Jue. 01 Diciembre 2022 Actualizado ayer a las 1:45 pm

Canciller de Rusia compara la estrategia de la oposición de Bielorrusia con la venezolana



En el marco de una declaración a la prensa, el canciller de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, comentó los acontecimientos políticos que han sacudido a Bielorrusia en las últimas semanas.

Aunque la revolución de colores lanzada por políticos y organizaciones pro-occidentales para derrocar al presidente Alexander Lukashenko muestra signos de agotamiento, para Rusia sigue siendo una preocupación la situación local de su histórico aliado, puesto que Bielorrusia ostenta una posición geopolítica privilegiada que intenta conquistar la OTAN y EEUU en función de su proyecto estratégico de cercar a la potencia euroasiática.

En declaraciones recogidas por RIA Novosti y reseñadas por el periódico Vzglyad, Lavrov se refirió a Svetlana Tikhanovskaya, dirigente política de Bielorrusia que se ha convertido en la cara visible y de movilización de la revolución de colores contra el gobierno de Lukashenko y que salió derrotada en las elecciones presidenciales realizadas hace par de semanas.

Lavrov afirmó:

“Aparentemente, a ella (Tikhanovskaya) no se le permitió calmarse, y comenzó a hacer declaraciones políticas, además, duras, exigiendo que continúen las acciones de protesta. Y es característico que cada vez haga más sus declaraciones no en ruso, ni en bielorruso, sino en inglés”.

Para Lavrov esto indica que el verdadero destinatario del discurso de Tikhanovskaya está en la “dirección occidental”.

El canciller ruso sostiene que las protestas se han estimulado desde afuera.

“Algunos opositores bielorrusos que viven en Occidente y desde allí están tratando de influir en lo que está sucediendo en su país, realmente quieren que sea diferente, para que haya sangre para provocar la reacción de los agentes de seguridad bielorrusos, que ahora no molestan a nadie y no interfieren en manifestaciones pacíficas”.

La oposición de Bielorrusia ha exigido la dimisión de Lukashenko y últimamente ha endurecido esta exigencia a medida que buscan estimular un mayor nivel de violencia en las manifestaciones.

El tono discursivo apocalíptico y la combinación de tácticas de deslegitimación con el despliegue de violencia callejera se adapta a los esquemas empleados por al antichavismo en 2014 y 2017 en Venezuela.

Por esta razón, Lavrov indicó que en la oposición bielorrusa

“proponen negociaciones con las autoridades actuales con un solo propósito: discutir las condiciones para la salida del presidente de Bielorrusia (…) es más o menos lo mismo que en Venezuela, cuando el presidente legítimo es declarado paria”.

La similitud destaca por Lavrov entre ambas operaciones de cambio de régimen, apoyadas en el paradigma del golpe blando o revolución de colores, deja ver que esta estrategia estadounidense ha venido perdiendo efectividad por su uso excesivo y fácilmente identificable por los estados agredidos.

Por último, Lavrov se mostró positivo con la normalización relativa de la situación política y destacó que la propuesta de una reforma constitucional por parte de Lukashenko es un canal válido para el diálogo.



Al igual que en Venezuela, la diplomacia rusa ha elevado sus apuestas por una solución política consensuada por los actores nacionales, cuestionando fuertemente la injerencia externa de factores occidentales que han estimulado la confrontación y obstaculizado procesos de negociación viables.

Y las consecuencias de cómo termina la implosión planificada del diálogo son ampliamente conocidas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<