Sáb. 18 Mayo 2024 Actualizado 11:34 am

ejército ruso tass.jpg

El ejército ruso tiene una estrategia para minimizar al máximo las bajas civiles mientras el régimen ucraniano usa a la población como "escudo humano" (Foto: Sergei Malgavko / TASS)

Rusia está empleando una ínfima parte de su capacidad militar para evitar bajas innecesarias

Compartimos en texto un hilo en Twitter de Javier Couso Permuy, dirigente político español y exdiputado por el Parlamento Europeo, que explica por qué no debemos fiarnos de la supuesta "lentitud" para lograr sus objetivos por parte del ejército ruso en su operación especial en Ucrania, entendiendo que existe una estrategia militar con el fin de minimizar al máximo el número de bajas civiles en el conflicto, ya que la parte ucraniana está cautivando desde el día 1 a la población como "escudos humanos".

Los tiempos que pretenden marcar desde los medios no son los tiempos de las fuerzas armadas rusas.

Nunca existió una "guerra relámpago", que es más un recurso propagandístico para consumo occidental.

Se sigue observando un avance sostenido y paso a paso.

Rusia está empleando una ínfima parte de su capacidad artillera, misilística y aérea para evitar bajas innecesarias en la población que, además, siente afín histórica y culturalmente.

No hay una guerra de tierra quemada, por mucho que los grandes medios se empeñen.

Los objetivos principales están claros:

  • Kramatorsk, para embolsar y destruir la capacidad militar que pueda amenazar el Donbass.

  • Mariupol, cuya conquista permitirá la movilidad terrestre total hasta Crimea y posibilitará centrarse en el avance hacia Odesa. 

Sigue el cerco sobre Kiev sin la intención de tomar sino de desgastar.

Continúan los ataques quirúrgicos misilísticos contra infraestructuras militares, de aprovisionamiento y de concentración de recursos enviados por occidente.

Los combates urbanos se están dando en zonas señaladas y como en todo combate de estas características hay bajas civiles y propias, aunque no es cierto que se esté destruyendo todo, ni que sea doctrina rusa. La mayor destrucción se da en las zonas de combate directo. 

Después de días de avance ralentizado por la consolidación de posiciones, aprovisionamiento logístico y por la naturaleza del combate en población, veremos en los próximos días quiebres en los puntos señalados como estratégicos por la dirección militar rusa.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<