Sáb. 28 Enero 2023 Actualizado 12:33 pm

IRÁN color.jpg

Se establece en Irán la secuencia clásica de un proceso de desestabilización bajo la codificación de revolución de colores, formato repetido hasta el cansancio y el agobio (Foto: AP Photo)
Informe y panorama

En Irán pasaron de las "movilizaciones sociales" a la fase armada directa

Desde mediados de septiembre, la República Islámica de Irán ha estado sometida a un nuevo ciclo de desestabilización. La muerte, el 16 de ese mes, de la joven kurdo-iraní Mahsa Amini (22) fue el punto de partida. Amini, que había sido detenida brevemente por la policía moral el 13 de septiembre por no usar correctamente su hijab, colapsa en una estación policial, muriendo a los tres días.

Imágenes de cámaras de circuito cerrado reflejan el momento en el que la joven cae al suelo repentinamente y sin coerción policial visible, cuando iba a recibir un curso ordinario de código islámico de vestimenta. Pero antes de que la policía hiciera públicas estas imágenes (y el gobierno ordenara una investigación), ya había comenzado a correr la especie de que la joven había fallecido por un derrame cerebral, producto de los golpes recibidos en la estación policial.

Poco importaron los problemas de salud que acarreaba (con varios antecedentes de problemas de salud: en 2006 había pasado por cirugía cerebral), que el archivo audiovisual demuestra que nada extraordinario ocurrió previo al colapso, que no hubo ningún contacto físico entre funcionarios y la joven, que muere de una hipoxia cerebral y un infarto, luego de pasar casi tres días en coma.

La noticia, inicialmente reseñada por el diario reformista Shargh, rápidamente es recogida por grupos de "derechos humanos" y agencias de información kurdas que comenzaron un seguimiento que paulatinamente fue replicándose hacia los medios de proyección internacional, mientras que el seguimiento inicial iba adulterando la naturaleza de la noticia, para luego consolidar la matriz de que la joven Amini murió producto de las agresiones físicas perpetradas, resumiendo, por "esbirros del régimen islámico".

Dos factores informativos visiblemente condujeron al salto de lo doméstico a lo global empotrado en el sistema comunicacional prestablecido: por un lado, el "seguimiento" de los acontecimientos que la "activista" del Departamento de Estado Masih Alinejad (sobre ella, más adelante) hiciera de la de por sí versión adulterada del acontecimiento, y el ingreso a la tuitósfera de la mano del exfutbolista radicado en los Emiratos, Alí Karimi, desde donde numerosas cuentas recién creadas comenzaron a replicar la "noticia" y etiquetas como #OpIran, entre otras, toda vez que la versión secuestrada y modificada de los hechos ya circulaba por todo el sistema de medios anti-república islámica.

Sobre la base de un acontecimiento reconocido como trágico por todas las partes sin distinción, un gran número de dispositivos aceitados y organizados, con ramificaciones y retroalimentaciones en el extranjero, se pusieron en marcha. Al poco tiempo, la representación del conflicto pasó de la denuncia por la muerte de la joven Amini a la horma liberal de protestas "anti-hijab", por la "democracia", contra el sistema islámico y las dificultades socioeconómicas.

Y mientras hacia afuera se narraba la versión a la medida por "la libertad" y contra la opresión, presentando las manifestaciones como "pacíficas", en numerosas ciudades del país comenzaron a atestiguar disturbios, violencia armada, agresiones contra personas y propiedad pública (nada más en la primera semana los "manifestantes" destruyeron 61 ambulancias), ataques contra instituciones religiosas y de gobierno, asesinatos y linchamientos contra cuerpos de seguridad, además de acciones terroristas.

Hasta ahora, de este ciclo se pueden distinguir con bastante precisión dos momentos u oleadas. La primera, en reacción directa al caso Amini, donde visiblemente (y sobre las demás acciones) predominó el formato de las "manifestaciones pacíficas" ofuscando el resto de eventos de signo ultraviolento, desde el 16 de septiembre hasta mediados de octubre.

