Jue. 01 Diciembre 2022 Actualizado ayer a las 1:45 pm

Bitcoin resurge frente al colapso del dólar en cámara lenta

0*qB3IDMN2IrKNzrmO.jpg

Este 17 de agosto se produjo un alza histórica del Bitcoin, subiendo de 11 mil 775 dólares a 12 mil 486 dólares, registrando una ganancia del 3,2%. Esto coincide con un debilitamiento del dólar como moneda de reserva global.

En Venezuela podemos registrar la baja en el valor del dólar si tomamos en cuenta que, a pesar de la inflación local, el poder de compra de la moneda estadounidense en el mercado interno está teniendo una tendencia negativa.

1*A7-jiY6qKw7CaE3lV0Eclg.jpeg

Esta expresión a la baja del dólar estadounidense se correlaciona directamente con el alcismo del Bitcoin y del oro en los últimos meses.

La cripto está empezando a ser considerado una herramienta de “protección e inversión financiera” a largo plazo, como lo ha sido el oro desde hace siglos.

Existe otra correlación que algunos analistas consideran importante: la existente entre la suba de los índices de empresas tecnológicas y startups en Wall Street y la más grande criptomoneda, que han coincidido en el incremento de sus valores.

Lo cierto es que el Bitcoin está comenzando a ganar una nueva ola de confianza financiera no solo entre multimillonarios individuales que buscan lucrar con la criptomoneda, sino que en estos momentos irrumpe un paradigma inédito hasta los momentos: está teniendo un atractivo para los inversores institucionales.

Muchas empresas tanto en Estados Unidos como en otros mercados del planeta están viendo con buenos ojos el hecho de que la cripto inventada por el mítico Satoshi pueda usarse como un vehículo de reserva de valor. Para un botón, la compra de más de 21.454 BTC (unos 250 millones de dólares) por parte de MicroStrategy, empresa dedicada al software de inteligencia de negocios.

Es decir, que el dólar está viéndose devaluado con relación a otros instrumentos financieros que dan mayor confianza a inversores y empresas, que no solo ven al Bitcoin como una moneda para ampliar los portafolios monetarios de cada quien sino que está siendo una alternativa fiable al efectivo debajo del colchón en el siglo XXI.

Véase, asimismo, la correlación de precios entre Bitcoin y el oro, que alcanzó un registro mensual de 68,9%, cifra histórica que evidencia movimientos conjuntos en la cotización de ambos activos. Y esto, en la economía financiera global, no es una casualidad.

Indicios de un colapso marca dólar

Este registro alcista del Bitcoin ha llamado la atención por sus altos picos con relación a su crecimiento promedio. En el siguiente gráfico se puede constatar que, históricamente, tiene este tipo de comportamientos cada tanto.

1*BBehJurVLfWcli-BNGwuyQ.jpeg

En 2017 comenzó con un alza que en poco tiempo logró un precio de 18 mil dólares y un poco, para luego bajar dramáticamente a finales de 2018 y 2019.

Sin embargo, este comportamiento financiero, difícil de predecir para los mercados en el futuro, puede ser apenas el comienzo de un recorrido que solo puede conducir al alza, según expertos en la materia.

El hecho de que unas cuantas empresas estén invirtiendo en Bitcoin como mecanismo de reserva de valor genera confianza en el mundo financiero, suponiéndose de antemano que ese factor va a crecer de manera indefinida.

Ya de por sí su capitalización total llega a superar el de la circulación del dólar neozelandés e incluso alcanza el estatus de un gigante financiero como Bank of America con más de 222 mil millones de dólares.

Este último dato de por sí sugiere que la curva de inversión en dicha moneda digital comienza a acelerarse.

Es por ello que entusiastas y no entusiastas, pero críticos del dinero fiduciario, del Bitcoin predicen que la perspectiva alcista de la criptomoneda apenas está comenzando.

Tanto es así que analistas e inversores de la criptomoneda aseguran que Warren Buffett, multimillonario monopolista y detractor de las criptomonedas, podrían reconsiderar la compra de Bitcoin ante la masiva venta de acciones bancarias que su firma de inversiones, Berkshire Hathaway, ha culminado en los últimos días.

De hecho, Buffett antes solía opinar contra la compra de oro en favor de las industrias estadounidenses, pero se pudo constatar que invirtió en una compañía que produce oro y cobre.

Los grandes capitalistas en Estados Unidos, Europa y Asia están trasladando el valor de sus activos en el oro y las criptomonedas luego de que los mercados de valores comenzaran a derrumbarse, al igual que el precio de los commodities.

Una lectura financiera de este cuadro podría sugerir que muchos factores del 1% consideran que el sistema financiero basado en el dólar va en picada respecto a Bitcoin y el oro, por ejemplo.

Ya son varias las alternativas que poco a poco se van sumando a lo que impone el sistema financiero del dólar estadounidense, manipulado de manera política y colonial por Washington y Nueva York sobre economías más frágiles como las de Venezuela y Cuba, según se ha denunciado ante diversas instancias internacionales.

Entre esas alternativas se encuentra el próximo yuan digital, pensado más como una herramienta de transacción financiera aunque también puede manejarse como moneda de reserva, como el Bitcoin. De hecho, el primero está basado en el segundo, aunque con variantes propias de la iniciativa estatal de la República Popular China.

¿Estamos ante la tumba del dólar, con la previsión de que Bitcoin y el oro sigan en su tendencia alcista frente al colapso? Todos los vientes auguran que sí, la debacle del sistema financiero está gestándose ante nuestros ojos y en cámara lenta.

Si no, que le pregunten a Warren Buffett.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<