Vie. 19 Abril 2024 Actualizado 8:49 pm

food.jpg

Se espera que los precios de los alimentos continúen subiendo en 2022 (Foto: Eric Seals)

El costo de los alimentos seguirá creciendo mientras dependamos del modelo agroindustrial

Los precios de los alimentos logran romper valores antes inalcanzables. La pandemia de coronavirus y las restricciones de cuarentena en varios países han tenido incidencia un tanto leve en esa situación, puesto que en un principio se pensó que causaría un grave impacto negativo en los volúmenes de producción de alimentos. Sin embargo, en los dos primeros años de pandemia, el ritmo de crecimiento se mantuvo estable. Por otro lado, los precios se han visto notablemente afectados por la ruptura de las cadenas de suministro de transporte y logística. El año pasado hubo una crisis en este sentido en todo el mundo debido a la falta de contenedores. Eso ha causado un aumento de los costes de flete y transporte.

La investigadora Clara Sánchez va más allá de esos elementos para conocer la causa principal de la subida de los precios mundiales de alimentos que está amenazando el actual modelo agroalimentario. Tras revisar y exponer varios datos, detecta en la crisis energética el verdadero motivo debido a que el sector de la agroindustria es altamente dependiente de los hidrocarburos para poder funcionar. Revisemos algunos de los datos que muestra:

  • La producción de cereales, rubro que representa el 60 % de las calorías que se consumen en el mundo, ha alcanzado niveles históricos en el periodo 2021 – 2022; los informes dicen que la producción se ubicará en 2 mil 793 millones de toneladas, 21 millones de toneladas más que en 2020 – 2021.
  • A pesar del incremento en la producción, el costo de los alimentos sigue subiendo. El maíz y el trigo fueron un 44,1 % y 33,2 % más altos que en 2020, propiciados por la fuerte demanda y la escasez de suministros entre los países exportadores. La soja alcanzó en 2021 precios superiores a los 600 dólares, no ocurridos desde 2012.
  • Igual comportamiento tuvieron los precios de los aceites vegetales (65,8 % de aumento), los lácteos (16,9 %), carnes (12,7 %) y azúcar (37,5 %).
  • También sigue creciendo el hambre en el mundo. En 2020, la población de hambrientos fue de 768 millones de personas, correspondiente al 9,9 % de la población mundial. Esa cifra adicionó 80 millones de personas más que en 2019.
  • ¿Por qué la crisis energética influye en el aumento de precios de los alimentos producidos en el modelo agroindustrial? El constante aumento de los rendimientos de los cultivos está asociado a los fertilizantes, cuyo uso se ha incrementado en un 10 % cada año desde la década de los sesenta.
  • Con la actual crisis energética provocada por el alza de los precios del petróleo, así como del gas natural y del carbón térmico (las tres principales fuentes de la Matriz Energética Mundial en 2020), se ha propiciado recortes de producción en el sector de fertilizantes.
  • El precios de la urea ha incrementado a cifran no vistas en más de 10 años, mientras que el precio del Fosfato Diamónico (DFA) se ha duplicado. Aproximadamente, el 95 % de la producción mundial de ambos se dirige a la industria de fertilizantes para la producción agrícola.
  • Escenario que pronostica más presión sobre los precios internacionales de los alimentos. Al final de 2021, el índice de éstos terminó en el nivel más elevado de la última década, alcanzando un promedio anual de 125,8 puntos, 28,1 % más que el promedio del 2020. En enero del 2020, el índice de los precios ascendió 1,1 % con respecto a diciembre de 2021, ubicándose en 135,7 puntos.
— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<