progenitor y fuente de financiamiento, el imperio estadounidense. Juan Guaidó, el autodenominado "presidente interino" de Venezuela y hombre al frente de los intentos de golpe, según consta, participó en sesiones de entrenamiento de CANVAS en México.

Stratfor, la organización de inteligencia privada, conocida como la "CIA paralela", describió sucintamente a CANVAS en un correo filtrado. Tras sacar a Milošević del poder, "los muchachos que llevaban Otpor crecieron, se consiguieron trajes y diseñaron CANVAS... o en otras palabras un grupo "exporta una revolución" que sembró las semillas para una CANTIDAD de revoluciones de colores. Todavía están enganchados al financiamiento estadounidense y básicamente van por todo el mundo intentando derrocar dictadores y gobiernos autocráticos (aquellos que no les gusta a los Estados Unidos ;)".

"Sí, hago llamados a la violencia"

Marcando distancia con la "lucha no-violenta aplicada" adoptada por CANVAS, Savic acentúa de forma repetitiva que los manifestantes en Estados Unidos tienen que estar dispuestos a emplear la violencia para alcanzar sus objetivos. "Ellos tienen que sentir miedo. Mientras están contando sus papeletas falsas, deben pensar en el "¿Saldremos vivos de aquí?". Sí, hago llamados a la violencia. Si esta es la única manera, ¿qué importa? Nosotros [en Serbia] estuvimos en esa situación".

No fueron atendidas ni llamadas ni mensajes de texto solicitándole a Savic que aclare a cuáles formas de violencia convocaba.

Savic se hace viral

El video de Savic de 2020 titulado "PROCEDIMIENTO PASO A PASO, CÓMO GANAMOS CUANDO MIOLSEVIC NOS ROBÓ NUESTRAS ELECCIONES" fue vuelto a colgar en una cuenta de YouTube llamada Mrgunsngear B Channel llevada por Mike Plouff, veterano del ejército y la fuerza aérea, donde fue recibida con más de 250.000 vistas. El popular canal radicado en Estados Unidos contiene cientos de videos instructivos sobre armamento y munición, análisis de protestas, e incluso una advertencia de la tiradora olímpica venezolana Gabby Franco alertando que el ilegalizar el porte de armas sería el primer paso a una toma socialista del país del senador Bernie Sanders y la congresista Alexandria Ocasio-Cortez "que, de ser implementada, destruirá a los Estados Unidos".

Mientras la polémica de Savic se hizo viral en la mediosfera de la derecha, políticos Republicanos de alto nivel, organizadores de los encuentros "Detengan el Robo" en todo el país y teóricos de la conspiración QAnon comenzaron a diseminar el video como una advertencia sobre lo que el fracaso de impedir la presidencia de Biden pudiera significar para futuras generaciones.

Tracey Beanz, una figura bien conocida en el movimiento conservador de Arizona, tuiteó un hipervínculo al video viral en YouTube, al que la jefa del Partido Republicano en Arizona, Kelli Ward, luego retuiteó agregando la advertencia de Savic.

Desde entonces la cuenta Twitter de Beanz fue suspendida, al parecer dentro de la purga de cuentas que Twitter alega que promueven la teoría de la conspiración del QAnon.

Durante un mitin el 20 de diciembre en el Capitolio del estado, Ward hizo referencia de nuevo al video de Savic durante una diatriba en contra de la victoria electoral de Biden. "¿Cuántos de ustedes vieron el video del tipo de Serbia diciendo que sus elecciones fueron robadas?", gritó. "¿Y qué es lo que dice? ¡Si pierden ahora, pierden para siempre! ¡Esta vez no podemos perder!".

Incluso después de la campaña de suspensión masiva de Twitter, una búsqueda enseña que el video instructivo de Savic ha sido tuiteado miles de veces. Entre los promotores se encuentran cuentas principales del QAnon como CodeMonkeyZ, que había reunido 474.000 seguidores antes de ser suspendido en la purga del 8 de enero. El tuit de CodeMonkeyZ provocó tráfico pesado, alcanzando más de 7.100 retuits. La escritora radicada en el estado de Nevada y simpatizante del QAnon, Janie Johnson, lo promovió en repetidas oportunidades. El tuit de la antigua estrella de la Liga de Hockey Nacional y olímpico, Theo Fleury, se ganó cientos de retuits.

La polémica de Savic también se granjeó vistas en el foro Qresearch de la red 8kun, la principal plataforma para QAnon, y donde se planificó parte de la insurrección del Capitolio y se discutió la extrema violencia. El video también ganó vistas en portales más oscuros como We Are The News ("la noticia somos nosotros").

Se desconoce cuán lejos fue el alcance del video en la red social Parler, la plataforma de derecha que fue cerrada luego del 6 de enero. El video también hizo la ronda en los foros populares pro-Trump de Reddit, hasta que fue censurado tras la insurrección. Aunque el foro ha re-abierto bajo el dominio "The Donald.Win" (la victoria del Donald), donde el video continúa anotándose vistas, también fue suspendido permanentemente.

