Dom. 21 Abril 2024 Actualizado Viernes, 19. Abril 2024 - 20:53

Grano-ucraniano.jpg

Ucrania es considerado uno de los "graneros del mundo" (Foto: Archivo)

El "faro del Mar Negro" que ilumina solo a Ucrania

A UN AÑO DE LA INICIATIVA SOBRE LOS CEREALES DEL MAR NEGRO

El 22 de julio de 2022 se firmó por separado e interrelacionados la Iniciativa sobre los cereales del Mar Negro entre Ucrania, Türkiye, Rusia y Naciones Unidas, así como un Memorándum de entendimiento por los dos últimos, a los que finalmente el Secretario General de la ONU llamó el Faro del Mar Negro, con el cual ambos países en conflicto podrían exportar, por una parte, productos agrícolas ucranianos y amoníaco ruso, y por  otra, la normalización de las exportaciones agrícolas rusas y de sus fertilizantes en un plazo de 120 días, por supuesto prorrogables.

Desde ese entonces, hemos escuchado hablar constantemente de las prórrogas al acuerdo que cumple un año en ejecución.

RUSIA ENTRE EL PRIMER Y EL TERCER PERIODO

La primera vez que volvió a la palestra fue el 29 de octubre de 2022, cuando Rusia anunció la suspensión de su participación en el acuerdo por un atentado contra buques de su Flota del Mar Negro, ubicada en Sebastopol, entre los cuales había embarcaciones civiles como garantía de la seguridad del corredor humanitario, mientras que la parte ucraniana señaló la situación como una excusa rusa para retirarse del mismo.

Sin embargo, el primer periodo de la Iniciativa que expiraba el 19 de noviembre de 2022 fue prorrogado un día antes por las partes, entrando en vigencia una segunda etapa que se extendió hasta el 17 de marzo de 2023.

Posteriormente, en medio de la firma para ejecutar un tercer periodo, Türkiye anunciaba que las exigencias de Rusia no habían sido satisfechas, por lo que era necesario eliminar los obstáculos a las exportaciones agrícolas rusas, las cuales estaban siendo afectadas por las sanciones impuestas, específicamente sobre los pagos, la logística y el seguro para la exportación de sus cereales y fertilizantes. Situación que Rusia había hecho pública en varias ocasiones.

Aún así, Rusia volvió a prorrogar el acuerdo hasta el 17 de julio de 2023, garantizando un año completo de ejecución desde la firma inicial del pacto.

Al finalizar la tercera etapa, Rusia ha dado por concluida la Iniciativa sobre los cereales del Mar Negro y el Memorándum de entendimiento Rusia-ONU, el mismo día de un segundo ataque al puente Kerch de Crimea, no sin antes informar, como lo ha hecho en reiteradas ocasiones, que el acuerdo adquirió un sesgo netamente comercial mientras no se cumplieron los objetivos humanitarios, beneficiando solo a Kiev y sus socios occidentales.

En consecuencia, protestando su próxima prórroga y, por lo tanto, retirando las garantías para la seguridad de navegación, la clausura del corredor humanitario marítimo, el restablecimiento del régimen de zona temporalmente peligrosa de las aguas noroccidentales del Mar Negro y la disolución del Centro de Coordinación en Estambul.

Confirmando al mismo tiempo que este corredor humanitario ha sido utilizado por Ucrania para lanzar ataques terroristas a instalaciones civiles y militares rusas.

Por otra parte, dejando claro que el Memorándum entre Rusia y Naciones Unidas para normalizar las exportaciones de alimentos y fertilizantes rusos nunca funcionó, estando a la fecha completamente bloqueados las transacciones bancarias para el pago de sus productos, los seguros de transporte y logística, así como los suministros de piezas de repuestos y los activos rusos en el extranjero, resultado de las "sanciones" a Rusia.

Ni siquiera los envíos con carácter humanitario de fertilizantes gratuitos desde Rusia a los países más pobres fueron entregados, tanto que de las 262 mil toneladas enviadas y bloqueadas en Letonia, Estonia, Bélgica y los Países Bajos, solo 54 mil toneladas fueron entregadas.

Especificando que los bancos rusos siguen desconectados del sistema SWIFT, principalmente el Banco Agrícola; las cuentas en el exterior de las empresas agrícolas rusas siguen bloqueadas; no pueden venderse a Rusia repuestos y equipos para la producción de alimentos ni fertilizantes; recae sobre el país tarifas de fletes y seguros exorbitantes que se convierten en prohibitivas para el comercio; y, además, no pueden acceder sus buques a puertos extranjeros; mientras la ONU hace silencio, incluso al ataque que realizó Kiev al ducto Toliatti-Odesa que transporta amoníaco y es considerada la tubería más grande del mundo para el transporte de materia prima requerida en la producción de fertilizantes. En este último caso, Ucrania sabotea literalmente el acuerdo.

Y, por lo que se afirma, Rusia ha atacado tres puertos y un almacén de granos con 60 mil toneladas en Odesa como respuesta al ataque ucraniano, aunque por la parte rusa se asegura fue contra drones acuáticos y mercenarios extranjeros en la zona.

En consecuencia, Rusia retomará de inmediato el pacto solo si se cumplen verdaderamente las promesas hechas a la Federación, puesto que hasta ahora se ha beneficiado primordialmente Ucrania y su esfera de influencia otanista.