Una segunda oleada, de corte más explícitamente terrorista, armada, y de violencia aún más indiscriminada, que pudiera establecerse desde el 26 de octubre, cuando un hombre armado abrió fuego contra peregrinos y feligreses, matando a 15 e hiriendo a más de 40, en el templo de Shah Cheragh, en la ciudad de Shiraz, en la provincia de Fars. Dicho atentado fue reivindicado por el Estado Islámico. Los cuerpos de seguridad frustaron, también, un atentado bomba que debió ocurrir al mismo tiempo en la ciudad.

Así se establece la secuencia clásica de un proceso de desestabilización bajo la codificación de revolución de colores, formato repetido hasta el cansancio y el agobio, que, de las "movilizaciones" de la "sociedad civil" que le da cobertura y contexto que políticamente no alcanza los objetivos (el cambio de régimen), se pasa a la fase armada directa. Esto sin que, más allá de los daños de toda índole, tampoco pareciera alcanzar los objetivos de poner al gobierno y la sociedad iraní en jaque.

Como también suele ser el caso, el mismo aparataje de medios y redes occidentales que le dan vida al relato a la medida de los preceptos liberales se ve en la obligación de ocultar y/o negar la existencia de las grandes manifestaciones, contramarchas y asistencia masiva a funerales en honor a los mártires, en defensa del país y del gobierno, que también se han dado a la par de las distintas fases operativas del cambio de régimen.

La descomunal arquitectura del paisaje informativo: el taller narrativo

Siempre es y ha sido un componente esencial, pero no por eso el constatarlo deja de sorprender la dimensión, la magnitud y el alcance que en el caso iraní se despliega para establecer el aparato narrativo, superando los parámetros habituales. Aquí se destacarán los componentes más importantes, que, sin lugar a dudas, se moldean y se sostienen en lo logístico, financiero y operativo por los mismos actores de siempre: Estados Unidos, Reino Unido, monarquías del Golfo Pérsico, Arabia Saudita y los personajes principales de la Unión Europea.

  • Masih Alinejad. La "activista" del exilio iraní, conocida por su aspecto vistoso y su promoción constante, de larga data, de promocionar la quema de la hijab y protegida del Departamento de Estado (a pesar de las críticas por su proximidad a la administración Trump), fue sobre todo una figura destacada de la primera hora en darle forma y hacer consumible el relato del cambio de régimen. Su "seguimiento", basado en el aparato de fuentes dispuesto, aceleró e instaló 1) la versión de la muerte de Amini como un crimen de Estado, y 2) el enmarcarlo dentro del catecismo de consumo moral occidental, "feminista".
  • Residente en Estados Unidos, domiciliada en una casa de seguridad del FBI, Alinejad, "corresponsal" de Voice of America Persia, lleva más de una década siendo receptora de financiamiento de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales por encima del medio millón de dólares. A lo largo del tiempo, Alinejad ha sido figura puntera en la legitimación de cualquier acción en contra de la República Islámica, siendo una conspicua promotora de las sanciones económicas, la principal fuente de dificultades en la vida diaria en la nación persa. Retratada con figuras de la estatura moral de Mike Pompeo, Alinejad también publica "artículos" promovidos, entre otros, por la propia NED*. Alinejad es uno de los escalones habituales que conduce del universo difuso de los actores no-estatales a la oficialización de la narrativa por parte de los gobiernos occidentales, en particular el estadounidense. La Casa Blanca fijó "posición" oficialmente, condenando al gobierno iraní y apoyando las manifestaciones, el 3 de octubre.

     
  • Los cinco medios principales y su ecosistema. En el centro del acopio, moldeado, réplica de matrices y proyección narrativa se encuentran el servicio persa de la BBC, Voice of America, Manoto TV (con sede en Londres), la cadena Iran International (también radicada en el Reino Unido y financiada por el reino saudita) y Radio Farda (el brazo de Radio Asia Libre, que opera desde Praga). Este primer piso es el que se ha encargado de acopiar e instalar la matriz que luego replica el mainstream global, toda vez que recoge también la "información" de medios "alternativos" de menor calado y reportes de ONG (principalmente kurdas), como Dariche News y Fahim News en el plano "periodístico", u organizaciones de "derechos humanos" como HANA y el Centro Abdorrahman Boroumand, receptores, entre otros, de los 631 mil 500 dólares que la NED suministró a estas organizaciones en 2021. Según la agencia Fars, los cinco medios más arriba han sido responsables de la difusión de al menos 38 mil falsos reportes entre el 14 de septiembre y el 16 de octubre (el contexto de la primera oleada).