Docenas de simpatizantes de la insurrección le agradecieron a Savic en la sección de comentarios de la versión original en Bitchute. "Desde que el presidente Trump nos convocó al capitolio el 6 de enero tu video se ha esparcido en todas partes y me trajo hasta acá", dice uno de los comentarios ominosos. "Espero que podamos hacer algo porque he intentado que la gente vea en cuántos problemas estamos metidos y no quieren escuchar. Hay personas dispuestas a defender nuestro país, pero los enemigos en los medios y en los consorcios tecnológicos (big tech) están haciendo las cosas difíciles. Pero nos llamaron a nuestro Capitolio el 6 y los patriotas sabemos que tenemos que estar ahí. Reza por nosotros, hermano".

"Arresten esa asamblea"

Mientras que una coalición diversa de milicias de ultraderecha, teóricos de la conspiración QAnon y simpatizantes de Trump materializaron la intención de evitar la certificación del voto electoral que oficialmente reconocería la victoria de Biden, los Protectores del Juramento hicieron llamados a la violencia.

De acuerdo a acusaciones del FBI reveladas en documentos de los tribunales, el 31 de diciembre, justo una semana antes del intento de golpe, Thomas Caldwell, militante de los Protectores puntualizó: “Esta tetera está por hervir... Se convierte en una realidad el 5 y 6 de enero en Washington D.C. cuando nos movilicemos en las calles. Dejen que intenten certificar su porquería en el Capitolio con un millón de patriotas, o más, en las calles”.

En los disturbios, Jessica Watkins, otra integrante del grupo paramilitar que desde entonces está arrestada, indicó en una aplicación de mensajes de voz que los Protectores del Juramento estaban tramando sus acciones para el 6 de enero en secreto.

Mientras que Watkins estaba dentro del Capitolio, en la aplicación de notas de audio voces desconocidas la urgieron a capturar a miembros del congreso. "Están ejecutando un arresto ciudadano. Arresten a esa asamblea; tenemos causa probable para actos de traición, fraude electoral", dijo una de las voces. Para esto fue que "entrenaron", dijo otra.

"Tenemos un grupo bueno. Somos alrededor de 30-40. Nos mantenemos juntos y aferrados al plan". El FBI alega, mientras una voz masculina responde: "Bueno, pronto nos vemos Jess. En el aire".

"Un completo desastre"

Mientras que el FBI arrestaba a participantes de la insurrección, el líder espiritual de poltrona, Aleksander Savic, se reubicó en Texas donde dice estar escribiendo un "diccionario" para "ayudar a la sociedad estadounidense a entender las decisiones que toma". Mientras tanto, continúa subiendo videos en su canal de Bitchute. Una edición del 24 de enero analiza el fracaso del golpe y aconseja a sus seguidores sobre cómo deben proceder en el futuro.

Dirigiéndose a los participantes como si fuera su líder, Savic se lamenta que los eventos en el Capitolio hayan sido "un completo desastre". Culpa del fracaso a la falta de organización entre los alzados "porque ir a protestar sin un objetivo claro, sin una idea clara de la duración de la protesta y sin la logística, era básicamente imposible".

Mientras que Savic alaba los esfuerzos individuales, se queja de que los insurgentes no tuvieran una presencia lo suficientemente fuerte en el Partido Republicano, un alegato promovido por una encuesta de YouGov demostrando que 45% de los votantes republicanos desaprueban el asedio al capitolio. "El mes pasado perdieron en un nivel táctico porque su partido no fue capaz de crear organización", explica Savic. "Fue increíble ver todos esos mítines que espontáneamente organizaron a nivel de movimientos de base. Sin embargo, no tuvieron la organización dentro del partido". Denigra los eventos en el Capitolio de ser insuficientemente destructivos, diciendo que "la gente que entró al capitolio, que fue, no sé, a una atracción turística supongo... nunca han visto semejantes disturbios, si es que podemos llamarlos así".

No obstante, Savic en última instancia rastrea el fracaso a la noche misma de las elecciones, promoviendo la teoría de la conspiración de unas elecciones amañadas contra Trump. "Durante la noche de las elecciones, ocurrió algo extraño. Ustedes los estadounidenses nos enseñaron a luchar por elecciones justas y en mi país es imposible tener observadores electorales de solo uno de los partidos”.

Finalmente, Savic dice que los estadounidenses deben asumir una aproximación a largo plazo para revertir lo que que cree que es una victoria socialista. "Así que necesitan luchar, decir la verdad, fortalecerse a ustedes mismos y crear la próxima generación de personas que traerán de vuelta al sistema". Les advierte que el no lograrlo inevitablemente conducirá a la transformación de los Estados Unidos en uno de esos países que han sido objetivo de cambio de régimen. "Vivirán algunas cosas, pero con suerte serán lo suficientemente inteligentes para no convertirse en Venezuela o Yugoslavia o Rumania o cualquier otro país de Europa Oriental antes de que se den cuenta de que necesitan decir la verdad".

Aunque la insurrección quedó en nada horas después de haber comenzado, las tácticas de revolución de colores que el gobierno de los Estados Unidos ha refinado en todo el mundo en nombre de "promover la democracia" en las últimas dos décadas, realizaron el camino de retorno a casa. Ahora, están en manos de cualquier ciudadano estadounidense con una conexión a internet y el deseo de cambio de régimen en Washington.


Dan Cohen es un periodista y documentalista estadounidense, con una experimentada trayectoria en la cobertura reporteril y despachos del conflicto sobre Israel contra Palestina. Suyo es el film Killing Gaza. Es el corresponsal en Washington DC de Behind the Headlines.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en la web de MintPress el 27 de enero de 2021, la traducción para Misión Verdad fue realizada por Diego Sequera.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<