UCRANIA: RéCORD DE EXPORTACIÓN EN MEDIO DE LA GUERRA

Una muestra de ello es que, después de firmar el acuerdo entre las partes, los envíos que iniciaron el 1º de agosto de 2022 totalizan 1 mil 144 buques cargados hasta el 17 de julio de 2023, con más de 34 millones 700 mil toneladas de granos y otros productos agrícolas ucranianos, indicando la exportación de 14 millones de toneladas más de las que originaron la Iniciativa.

Y, en el caso particular de Ucrania, superando en 1 millón de toneladas la exportación de granos en el periodo 2022-2023 en comparación con la realizada entre 2021-2022 (antes de la guerra), y 5 millones de toneladas más si las comparamos con las exportadas en 2020-2021 (en tiempo de pandemia). De hecho, se afirma que, aún en medio de la guerra, estas exportaciones se han convertido en las terceras más grandes de la historia de Ucrania (ver imagen 1).

Captura desde 2023-07-24 15-05-19.png

Imagen 1 (Foto: Alimentos y Poder)

Suministros alimentarios que en relación a la Iniciativa sobre los cereales del Mar Negro fueron destinados en un 80% a los países de ingresos medios altos y altos, aquellos que pueden pagar por los granos ucranianos a Cargill, DuPont y Monsanto, las mayores ganadoras con estas exportaciones de cereales a través del corredor humanitario, según la Federación de Rusia.

Mientras, los países pobres y en crisis alimentaria desde hace décadas solo recibieron hasta la fecha el 2% de los granos (ver imagen 2); y aún así, el secretario de Naciones Unidas sigue manteniendo que "Rusia asestará un duro golpe a las personas necesitadas en todas partes", refiriéndose a los hambrientos, si no se prorroga nuevamente la Iniciativa y el Memorándum.

Captura desde 2023-07-24 15-06-24.png

Imagen 2 (Foto: Alimentos y Poder)

LA UNIÓN EUROPEA: EL MAYOR DESTINO DE LOS GRANOS DE UCRANIA

Al tenor, Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, llama cínica a la decisión rusa y reactiva el relato de la responsabilidad de Rusia en la inseguridad alimentaria del mundo, cuando el 37% de los granos exportados fueron a los países de la Unión Europea y Reino Unido, con una población dos veces menor que China e India, que recibieron el 22% y el 2% de estos respectivamente. Ni hablar de los países pobres (ver imagen 3).

Captura desde 2023-07-24 15-07-21.png

Imagen 3 (Foto: Alimentos y Poder)

El 51% de los granos exportados fue maíz, indicando que fueron destinados en su mayoría a alimentación animal, uso industrial y biocombustibles, y no precisamente para saciar el hambre en el planeta.

Sin embargo, sigue la disputa por el suministro alimentario, en la cual los países occidentales no dejarán de sacar la tarjeta de la crisis alimentaria mundial para culpar a Rusia, mientras mantienen el bloqueo para doblegarla, que incluye imponer un precio barato al trigo y otros productos agrícolas rusos, a la vez que garantizan sus facilidades de exportación de los granos ucranianos por el corredor humanitario del Mar Negro como parte de pago para la dotación bélica.

Granos de Zelenski que se convertirían en un problema para la incondicional Unión Europea, si se trasladan por sus corredores marítimos y terrestres para comercializarlo, como los que ocasionaron sobre los cinco países de Europa del Este (Polonia, Bulgaria, Hungría, Rumanía y Eslovaquia), los cuales impusieron en una oportunidad restricciones al comercio libre de aranceles desde Ucrania por haberles inundado el mercado de productos ucranianos y distorsionar la economía afectando a los productores locales, y por lo cual ahora solo pueden transitar los granos de trigo, maíz, colza y cebada sin almacenarse y sin usarse para consumo interno en estos territorios, indicando que deben ser enviados directamente a otros países en territorio europeo o vendidos de inmediato al resto del mundo.

Situación que disparó las alarmas cuando el comercio pasó de 500 mil toneladas a 1 millón 500 mil toneladas entre junio y diciembre de 2022, generando el exceso de oferta. Imaginemos si tienen que recibir más de 12 millones de toneladas, como las que adquirió la Unión Europea a través del corredor humanitario del Mar Negro.

LA RAZÓN ESTRATÉGICA DE LA INICIATIVA PARA LA ESFERA DE INFLUENCIA OTANISTA

Finalmente, la razón estratégica que puede identificarse en términos territoriales para seguir manteniendo la Iniciativa, que ha mermado los envíos con el pasar de los meses, es seguir limitando el avance ruso en estas regiones, que restaría la libertad de acción que Ucrania ha tenido durante un año en el Mar Negro, e incluso la pérdida de la salida al mar, y por lo que el gobierno ucraniano está dispuesto a seguir exportando granos por este corredor aun con el desacuerdo de Rusia, escalando el conflicto, y para ello recurre desesperada y nuevamente a la "comunidad internacional" y a la OTAN para seguir presionando a Rusia en nombre de una crisis alimentaria mundial que justifique no ceder a esta, sus reclamaciones sobre el acuerdo.

Un faro sobre el Mar Negro que, al parecer, solo interesa ilumine a una parte del conflicto, mientras la otra se mantenga en la oscurana.


Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web de Alimentos y Poder el 24 de julio de 2023.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<