     
  • Tecnología, operaciones psicológicas y viralización. Por sí solos, en una época de poca lectura y vocación a lo efímero en materia informativa, se sabe, el peso de las redes sociales puede incluso ser superior al de los grupos "generadores de información". La diseminación y la creación de un pacto de verosimilitud basado en una gama variopinta de fuentes y cuentas en Instagram, Twitter, Facebook, YouTube y Telegram (principalmente) es otro atributo central del ecosistema del aparato narrativo.
  • Recientemente, el Comando Central (CENTCOM), la división del Pentágono que opera en Asia occidental, central, del sur y el norte de África, realizó una auditoría a partir de una investigación del centro de estudios en redes sociales Graphika y el Observatorio de Internet de la Universidad de Stanford donde se reflejó el trabajo de operaciones psicológicas realizados por bots y trolls creados por CENTCOM, confirmando el empleo de un ingente número de clusters encargados de la tarea de difusión, réplica, certificación y consolidación de la información base emitida por las "agencias noticiosas" vinculadas al mainstream; un reciclaje perpetuo. Acciones informativas que abarcan un espectro amplio de audiencias objetivo segmentadas, en el marco de competencias del CENTCOM, que incluye a Irán. Cuentas falsas y bots que, dentro de esa sinergia, atacan desde públicos más conservadores hasta la juventud desencantada y cosmopolita de las grandes ciudades iraníes, según el caso, y que se retroalimenta e interactúa con los otros actores informativos prestablecidos, oficializando la percepción occidental, que por separado se perciben de forma difusa pero que agrupados, diría el investigador Kit Klarenberg, forman "un arma potente y potencialmente peligroso que resulta ser uno de tantos del arsenal del cambio de régimen el Pentágono" en materia de operaciones psicológicas, instalación de matrices y desinformación.
  • A la par de esto, y en redundancia en este caso con los servicios de inteligencia como la CIA, también cobran un peso de importancia las tecnologías de elución de censura y control de servidores que representan instrumentos como la aplicación Psiphon para el manejo de IP y VPN más allá de las autoridades reguladoras de cualquier Estado-objetivo. Este instrumento en particular, que con toda probabilidad ha sido empleado en las jornadas disruptivas en Irán, fue creada por el Fondo de Tecnología Abierta de Radio Asia Libre (brazo de la CIA), y reconocida por la Agencia de Estados Unidos para Medios Globales como una herramienta de gran eficacia.

     
  • Anatomía de una fábrica tuitera. El investigador y profesor universitario Marc Owen Jones (difícilmente una figura pro-iraní) analizó la etiqueta de Twitter #MashaAmini en su denominación occidental, y en farsi (مهسا_امینی#), destacando que hasta finales de octubre la primera fue tuiteada 66 millones de veces y la segunda 350 millones, superando, por ejemplo, a #BlackLivesMatters (63 millones). Destaca, también, que entre 623 mil 777 de 84 mil 199 cuentas únicas, en un lapso de 24 horas, reflejó que 23.7% de las cuentas fueron creadas entre mediados de septiembre y finales de octubre, 15% de ellas en un lapso de diez días en septiembre. La creación de cuentas alcanza un clímax el 23 de septiembre para luego decrecer, pronunciadamente, de las cuales 32% fue tuiteado desde las cuentas creadas en el lapso entre octubre y septiembre (existen también cuentas que se remontan varios años atrás), muchas de ellas con 1 a 0 seguidores. Es decir, un alto porcentaje de la instalación de esas etiquetas forman parte de lo que a todas luces puede entenderse como una artificiosa y coyuntural burbuja informativa, y lo analizado por Jones sin lugar a dudas es una expresión moderada.
  • A esto, también, debería agregarse otro componente: las enormes "granjas de troll" radicadas en Albania de la organización armada/culto del Mujaheddin el Khalq (MEK), una de las organizaciones terroristas preferidas por Estados Unidos desde que en 2014 fue retirada de su lista de organizaciones terroristas. Este grupo armado, donde gravitan figuras políticas estadounidenses como John Bolton, Mike Pompeo y Rudy Giuliani, actuó del lado iraquí en la guerra Irán-Irak en la década de 1980 del siglo pasado, realiza sobre el terreno operaciones diseñadas por el Mossad y tanto dentro de Irán como en otros países, apuntando a la diáspora, realiza acciones violentas y de movilización.

