Dom. 19 Mayo 2024 Actualizado ayer a las 11:34 am

photo_5064377384358226683_x.jpg

En la imagen, el vicealmirante William Blendy y su esposa, junto al contralmirante Frank Lowry —de izquierda a derecha—, celebran la Operación Crossroads con una torta en forma de hongo nuclear (Foto: Getty Images)

El sacrificio nuclear de EE.UU. sobre su propia gente

El 16 de julio de 1945 quedó marcado en la historia como el día cuando se produjo la primera explosión nuclear. A las 5:30 de la mañana, en Nuevo México, Estados Unidos, se desató una fuerza equivalente a unas 15 mil a 20 mil toneladas de TNT. La magnitud del estallido sorprendió a muchos, ya que la luz y el sonido pudieron ser percibidos a cientos de kilómetros de distancia.

Los testigos compartieron sus impresiones al respecto, describiendo la intensidad del destello de luz y la onda de choque que les alcanzó 50 segundos después de la explosión. Aunque la proyección no fue débil, el brillo inicial disminuyó momentáneamente su percepción.

El epicentro de la explosión, un círculo con un radio de 370 metros, sufrió la completa destrucción de vegetación y la formación de un cráter. La nube radiactiva se elevó a 12,5 kilómetros de altura y dejó rastros de contaminación a 160 km del vertedero, con una zona de contaminación de unos 50 kilómetros.

Las consecuencias de la explosión fueron impactantes, y Robert Oppenheimer, conocido como el "padre" de la bomba, rememoró cómo sabían que el mundo nunca sería el mismo. Sus pensamientos se reflejaron en una cita del texto hindú Bhagavad Gita, con la que comparaban su papel al de la muerte, "el destructor de mundos".

photo_5064377384358226679_y.jpg

Desde el cielo se podía observar el impactante resultado de la primera explosión atómica en el sitio de prueba Trinity, en Nuevo México, el 16 de julio de 1945 (Foto: Associated Press)

A pesar de la cercanía de medio millón de personas al epicentro, ninguna de ellas fue advertida o evacuada antes o después de la explosión en el vertedero. Las autoridades intentaron calmar a la población con explicaciones falsas sobre una explosión en un depósito de municiones.

Desde 1945 hasta 1992, el gobierno de Estados Unidos llevó a cabo un total de mil 054 pruebas nucleares en diferentes lugares del país, incluidos Nuevo México, Nevada, Alaska, Colorado, Mississippi y las Islas Marshall en el Pacífico. Entre estas pruebas se encontraban las tres cargas nucleares fabricadas y detonadas como parte del Proyecto Manhattan en 1945: la bomba de plutonio probada durante el experimento Trinity en Nuevo México, y las bombas de uranio Little Boy y de plutonio Fat Man utilizadas en los ataques a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y el cierre del proyecto, la producción de armas nucleares continuó bajo el control de la Comisión de Energía Atómica.

El precio de la "seguridad nacional" lo pagó la población civil

En el sitio de pruebas de Nevada, desde 1951 hasta 1992, Estados Unidos efectuó más de 900 pruebas nucleares. Las explosiones se convirtieron en rutina para los residentes locales y los funcionarios afirmaban que nadie estaba en peligro fuera del sitio.

Se aseguró que la capacidad era relativamente pequeña, pero no era así. En 1957 una bomba Hood de 74 kilotones detonó, y en 1962 se puso en marcha otra aun más poderosa de 104 kilotones, siete veces más potente que la bomba lanzada sobre Hiroshima. La explosión resultante fue tan colosal que más de 12 millones de toneladas de tierra se elevaron en el aire, lo que dejó tras de sí un cráter con un ancho de casi 400 metros y una profundidad de unos 100 metros, catalogado por el gobierno de Estados Unidos como el cráter artificial más grande del país.

Al principio fue algo asombroso y entretenido para los habitantes. Los empresarios transformaron las pruebas nucleares en una atracción en Las Vegas, donde se servían cócteles de temática atómica y se celebraban fiestas al amanecer para observar cómo los hongos nucleares se elevaban hacia el cielo; pero pronto la realidad se tornó preocupante.

bomba.jpg

El "turismo nuclear" se hizo popular en Las Vegas en la década de 1950 (Foto: Las Vegas News Bureau)

Las sustancias radiactivas generadas por los ensayos se propagaron a 46 estados en solo 10 días, con el estado de Nuevo México como uno de los más afectados.

A finales de la década de 1950 las consecuencias se hicieron claras. Un rancho de ovejas cercano fue testigo de corderos nacidos muertos o que morían poco después del nacimiento, algunos de ellos con muestras evidentes de signos de mutación, como nacer sin piernas o con dos cabezas. Los efectos de la radiación también afectaron a la población humana, como lo cuenta Claudia Peterson, una residente que vivía cerca del vertedero, donde relató que sus compañeros de clase comenzaron a enfermarse gravemente.

