Sáb. 03 Diciembre 2022 Actualizado ayer a las 6:08 pm

luis-almagro.jpg

Luis Almagro es el secretario general de la OEA (Foto: EFE)
En fotos

Almagro en romance indebido durante viaje oficial para derrocar al gobierno venezolano

The Grayzone obtuvo fotografías del jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, demostrando un grado de intimidad romántica con una de sus ex auxiliares, posiblemente mientras trabajaba en su despacho. La conducta de Almagro es objeto de una investigación interna del ente sobre preocupaciones de que su relación violó el código de ética de la organización.

El 7 de octubre, la agencia Associated Press (AP) reveló que Luis Almagro, secretario general de la OEA y activista fanatizado del cambio de régimen, está enfrentando una investigación interna del organismo multilateral sobre una potencial relación impropia con una auxiliar, la diplomática mexicana Marian Vidaurri.

Fotos obtenidas exclusivamente por The Grayzone fueron tomadas antes de que Vidaurri fuera despedida de la oficina de Almagro, generando preguntas sobre si usó indebidamente, o no, fondos de la OEA para impulsar sus aventuras románticas.

En imágenes publicadas por primera vez, se puede ver a Almagro y Vidaurri agarrados de mano mientras pasean por un aeropuerto. Luego, mientras sentados en el vuelo, parecen estar conversando de una manera muy próxima y afectuosa. Las fotos fueron tomadas por un viajero en el aeropuerto internacional Adolfo Suárez en España el 21 de febrero de 2019.

Estando en Madrid, Almagro fue comisionado con la coordinación de los esfuerzos europeos y estadounidenses para derrocar al presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro. Su visita al antiguo país colonizador de Venezuela se dio semanas después de la decisión de la administración Trump de reconocer a Juan Guaidó, un parlamentario de oposición formalmente desconocido como el presidente del país.

Aunque ninguna de las partes ha negado la relación, un portavoz de la OEA le dijo a AP que Almagro nunca trabajó como superior de Vidaurri. En un correo electrónico a la agencia de prensa, el portavoz Gonzalo Espariz insistió: "Almagro nunca formó parte en alguna de las decisiones relacionadas con los intereses de integrantes de su despacho dentro de la OEA".

Pero las biografías públicas de Vidaurri, que describen su papel como "asesora principal" del secretario general de la OEA contradicen directamente la narrativa de la organización.

Una biografía de Almagro publicada en 2020 en su Uruguay natal enturbia aún más esos señalamientos. La periodista Francesca Emanuele señaló que el libro documentó cómo Almagro llamó a ofrecerle un trabajo en su oficina a Vidaurri, luego de haber pasado un tiempo juntos durante un viaje a Filadelfia:

"Vidaurri es una politóloga mexicana que durante mucho tiempo integró el equipo de técnicos que escribía reportes para el secretario general desde la Secretaría de Fortalecimiento para la Democracia. Según cuenta ella, si bien no tenía trato directo con él, siempre recibía repercusiones desde la oficina del secretario general sobre su trabajo.

"Si bien lo había visto un par de veces, se conocieron realmente en un viaje a Filadelfia. «Eso fue un viernes y el lunes me llamó a su oficina y me dijo: 'Vente a trabajar conmigo'». Tiempo después, la relación trascendió lo profesional. En la mesa chica de Almagro todos tienen características diferentes que se complementan con su personalidad. Al secretario general le cuesta hablar de su pareja y su rol. «Que cuente ella», dice. Pero sobre el resto de su equipo sí es detallista".

La acusación de la relación de Almagro con Vidaurri violando el código de ética de la OEA emergió a poco menos de un mes de que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) votase por despedir a su presidente, el designado por Trump, Mauricio Claver-Carone, luego de que una investigación independiente revelara que había mantenido una relación inapropiada con una subalterna, incluso moviéndose para aumentarle su salario un 43%.

El despido de Claver-Carone levantó rumores de que partidarios dentro de la administración Biden trabajan para expulsar de las instituciones regionales como el BID y la OEA a fuerzas alineadas a Trump. De ser así, Almagro podría pasar a ser la nueva baja de esa campaña. Mientras que dirigía la OEA, Almagro apoyó agresivamente las políticas estadounidenses en América Latina y el Caribe, particularmente en relación a los esfuerzos para derrocar a los gobiernos electos de Venezuela y Nicaragua.

La trayectoria de Almagro por años ha atraído acusaciones de nepotismo y conducta hipócrita.


Anya Parampil es una periodista radicada en Washington, DC y miembro de The Grayzone. Ha producido y realizado varios documentales, incluidos reportajes sobre el terreno en la península de Corea, Palestina, Venezuela y Honduras.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en The Grayzone el 7 de octubre de 2022, la traducción fue realizada por Diego Sequera.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<