     
  • Los 15 mil por ejecutar, Newsweek y Justin Trudeau. La revista Newsweek, el 8 de noviembre, publicó una nota que se globaliza reseñando que el parlamento iraní, el Masij, había votado a favor de la ejecución de 15 mil manifestantes. En la diseminación de la especie se reflejó la interacción entre los distintos niveles de medios, puesto que fue el medio Iran International el primero en sacar la noticia el 6 del mismo mes, llevándola Newsweek a su consagración oficial el 8. En realidad, la noticia original versa sobre 227 (de 290) diputados de la Masij solicitaron en una carta abierta que se les diera una "buena lección" a los manifestantes. La adulteración de la noticia llegó al punto de que el 15 de noviembre, el primer ministro canadiense Justin Trudeau oficialmente condenara a nombre de Canadá en su cuenta Twitter (que luego borró) la "decisión" del parlamento de "ejecutar a 15 mil manifestantes". La combinación de alcance, institucionalización, torpeza e inverosimilitud informativa occidental sintetizan la lógica, naturaleza y grado de abocamiento del componente narrativo del campo de batalla informativo.

Del decir al hacer: terrorismo, violencia armada y "creación de realidad"

En el último lustro (por darle una referencia temporal corta), la República Islámica no ha estado libre ni de manifestaciones que alcancen niveles intensos de violencia, ni de atentados terroristas, ni de incidentes fronterizos con formaciones separatistas en su periferia territorial. Lo que ha distinguido a esta jornada de las anteriores es, quizás, el grado de intensidad, simultaneidad, concentración y despliegue nacional de todos estos elementos en el marco de las jornadas de desestabilización.

La segunda oleada, como se ha decidido caracterizar en este informe para contrastar la cobertura de la "sociedad civil" con acciones ya enmarcadas en la guerra no convencional, desde el atentado terrorista de Shiraz el 26 de octubre en adelante, no ha gozado de la fluidez aparente de la primera, pero ha sido una fuerza activa y constante a lo largo de estos casi dos meses. Lo que más diferencia a un momento de otro ha sido que en esta segunda etapa se ha encontrado más despojada de envoltorio narrativo eficaz: la desnudez de la violencia armada compromete el relato tal como venía.

Hasta la tercera semana de noviembre, la cifra de muertos entre civiles, policías, funcionarios de los cuerpos de seguridad (Basijs, Guardia Revolucionaria) llega a 60. En diversas circunstancias, oficiales de alto nivel como un general o jefes regionales de inteligencia son parte de las bajas, por lo general al enfrentarse o ser rebasados por las turbas, o al recibir un disparo de sicarios en moto.

A inicios de octubre, un portavoz del Consejo de la Shura afirmaba que alrededor de 45 mil operadores de servicios de inteligencia extranjeros están involucrados en las protestas. 40 extranjeros han sido detenidos, incluyendo ciudadanos polacos, alemanes, italianos, franceses, holandeses y suecos. La agencia Fars señala también el papel de la embajada alemana en el desarrollo de las movilizaciones.

Toda vez que tanto la Guardia Revolucionaria y el Ministerio de Inteligencia confirman el papel de la CIA y el Mossad en el establecimiento y entrenamiento de redes operativas en las que se ha invertido dinero por distintas vías. Lo que conduce a otro factor que ha sido destacado desde el inicio de las revueltas: los grupos separatistas o minoritarios kurdos (Partido Kurdo Democrático de Irán; Partido de la Libertad Kurda; Komala), baloches (el Movimiento Balochistán Libre o FBM; el grupo Jaish al-Adl), secesionismo árabe o azerí.