En su escuela, tomar tabletas de yodo se volvió rutinario para protegerse de la radiación, pero lo que más impactó a Claudia fue cuando hombres con trajes de protección química llegaron al plantel y comenzaron a medir la radiación cerca de ella, aunque no se le había realizado una radiografía reciente de sus dientes. La tragedia golpeó a su familia, y las personas a su alrededor empezaron a morir de cáncer una tras otra. A su padre le extirparon un tumor cerebral, pero falleció seis meses después de la cirugía. Su hermana murió de melanoma a los 36 años, y su hija, con solo seis años, fue diagnosticada con neuroblastoma en etapa cuatro y murió de leucemia monoblástica aguda.

Estos acontecimientos no fueron únicos ya que los asentamientos cercanos a los vertederos también se vieron afectados. Pero las consecuencias se extendieron más allá, afectando a todo el país, incluido Nueva York, según un estudio de 2005 que señaló que todas las personas que han vivido en Estados Unidos desde 1951 han estado expuestas a la lluvia radiactiva.

El impacto sobre la población se manifestó también a través de la contaminación de las tierras de pastoreo y, por ende, de los suministros de leche, lo que afectó especialmente a las familias y, en particular, a los niños que bebían leche de granjas y lecherías locales. Un estudio publicado en 1990 en el Journal of the American Medical Association reveló casi ocho veces más casos de leucemia en niños menores de 20 años que vivían en el suroeste de Utah.

Además, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos realizó una investigación en 1997 que estima entre 10 mil y 70 mil casos de cáncer de tiroides relacionados con las pruebas de armas nucleares en Nevada.

Las consecuencias en las Islas Marshall todavía se sienten

No mucho después del experimento Trinity, la Operación Crossroads en el atolón Bikini, parte de las Islas Marshall, dio inicio a una nueva serie de pruebas nucleares en el océano Pacífico, que resultó en los peores desastres de radiación en la historia de la humanidad. Hasta hoy el fondo marino, el suelo y el fruto de las islas que sirvieron como sitios de prueba aun presentan niveles de radiación más altos que los de Fukushima y Chernobyl.

En total, 6% de todas las pruebas nucleares estadounidenses —67 de mil 054— se realizaron en los atolones de Bikini y Eniwetok, en las Islas Marshall, que en ese momento estaban bajo el control de Estados Unidos, que las capturó en 1944. Aún así, el total de explosivo empleado en los ensayos, entre 1946 y 1958, fue equivalente a más de dos bombas de Hiroshima diarias (210 megatones de TNT).

photo_5064377384358226681_x.jpg

Vista aérea de una de las pruebas nucleares llevadas a cabo en las Islas Marshall (Foto: Associated Press)

La población de Bikini y Eniwetok fue reubicada en islas menos adecuadas para vivir y expuestas a la lluvia radiactiva de las pruebas nucleares. Tras la limpieza del territorio, algunas personas regresaron a Eniwetok, mientras que los habitantes de Bikini tuvieron que ser reubicados varias veces debido a la falta de alimentos y altas dosis de radiación. En Rongelap y Ailinginae la gente fue evacuada solo tres días después de haber recibido altas dosis de radiación tras la prueba de Castle Bravo de 1954, a pesar de que el ejército estadounidense sabía que la dirección del viento iba hacia esas islas habitadas.

Desde el primer momento empezaron a aparecer las consecuencias de la exposición a la radioactividad, expresadas en quemaduras en la piel y vómitos, entre otros síntomas. Posteriormente, se sometieron a un examen médico y los doctores estadounidenses anunciaron que no vieron ninguna anomalía en el funcionamiento de sus órganos. Sin embargo, después de algún tiempo, estas personas fueron diagnosticadas con una serie de enfermedades graves, incluidos abortos espontáneos, deformaciones múltiples y cáncer.

photo_5064377384358226682_x.jpg

Un pescador del barco japonés Daigo Fukuryu-maru, que se encontró en la zona de lluvia radiactiva tras la prueba Castle Bravo, muestra las marcas de la exposición a la radiación en su piel (Foto: Hitoshi Yamada / AFP)

De 2014 a 2018, los participantes del Proyecto K=1 del Centro de Investigación Nuclear de la Universidad de Columbia visitaron las Islas Marshall anualmente, donde midieron la concentración de cesio-137 en el agua, el suelo, las frutas, la fauna marina, así como el nivel de fondo de radiación gamma. Como resultado de estas visitas, se publicaron varios artículos científicos.

Uno de ellos encontró niveles muy altos de la sustancia radiactiva en el suelo de las Islas Marshall, mayores que los registrados en áreas cercanas a Chernobyl y Fukushima. Además, se descubrió que estas sustancias también estaban presentes en frutas como cocos y pandanos, que son la base de la dieta de la población de estas islas. Los niveles de cesio-137 en algunas muestras de estas frutas son mucho más altos que los permitidos por las autoridades japonesas después del accidente en Fukushima.

Las pruebas nucleares en su propio territorio y el desinterés por sus consecuencias en la población son un ejemplo típico de la política estadounidense. Con el pretexto de "defender la paz", crearon armas de terrible poder destructivo y las probaron, independientemente de las víctimas.

Poco ha cambiado en las últimas décadas. El gobierno estadounidense sigue coqueteando con la posibilidad de nuevas aventuras bélicas con consecuencias impredecibles.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<