Sáb. 02 Julio 2022 Actualizado 12:38 pm

Ucrania.jpg

Manifestantes durante una protesta antirrusa en Berlín, Alemania, el 19 de febrero. (Foto: Christian Mang/Reuters)

La NED derrocha millones de dólares en propaganda antirrusa en Ucrania

La propaganda antirrusa se ha convertido en una de las principales armas de Occidente contra Rusia. Esto es particularmente especial en Ucrania, ya que durante la última década se han destinados millones de dólares para crear centros de propaganda y apoyar medios y partidos políticos pro-occidentales que intentan distorsionar el papel y lugar de la nación rusa en la historia contemporánea.

La National Endowment for Democracy (NED, sus siglas en inglés) es una de las principales fuentes de recursos para llevar a cabo las campañas de información dirigidas a crear una imagen hostil de Rusia. Aunque esto no sea motivo de asombro para quienes ya conocemos la participación de ese personaje en capítulos anteriores de injerencia extranjera en Cuba, Nicaragua, y por supuesto en nuestro propio país, Venezuela, siempre es bueno echar un repaso a las operaciones que ejecuta para crear inestabilidad en países no alineados a los intereses imperiales de Estados Unidos.

Gastos de Estados Unidos para contrarrestar a Rusia

Es un hecho conocido que Estados Unidos está utilizando a Ucrania como un arma en su guerra de información contra Rusia. Lo que nadie ha pensado todavía es la cantidad de dinero que Kiev recibe de Washington a cambio de la propaganda antirrusa.

El periodista Alan Macleod del portal estadounidense MintPress News escribe que el gobierno de Estados Unidos ha gastado 22 millones de dólares en librar una guerra informativa contra Rusia en Ucrania y en el extranjero.

Según el periodista, la NED "está haciendo todo menos lo que dice hacer [dedicarse a la promoción de la democracia]. A menos que la palabra democracia en su entendimiento sea sinónimo de la frase 'los intereses de la élite estadounidense'", dice el artículo.

En concreto, el fondo ha gastado 22,4 millones de dólares en operaciones dentro de Ucrania desde 2014. Como dato curioso, habría que hacer hincapié en algo que señala el artículo: de las naciones europeas financiadas por la NED, solamente Rusia supera a Ucrania en recursos recibidos, con 37,7 millones de dólares.

El dinero se destinó a "crear y formar partidos políticos prooccidentales, financiar medios de comunicación controlados, subvencionar campañas de privatización a gran escala que benefician a empresas multinacionales extranjeras".

Entre los medios de comunicación controlados, Macleod cita al Centro de Medios de Comunicación de Crisis de Ucrania, que publica constantemente investigaciones sobre "los esfuerzos de distorsión de Rusia" y el alarmismo sobre una inminente invasión rusa, e invita al embajador británico a hablar en su sede.

Este centro promueve una visión de Ucrania como "un puesto de avanzada de la libertad y el desarrollo democrático en Europa del Este" y "una parte integral de Occidente". Otros dos focos de atención de los proyectos de la NED son el Dombás y la lucha contra la corrupción.

  • La palabra "Dombás" (o Donbass) se menciona 52 veces en las subvenciones de la NED a Ucrania; "este de Ucrania" se menciona 108 veces y "Crimea" 22 veces. Se utilizan frases ambiguas para explicar el objetivo de los proyectos que reciben el recurso: nombran la ampliación del alcance de medios de comunicación en esas regiones fronterizas con Rusia, y la ayuda a "grupos civiles" que operan ahí.
  • La palabra "corrupción" aparece 83 veces en las subvenciones de la NED a Ucrania, y la fundación ha financiado a una amplia gama de ONG que trabajan en el tema.

Es imposible no ver que los tiempos están cambiando

El gobierno estadounidense está dispuesto a gastar una enorme cantidad de dinero para formar rusófobos, difundir información falsa y desacreditar a Rusia a los ojos del público internacional, utilizando Estados satélites para alcanzar sus propios intereses. Pero los hechos están demostrando que Washington no puede hacer nada para aislar a Rusia ni económica ni políticamente. Al pagar a los ucranianos para realizar actividades antirrusas, simplemente está desperdiciando millones de dólares.

La suficiencia, casi autárquica, de Rusia en el aspecto económico y político así lo comprueba.

Da la impresión de que uno de los objetivos de esta operación estadounidense es desviar la atención de sus propios problemas, que son muchos, además de insistir en los planes para revivir el dominio que Washington pierde rápidamente en el mundo. Sin embargo, hoy en día, incluso con información masiva y dirigida y presión propagandística, cada vez es más difícil engañar a la opinión pública.

Todavía está fresco el recuerdo de los numerosos engaños pasados de la mayoría de estos propagandistas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<