Así, ciudades como Zahedan o Chabahar en la provincia de Sistan-Baluchistán, Kermanshah en la provincia homónima kurda o Izeh en la provincia de Khuzestán con minorías árabes, en distintos momentos han sido escena de alzamientos violentos o ataques terroristas indiscriminados.

Y es que bien sean baloches, kurdos o azeríes, la impronta del Mossad está patente (sobre todo en los dos últimos), como una constante histórica, bien sea con las relaciones directas entre Tel Aviv y Bakú, o entre Israel y el Kurdistán iraquí, donde se encuentran las bases de operaciones y entrenamiento.

A esto se le debe agregar también las propias facciones monarquistas y del MEK que también reciben apoyo, entrenamiento y dotación. Es lo que desembozadamente admitió el exconsejero de seguridad nacional de Trump y ultra-halcón, John Bolton, en una entrevista para el servicio persa de la BBC: las armas o son enviadas desde el Kurdistán iraquí o se las quitan directamente a las milicias Basij (esto último probablemente más difuso y menos real que lo primero).

De este modo, el modelo Contra, primero empleado en la década de 1980 del siglo XX en Centroamérica y luego en la primera década del XXI en Siria o a finales de la década en Venezuela, vuelve a destacar el papel de las fronteras como cabeza de playa para entrenamiento, infiltración y suministro de armamento y otros equipos logísticos.

No obstante, a pesar de un mega despliegue en frentes múltiples, desde el mediático al juvenil al militar, del impacto alcanzado en materia de daños a personas y bienes públicos, la "guerra compleja" contra Irán, en palabras del presidente Raisi, no ha alcanzado los objetivos de cambio de régimen.

Los puntos de retaguardia en la región kurda en Irak llevan varias semanas siendo atacados por drones y misiles de la Guardia Revolucionaria, muchos de los canales de tráfico de armamento, como en la provincia de Azerbayán Oriental donde han sido condenados, y la propia opinión occidental admite que los dispares grupos que han protagonizado la revuelta no se encuentran en capacidad de unificarse y convertirse en una opción política efectiva.

Contrapuntos sobre el tablero geopolítico

  • El inicio de las protestas con el pretexto de la joven Mahsa Amini se dan casi en simultáneo con el ingreso oficial de Irán al Consejo de Cooperación de Shanghái, paulatinamente se convierte en uno de los nodos fundamentales de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, particularmente con el Corredor Internacional de Transporte Norte Sur. Es decir, cuando Irán se convierte con mayor peso en un factor en ascenso dentro de la multipolaridad.
  • Frente al estatus del expediente de energía nuclear, con una nueva resolución de la junta de gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) denunciando a Irán y politizando el esquema de cooperación entre Teherán y la agencia, el gobierno iraní ha tomado la decisión de enriquecer a un 60% el uranio producido en la planta de Fordow.
  • Por otro lado, Europa redobla, a propósito de las "protestas" el régimen de sanciones contra Teherán, acentuando aún más el alejamiento de Europa de la esfera asiática, toda vez que al profundizar esa desconexión se refuerza el vínculo de Irán dentro de su propia esfera multipolar.
  • No es forzado también reseñar que dentro de este mismo esquema de disrupción e intentos de cambio de régimen también se da cuando Venezuela y la República Islámica llevan sus acuerdos de cooperación a niveles estratégicos y en distintas esferas de la actividad económica, política, de seguridad y cultural. En tal sentido, conviene considerar el peligro de un reflejo similar en nuestra propia geografía, ejercicio de simultaneismo que ha ocurrido en coyunturas anteriores, como en 2014, pero en relación a los acontecimientos de cambio de régimen en la propia Ucrania.

* Fun fact: en 2020, Alinejad había "denunciado" un presunto plan de secuestro en el que operadores de la Guardia Revolucionaria Iraní la abduciría, para luego ser trasladada por vía marítima a Venezuela.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<